1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56 >
  4. La revalorización de íconos arquitectónicos en la obra de Marta Minujín

La revalorización de íconos arquitectónicos en la obra de Marta Minujín

Quiroga, María Andrea

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XIII Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2013

Año X, Vol. 56, Octubre 2013, Buenos Aires, Argentina | 128 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Los monumentos, estatuas y esculturas históricas inundan las ciudades del mundo. Cada uno tiene un significado e importancia en relación al lugar donde se encuentre. Nos marcan como sociedad, nos llenan de cultura, representan una historia y un pasado. Sin embargo, muchas veces se pasan por alto, comienzan a ser algo cotidiano, son tomados como un edificio más, estático, que se encuentra ahí sin realmente saber por qué y nos olvidamos de que existen. De esta forma, pierden su valor y su significado, su razón de ser y estar.

Marta Minujín toma estos elementos y los recrea de una manera artística para que la gente la pueda disfrutar y valorizar desde otro punto de vista. Al mismo tiempo, revive estos monumentos perdidos en la rutina diaria. No sólo los interpreta con una visión única, sino que también nos trae más cerca dichos monumentos que muchas veces olvidamos o, que por razones diversas, no podemos disfrutar.

En el presente ensayo se desarrollan detalles sobre las recreaciones de monumentos de la mano de la obra de Marta Minujín. Se pretende investigar cómo surgieron, dónde se encuentran, cual es su historia. A la vez, se explorará la vida de Marta Minujín, y sus obras más reconocidas, enfocándose en el efecto de ellas en la sociedad.

Desarrollo

Monumentos y Estructuras Históricas

El Monumento a los Españoles, la Estatua de la Libertad, la Torre de Babel, la Torre Eiffel, el Obelisco, la Fontana di Trevi, el Partenón, las Pirámides de Guiza, Taj Mahal; son todos monumentos, estructuras y construcciones que son reconocidas mundialmente, pero sin embargo muchas personas no conocen los significados y la historia de la mayoría de ellas.

Un monumento es una obra, en general, de forma arquitectónica que tiene algún tipo de valor artístico como también histórico, social o cultural, dependiendo de la ciudad donde este se encuentre. Se entiende como monumento, a una obra realizada por la mano humana y creada con el fin específico de mantener hechos históricos individuales siempre presentes en la conciencia de las generaciones futuras. No se trata necesariamente de un elemento arquitectónico, sino que también puede tomar otras formas, siempre y cuando lo que se quiere inmortalizar se ponga en conocimiento de quien lo lea o contemple. Los monumentos son elementos duraderos que se constituyen como famosos símbolos de civilizaciones antiguas.

Un ejemplo a destacar es la Torre de Babel.

Muchos arqueólogos intentaron ubicar esta famosa construcción en distintas zonas geográficas de lo que actualmente sería Irak. Muchos otros, identifican a Zigurat como ruinas de la Torre de Babel. En 1913, Robert Koldewey encontró una estructura en la ciudad de Babilonia la cual identificó como la Torre de Babel. Dicha torre sufrió varias destrucciones y reconstrucciones a lo largo del tiempo. Gracias a varias excavaciones arqueológicas, se pudo determinar que la torre habría tenido entre 60 y 90 metros de altura. Actualmente, solo se conservan ruinas de ellas. Esto se debe a su creación con materiales sensibles.

En un ejemplo más local, el Obelisco es considerado un ícono de Buenos Aires. Sin embargo, muy poca gente sabe de su historia y construcción. El solar donde hoy en día se encuentra el Obelisco era anteriormente, el lugar donde estaba edificada la iglesia San Nicolás de Bari. Dicho edificio fue donde por primera vez, en 1812, se izó la bandera Argentina en Buenos Aires. Para poder construir la avenida 9 de Julio, la iglesia fue demolida y para poder conmemorar dicho momento, el Obelisco lleva una placa con una inscripción en uno de sus lados.

Este monumento se construyó en sesenta días, siendo el 20 de marzo de 1936 su fecha de inicio. El 23 de mayo de ese mismo año fue inaugurado. Su construcción estuvo a cargo del consorcio alemán G.E.O.P.E. Utilizaron cemento de rápido endurecimiento y así fueron construyendo por secciones de 2 metros para poder facilitar el volcado del hormigón. Su construcción costó 200.000 pesos, se utilizaron 680 m3 de cemento y 1360 m2 de piedra blanca Olaen de Córdoba. Su altura es de 67,5 metros y su baste tiene 6,80 metros de lado.

Sin embargo, los ciudadanos no estaban contentos con la construcción del Obelisco y esto se torno en el centro de burlas y protestas. Después de tres años de su construcción, el Concejo Deliberante sancionó la demolición del mismo basándose en cuestiones económicas, estéticas y de seguridad pública. El intendente Goyeneche vetó esta ordenanza y nunca se prosperaron otras tentativas de demolerlo.

Actualmente, el Obelisco es utilizado como un punto de encuentro para distintas manifestaciones. Fue el escenario de numerosas anécdotas y hechos insólitos a lo largo de los años. Para celebrar la navidad de 1973, se lo decoró como árbol navideño. En el 2005, apareció el obelisco cubierto por un condón gigantesco de color rosado conmemorando el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA.

Revalorización de monumentos

Las obras de la argentina Marta Minujín han recorrido el mundo.

“Una idea de mujer espectáculo que convierte en arte todo lo que toca, que confunde arte y vida, locura e inspiración, elocuencia con discurso, merchandising y propuesta artística” (Palacios, 2011). Se la conoce en nuestro país como la Andy Warhol Argentina. Su repertorio está lleno de obras, happenings y esculturas que va aumentando a lo largo de los años. Apasionada por el arte, Marta Minujín se casó con el arte, a pesar de estar casada hace más de cincuenta años con el economista Juan Carlos Gómez Sabaini.

En el 2011, Marta Minujín montó su propia Torre de Babel de 25 metros de altura con 30 mil libros de todo el mundo.

El motivo de dicho monumento fue creado para celebrar la elección de Buenos Aires como la Capital Mundial del Libro.

Los libros que componen el espiral son de todos los estilos, idiomas y temas, y están envueltos en bolsas plásticas y amarrados a través de cintas a una malla metálica.

La idea es que una vez desarmada la torre, los ejemplares sean catalogados para formar parte de la primera biblioteca multilingüe de la ciudad: la Biblioteca de Babel. (Franco, 2011).

La Torre de Babel de Libros estuvo montada en Plaza San Martín desde el 7 de mayo hasta el 28 del mismo mes. La obra está inspirada en una historia de la Biblia donde Dios creó los distintos idiomas para que no se pueda construir la torre más alta del mundo que llegaría hasta el cielo. El hecho de que la torre compuesta por Minujín esté llena de libros en todos los idiomas y de todos los países, le agrega una manera de reinterpretar dicho acontecimiento. Al mismo tiempo, es una manera de unificar todas las sociedades y países a través de los libros. Intervinieron muchos países donando libros, entre ellos Alemania, Siria y Uruguay, dejando ejemplares para que formen parte de esta mega estructura. La torre estaba dividida seis pisos. En su planta baja se podían encontrar libros de todo el mundo, subiendo al primer y segundo piso, sus paredes estaban empapeladas por libros de América, en el tercero y cuarto piso se encontraban los libros europeos. El quinto y sexto piso estaban reservados para la literatura africana y asiática, respectivamente. A esta experiencia también se le incorpora la música creada por la misma artista en la cual repite la palabra libro en todos los idiomas.

En varias ocasiones la artista recreó el Obelisco. En el 2009, Minujín ubicó un obelisco plateado en la plazoleta de Isidoro Ruiz Moreno. “Este tema nos hace ver cómo estamos los ar gentinos, que vamos para arriba y para abajo” (Minujín, 2009).

Esta estructura tuvo siete metros de altura con un obelisco vertical y otros cuatro que se desprenden de él en forma de abanico. Esta obra estuvo montada durante cuarenta días para que el público, tanto argentino como extranjero, pueda reflexionar sobre los cambios y los puntos de vista del país.

No es la primera vez que Marta Minujín recrea al obelisco. En 1964, la artista cubrió la base del monumento con helado y la gente se podía acercar a saborearlo. En 1978 decidió acostar dicho monumento y exhibirlo en la Primera Bienal Latinoamericana de Arte de San. Un año después volvió a reinterpretar el monumento, esta vez en Buenos Aires. Creó un obelisco de 30 metros de altura con 30.000 panes dulces que luego el público pudo llevarse. “Tomo esos lugares porque son de referencia y en ellos nos igualamos todos” (Minujín, 2009). Se dice que la artista tiene planes para volver a trabajar con el obelisco creando uno de acero inoxidable de 30 metros de alto emplazado en el Río de la Plata, así la gente puede ver la ciudad desde el río.

Conclusiones

Para concluir, se establece que lo realizado por la artista Marta Minujín es una gran manera de reinterpretar monumentos, estatuas y estructuras históricas. Nos traen más cerca de ellas y nos hacen recordar su existencia. Es importante reconocer, entender y recordar nuestros monumentos y los de otros países, que están allí marcando a una sociedad y su historia. París no sería lo mismo sin su icónica Torre Eiffel, Egipto no sería dueño de una de las maravillas del mundo sin las Pirámides de Giza, Nueva York no estaría representado con la dama de verde, la Estatua de la Libertad.

A su vez, es una muy buena manera de acercar al público para que puedan visitar monumentos que muchas veces se les haría imposible verlos en sus ciudades natales. Por ejemplo, Brasil pudo disfrutar de un obelisco en la Primera Bienal Latinoamericana de Arte de San Pablo. Trayéndolo a un ejemplo más cercano, Minujín recreó la Torre de Babel acá mismo en Buenos Aires, dejando, así, que los argentinos y extranjeros puedan disfrutar de una gran historia bíblica.

Bibliografía

Casanovas, L. (2009). Marta Minujín presentó un obelisco propio y múltiple. En La Nación. Recuperado el 19/04/2013. Disponible en: http://www.lanacion.com.ar/1169251-marta-minujin-presento-unobelisco-propio-y-multiple

Franco, J. T. (2011). Torre de Babel en Buenos Aires/Marta Minujín. Buenos Aires: Plataforma Arquitectura. Recuperado el 19/04/2013. Disponible en: http://www.plataformaarquitectura.cl/2011/07/08/torre-de-babel-en-buenos-aires-marta-minujin/

Palacios, L. (2011). Arte, arte, arte. En Página 12. Recuperado el 19/04/2013. Disponible en: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-6742-2011-01-10.html


La revalorización de íconos arquitectónicos en la obra de Marta Minujín fue publicado de la página 43 a página44 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

ver detalle e índice del libro