1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56 >
  4. Darren Aronofsky y su visión del héroe trágico en las películas Requiem for a Dream, The Wrestler y Black Swan

Darren Aronofsky y su visión del héroe trágico en las películas Requiem for a Dream, The Wrestler y Black Swan

Page, Mikhail

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XIII Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2013

Año X, Vol. 56, Octubre 2013, Buenos Aires, Argentina | 128 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Darren Aronofsky es uno de los realizadores más jóvenes que ha tenido gran repercusión en el cine moderno, junto a Paul Thomas Anderson y Wes Anderson. Con tan sólo cinco películas en su haber, ha dejado un sello distintivo en cada una de ellas de su inconfundible estilo. Tanto en el tipo de historias que suele llevar a la pantalla grande como también en el uso de la cámara y su variopinta forma de narración.

Sin embargo, a pesar de la actualidad de sus temas, Aronofsky tiene gran influencia del romanticismo clásico y con una particular temática sobre el trayecto del héroe trágico.

El presente ensayo busca analizar, en tres de sus películas, aquel concepto particular del héroe romántico moderno y su trayecto trágico. Aquel concepto nuevo de este héroe trágico y que es plasmado por el punto de vista del realizador en gran parte de sus películas, recorriendo así el trayecto de su historia bajo algunos preceptos similares al de la concepción hegeliana del nuevo héroe trágico, muy diferente al del neoclásico francés y de la tragedia griega.

Características similares que son aplicadas por el cineasta en sus películas y que han tenido grandes resultados de efectividad en la composición del personaje principal y que prácticamente se hace cargo del tono total de la película y termina rigiendo la historia, llenándola de matices donde predomina la pasión sobre la razón y enfocándose en la lucha interior del individuo.

Desarrollo

Su estilo de dirección

Darren Aronofsky (44) es un cineasta contemporáneo con cinco películas en su filmografía. Pi. Fe en el caos; Requiem por un sueño; La fuente de la vida; El luchador y El cisne negro.

Aronofsky y sus primeros dos films, Pi y Requiem for a Dream, eran de bajo presupuesto y usó muchos planos cortos y cerrados, estilo también llamado Hip-hop style. Recurre excesivamente a tomas cortadas y a varias tomas extremas de acercamientos. Utiliza la Snorricamn, aparato que crea el efecto de tomas largas que siguen al personaje en su trayecto.

Vemos lo que él ve.

Sus películas siempre están constituidas por el eje principal del protagonista. No es una película propia con una historia llena de giros sorpresivos y con un protagonista ante situaciones impensables. Sus héroes, como así los suele llamar, son personajes ricos con contradicciones. La construcción de los personajes es lo que demanda el trabajo más difícil de la película, pues una vez que consigue vislumbrarlos y darles vida, la historia corre por sí sola.

Temas como la obsesión con la fama y los sueños altruistas, un luchador veterano con una vida descontrolada buscando redención, una bailarina virtuosa decidida a descender a lo más oscuro de su ser para lograr ser la mejor, o un grupo de jóvenes obsesionados con conseguir sus sueños a cualquier precio, serán la guía para Aronofsky en la creación de la trayectoria en la búsqueda utópica de la felicidad.

Todos sus héroes atravesarán distintos infiernos, reales o alucinatorios, que señalan diversos conceptos románticos sobre el héroe trágico y con un particular estilo de narración, lleno de poesía y teatralidad.

César Oliva y el héroe romántico: concepción Hegeliana

El romanticismo en el teatro dio un giro a la percepción clásica sobre la forma de representar la humanidad y la naturaleza.

Tanto en la pintura, escultura y en las artes escénicas, el romanticismo fue la búsqueda de la representación de una emoción. Después del renacimiento (con una profunda sensación de interpretar el mensaje divino) se rompe con la idea clásica y se instaura la noción de que Dios ya no nos protege.

Es así que el arte y la poesía se vuelven mucho más introspectivos, componiéndose por sentimientos sublimes. Se exalta la libertad frente a las reglas con anhelo por lo perdido.

Se representa el mundo de las pasiones y los sentimientos exacerbados.

La imaginación y los sentimientos frente a la razón romperán con el antiguo concepto del clasicismo francés sin transmitir un valor moralista o virtuoso, representándose así también, lo feo y lo terrible, lleno de tonos sentimentales y lúgubres.

César Oliva, licenciado y doctor en Filología Hispánica, en su libro La verdad del personaje teatral, señala que el romanticismo tuvo un gran contrapunto al ya conocido romanticismo neoclásico francés del siglo XVIII gracias al movimiento vanguardista alemán. Éste puso el romanticismo en un eje irracional donde predominaba la pasión sobre la razón, y que tenía su centro en el predominio del genio creador y depositando confianza en la inspiración por sobre la técnica. Para él, hubo un cambio en el enfoque del autor desde la trama hacia el personaje. Debía dar libertad al personaje y eliminar las unidades. Esto generó la pérdida de la verosimilitud en los protagonistas románticos y la aparición de la ambigüedad. Es por esto que los creadores de los personajes románticos enfocaron su eje principal en la relación de la historia con el héroe que la atravesaba. Oliva menciona entonces a diferentes pensadores y autores que influenciaron la transformación de los preceptos del héroe romántico, dotándolo de originalidad y alejándose del héroe trágico clásico.

Los preceptos del romanticismo de Friedrich Schelling, máximo exponente de la tendencia romántica alemana, afirman que el sentido de la historia consistía en que el héroe romántico descubriera que su error no era un crimen sino un enfoque parcial de los hechos.

Friedrich Hölderlin, poeta lírico alemán, destaca que la forma de presentar al héroe es con elementos poéticos y teatrales, sin dejar de resaltar también que la tragedia clásica gira en torno a él, que cae derrotado al querer restablecer el orden y causando así su propia destrucción.

En esta suma de nuevas ideas sobre el héroe trágico moderno es cuando aparece Friedrich Hegel, representante del movimiento decimonónico alemán del idealismo filosófico, y sitúa estos conceptos bajándolos en el concepto de una lucha interna que ocurre en el individuo. Él busca alejarse así del modelo clásico y compone un héroe moderno diferente que había estado alejado de la sociedad. Carente de virtuosismo idealista. Un personaje situado en unas condiciones y situación contingente, donde cualquier tipo de acción es posible.

Esto creará una lucha de no de caracteres, sino una lucha individual que se rige bajo subjetividades del mismo personaje, la contradicción de sus deseos y sus acciones, resaltándose con ironía, pasión y melancolía.

Este eje del protagonista moderno dará un nuevo impulso y dirección a los relatos del romanticismo neoclásico francés, en el que el héroe será ahora el punto de partida principal que regirá el sentido y dirección de la historia (contrario al personaje del héroe clásico griego). Este será un recurso, una forma moderna de concebir a los héroes románticos y distanciarlos de lo antiguo que Aronofsky utilizará para concebir a sus protagonistas.

Conclusiones. La trágica trayectoria del héroe moderno de Aronofsky

Existe una gran similitud temática en las películas del director.

En ellas hay un factor común sobre el trayecto del héroe trágico y su lucha interna. Una lucha interna provocada por un aislamiento del héroe, que se encierra en su propio inconsciente y se separa de la realidad pues no tiene las armas para enfrentarla.

A pesar de que sus películas son muy diferentes con respecto a las características del entorno del héroe principal, en su estilo alternativo de narración y los conflictos que cada personaje tiene, coinciden en una concepción similar del héroe trágico moderno en conflicto con la sociedad en la que vive.

El conflicto se da a lugar en la percepción del protagonista volviéndose una batalla desmesurada y trágica a causa de sus propios deseos y pasiones. Estos serán sus principales enemigos que volcarán una lucha en la subjetividad del personaje y darán lugar a cualquier acción posible, manteniendo al público en una constante expectativa, pero sin generar lástima como en el héroe trágico griego, resaltando sensaciones y contradicciones de este mismo con poesía y teatralidad.

En las películas del cineasta se manifiestan las características del romanticismo, en cada caso logradas a través de las decisiones que toma el director para crear el trayecto de su propio héroe trágico.

Requiem por un Sueño es la segunda película dirigida por Darren Aronofsky y es protagonizada por Jennifer Connelly, Ellen Burstyn, Marlon Wayans y Christopher McDonald. En la película están planteadas las trayectorias de diferentes héroes que buscan superarse y conseguir sus sueños manteniendo un conflicto con la sociedad en la que viven y con una profunda lucha interior. La principal causa de sufrimiento será su propia adicción (Aronofsky introduce a sus héroes conflictos actuales) que los enfrentará consigo mismo y distorsionará su perspectiva de la realidad. Una historia contada con un poder visual impresionante y un estilo de narración visceral y lleno de adrenalina.

El personaje de Ellen Burstyn, la madre de Harry, es una mujer amante de su hijo y devota madre que vive aislada de la sociedad y en un encerramiento contrario a su deseo: participar y ser reconocida en un programa de televisión. Este deseo desmesurado se volverá una pasión desenfrenada que la llevará a su propia ruina al consumir fármacos en grandes cantidades (que la sumirán en mundo de paranoia y degradación).

Harry, su novia y su mejor amigo, son jóvenes idealistas que aman su juventud y buscan vivir en sus propias reglas. Buscan la independencia económica a toda costa y se introducen en la venta de droga. Una situación contingente que los llevará a acciones contradictorias a sus propios ideales y con repercusiones tanto físicas como psicológicas. Harry pierde el brazo producto de los constantes pinchazos. Su mejor amigo quedará encerrado en la cárcel por mucho tiempo luego de una frustrada transacción de drogas. Y por último, la novia de Harry terminará siendo una adicta a la heroína que se prostituye y participa de juegos perversos para conseguir la droga que necesita.

Los personajes tienen una trayectoria trágica pues viven inmersos en una lucha interna. Se hace alución también una sociedad consumista que impulsa a sus protagonistas a un sinnúmero de situaciones que contradicen sus propios ideales.

Se visualizan, así mismo, escenas llenas de teatralidad como las alucinaciones de la madre dentro de un show imaginado, los recuerdos oníricos del hijo para con ella y escenas del consumo de las drogas como flashbacks con pulso y subliminales.

En The Wrestler, el personaje es un luchador de lucha libre que no puede dejar de hacer lo que más quiere y necesita: luchar.

Una especie de héroe trágico que al perder varias oportunidades en su vida, por su propia historia desenfrenada con este deporte, se encuentra de repente en una encrucijada al darse cuenta que su cuerpo comienza a manifestar los estragos de su carrera y le impide volver al ring. En la película, Randy busca enfrentarse a esta situación intentando recuperar los pasos perdidos de su vida, como la relación olvidada con su hija, la aceptación de su condición y de su edad, su soledad y finalizar con todos los males que también influenciaron su antigua vida como luchador.

La película está llena de aspectos del romanticismo que el director busca representar en situaciones reales, que al ser enfocadas bajo los conceptos narrativos del melodrama y con un intenso conflicto interno, revelan al héroe trágico y a la gran profundidad de la condición humana. Una lucha interna donde los sentimientos y las pasiones del personaje principal se enfrentan a la razón y terminan venciéndola. Varios elementos del romanticismo como la tendencia hacia lo arcaico brindando a las escenas un aspecto melancólico y efectivo.

O en donde se capta el paisaje propio y se identifica con él exaltándolo (momento en el que Randy intenta arreglar la relación perdida con su hija y confiesa su oscuro pasado ante ella. Después baila con su hija en un depósito abandonado que parece un antiguo salón de baile. El depósito está viejo y oxidado y contrasta con ese sentimiento perdido que buscan recuperar ambos. La relación de padre e hija); el concepto de la mujer que se descubre no solo como el cuerpo bello sino también el espíritu hermoso (en la stripper Cassidy).

Son varios aspectos del romanticismo que se manifiestan en aquel trayecto del héroe trágico Randy. La lucha interna en él es básicamente entre su pasión y su razón. Al tener ese despertar, producto de un ataque cardiaco, Randy es consciente de su realidad y vive en una lucha interna entre sus pasiones y sus nuevos sentimientos encontrados, que buscan enfrentarlo a la realidad abriéndole una nueva percepción de las cosas. La película gira en torno a aquella perspectiva del personaje principal donde veremos lo que él ve. Bajo su mirada y su propio enfoque. Somos testigos de una lucha interna llena de acciones contrarias a sus principios, y que sin embargo, lo terminan dominando sus pasiones haciendo que todo finalice en una tragedia.

Black Swan es la última película dirigida por Aronofsky en la categoría de thriller psicológico y es protagonizada por Natalie Portman, Vincent Cassel y Mila Kunis. La historia trata de una joven bailarina llamada Nina que se halla inmersa en una escisión del “yo”. Durante el transcurso de la historia, la protagonista se verá sumergida en una batalla interna donde luchará consigo misma.

Ella es una bailarina de ballet (también lo ha sido su madre) y pronto se llevará a escena El lago de los cisnes y una bailarina será la encargada de representar el cisne blanco y el cisne negro.

Nina será la elegida para representar ambos papeles pero aún no ha descubierto la verdadera esencia del cisne negro.

Es así como comienza su camino hacia lo siniestro.

El cisne blanco es un personaje puro, estoico y digno. Sin embargo el otro personaje necesita todo lo que Nina nunca se atrevió a hacer en su vida: dejar aflorar sus impulsos más bajos y liberar su sexualidad. Debe sostener lo simbólico en el cisne negro: la sexualidad y la muerte. Es entonces que la búsqueda de Nina se vuelve obsesiva y siniestra.

En esta película se trabajan muchos conceptos del romanticismo como lo ominoso, el Id y el grotesco. Existen transformaciones alucinatorias sobre la realidad y lo que vemos que percibe el héroe sobre sí mismo. El trayecto trágico de Nina, una mujer noble llena de virtudes (entre ellas el deber y la disciplina), será el mayor obstáculo para lograr su propio objetivo de ser la mejor bailarina.

Las transformaciones y visiones que tiene Nina serán planteadas por el director con gran destreza visual y poesía. Una teatralidad que mantiene al espectador preguntándose si es cierto lo que está viendo o si es parte de la alucinación del personaje. Las diferencias que existe con los anteriores protagonistas de Aronofsky es que este héroe trágico es un ser virtuoso que termina siendo controlado por las nuevas sensaciones que va descubriendo dentro de ella (y que terminan captándola por completo). Una obsesión que será contada con frenesí y que no nos dará lástima. Nina sufre de paranoia al observar en su compañera Kunis todo lo que ella no es: el cisne negro.

Aronofsky instala nuevamente su concepto del héroe trágico moderno a partir de la creación de su protagonista. Es éste el que llevará el trayecto de la historia y el director lo narrará con gran poesía y teatralidad.

Bibliografía

Fernández, E. (2009). El luchador, de Darren Aronofsky. Recuperado de: http://www.thecult.es/Critica-de-cine/el-luchador-de-darrenaronofsky.html

Sein, J. (2011). Darren Aronofsky. Recuperado de http://josusein.blogspot.com.ar/2011/03/darren-aronofsky.html

Oliva, C. (2005) La verdad del personaje teatral. El romanticismo. Murcia: Universidad de Murcia.


Darren Aronofsky y su visión del héroe trágico en las películas Requiem for a Dream, The Wrestler y Black Swan fue publicado de la página 85 a página87 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

ver detalle e índice del libro