1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56 >
  4. Impresión en tres dimensiones

Impresión en tres dimensiones

Basavilbaso, Rodrigo Adrián

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XIII Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2013

Año X, Vol. 56, Octubre 2013, Buenos Aires, Argentina | 128 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En la última década se ha popularizado el uso de una tecnología que, si bien lleva más de treinta años de desarrollo, se ha tornado más económica y por lo tanto accesible a un mayor público. Actualmente las impresoras 3D son capaces de crear objetos sorprendentes, desde una prótesis de una parte del cuerpo humano hasta piezas de armas. Las aplicaciones son cada vez más variadas; una mezcla entre diseño, ciencia y arte que parece no tener límites. No resulta difícil imaginar los usos artísticos que se le puede dar a esta tecnología en un futuro no muy lejano.

Desarrollo

La impresión 3D es la reproducción de objetos volumétricos a partir de un diseño CAD (diseño asistido por computadora) en tres dimensiones. Esta tecnología comenzó en la década de 1980 con la esterolitografía, siendo usada por grandes empresas para hacer prototipos de sus modelos. Se fue perfeccionando cada vez más, con la aparición de nuevos métodos de impresión tanto para metales como para polímeros plásticos.

Actualmente, se ha vuelto mucho más accesible y se pueden encontrar impresoras 3D de bajo costo y de uso personal.

En un debate organizado por la empresa Engadget (2013), el profesor de ingeniería de la Universidad de Conrnell Hod Lipson establece que las impresoras 3D están ahora en el punto que las computadoras estaban en la década de 1970. Para pasar de las grandes que ocupaban un tamaño excesivo a las pequeñas impresoras de escritorio, hizo falta que Microsoft y Apple facilitasen la experiencia al usuario. Es decir, hicieron los ordenadores comprensibles para la gente corriente, y gracias a eso las computadoras pasaron a ser una herramienta existente en todos los hogares.

Hay distintos procesos de impresión 3D. Uno de ellos es similar a la estereolitografia, un proceso que utiliza una resina líquida fotosensible que polimeriza con luz capa a capa hasta obtener la pieza final. Otro tipo de impresoras son las llamadas FDM (Modelado por deposición fundida), cuyo sistema de impresión consiste en agregar sobre una base soporte un termoplástico fundido capa a capa para conformar la pieza.

Cuanto menor espesor tenga cada capa, mayor será la definición de la pieza final.

La impresión 3D posibilita una solución innovadora a la representación real de los objetos, permitiendo un mayor control sobre la imagen final. A partir de la idea, se puede representar un objeto en su totalidad, sin pensar en los procesos de producción que antes limitaban los resultados. No se necesitan moldes ni inversiones costosas, por lo tanto se puede innovar más rápidamente.

Resulta difícil encontrar el límite de aplicaciones de esta tecnología, ya que día a día hay nuevos descubrimientos que son de lo más variado. Las más comunes son el prototipado rápido o la maquetería, usados por ingenieros, arquitectos, o diseñadores que necesitan ver un modelo de sus creaciones.

También se utiliza para producción a baja escala, en la fabricación de bijouterie, piezas de repuesto y juguetes.

Por otro lado, hay una etapa experimental que abarca la creación de prótesis ortopédicas a medida, prótesis dentales y más ambiciosamente órganos humanos o comida para astronautas.

También se crearon objetos que generaron grandes debates, como es el caso de la fabricación de armas semiautomáticas en Estados Unidos.

Las impresoras 3D pueden llevar a todos los diseñadores a ser mucho más creativos. Un diseñador ya no tiene que pensar en cómo será fabricado su producto y las limitaciones que ello conlleva. Simplemente debe dejar volar su imaginación para crear objetos nuevos e innovadores.

Artísticamente es posible crear obras de arte tridimensionales, esculturas de todo tipo, donde los límites sólo están en la mente de cada artista. Dependiendo de qué proceso se use se pueden tener estructuras de mayor o menor escala. Por ejemplo Mataerial (2013), un grupo formado por Petr Novikov y Sasa Jokic, propone crear esculturas gigantescas, coloridas y de formas orgánicas en una plaza urbana, rompiendo con la monotonía de las líneas rectas y los colores grises.

Otro artista a destacar es Nick Ervinck, que crea esculturas de altísima complejidad combinando descubrimientos arqueológicos con mitología, donde se mezcla lo virtual con lo real, logrando esculturas que parecen ser sacadas de películas de ciencia ficción.

A lo largo de la historia del arte se puede observar cómo las nuevas tendencias rompen radicalmente la anterior. Ya sea por cuestiones sociales, políticas, culturales, estéticas o -la que se relaciona directamente con este ensayo- tecnológicas; el descubrimiento de la fotografía de daguerrotipo influyó en los pintores que comenzaron a encuadrar sus obras de manera similar, el pomo de pintura permitió a los impresionistas salir de los talleres para retratar la luz, la litografía permitió que los afiches de Toulouse Lautrec colmaran las calles de París.

La impresión 3D puede compararse a las nuevas formas de construcción, tanto de objetos como de edificios, generadas en la Escuela de la Bauhaus. Por ejemplo, la silla Wassily diseñada por Marcel Breuer, es la primera silla fabricada a partir de tubos de acero curvados, un sistema revolucionario para la época. Además, sus materiales son fácilmente encontrados alrededor del mundo, simplemente acero y cuero, lo que permite la reproducción de este objeto mundialmente. Lo mismo pasa con la impresión 3D, donde el diseño puede viajar de un lado a otro simplemente a través de internet y ser reproducido casi en cualquier punto del planeta.

Actualmente se encuentran bibliotecas virtuales colmadas de diseños en tres dimensiones de todo tipo de objetos y productos. Estos son de libre acceso y simplemente es necesario descargarlos para comenzar a producirlos en una impresora 3D. En los últimos años se ha expandido esta tendencia en la cual el conocimiento es público, y diseñadores, artistas e ingenieros de todo el mundo se ayudan entre sí.

Conclusiones

Como se ha expuesto a lo largo del ensayo, las aplicaciones de esta tecnología pueden ser de lo más variadas, desde las más simples como crear un objeto industrial, hasta las más complejas y ambiciosas como crear órganos humanos. Todavía no se ha encontrado el límite de esta tecnología. Tiene usos positivos, que podrían salvar vidas, y otros controversiales, como la creación de armas.

La impresión 3D es comparada por expertos con el motor a vapor, la línea de ensamblaje de Henry Ford, la computadora e Internet; grandes avances tecnológicos que revolucionaron al mundo en sus tiempos. Se podría decir que la impresión en tres dimensiones es el próximo avance trascendental de la humanidad.

Bibliografía

BBC Noticias (2012) Debate con Ping Fu. [Video] Disponible en: http://www.youtube.com/watch?v=IJDQDjUMydo

Engadgment (2013) Debate con Hod Lipson, Max Lobovsky y Avi Reichental. [Video] Disponible en: http://www.viddler.com/v/b45de97a?secret=29394953

Mataerial. (2013) Biografía y obras del grupo. Recuperado el 27/09/13 de http://www.mataerial.com/

Tomoyose, G. (2012, 11 de octubre) ¿Qué son y para qué sirven las impresoras 3D? En La Nación. Disponible en: http://www.lanacion.com.ar/1516060-que-son-y-para-que-sirven-las-impresoras-3d


Impresión en tres dimensiones fue publicado de la página 93 a página94 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº56

ver detalle e índice del libro