1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXII >
  4. Aulas creativas ¿Cómo incentivar los emprendimientos creativos en colegios secundarios?.

Aulas creativas ¿Cómo incentivar los emprendimientos creativos en colegios secundarios?.

Pelolli, Luciana [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXII

ISSN: 1668-1673

I Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´ XXII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XV, Vol. 22, Febrero 2014, Buenos Aires, Argentina | 207 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

A través de estas páginas se hará un breve recorrido introductorio a la creatividad, los perfiles creativos, el desarrollo de la creatividad en el aula, el rol del docente y el emprendedorismo, con el objetivo final de colaborar con el tratamiento creativo en el ámbito escolar.

Palabras clave: creatividad - enseñanza secundaria - emprendedorismo - rol del docente.

Todas las etapas de la vida de una persona son importantesy formativas, cada una a su manera. La etapa del colegio secundario es quizás la más orientativa hacia el perfil laboral de los estudiantes y la oportunidad para acompañarlos en la búsqueda de su vocación. Si bien, la misma puede ser abordada desde distintas disciplinas y a través de múltiples métodos, es necesario que los docentes y autoridades de las instituciones secundarias puedan identificar en la masa estudiantil aquellos perfiles más creativos para ayudarlos a potenciar sus capacidades y dirigirlas hacia las oportunidades profesionales que pueden crearse a raíz de las mismas.

La facultad de diseño y comunicación de la Universidad de Palermo alienta y acompaña a sus estudiantes y egresados en la búsqueda de la independencia y la autorrealización laboral a través de emprendimientos creativos. Se puede vivir de lo que se ama hacer. No es simplemente una frase trillada. Es una realidad que con los conocimientos adquiridos y las herramientas adecuadas puede llevarse a cabo.

La autora de este paper, en su rol docente desea acompañar a sus alumnos, de la carrera que sea, a cumplir sus objetivos profesionales aprendiendo a disfrutar lo que hacen a diario y, el proceso que eso implica. Confucio (sf.) decía que si una persona hace lo que ama no tendrá que trabajar un solo día de su vida. Siguiendo esa línea de pensamiento, se sostiene que aprendiendo a disfrutar cada etapa y dar de cada cual lo mejor, en vista a un objetivo, el aprendizaje es doble. El alumno no se queda sólo con lo profesional sino que también aprende una filosofía de vida. Asimila que se puede trabajar para vivir y que disfrutando ese desafío no es necesario vivir para trabajar.

Incentivando la creatividad, abriendo puertas a las experiencias formativas que esta permite, en amplias dimensiones, se acompaña a los adolescentes en el crecimiento que desemboca, o puede llegar a hacerlo, en la vida laboral.

Desde lo empírico la docente a cargo de esta exposición se ha sentido acompañada toda su vida en la búsqueda de su desarrollo creativo y por tanto considera que es una de las mejores maneras de encontrar, en este agitado y competitivo mundo, la forma de llevar adelante exitosamente emprendimientos creativos de toda índole. Allí se puede vislumbrar el futuro de las nuevas generaciones y es su deseo compartir su experiencia para que se haga eco.

La educación creativa es educación para el desarrollo y la autorrealización. La creatividad permite tener una actitud flexible y transformadora que propone romper las barreras para edificar la educación del futuro. Por ello, es la institución educativa quien tiene el poder de cultivar la creatividad. Actualmente, las personas están expuestas casi 24hs. a los medios, masivos o no, de comunicación y recibiendo información también en las escuelas de forma mayormente pasiva. La creatividad es movimiento, es acción, de modo que la mayor parte del tiempo el estudiante no está desarrollando su creatividad, pero si se trabaja desde ella la creación de futuro se pone en acción y, justamente, esa es la propuesta: poner en marcha la creatividad para construir el futuro de los estudiantes.

A través de estás páginas se hará un breve recorrido introductorio a la creatividad, los perfiles creativos, el desarrollo de la creatividad en el aula, el rol del docente, el emprendedorismo con el objetivo final de colaborar con el desarrollo creativo en el ámbito escolar.

1. La creatividad

La creatividad es un hecho inusual. Asusta, perturba, desconfí¬a de lo que escucha. Se atreve a dudar. Actúa aun si se equivoca. Infiltra ideas preconcebidas. Desconcierta a las certezas establecidas. Incesantemente inventa nuevos caminos, nuevos vocabularios. Provoca y cambia el punto de vista. (Carson, D., S.f).

La creatividad es una actitud hacia la vida, que se debe promover durante todo el tiempo en la escuela. Esta es sinónimo de innovación, originalidad, invención, visualización, intuición y descubrimiento, es la habilidad de dar vida a algo nuevo o de ver desde otro punto de vista algo ya existente. En definitiva, es una capacidad asombrosa para resolver problemas de toda índole. La creatividad no es una tendencia de moda ya que el hombre la experimenta desde el principio de los tiempos, pero su impulso actual se debe a la importancia y el desarrollo de la misma como canalizadora de las capacidades humanas para su práctica y difusión en el siglo XXI. Tanto los padres como los docentes de todos los niveles (inicial, primario, secundario, superior y universitario) deben colaborar en educar a los estudiantes para que sean pensadores, y no meros reflectores de los pensamientos de su generación. Esto incluye, precisamente, el desarrollo de la creatividad.

Hoy se habla en los ámbitos educativos de apelar a la creatividad para fomentar el aprendizaje. Si se opta por trabajar a partir de la creatividad primero es necesario definirla: “la creatividad es la cualidad del ser humano que le permite generar nuevos universos. Ampliando el mundo de lo posible” (Calero Pérez, M., 2012, p.6). Ésta implica transformar y transformarse para vivir momentos gratificantes de expresión, reveladores, vitales, lúcidos, que contribuyen a la creación de una existencia plena.

Todas las personas son potencialmente creativas, solo hay que encontrar el espacio que posibilite ese desarrollo, otorgando la oportunidad para operar pensamientos divergentes y convergentes, ambos característicos del proceso creador. No se crea algo de la nada, cuando una persona se dispone a crear se sumerge en el proceso creativo, cuenta con la experiencia, la imaginación, la curiosidad, los conocimientos adquiridos, con determinadas capacidades y habilidades. Actuar en ámbitos que potencien la creatividad es conducirse por caminos que ponen en juego el logro de aprendizajes significativos y perdurables; lo fundamental es la manera en que se lleva a cabo este proceso, tanto como el producto que se logra, ya que este último es consecuencia de aquél, por lo cual pone en juego el pensamiento, los sentidos y la acción. La creatividad es la generación de nuevas ideas o conceptos, o la nueva asociación de entre ideas y conceptos conocidos pero vistos de otra forma, que habitualmente producen soluciones originales. Está ligada a todos los ámbitos de la actividad humana y es de tal trascendencia que puede tener efectos decisivos en la vida de los individuos, en los sistemas educacionales, en una organización y en la sociedad en general.

La educación tradicional favorece la inteligencia no creativa, llamada por Guilford (sf.) pensamiento convergente, que exige respuestas correctas. Este tipo de educación va en detrimento de la expresión creativa de un joven que utiliza pensamiento divergente, y que, contrariamente, exige respuestas posibles. El pensamiento divergente es, justamente, la capacidad de pensar de manera original y en forma flexible, que sale de las pautas aceptadas y logra encontrar distintas soluciones a un mismo problema. Por lo tanto, incorporar la creatividad al proceso educativo es una oportunidad para formar jóvenes que puedan pensar diferente.

Si bien la creatividad es innata, no todos los individuos la desarrollan de la misma forma. Para poder explotar las cualidades creativas de un alumno, el docente debe poder identificarlo y para ello necesita conocer las características de un perfil creativo.

El perfil creativo

No existe un alumno creativamente ideal, todos poseen habilidades y carencias en proporciones diferentes. Trabajando en forma masiva no es posible estimular los perfiles creativos y modificar la capacidad de aprender de muchos alumnos pero, tampoco puede ofrecerse en el ámbito escolar una enseñanza cien por ciento individualizada. Por ello, se sostiene que en la escuela del futuro debe preponderar el aprendizaje más que la enseñanza, para poder identificar las personalidades más creativas y considerando que el alumno, antes que estudiante es persona y debe, por tanto, personalizarse la educación dentro de lo posible.

El individuo creativo, o más creativo que la media, puede destacarse de los demás por rasgos de su personalidad. Estos tienden a ser enormemente intuitivos y a estar más interesados en el significado abstracto del mundo exterior que por su percepción sensitiva. A simple vista parecen estar liberados de prejuicios comunes y convencionalistas y, por lo general, no les importa demasiado lo que opinen de ellos los demás. Suelen tener poco respeto por lo preestablecido, son desafiantes y, a veces, les cuesta manejar la autoridad en su campo de acción, puesto que prefieren fiarse de sus propios juicios. Además, suelen ser personas sensibles, muy perceptivas y curiosas. En este contexto la curiosidad es la antesala de la motivación, sin la cual no llegaría a materializarse la acción del proceso creativo. Estos personajes, a través de esa curiosidad nata, se embarcan en profundizar aquellos procesos que llaman su atención con el objetivo de comprenderlos y poder modificarlos o intervenirlos. Una persona creativa, por lo general, maneja muy bien su nivel de autoestima y se anima a correr riesgos con mayor frecuencia, quizás porque sin confianza en si mismo es imposible defender ideas nuevas y resistir a la costumbre y a la crítica.

Lo novedoso no surge por casualidad. Es necesario el dominio del campo a abordar y la constancia en el trabajo para poder llegar a donde otros no llegaron, para marcar una diferencia, para ver más allá. Por tanto, un creativo debe ser perseverante. También debe ser proactivo, lo cual implica no sólo tener iniciativa, sino también la decisión firme de llevar un proyecto adelante.

Desarrollo creativo en el ámbito escolar

En la adolescencia es característica la búsqueda de la identidad propia. En dicha etapa el individuo pregunta e intenta descubrir y expresar lo que hay de original y genuino en si mismo.

La creatividad es parte del ser humano, todas las personas poseen un potencial creativo que puede ser incre mentado. Este desarrollo que puede generarse desde los primeros años de vida y el ámbito familiar, social y educativo tiene gran influencia en ello. En la escuela, sobre todo en la etapa de la adolescencia, la creatividad puede ser fomentada siguiendo una serie de orientaciones que la hagan crecer y expandirse. En primer lugar, se debe desarrollar un aprendizaje no autoritario generado en un clima de libertad sobre todo psicológica, simbólica y de expresión. Además, es necesario estimular procesos intelectuales creativos, valorando de manera positiva la originalidad, la flexibilidad y la imaginación.

En segundo lugar, se recomienda despertar la curiosidad del estudiante para que pueda descubrir por si mismo los conocimientos, con la correspondiente guía del docente en el proceso de razonamiento. También, es necesario promover la búsqueda de diversas perspectivas para analizar situaciones o problemas de distinta índole utilizando estrategias de aprendizaje que posibiliten la experimentación.

En tercer lugar, es inherente promover una actitud abierta en el análisis de las ideas propias y ajenas posibilitando así el desarrollo creativo pero sin forzarlo o inducirlo. Los estudiantes deben tener la posibilidad de elegir, según su edad y nivel de desarrollo. Es importante encontrar actividades donde ellos puedan poner en práctica su capacidad para tomar decisiones, desde elegir el material o la forma para realizar un trabajo hasta establecer qué rol tomar en un grupo. “El educando debe desenvolverse siempre en libertad pero jamás en libertinaje” (Cavilo Pérez, M. 2012, pag. 21).

La creatividad es muy importante en el ámbito escolar porque genera el desarrollo de la expresión creativa natural que toda persona trae consigo. Es indispensable integrar la creatividad a la vida cotidiana, en el hogar, la escuela y la planificación. Existe un amplio espectro de recursos y técnicas para fomentar la creatividad. Estos deben seleccionarse y aplicarse cuidadosamente de acuerdo a las características del curso a abordar y es tarea del docente poder identificar qué técnica es más recomendable en cada caso.

El rol docente

En el ámbito escolar, el docente, debe incluir como ingrediente en las horas de clase el entusiasmo, la alegría, la posibilidad de bromear y de jugar con las ideas. Es necesario abrir espacios a la imaginación sin considerarlos jamás una pérdida de tiempo. Educar jugando es mil veces mejor que educar reprimiendo. Pues el juego, como elemento educativo, influye en el desarrollo físico, psicológico, social y espiritual de los estudiantes.

Por lo antes dicho, cabe presentar actividades en forma novedosa y desafiante para que el alumno se interese y se comprometa con las tareas propuestas por el docente. Así pueden establecerse oportunidades de diálogo, debate constructivo y expresión siempre promoviendo la educación y el respeto entre los alumnos y para con el docente. Por ello, es necesario respetar los tiempos y ritmos de los distintos estudiantes frente a una actividad y presentarles tareas que representen desafíos estimulantes. Cabe agregar, que se deben acercar los contenidos de las clases a la realidad actual, ya que el papel del docente para poder insertar la creatividad en el ámbito escolar es determinante. Este al estar frente a sus alumnos se convierte en un ejemplo y en un mediador del aprendizaje.

El docente no debe perder la oportunidad de acompañar, aunque sea durante un breve periodo de tiempo, a sus alumnos en la travesía personal de realización, contribuyendo en algo para que ésta los conduzca al encuentro de si mismos; es un privilegio que enriquece el doble aprendizaje tanto intelectual como personal y que llena de sentido la labor educativa.

El emprendedorismo

“Ser emprendedor implica una serie de atributos personales, tales como: compromiso, entusiasmo, atención constante a las tendencias y oportunidades, determinación para afrontar riesgos y verdaderos deseos de transformación”. (Programa Desarrollo Emprendedor | CABA, 2011).

Se define al emprendedor como la persona que inicia una nueva actividad con miras a convertirla en un negocio, que le permita conformar un emprendimiento sustentable. Es fundamental que un emprendedor crea en su propio proyecto y sea consecuente con el mismo. Es de vital importancia su actitud y su aptitud.

El perfil emprendedor se crea mediante la unión de experiencias, capacidades, habilidades y actitudes. Es una mezcla entre lo que el emprendedor es y lo que quiere llegar a ser.

Los emprendedores saben que para tener éxito en sus negocios, deben diferenciarse de los demás. Y, para ello, deben desarrollar su capacidad creativa. Independientemente del deseo de generar un emprendimiento, se encuentra la necesidad de dominar el campo o la actividad que será el centro del mismo. Creer en un proyecto es el primer paso del emprededorismo y con las guías y técnicas adecuadas este puede llevarse a cabo.

Incentivar emprendimientos creativos en el secundario

Así como en los centros educativos se enseña a leer, escribir o contar es necesario que como práctica de la creatividad se enseñe a emprender. “El enfoque de aprender haciendo bajo el lema de ‘aprender a emprender’ complementa, enriquece y moderniza la planificación escolar vigente en sus diversos niveles y modalidades” (Calero Pérez, M. 2012, p. 165).

Es necesario implementar una visión inconforme y reflexiva en la educación que motive a generar nuevos pensamientos, a despegar la creatividad y el trabajo, e incentive al desarrollo personal y profesional. El aprendizaje creativo exige que el profesor sea un facilitador, guía y mediador del proceso de aprendizaje de sus estudiantes. Este, como tal, debe: en primer lugar, proporcionar a los estudiantes recursos y materiales que inciten la imaginación y la fantasía. En segundo lugar, darles tiempo para pensar y soñar despiertos, no atosigarlos con ocupaciones formales. En tercer lugar, el docente, debe animarlos a expresar sus ideas y recibir críticas constructivas. Este, como guía o mediador, debe dar soporte concreto a las ideas de sus estudiantes, valorando sus esfuerzos y su participación. Debe también enseñar y aceptar que puede haber distintas perspecti vas sobre un mismo ‘problema’.

Es inherente, además, desarrollar en el alumno la capacidad de autoevaluación y autorrecompensa, para regular su conducta y su autoestima y, tener siempre presente que el docente debe corregir y valorar sin generar desánimo.

Además, el docente a cargo debe tratar de conocer las necesidades e intereses de cada uno de sus estudiantes, valorando la individualidad y el enriquecimiento de la misma a través de trabajos colaborativos. Para ello, este debe crear situaciones de aprendizaje significativo para que los estudiantes construyan el conocimiento a partir de actividades que tengan sentido para ellos. Por lo tanto, se debe articular el saber que se enseña con los conocimientos previos del alumno, planteando situaciones - problemas donde se abra el debate.

Es muy importante ayudar a los estudiantes a tomar conciencia de lo que hacen, por qué lo hacen, cómo. Reflexionar sobre los procesos que realizan para llegar al conocimiento. Para ello, se debe generar en el aula un clima favorable, cálido, cercano y abierto. En un aula abierta y cercana el docente tiene la posibilidad de formular preguntas motivadoras y activar capacidades a través de desafíos diarios. Puede hacerlo a través de diferentes técnicas de estudio y enseñanza como: diálogo, observación, experimentación, debate, exposición, trabajo de campo, técnicas de creatividad aplicadas a cualquier área de estudio (brainstorming, Seis sombreros para pensar, analogías, etc).

A través de las técnicas mencionadas es posible generar espacios de interés entre distintas materias donde puedan trabajar en equipo encontrando un hilo conductor en el conocimiento adquirido entre distintas áreas de aprendizaje y exponerlo a sus pares, familiares, docentes y autoridades de la escuela.

Para finalizar, siguiendo la idea de Piaget, J. (S.f), cabe agregar que no hay que olvidar que el principal objetivo de la educación es crear individuos capaces de hacer cosas nuevas y no simplemente de repetir lo que hicieron otras generaciones; individuos creativos, inventivos, descubridores y emprendedores, cuyas mentes puedan criticar, verificar y no aceptar, sin evaluar, todo lo que se les ofrezca.

Referencias bibliográficas

Buenos Aires Ciudad (2011). Programa Desarrollo Emprendedor. Disponible en: http://www.buenosaires. gob.ar/areas/produccion/subs_produccion/cultura_ emprende/?menu_id=29915

Calero Pérez, M. (2012). Creatividad. Reto de innovación educativa. México: Alfaomega Grupo Editor.

Goleman, D. (2000). El espíritu Creativo. La revolución de la creatividad y cómo aplicarla en todas las actividades humanas. Buenos Aires: Vergara.

Kastika, E. (2003). Introducción a la Creatividad. 30 recomendaciones para innovar en los negocios. Buenos Aires: Innovar, Escuela de innovadores de Buenos Aires.

Russell, C. (2009). La libertad Académica. Buenos Aires: Universidad de Palermo.

Universitas, Hernández, M. (2013). Perfil de las personas creativas. Disponible en: http://repositorio.innovacionumh. es/Proyectos/P_22CursoMateriales/Teresa_ Marin/Intro%20creatividad/creatividad_05.htm

Nota: Esta comunicación fue presentada por su autora en la comisión 2.2 [C] Metodología del Diseño (ver p. 19) de la Primer Edición del Congreso en Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio ‘Interfaces en Palermo’.

Abstract: Through these pages will be a brief introduction tocreativity, creative profiles, the development of creativity in the classroom, the teacher’s role and entrepreneurship, with the ultimate goal of collaborating with creative treatment in schools.

Keywords: creativity - secondary school - teachers role - entrepreneurship.

Resumo: Através destas páginas se fará um breve percurso introductorio à criatividade, os perfis criativos, o desenvolvimento da criatividade no sala de aula, o papel do docente e o emprendedorismo, com o objetivo final de colaborar com o tratamento criativo no âmbito escolar.

Palavras chave: criatividade - ensino médio - emprendedorismo - rol docente.

(*) Luciana Pelloli: Lic. en Publicidad (UP). Profesora de Publicidad y Seminario de integración en la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.


Aulas creativas ¿Cómo incentivar los emprendimientos creativos en colegios secundarios?. fue publicado de la página 94 a página97 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXII

ver detalle e índice del libro