1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII >
  4. ¿Una fuente inagotable de distracción o un lugar de resoluciones vitales?. Uso intensivo de Internet en jóvenes universitarios.

¿Una fuente inagotable de distracción o un lugar de resoluciones vitales?. Uso intensivo de Internet en jóvenes universitarios.

Linne, Joaquín

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

ISSN: 1668-1673

XXII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XV, Vol. 23, Agosto 2014, Buenos Aires, Argentina | 219 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La mayoría de los jóvenes universitarios de la Ciudad de Buenos Aires realiza un uso cotidiano e intensivo de Internet. Como señalan la mayoría de los autores de la literatura especializada, en los últimos años las tecnologías de información y comunicación (TIC), que se articulan y convergen en torno a la Red, se han vuelto fundamentales en las formas de socialización contemporánea de las culturas juveniles, generando nuevas maneras de acceder, procesar y presentar la información. 

Palabras clave: Internet - multitasking - tecnologías de la información y la comunicación,.

Introducción

La importancia de Internet en la vida de las personas es una realidad tan contundente como lo fue la irrupción de la televisión. También es innegable, como sucedió con la televisión y la radio en sus comienzos, el hecho de que la Web promueve una mayor dispersión, lo que gran parte de la literatura especializada reconoce como una característica propia de esta generación de jóvenes: el famoso multitasking. Los defensores de la Web dirán que ésta es una dispersión más útil, segmentada y elegida que por ejemplo la de la televisión. Las 120 entrevistas focalizadas que realizamos junto con la revisión del estado del arte señalan que los jóvenes contemporáneos no son más dispersos, sino que su atención es distinta: más fragmentaria, hipertextual y menos lineal que la de otras épocas.

Al antiguo mandato de los sectores medios de obtener un título universitario, ahora se le suma el de estar conectado en la red y no ser un analfabeto digital, que implica tener competencias mínimas de alfabetización tecnológica y estar siempre disponible -siempre ubicuopara la amplia red de contactos que la Web promueve tener.

Intensidades de uso

Circunscribimos tres tipos de estudiantes según su tiempo de uso de los medios: el de baja intensidad (menos de tres horas en total); el de intensidad media (entre tres y ocho horas diarias); el de alta intensidad de Web (más de ocho horas de Internet y cero de TV); y el de alta intensidad multimediática (más de doce horas entre ambos medios); la rutina mediática de estos últimos consiste en navegar un promedio de ocho horas en Internet y ver cuatro horas de televisión, a veces de modo superpuesto. Encontramos una marcada tendencia entre los estudiantes universitarios entrevistados: la de que suelen pasar un promedio de seis horas diarias en Internet y alrededor de una hora diaria viendo televisión.

Muchos hablan sobre sus nuevos hábitos de lectura, visionado de películas y escucha musical: de modo online o a través de descargas gratuitas. Esto es posible en parte por los extendidos procesos de digitalización de los productos culturales que han sido socializados por los mismos usuarios.

No tengo cable y tampoco miro canales de aire. ¿Lasseries adictivas cuentan? Porque las bajo por Internet y las veo a través de un cable por la tele, así se ve más grande; si estas series contaran, ponele que veo una hora por día.(Luciana, 25 años).

A su vez, la dificultad para leer libros podemos rastrearlatambién en la opinión de jóvenes entrevistados: “los libros son demasiado largos, les faltan imágenes” (Juan, 25 años); “me cuesta leer libros porque llevan mucho tiempo y son muy lentos” (Catalina, 21 años). Por otro lado, las virtudes que los jóvenes resaltan de Internet en relación con el estudio son poder acceder a una gran variedad de diversos contenidos con un costo cercano a cero y sin desplazarse, y además poder difundir sus propias producciones.

Según lo recogido en el trabajo de campo, para cursar en una universidad se requieren los siguientes dispositivos tecnológicos: correo electrónico, PC, impresora e Internet. Todo esto puede alquilarse en un ciberlocutorio, aunque es más costoso y no implica la misma comodidad que tenerlos en la propia casa. Algunos declaran que contar con una PC y acceso a Internet es un requisito de la facultad en la que estudian. Todos los encuestados tienen una PC o laptop con acceso a Internet.

Las respuestas sobre los aspectos negativos encierran una mayor reflexividad sobre las propias prácticas de los estudiantes; veamos algunas: “Fuentes poco confiables” (Ximena, 27 años); “sedentarismo, dispersión” (Juan, 20 años); “gran cantidad de información inadecuada que circula” (María Laura, 22 años); “perder el hábito de leer en papel” (Lucía, 26 años); “el copypaste a la hora de elaborar exámenes o monografías” (Helena, 30 años); “es una fuente de distracción constante y también puede generar quedarse sólo con lo que aparece en Internet” (Diego, 23 años); “por ahora percibo que fomenta más la pereza y el pragmatismo en detrimento de la antigua búsqueda de material en tu propia biblioteca” (Vicente, 26 años); “es más fácil verse seducido por hacer otras cosas, por lo tanto se estudia menos” (Juan Pablo, 29 años).

Las nuevas herramientas tecnológicas aceleran y resignifican el uso del tiempo social, a la vez que modifican el modo en que la sociedad y sus individuos distribuyen sus recursos (Ferrer et al, 2008). Este avance dinámico de las TIC enfrenta a los docentes y a los estudiantes universitarios a una constante inseguridad ontológica, en la que la única certeza pareciera ser que el futuro será digital y en red.

No creo que haya un aspecto negativo, pero sí se terminaconvirtiendo en un elemento excluyente: no son las mismas oportunidades las que tiene un estudiante con PC y red que uno sin estas herramientas. (Alejandra, 22 años)

A partir de la masificación de las TIC, tanto los docentescomo los alumnos encuentran, en sus formas de estudio, un amplio uso de la intertextualidad, fuentes poco confiables, textos breves, trabajos hechos en red, intercambio de consultas vía mail, chat y foros. Los docentes son quienes más critican estos nuevos modos de acceder y procesar la información.

“Creo que puede llevar al estudiante a un desarrollo pobre de algún tema. Muchas veces se acude a Google en vez de leer libros o investigar, teniendo en cuenta que las fuentes no son del todo confiables”. (Julia, 38 años) Otros docentes universitarios coinciden en que es cierto que Internet distrae y alienta el consumo de contenidos superficiales, pero que la mayoría de los productos culturales masivos (TV, diarios, revistas, etc.) también presentan esta característica. Además, enfatizan el pobre desarrollo de los temas que alientan estas tecnologías y la baja capacidad de los alumnos para discriminar entre fuentes confiables y aquellas que no lo son.

Ante el miedo a quedar aislados del mundo por no estar al tanto de las herramientas tecnológicas más utilizadas, los jóvenes realizan un uso intensivo de estas tecnologías. Lo paradojal es que las TIC los alejan y distraen tanto de sus relaciones sociales significativas como de sus actividades laborales y académicas. No obstante, creen que así mantienen vigente y consolidan su capital social a través de la gestión continua de sus casillas de correo electrónico y de sus exitosas performances mediáticas en los sitios de redes sociales donde participan.

Conclusiones

La mayoría de los estudiantes universitarios pasan gran parte de su tiempo, tanto de estudio como de ocio, conectados a Internet. Suelen poseer más de un perfil en redes sociales y más de una casilla de mail. Además de efectuar búsquedas temáticas en Google, generan micropausas varias veces por día para ingresar a portales de noticias, a las actualizaciones de sus redes sociales y a sus casillas de correo electrónico.

La mayor horizontalidad en la accesibilidad y en la apropiación de información y conocimiento borronea límites y tensiona producciones. Desde hace algunos años, los creadores y editores de contenidos han comenzado a subir su material directamente a Internet. A su vez, los usuarios de alta performance de las TIC cuestionan las instituciones modernas y presionan para reconfigurar ciertas matrices de relaciones sociales, en instituciones como el Estado, la educación, el trabajo, el libre acceso a la información, la pareja y la amistad. La diferencia central respecto de otras épocas históricas es el rol activo al que nos enfrentamos.

Entre los problemas de propiedad intelectual y la lucha por el copyleft, entre los derechos de autor y la intertextualidad del copypaste, lo que Internet pone de relieve -de un modo por momentos un tanto caótico- es que el conocimiento es una construcción social. Como nadie tiene exclusiva potestad sobre él y todos pueden ser autores, esto ubica a los sujetos en un lugar activo en relación con la autoridad. Si antes dicha autoridad era potestad del “libro”, ahora comienza a generar tensiones, ya que la antigua ontología de seguridad de “si está escrito es por algo” se diluye con los difusos límites entre géneros, y los amplios niveles de accesibilidad y prosumo que permite la Web.

La socialización en red, con niveles inéditos de horizontalidad, permite pensar un tercer lugar que no es lo escrito ni lo hablado sino la práctica escrituraria -en sentido amplio de “escritura”. Internet coloca al sujeto en un lugar activo respecto de la información, mucho menos mediado por instituciones legitimantes. Estos cambios en la constitución de la legitimidad del saber y la difusión de la información ponen en tensión el modelo tradicional de la enseñanza y el aprendizaje, al tiempo que nos alertan sobre la necesidad de repensar las estrategias educativas.

Referencias bibliográficas:

Albarello, F. (2011): Leer y navegar en Internet, La crujía, Buenos Aires.

Baricco, A. (2008): Los bárbaros, Anagrama, Barcelona.

Castells, M. (1999): La era de la información: economía, sociedad y cultura: la sociedad red, Siglo XXI, México D.F.

Sin Autor (2009): Communication Power, Oxford University Press, New York.

Ferrer, C., Lago Martínez, S. et al (2008): Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, revista Argumentos Nº 9, Julio de 2008, Buenos Aires, versión online, disponible en http://argumentos. fsoc.uba.ar.

Morduchowicz, R. (2008): La generación multimedia. Significados, consumos y prácticas culturales de los jóvenes, Paidós, Buenos Aires.

Urresti, M. (2008): “Ciberculturas juveniles: vida cotidiana, subjetividad y pertenencia entre los jóvenes ante el impacto de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información”, en Urresti, M. (ed.) (2008): Ciberculturas juveniles, La Crujía, Buenos Aires.

Abstract: Most university students in the city of Buenos Airesmake intensive use of the Internet everyday. As noted by most of the authors of the literature in recent years, information and communication technologies (ICT), which are articulated and converge around the Internet, have become essential in contemporary forms of socialization of young cultures, creating new ways to access, process and present the information.

Keywords: Internet - multitasking - information and communication tecnologies.

Resumo: A maioria dos jovens universitários da Cidade de Buenos Aires realiza um uso quotidiano e intensivo de Internet. Como assinalam a maioria dos autores da literatura especializada, nos últimos anos as tecnologias de informação e comunicação (TIC), que se articulam e convergem em torno da Rede, se voltaram fundamentais nas formas de socialização contemporânea das culturas juvenis, gerando novas maneiras de acessar, processar e apresentar a informação.

Palavras chave: Internet - multitasking - tecnologías da informação e comunicação.

(*) Joaquín Linne: Licenciado en Sociología (UBA)


¿Una fuente inagotable de distracción o un lugar de resoluciones vitales?. Uso intensivo de Internet en jóvenes universitarios. fue publicado de la página 91 a página93 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

ver detalle e índice del libro