1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII >
  4. Una reflexión sobre la evaluación educativa. Evaluar para la mejora educativa, la autoevaluación un instrumento fundamental.

Una reflexión sobre la evaluación educativa. Evaluar para la mejora educativa, la autoevaluación un instrumento fundamental.

Negreira, Eugenia Verónica [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

ISSN: 1668-1673

XXII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XV, Vol. 23, Agosto 2014, Buenos Aires, Argentina | 219 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Este trabajo pretende reflexionar sobre la evaluación como fin para la mejora educativa, entendiendo que la autoevaluación y la metaevaluación son instrumentos necesarios para la reflexión de la propia evaluación.

Palabras clave: evaluación - calidad académica - autoevaluación - metaevaluación

Desarrollo

“La educación superior ha adquirido un papel sin precedentes en la sociedad actual, como componente esencial del desarrollo cultural, social, económico y político y como pilar de la formación endógena de capacidades, la consolidación de los derechos humanos. El desarrollo sostenible, la democracia y la paz en un contexto de justicia. Las instituciones de educación superior, el personal y los estudiantes han de preservar estas funciones fundamentales. También han de potenciar la función crítica y la de previsión del futuro mediante un análisis continuado de las tendencias sociales, económicas culturales y políticas emergentes. Por eso es necesario que dispongan de plena autonomía académica y libertad y que a la vez sean totalmente responsables y puedan rendir cuentas a la sociedad.” (La educación superior en el siglo XXI: Conferencia Mundial sobre Educación Superior UNESCO, París, octubre de 1998 en Mateo, J. 2006. Pág. 202) Entendiendo que la educación superior hoy por hoy tiene un papel principal en nuestra sociedad, es necesario para llegar a lo que plantea la UNESCO trabajar en los aspectos evaluativos de la misma. Por ello debemos destacar y comprender que la evaluación de la calidad, se puede observar como una práctica generalizada. Diversos organismos, de diferente nivel plantean operativos de evaluación de la calidad educativa, en el mundo. Pudiéndose observar la implementación de estos tipo de prácticas en diferentes aspectos educativos como por ejemplo: la evaluación de los aprendizajes de los alumnos/as, la evaluación de la actividad profesional, la evaluación de los procesos de desarrollo de los diseños curriculares y planificaciones, evaluación del clima institucional, entre otras.

Antes de continuar destacaremos que la evaluación es la posibilidad de comprender lo que se necesita cambiar para la mejora educativa, en este trabajo hablaremos siempre de evaluación institucional orientada a la calidad contextualizada. Por lo tanto la información establecerá los aportes esenciales y principales para comprender la realidad educativa, el plan estratégico suministrará el uso intensivo y extensivo del conocimiento evaluativo generado a lo largo del proceso evaluador y servirá para relacionar eficaz y eficientemente los procesos de mejora. Cuando nos referimos al proceso de evaluación debemos tener presentes que al pensar en la implementación de diversos modos de acción lo concebimos con el objetivo primordial de mejorar la práctica educativa en función de la búsqueda de calidad. El concepto de calidad aplicado al ámbito educativo comienza a aparecer en la década de los ochenta y con el correr de los años se ha transformado en el eje discursivo de la educación actual. En esos años la Sociedad Española de Pedagogía hacía referencia a este tema afirmando:

“…la calidad y la excelencia son metas deseables de la educación y de toda empresa humana. Nadie está en contra de la excelencia y resulta difícil imaginar una escuela o una organización satisfecha de su mediocridad” (Sociedad Española de Pedagogía, 1998:7)

La calidad educativa en un principio se consideraba como la eficacia de los procedimientos, es decir el cumplimiento de los objetivos preestablecidos. Ahora bien entendiendo la calidad educativa desde esta perspectiva nos quedaríamos en una concepción muy precaria ya que concebir la calidad educativa como el resultado del cumplimiento eficaz del fin pautado. Por otra parte en el Texto de Tiana Ferrer se resalta la concepción de que la calidad educativa es más que el cumplimiento de los objetivos, es la posibilidad de considerar que la calidad educativa, es la adecuación entre logros obtenidos y los recursos utilizados. Entendiendo que ambas perspectivas se complementan ya que los resultados depende de los recursos y el procedimiento a utilizar en las diversas situaciones. Cuando nos referimos al término recursos hablamos de los recursos de una persona en función a sus competencias, no nos referimos a los recursos solamente económicos. Podríamos considerar que la calidad educativa hace referencia solamente a la satisfacción de las necesidades, pero como remarcamos anteriormente ninguna de las tres concepciones: el cumplimiento de los objetivos, la relación de los logros con sus recursos y procedimientos y la satisfacción de necesidades son unívocas, ya que se interrelacionan entre ellas y son parte de un todo.

Como sucede con la calidad educativa, la evaluación educativa se ha convertido en un aspecto principal entre los aspectos pedagógicos en la agenda actual. Cuando hablamos de evaluación educativa estamos pensando y refiriéndonos a la búsqueda de la calidad educativa en todos sus aspectos, evaluar para la mejora. Por lo tanto debemos comprender que la evaluación no es una etapa posterior o el final de un proceso, sino que es un momento más en el camino de la institución, para poder observar lo transcurrido y tomar decisión sobre como continuar. En el proceso de evaluación es necesario crear las condiciones óptimas para que todos, ya sean los participantes como el evaluador mejoren su concepción sobre la realidad de la institución.

“La gestión no es un evento, no es una sola acción. Es un proceso que incluye múltiples y complejas variables atravesadas por la dimensión de tiempo” (Blejmar, B. 2005 pág. 23).

Al leer las palabras de Blejmar podemos hacer referencia a la ética en el proceso de la evaluación. Y preguntarnos

¿Cuán estrecho es el camino por donde transitamos cuando se está en el proceso de evaluación? La evaluación es un instrumento para la mejora en la calidad educativa de un determinado contexto, el evaluador o el equipo de evaluadores debe garantizar la objetividad y la justicia de su proceso evaluativo.

Joint Committee (1994) expresa: “la evaluación es la determinación sistemática del valor o mérito de un objeto”. Un aspecto que no hemos abordado todavía es: el valor, que se destaca en toda evaluación. Podemos afirmar en tonces, que la evaluación implica un juicio de valor por lo tanto no es neutral. Necesitando partir de un conjunto de aspectos, llamados: variables-dimensiones, específicos a evaluar relacionados con dichos valores. Por lo tanto se deben determinar los valores acordes, buscados o necesarios para dicha evaluación. Debiendo precisar y describir cada aspecto a evaluar, garantizando de esta manera la objetividad y eficacia del proceso evacuatorio, entendiendo que muchas veces es compleja la realidad y es necesario utilizar instrumentos y técnicas para recoger la información. Luego debe medirse y generar una síntesis descriptiva de los aspectos a evaluar de forma que permita una interpretación apropiada de la realidad para su comparación con su estándar. Podríamos considerar a la evaluación educativa como: “El proceso sistemático de recogida, análisis e interpretación de información relevante y fiable para describir cualquier faceta de la educación y formular un juicio de valor sobre su adecuación a un criterio, que represente un valor aceptado, como base para la toma de las oportunas decisiones optimizantes de dicha faceta” (De la Orden, 1997b). Se pueden identificar tres formas de evaluación institucional: la evaluación interna o autoevaluación, la evaluación externa y al evaluación mixta (procurando una aproximación entre las dos visiones: interna y externa). La autoevaluación es un instrumento con el cual se puede observar y estudiar sistemáticamente los procesos y los resultados, requiere situar la información relevante sobre sus acciones, sus dificultades y sus logros, de manera que permita tomar decisiones para el mejoramiento de la calidad educativa.

La autoevaluación se vincula con el objeto que se evaluará,y con quienes llevarán a cabo el proceso de evaluación y el público. Es decir se relacionan: el objeto a evaluar, los que producen la información y los destinatarios de la evaluación. La autoevaluación es un instrumento trascendental, ya que permite: recabar información referente a diversos aspectos de la institución como así también del desempeño del grupo de alumnos/ as. Nos permite reflexionar sobre los que se está haciendo y colaborar con la comprensión de lo que sucede, fomentando así la participación y el diálogo de los actores, lo que llevará a unir a la comunidad educativa, o el grupo de alumnos, logrando nuevos aprendizajes, generando acciones constituidas en el análisis de los que se está haciendo y cómo se está procediendo. Por ello es necesario pensar en la metaevalaución que implica evaluar los aspectos del propio proceso evaluativo, la evaluación de la evaluación. La metaevaluación nos permitirá pensar la metodología utilizada, la viabilidad de las estrategias diseñadas, el uso de la información. Por lo tanto es esencial que haya espacios y momentos de reflexión sobre las estrategias y la metodología que se está llevando a cabo.

Podemos decir que evaluar involucra demostrar si la realidad de las conductas, actos humanos específicamente en el acto educativo; muestran las condiciones y características que demanda la valoración, el juzgamiento de una realidad, y la comprobación de la concordancia o no con las categorías - dimensiones previamente determinadas, por lo cual exige problematizar en torno de los valores y el sentido de lo que ocurre en la realidad o en las situaciones observadas y juzgadas; requiere aprehender las significaciones propias, particulares de los actos humanos; actúa sobre procesos humanos, en escenarios específicos, en relación con su historia y contexto específico, donde se desenvuelven los sujetos. (ver, Bertoni, 1997, pag. 26-43)

Precisamente por lo expresado anteriormente podemos tomar las ideas del autor: De la Orden cuando se refiere a la evaluación: como una característica propia a toda actividad humana intencional que se manifiesta tanto en la vida cotidiana, como así también en la vida laboral. El hombre evalúa diariamente sus hechos cotidianos como por ejemplo: objetos, personas, situaciones, sucesos, juzgándolos en contraposición con instancias o modelos aceptables para cada sujeto o grupo de sujetos. Por ello entendemos y afirmamos que:

“La evaluación no ha de ser un medio para conseguir que los sujetos se adapten a los medios instructivos, sino un sistema para adaptar las condiciones de instrucción a los individuos con la finalidad de maximizar su potencial de éxito.” (The Overall Assesment Prophcy. Dochy y McDovell, 1997 en Mateo, J. 2006 pág. 57)

Referencias bibliográficas.

Aguilar, M- Andre Egg, E. (1997). El trabajo en equipo. Buenos Aires, Argentina. Lumen-Humanitas.

Bertoni, A., Poggi, M. & Teobado, M. (1997). Evaluación.

Blejmar, B. (2005:23).Gestionar es hacer que las cosas sucedan. Buenos Aires: Noveduc.

Camilloni, Celman, Litwin y Palou de Maté. La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo. Paidós Buenos Aires, 2003

Casanova, M. A. La evaluación, garantía de calidad para el centro educativo. Edelvives, aula Reforma, España, 1992 Coneau. Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria. Ministerio de Cultura y Educación lineamientos para la Evaluación Institucional. Aprobado por Resolución Nº 094-CONEAU-1997.

Ferrer, T. (2006) Evaluación de la calidad de la educación: conceptos, modelos e instrumentos. (Pág. 2) disponible en: http://www.doredin.mec.es/documentos/ 00620073000109.pdf

Landi, N, E; Palacios, M. E. 2010. La autoevaluación institucional y la cultura de la participación, en Evaluación de la Educación: ¿Producción de información para orientar y sustentar las políticas educativas? Revista Iberoamericana de Educación. OEI. Monográfico Nº 53, mayo-agosto.

Marabotto, Mi.I. (1999). Reinventando la educación. Buenos Aires: Fundec.

Mateo, J. (2006).La evaluación educativa, su práctica y otras metáforas. Barcelona, España: Horsori.

Santos Guerra, M. A (1995) La evaluación del profesorado: ¿Ayuda o amenaza? en la evaluación: Un proceso de diálogo, comprensión y mejora. Málaga: Ediciones Aljibe.

Abstract: This paper aims to reflect on the evaluation aimedto improve education, understanding that self-evaluation and meta-evaluation are necessary tools for reflection of the evaluation itself.

Keywords: evaluation - improving - quality - self evaluation - meta evaluation - internal evaluation - external evaluation

Resumo: Este trabalho pretende refletir sobre a avaliação como fim para a melhora educativa, entendendo que a autoavaliação e a meta-avaliação são ferramentas necessárias para a reflexão da própria avaliação.

Palavras Chave: avaliação- melhora- qualidade- autoavaliação - meta-avaliação - avaliação interna - avaliação externa.

(*) Eugenia Verónica Negreira: Licenciada en Educación (Universidad CAECE). Maestro Nacional de Dibujo (Escuela nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano). Profesora de la Universidad de Palermo en el Departamento de Modas en la Facultad de Diseño y Comunicación.


Una reflexión sobre la evaluación educativa. Evaluar para la mejora educativa, la autoevaluación un instrumento fundamental. fue publicado de la página 110 a página113 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

ver detalle e índice del libro