1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII >
  4. Los descubrimientos a través de los tiempos.

Los descubrimientos a través de los tiempos.

Caride, Agustina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

ISSN: 1668-1673

XXII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XV, Vol. 23, Agosto 2014, Buenos Aires, Argentina | 219 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

A lo largo de los siglos, las sociedades tuvieron que ir modificando costumbres, adaptándose a los cambios ocasionados por la tecnología. ¿Cómo se vive hoy la digitalización? ¿Cómo controlar y manejar el uso de las nuevas herramientas que ofrece la tecnología? Son preguntas que están hoy sobre la mesa y que aquí se exploran, pensando sobre todo en el futuro del libro y el papel, en función de la pantalla y la imagen.

Palabras clave: digitalización - adaptación - pantalla - papel - imagen - nuevas tecnologías - cambio tecnológico.

La tecnología y los cambios que genera la era digital enla comunicación.

En octubre de 1492, Colón veía tierra y descubría América. En 1752 Benjamin Franklin remontaba cometas en medio de una tormenta para demostrar que los rayos eran una forma de electricidad. En 1879 Thomas Edison inventaba la lamparita de luz y en 1969 el hombre no sólo llegaba a la luna, sino que toda la humanidad fue testigo a través de un televisor.

Cada siglo tuvo una denominación y se inscribió bajo un título que lo define. El siglo XIX es conocido como la era de las revoluciones por los cambios sociales que modificaron las estructuras de poder. Al siglo XX le corresponde ser el siglo de los extremismos, ya que comenzó con guerras mundiales y terminó con la globalización. Y por último, el siglo XXI nos está obligando a transitar la era de la digitalización. El presente se caracteriza por el control de la información a nivel global, quien la controla y quien accede a ella tendrá las mejores oportunidades. La digitalización experimentó un enorme cambio que dio lugar a nuevos dispositivos de almacenamiento de datos. Surgen las redes sociales, las memorias flash, se expande la telefonía móvil y se pierden teclas. Todo es touch.

Hasta hace no mucho tiempo, el progreso tecnológico daba un respiro. Existían, entre descubrimiento y descubrimiento, los años necesarios para entender la tecnología y asimilarla. Hoy el avance es tan rápido que, por lo menos para aquellos que nacieron en la era analógica, cuesta aprehenderlo. En el presente un chico no sabe lo que es discar un teléfono y en breve tampoco sabrá lo que es apretar un botón. Frente a un televisor, un niño de dos años busca tocar la pantalla con la yema de su dedo índice y rechaza la existencia del control remoto. No entra en su entendimiento la posibilidad de cambiar el canal sino es deslizando el dedo sobre la pantalla. Y nos espanta. Y nos preguntamos hacia dónde iremos del mismo modo que al inventarse el automóvil los ciclistas creyeron que sería el fin de la bicicleta.

La humanidad fue evolucionando, si entendemos la evolución como un avance y un cambio en la forma o calidad de vida y en el modo de comunicarse. Y en cada era surgieron las mismas preguntas ¿Cómo se sobrevive al cambio? ¿Qué se hace con lo viejo? ¿Es viejo, lo viejo?

¿Es bueno lo nuevo? El miedo al cambio y a lo nuevo, es viejo. Pero también sabio. Es ese miedo el que ayuda a avanzar con prudencia, a detenernos, a pensar antes de caminar, a utilizar “lo nuevo” con sabiduría. La invención de la fotografía no eliminó a la pintura, ni el cine abolió a la literatura. Durante el siglo XIX surgieron los diccionarios, las enciclopedias y las colecciones de libros. “Revolución silenciosa” es el nombre que el historiador cultural francés, Jean-IvesMollier, le da al hecho de que explotara la palabra escrita, ampliando considerablemente la cantidad de lectores y llevando al mundo a la cultura de masas como consecuencia del desarrollo de las industrias culturales. La publicación de periódicos masivos, la creación de colecciones editoriales y la publicación a una mayor cantidad de escritores asustó a los sectores más conservadores.

Como toda novedad, existe aceptación y rechazo. Con la aparición del folletín la clase alta temió que los niños dejaran de trabajar o que el interés por la lectura alejara a las mujeres de los quehaceres domésticos. Un temor similar surgió con la llegada del televisor y lo mismo podemos pensar hoy al ver a los chicos sentados el día entero frente a una computadora con acceso a Internet. Si en el pasado se temió que la lectura desviara las atenciones y modificara el estilo de vida, hoy quisiéramos que los chicos abandonaran la pantalla y tomaran un libro. Sin embargo en Japón, donde se creía que los jóvenes iban a dejar de leer, el manga o historieta junto al celular, dieron origen al keitaishosetsu, un relato que sólo puede leerse en ese soporte. La literatura infantil y juvenil creció considerablemente en los últimos años, a pesar de la Playstation y la Wii, y esa demanda llevó al surgimiento de muchos ilustradores que, a su vez, comenzaron a trabajar digitalmente. Existe una versión de Alicia en el país de las maravillas que al posar el dedo sobre el árbol, la imagen comienza a moverse y a deslizarse mostrando el modo en que Alicia cae.

La literatura infantil es un ejemplo de cómo se fusionó el papel con la pantalla que, incluso a veces, muestra la imagen en 3D. Las editoriales sumaron la herramienta tecnológica y no por eso todos los libros serán digitales. Existen otras formas, como Nocturno, recetario de sueños, un libro que no podría ser editado de otra manera que no sea en papel, ya que sus imágenes están hechas para que brillen en la oscuridad. El papel lo hace mágico y de volverlo electrónico cambiaría la esencia y ya sería otro el lenguaje.

Los distintos soportes funcionan hoy como una herramienta para conocer el universo. La poesía, por ejemplo, está perdiendo espacio dentro del mundo editorial tradicional, por lo menos en nuestro país. Sin embargo dentro del espacio virtual uno puede acceder a una cantidad de poetas de otros países, generando un intercambio literario similar al que en otros tiempos se daba a través de la correspondencia escrita. Lo que en el pasado fue epistolar, hoy es virtual.

En el presente se editan las cartas entre Van Gogh y su hermano Teo; se encuentra la correspondencia que mantuvo Cortázar con sus colegas o notas preparatorias de un gran artista, bocetos y borradores que forman un material invaluable ya que permiten observar los mecanismos de la creación, así como las reflexiones del artista. Mañana, cuando la ciencia y la tecnología hayan avanzado hacia un nuevo soporte y hayan transformado la manera de comunicar, serán encontrados y valorados los muros o los twitters de aquellas personas dignas de ser recordadas e investigadas. En lugar de abrir cajones al pasado, se abrirán celulares. Y en vez de una hoja extraída de un sobre lo que se leerá será un chip. En uno y otro caso la herramienta cambia, lo que perdura es el contenido.

Conclusión

Umberto Eco contaba en una entrevista que una vez creyó perder un pendrive y se desesperó. Ahí estaban los últimos treinta años de trabajo. Cuando lo encontró, se dio cuenta de lo fácil que es perder un pendrive, pero lo difícil que es perder toda una biblioteca.

Los neandertales descubrieron el fuego y le tuvieron miedo y respeto. Al usarlo descubrieron que los ca lentaba, que cocía sus carnes y fundía metales. Con el paso de los años el hombre le perdió el miedo y dejó de respetarlo. Y entonces ese mismo fuego también quemó libros, borró la memoria de civilizaciones, arrasó con bosques y con pueblos. Hay que aceptar lo nuevo recordando conceptos antiguos y sin olvidar que el miedo al cambio es histórico, pero también prudente.

Abstract: Throughout the centuries, societies had to be modifyingcustoms and adapting to the changes brought by technology. How digitizing lives today? How to control and manage the use of the new tools offered by technology? These are questions that are now on the table and explored here, mainly thinking about the future of books and paper, depending on the screen and the image.

Keywords: adaptation - screen - paper - image - tecnological change - new technologies - book.

Resumo: Ao longo dos séculos, as sociedades tiveram que ir modificando costumes, adaptando às mudanças trazidas pela tecnologia. ¿Como se vive hoje a digitalização? ¿Como controlar e gerenciar o uso das novas ferramentas que oferece a tecnologia? São perguntas que estão hoje sobre a mesa e que aqui se exploram, pensando sobretudo no futuro do livro e o papel, em função da tela e a imagem.

Palavras chave: digitalização - adaptação - tela - papel - imagem - novas tecnologias - transformação tecnológica - livro.

(*) Agustina Caride: Lic. en Filosofía y Letras (UBA)


Los descubrimientos a través de los tiempos. fue publicado de la página 132 a página134 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

ver detalle e índice del libro