1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº97 >
  4. Videos virales

Videos virales

Martínez, Paula

(Publicidad V. Docente: Jorge Bendesky)

Escritos en la Facultad Nº97

Escritos en la Facultad Nº97

ISSN: 1669-2306

Marea Digital Ensayos de estudiantes DC sobre negocios, comunicación y tendencias en el mundo digital

Año X, Vol. 97, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 92 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Se desarrolla el concepto de video viral con ejemplos y detallando la forma que se utiliza para viralizarlos. Qué contenido favorece la viralización y cómo se desarrollan. Los efectos que posee un video viral y la secuencia de hechos transcurridos en los ejemplos señalados. De esta forma, se especifica qué es un video viral y se aclara el concepto con un ejemplo nacional casero y un ejemplo de una campaña internacional que logró viralizar un video.


Palabras clave: Videos virales - Internet - masividad - visitas - viralización - redes sociales - usuarios - campaña - peers - acciones de campañas.

Desarrollo 
La sensación del momento en la Web son los vídeos virales. Cualquiera podría crear un video y lograr la viralidad utilizando alguna nota de humor o de torpeza. La realidad es que esta nueva herramienta puede ser utilizada de una forma novedosa para cualquier empresa, reconocida o no. 
Un video viral se caracteriza por ser una grabación, sin lapso de tiempo especificado, que es difundida por Internet de manera masiva. Su fin puede ser publicitario, y puede transmitirse por e-mail, por mensajería instantánea, por blogs u otros sitios web. Los usuarios, luego de mirar el video, suelen compartirlo o subirlo a sus redes sociales logrando que llegue a más personas, los que continuarán la cadena en base a su gusto personal por el video. Los mismos poseen un carácter humorístico y pueden ser un resultado de programas de TV, actividades cotidianas o inusuales. 
Los videos subidos a la Web no tienen el propósito de volverse masivos, la mayoría ocurre casualmente. El impacto que logran es inesperado e irrepetible y no existe un patrón que los guíe. 
Uno de los factores que predispone esta nueva tendencia es la masividad de las videocámaras en los celulares; esto proporciona inmediatez para captar cualquier situación o hecho que este ocurriendo y para subirlo en el momento a la Web. En Argentina existe un ejemplo que data de hace dos años: la filmación de un padre que enloquecía al ver un partido de fútbol donde su equipo descendía una categoría. Los insultos, las malas palabras que decía el hombre y la actitud que tomaba ubicó a este video como uno de los más vistos en nuestro país. Hoy día, posee 8.847.623 de visitas. Se podría analizar este video desde una perspectiva popular, ya que los apasionados del fútbol en Argentina ponen su cuerpo y su alma a disposición del resultado de un partido. Y dado este comportamiento, es exponencial si el equipo desciende de categoría. Poco tiempo después de la publicación, el Sr. Pasman, protagonista de la filmación, se encontraba en los medios argentinos dando notas y explicando el porqué de su mediatización tan abrupta. 
Un ejemplo a nivel mundial es el caso de Dumb ways to die, una campaña de bien público realizada en Australia en 2012, con el fin de concientizar a los usuarios de trenes para que estén atentos y a salvo durante el uso del servicio. 
Se convirtió en una campaña viral y fue protagonista en el Festival de Cannes Lions. Metro Trains encargó a la agencia McCann Melbourne una campaña que prevenga y concientice, de una manera agradable, penetrando fácilmente en los usuarios para bajar el nivel de muertos por descuido y causas que pueden ser evitadas. 
Es una campaña basada en la animación y el humor, abordando de una manera agradable y cómica un tema que posee una carga tenebrosa y emocional. La animación esta acompañada de una canción muy pegadiza que va resaltando las maneras en que un ciudadano puede morir y que son evitables si se mantiene la atención. Por ejemplo: prenderse fuego el pelo, molestar a un oso, ingerir pegamento o medicamentos fuera de vencimiento, sacar tostadas con un elemento metálico, son algunos de los que se mencionan con creatividad y humor negro. 
En esta campaña se incluye al peer, haciendo referencia al usuario de Internet que se involucra con la marca y su contenido de manera estrecha. Esta nueva tendencia de evolución plantea la comunicación de una forma horizontal, y con el surgimiento de nuevas plataformas se observa que los usuarios están presentes e interactuando con la información existente en la Web. 
Este concepto de peer se puede aplicar en la campaña de Dumb ways to die, ya que estos compartieron de manera ilimitada entre sí el video convirtiéndolo en un video viral. Esta conjunción de animación y música pegadiza, escondía un mensaje fácil y comprensible por cualquier segmento en sus tres minutos de duración.
 Para su difusión se emplearon periódicos, radio local, publicidad en vía pública, en la red de trenes y los canales de social media del anunciante y de la agencia, como ser Youtube, Twitter, Facebook y Tumblr. Todo fue acompañado con una campaña de relaciones públicas digitada desde la agencia. 
Según el director creativo de la agencia, John Mescall, se priorizó involucrar a un público que no quiere recordar mensajes como este y que se muestra rebelde ante las campañas de concientización con mensajes dramáticos. De aquí parte la idea de enfocarse en el costado absurdo que tiene morir por un accidente en el metro, aportando ironía y belleza en partes iguales. 
La meta fue alcanzada. Según la agencia, en dos semanas se había generado un valor aproximado a los 50 millones de dólares por la exposición en los medios y además el aporte de 700 historias, generadas espontáneamente. 
Por otro lado, la empresa Metro Trains aportó datos significativos: como resultado de la campaña contribuyó a reducir un 30% el número de accidentes. 
En relación al video, se puede evaluar los resultados conociendo los datos de Youtube. Fue publicado el 16 de noviembre de 2012 y en 48 horas había sido visto 2.5 millones de veces. Esta cifra se duplicó en 72 horas. En junio de 2013, el video había sido visto 50 millones de veces. 
Una semana después de su publicación, aparecieron parodias sobre el video. Se registraron 85 en base a Dumb ways to die. 
Recopilando información sobre el éxito, la agencia profundizó la campaña implementando diferentes acciones online. Entonces la campaña cuenta con la página oficial, (www. dumbwaystodie.com), donde los internautas pueden acceder a los contenidos e información sobre estos personajes. Pueden interactuar con ellos, mientras se emiten los mensajes de prevención y alerta en materia de seguridad vial. También se puede acceder a la canción desde iTunes, descargar gratis la canción en formato mp3 en la plataforma Sundcloud.com. Los usuarios en Tumblr tienen acceso a infinidad de videos como gif (graphics interchange format) animados. 
El último desarrollo en relación a la campaña fue el juego para dispositivos móviles. Disponible para iPhone, iPod y iPad, el juego propone ayudar a los personajes a evitar los acontecimientos peligrosos similares a los que aparecen en la campaña de bien público. 
Por último, la agencia reconoció que la clave del éxito de la campaña fue la conjunción de un titular ágil, una melodía pegadiza y un mensaje universal, aunque aborde un tema local, fácil de entender por todos los perfiles de consumidores. Se ofrece así un ejemplo de video viral casero, como es el del Sr. Pasman, y un video viral pre-meditado como es la campaña de Dumb ways to die. Se encuentra una asociación entre las dos acciones, en el sentido que ambos contenidos presentan un carácter humorístico muy alto que atrapa a los usuarios y los hace compartir su actividad con sus pares.


Videos virales fue publicado de la página 18 a página19 en Escritos en la Facultad Nº97

ver detalle e índice del libro