1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº97 >
  4. Problemas sociales de un mundo virtual

Problemas sociales de un mundo virtual

Lubel, Iván; Romero Day, Gabriel

(Comercialización I. Docente: Alejandra Cristofani)

Escritos en la Facultad Nº97

Escritos en la Facultad Nº97

ISSN: 1669-2306

Marea Digital Ensayos de estudiantes DC sobre negocios, comunicación y tendencias en el mundo digital

Año X, Vol. 97, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 92 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La red social Facebook fue creada por Mark Zuckerberg y tiene como cofundadores a Eduardo Saverin, Chris Hughes y Dustin Moskovitz. El nombre proviene de la palabra norteamericana para un libro que se les da a los alumnos de algunas universidades para que se conozcan entre sí. Zuckerberg funda Facebook oficialmente el 4 de febrero de 2004 (bajo el nombre Thefacebook). 

Los verdaderos motivos de Zuckerberg al crear la página han sido cuestionados muchas veces, y se ha descubierto que uno de ellos fue para poder espiar y observar los perfiles de las mujeres de su facultad (una actitud típica del stalker). Pronto, luego de la creación, y cuando la exclusividad desapareció, la página de Zuckerberg expandió su horizonte de sólo universidades y pasó a ser un fenómeno mundial, alcanzando personas de toda edad, etnia y clase social. 
A medida que Facebook crecía, se empezó a desvanecer más la privacidad de cada individuo, usuario de la página. Esto habilitó a que cualquier persona pueda ser un stalker. Datos como el nombre completo, su dirección, sus fotos y detalles de su vida se volvieron fáciles de averiguar, y sin Facebook, esos datos serían increíblemente difíciles de conseguir. Si uno fuese a revisar sus ajustes de privacidad, en su perfil, la intrusión pública sería mucho más fácil de evitar. A través de los años, Facebook ha dado el derecho de la opción de manejar la privacidad en los perfiles, posibilitando regular quién puede verlo y quién no. 
Es también interesante notar la evolución de la actitud de los jóvenes sobre la importancia de la anonimidad de Facebook. Antes se usaba Facebook para sus propósitos principales: conectarse con amigos. Pero esta actitud se fue desenvolviendo a medida que Facebook crecía. Ahora los jóvenes buscan la atención del público, esa adrenalina que trae la fama instantánea que provee Internet, los 15 minutos de fama, como bien se conoce. Cuantos más amigos tienen, más populares son, y más de esta fama tienen. Lo que se consideraba normal (un perfil con un nombre y pocas fotos) pasó a ser algo raro. Ahora se ha convertido en un espacio para publicar fotos (de todo tipo, sean propias o encontradas online), exponerse uno mismo a un grupo de gente (el cual incluye más de un desconocido) y ser lo más público posible. Por supuesto, es una generalización del gran usuario de Facebook. Todavía se encuentran usuarios que se limitan a usar la página para conectarse con personas que realmente conocen para intercambiar tanto historias como fotos de manera privada. 
Los problemas con la privacidad en Facebook surgen cuando se ignora por completo los límites que la red social provee. Las consecuencias de esto pueden ser drásticas, como perder oportunidades laborales (por fotos o comentarios inapropiada/os en el perfil de uno), o hasta perder un trabajo actual. Existen ejemplos y casos de discriminación de personas que han perdido becas y trabajos por anunciar públicamente su orientación sexual. Hay casos que van más allá de perder una beca o un trabajo, sino que alguien termina en la cárcel. Esto ha sucedido porque el criminal dejó evidencia del acto en su Facebook, y la policía lo descubrió. 
Es difícil dibujar la línea entre el mal y el bien con respecto a la invasión de privacidad que realizan compañías e institutos educativos por medio de Facebook, para determinar si se contrata, echa, admite o expulsa al individuo. Por un lado, es poco justo juzgar a una persona desde su perfil de Facebook. El perfil no es una imagen precisa de una persona, sino que es la imagen que la persona quiere mostrar a sus amigos de Facebook. Uno puede ser un excelente trabajador o estudiante, pero en su tiempo libre disfruta de salir y tomar con sus amigos. Esto no debería ser un factor si el individuo se ha mostrado como buen empleado o alumno. Por ende, en este caso puede aplicarse el dicho “No juzgues un libro por su tapa”. 
En cuanto a la expulsión (sea de trabajo o escuela) por preferencia sexual, hay quienes todavía se manejan por esas normas. No sólo perjudican sus propios ingresos (en el caso de una compañía), si el empleado homosexual es un buen candidato, sino también perjudican su imagen, ya que esta actitud no está bien vista hoy en día. 
Las consecuencias de la falta de privacidad van más allá de lo legal o escolar. Facebook, que continúa creciendo y creciendo, se ha vuelto lugar de a una gran cantidad de stalkers, pedófilos e individuos peligrosos. Sin los correctos límites de privacidad, cualquiera puede saber todo sobre una persona, dónde esta o dónde estará. 
De hecho, aun con las paredes necesarias que protegen la privacidad, a veces son aquellos ya adentro que se ven afectados por la falta de discreción. Una publicación muy reveladora puede dañar amistades o incluso parejas. Más de una vez se dieron casos de amigos que se pelearon por una simple publicación dando a conocer su visión sobre un tema, o una pelea con los padres por una foto de lo que uno hace en su tiempo libre. Pero todo esto es evitable si tan sólo uno ajustase los límites de privacidad acorde a sus preferencias. La página que Mark Zuckerberg creó en el 2004 ha cambiado Internet de muchas formas, pero lo más importante, ha cambiado la forma en que la sociedad se comunica. Puede ser una bendición o una maldición. Todo depende de cómo sea usada. Siempre y cuando se conozcan los ajustes de privacidad, entonces Facebook es un instrumento social excelente. Desde extender la red social (virtual o real), hasta conectarse con conocidos que no se ha oído o visto en mucho tiempo, los usos de esta página son casi infinitas.

Referencias Bibliográficas 
Kushner, D. (2011). Face to Face. En The Prentice Hall Guide for College Writers (243-246). Upper Saddle River: Prentice Hall - Pearson. 
Carlson, N. (2010). The Full Story Of How Facebook Was Founded. Recuperado el 24/10/2013 de http://www.businessinsider.com/how-facebook-was-founded-2010-3.


Problemas sociales de un mundo virtual fue publicado de la página 34 a página35 en Escritos en la Facultad Nº97

ver detalle e índice del libro