1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº97 >
  4. Perfiles en Facebook

Perfiles en Facebook

Carracedo, Inés María

(Publicidad VI. Docente: Johanna Gambardella)

Escritos en la Facultad Nº97

Escritos en la Facultad Nº97

ISSN: 1669-2306

Marea Digital Ensayos de estudiantes DC sobre negocios, comunicación y tendencias en el mundo digital

Año X, Vol. 97, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 92 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: En este ensayo se propone abordar los usos y desusos de perfiles de usuarios en la red social Facebook, partiendo de la incógnita de si el uso de Facebook varía en cuanto al género; ¿Qué se muestra en el perfil y por qué? 

Una aproximación personal acerca del uso de los perfiles en Internet dependiendo del género del usuario registrado, máscaras y/o aspiraciones en la red social. 
¿Son realmente una imagen o fotocopia clara y simbólica de lo que es el usuario en sí mismo? 
Facebook, de lo privado a lo público, como máscara de una identidad modificada para la vista del público objetivo y marketing de uno mismo.

Palabras clave: Facebook - redes sociales - sociedad virtual - marketing.

Perfiles en Facebook

Una comunidad es, en esta época, la última reliquia de las antiguas utopías de la buena sociedad; denota lo que ha quedado del sueño de una vida mejor compartida con mejores vecinos y que sigue mejores reglas de cohabitación. (…) No es raro que la comunidad (que se reduce a 4-5 personas) se haya convertido en uno de los puntos fuertes para asegurar la felicidad en esta sociedad. (Bauman, 2010).

Con esta cita Bauman trata de explicar las necesidades y características de las sociedades de hoy en día, de cómo la mayoría busca pertenecer a una comunidad. ¿El uso de Facebook no se originará por esta misma razón? El autor también califica a la sociedad actual como una sociedad de consumidores que “se caracteriza por una falta de nitidez entre el objeto consumido y quien lo consume. En la misma, nadie puede transformarse en sujeto sin haberse hecho producto primero”. Es decir, la característica del sujeto es ser negociable y convertirse en un elemento más del fetichismo de la subjetividad. (Bauman, 2010). 
Algo similar sucede cuando uno utiliza esta red social para buscar pareja donde coexiste una tendencia a la no interacción de manera directa entre las personas; a diferencia de una relación interpersonal, en la que se habla, se piensa y se gesticula, en este caso un monitor brinda una comodidad necesaria y segura. Posiblemente muchas potenciales parejas no soporten la mirada cara a cara cuando acuerden una salida a solas. 
En otra sección, Bauman plantea que en el moderno mundo líquido la lentitud es sinónimo de una muerte social asegurada, la rapidez y el vértigo trabajan funcionales al olvido. Los valores de la sociedad de consumo se orientan al corto plazo y a la gratificación inmediata por parte de los usuarios en red. 
Básicamente delimita los parámetros bajo los que describe al mundo moderno, que casualmente describe el uso actual de las redes sociales. 
Existen otros exponentes que hablan del tema de la intimidad, la privacidad y la identidad relacionadas a la sociedad actual, a la modernidad y a Internet. Uno de ellos es Paula Sibila que propone el término de Extimidad. 
Su investigación surge a partir de un estudio hecho sobre los blogs, y de cómo estos diarios íntimos se llevan a un público tan libre y abierto como lo es el de Internet, en donde los pensamientos, fotos, ideas, etc., pasan a estar en manos de millones de personas en cuestión de segundos. 
La extimidad es, para la autor, llevar lo privado a lo público, sin embargo, se sigue rigiendo por los rigores morales que conlleva lo íntimo; es una paradoja por así decirlo, querer mostrar algo a millones de usuarios que sólo ocurre cuando se está en soledad. 
Las redes sociales son entonces un recurso que intensifica el término que ella propone, son un modelo que surge y funciona con la sociedad de hoy en día, sociedad de la que habla en mismo Bauman en la que no hay lugar para la soledad. 
Para Sibila, el sujeto elige este tipo de vida, el de estar conectado y mostrar todo lo que ocurre con su vida por el miedo a quedar solo. 
En definitiva, para ambos autores es fundamental para el ser de hoy en día saber que existe para los demás, y la forma que tiene para hacerlo es a través de las telecomunicaciones, y mucho más, por las redes sociales. 
Facebook como red social es la forma, el medio o el camino de mantenerse en contacto con el otro, ya sea compartiendo música, estados e imágenes. Es decir, el perfil es una acumulación de gustos y detalles personales de la vida de cada uno. No obstante es de suma importancia mantener un perfil a la altura de la imagen del usuario, es decir que se intenta postear las mejores fotos, las mejores canciones, etc. La pregunta al mismo tiempo sería, ¿por qué se querría mostrar lo peor de nosotros? La soledad es uno de los peores estados para el individuo de hoy, es fundamental saber que existe para los demás a través de su identidad de Facebook. 
Facebook sirve como mecanismo de auto comercialización o auto marketing dado que se intenta vender la imagen de la persona para agradar, para ser aceptado, para gustar. Muy de la mano con el fetichismo subjetivo de Bauman, los sujetos son objetos tras un monitor. 
Al mismo tiempo existen límites generacionales de edad, no de sexo. Para muchos es inapropiado o poco conveniente agregar como amigos a sus padres en la red social, considerando que ellos necesitan modernizarse para poder pertenecer al círculo, poniendo en tela de juicio que lleguen a entender algunos chistes o fotos comprometidas que un amigo pueda postear, es decir, para muchos el padre en Facebook es alguien que puede llegar a controlar desde otra plataforma. A su vez la velocidad entra en juego, la modernidad imponiéndose por aquéllos que no están actualizados según los códigos que esta misma juventud creó desde el punto de Bauman y Sibila, podemos decir que la complejidad del por qué y el cómo de la utilización real de las redes sociales, especialmente basándonos en Facebook, va mucho más allá del genero. La sociedad en un punto se ve homogenizada bajo el radar de estas nuevas tecnologías; los códigos que se manejan, la moralidad por la que se rige son algunos de los factores que conforman una red que aumenta en gran medida y a gran velocidad. 
Las sociedades modernas y consumistas crearon este estilo de vida que, por lo visto, llegó para quedarse. Facebook es hoy una necesidad para muchos. 
El hombre y la mujer, como estereotipos marcados según el género, dejan de diferenciarse para acoplarse y superponerse en esta red social, donde no hay un prejuicio sino que todos bajo el mismo código viven una vida virtual real de entretenimiento, pasando de lo privado a lo público en breves segundos, pero que al mismo tiempo se preocupan en cuidar su imagen y a mostrar sus intereses.

Referencias bibliográficas 
Bauman, Z. (2010). Vida de Consumo. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. 
Sibilia, P. (2008). La intimidad como espectáculo. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.


Perfiles en Facebook fue publicado de la página 50 a página51 en Escritos en la Facultad Nº97

ver detalle e índice del libro