1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64 >
  4. Argentina. Mundial de Fútbol 1978

Argentina. Mundial de Fútbol 1978

Scolnik, Candela

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XIII br r nEscritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2014 r n

Año XI, Vol. 64, Noviembre 2014, Buenos Aires, Argentina | 98 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción
El presente ensayo aborda la temática del Mundial 78, su vínculo con la dictadura militar argentina y el análisis de estos acontecimientos según la óptica de algunas de las Teorías de la Comunicación.
Basándose en el documental La historia paralela - Mundial 78, se introduce al lector en contexto político y social de la Argentina de aquel momento. Así mismo, se analizaron las tapas de los principales diarios de la época, afiches tanto de Argentina como de otros países, y el testimonio directo de una persona que en ese entonces tenía 17 años y cuenta la forma en que vivió los hechos.

Desarrollo
El documental La historia paralela - Mundial 78, llevado a la pantalla en 2003 y dirigido Gonzalo Bonadeo, Diego Guebel y Mario Pergolini, comienza con una comparación entre el mundial 78 y lo hecho por Hitler con los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Es mencionado como una de las más groseras utilizaciones políticas en la historia del deporte. Esto se debe a que, dos años atrás (24 de marzo de 1976), se había producido un golpe de estado en la Argentina, que caracterizó el período con desapariciones, muertes y terror.
El documental presenta testimonios tales como el de Graciela Daleo, militante política secuestrada y torturada en la ESMA y sobreviviente, recordando el momento en que El Tigre (Acosta, jefe de inteligencia del centro de operaciones especiales de la ESMA) entró al centro gritando con los brazos en alto la victoria de Argentina en el mundial y su pensamiento de aquel momento. Luego menciona que ese día, una lista de prisioneros fueron llevados a la calle a festejar y afirma que en ese momento pensó en gritar que era una desaparecida, pero no lo hizo porque creía que nadie le iba a dar importancia.
Se habla de la existencia del Ente Autárquico Mundial 78, estructura creada por la dictadura y aceptada por la FIFA que facilitaba a los militares el control absoluto en la organización del mundial.
También se presentan testimonios de futbolistas, tales como Claudio Morresi, expresando su recuerdo de la inauguración del mundial y mencionando la desaparición de su hermano (dos años antes). Norberto había sido secuestrado con 17 años de edad, militaba en la juventud Peronista (en la Unión de Estudiantes Secundarios) y fue asesinado de 6 balazos en la cabeza. La familia conoció la noticia 13 años más tarde.
Se afirma que la mejor información sobre la represión ilegal que existía en Argentina, llegaba desde el extranjero. En Europa se afirmaba que la copa del mundo no tenía que jugarse en la Argentina de Videla.
Un discurso de Jorge Rafael Videla, presidente de facto de aquel entonces, decía: “visitantes que se han sentido como en su propia tierra, tratados con afectuosa hospitalidad podrán ahora testimoniar sobre la realidad de nuestra patria, deformada por una abierta campaña internacional”. (Bertoni et. al., 2003)
Raúl Cubas, otro sobreviviente de la ESMA menciona “La Pecera”, lugar en la ESMA donde trabajaba un grupo de prisioneros en labores como archivo de imágenes. Allí se investigaba todo lo que se difundía sobre la Argentina en el extranjero.
El gobierno quería tener declaraciones favorables de boca de Menotti, director técnico de la selección argentina de ese entonces, para contribuir a la imagen positiva del país y decide enviar a un periodista propio a la conferencia de prensa. Uno de los elegidos fue Raúl Cubas, quien expresa sus sensaciones del momento y comenta que se ubicó cerca del director técnico para tratar de salir en alguna foto ya que no sabía si después de ese momento viviría por mucho tiempo más o lo matarían, para que quedase una prueba.
Otro de los jugadores, Filliol, menciona agresiones y amenazas que la hicieron a su padre en ese entonces por no haber firmado contrato con River. La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto expresa su recuerdo y sensación de aquel mundial, basado en la espera angustiosa de su nieto desaparecido. Lo contrasta con la alegría del país que festejaba los triunfos de Argentina en el fútbol. En el documental se muestran imágenes de las visitas de los militares en helicópteros, a donde concentraba y entrenaba la selección en José C Paz. Daniel Bertoni, ex jugador de la selección, expresa: “Yo no hice una pared con Videla, ni con Masera, ni con Lacoste ni con nadie. Yo hacía paredes con Bochini, hacía paredes con Kempes con Valencia, con Luque y todas las paredes que hice en el mundial las hice con mis compañeros”. (Bertoni et. al., 2003)
Juan Carlos Oblitas, ex jugador de Perú (a quien Argentina derrotó por 6-0), remarca un suceso inusual en el que entró antes y después del partido a saludarlos Videla con un grupo de personas. Supone que pudo haber sido algo psicológico, preparado. Videla, en su discurso luego de obtener el campeonato del mundo, expresó:

Este público que se manifiesta en nuestras calles, en varias y sucesivas noches, y aún en los días, sepan ustedes
interpretarlo, es el júbilo de un pueblo, que más allá de un exitoso resultado deportivo, festeja un reencuentro
consigo mismo, un reencuentro con sus valores tradicionales, un pueblo que se siente orgulloso de su pasado,
que no reniega de su presente, y asume con heroico optimismo el futuro. (Bertoni et. al., 2003)

Comprendido el contexto del mundial 78, se puede caracterizar como un acontecimiento que fue mucho más allá que el fútbol y la pasión. Implicó también terror, miedo, muerte, desaparición, mentiras, incertidumbres y una cantidad innumerable de adjetivos posibles. Fue, sin lugar a dudas, una forma de ocultar lo que venía pasando desde el 24 de marzo de 1976. Sirvió para tapar y desviar la atención de la gran mayoría del pueblo y del mundo hacia el acontecimiento deportivo, en lugar de hacia el horror que se vivía.
Teniendo una visión general tanto del contexto como de las distintas personas involucradas en la situación, es pertinente vincular lo sucedido a la teoría empírica de la comunicación.
Ésta, presenta tres principales funciones de los medios de comunicación. La primera se refiere a la vigilancia del entorno, es decir, a la elección o selección de los temas de la agenda que van a ser subidos al escenario mediático. La segunda, habla de la puesta en relación de los componentes de la sociedad para producir una respuesta al entorno, lo que implica quiénes hablarán o tratarán el tema (los voceros del mismo) y la forma en que convivirán las opiniones. Y la tercera menciona a la transmisión de la herencia social, donde interviene en gran medida la subjetividad.
Todo lo que involucrado con el Mundial 78 puede relacionárselo también con las tres funciones presentadas.
La primera función queda sumamente demostrada al observar las tapas de Clarín de aquel período. Aquellas del 30 o 31 de mayo de 1976 presentan títulos vinculados a lo político tanto argentino como extranjero, se ve la mención del nombre del presidente de facto. Completan la tapa con noticias del mundial tales como la llegada de ciertas delegaciones o la preparación argentina. Se observa una gran diferencia con las que el mismo diario publica a partir del 1 de junio hasta el 26 del mismo mes y año (período mundialista).
Estas presentan, casi en su totalidad, elementos del mundial.
Prácticamente en ninguna se expone el nombre del presidente y, en las fechas por ejemplo que no jugaba la Argentina o que no había nada relativamente novedoso, se hablaba tanto deportiva como políticamente de situaciones extranjeras.
Fechas siguientes a la obtención del título mundialista este seguía cobrando importancia en las tapas de los diarios hasta que días después volvió a, por ejemplo, mencionarse el nombre del presidente y otras cuestiones del país que se habían disipado, al menos por la prensa. De este modo se demuestra la forma en que se dejó completamente de lado los temas que venían tratándose para dedicarse al fútbol. Es así como se refleja la primera función mencionada previamente, se ejemplifica notoriamente la existencia de una selección de las
noticias expuestas, al dejar de lado hechos tan importantes como los que estaban sucediendo en la política y sociedad argentina, superponiendo y remarcando el mundial de fútbol.
Esto demuestra que si un hecho no es tratado por los principales medios masivos de comunicación, en muchos casos, la gente no los tiene en cuenta o supone que no existe, quedando totalmente oculto y tapado.
El trabajo realizado por obligación de los militares a los prisioneros de la ESMA en “La pecera” fomentó al cumplimiento de esta función en el sentido tratado. Allí se administraban los documentos y noticias, archivando aquellos que no favorecían a la imagen del país. Esto hizo que menos noticias (principalmente del exterior que eran quienes publicaban en mayor medida en contra de la Argentina) lleguen al conocimiento de los medios masivos de comunicación argentinos.
Por lo tanto, brindaban la información que les llegaba, es decir prácticamente ninguna que desprestigie la imagen del país.
De este modo, y como ocurre hasta en la actualidad, la sociedad consume aquello que los medios le brindan, por lo tanto eran informados parcialmente, todo debido a la función de la vigilancia del entorno.
Tal como se expone en el material recabado, en el extranjero había más consciencia de lo que ocurría en Argentina que en el país. Es pertinente tener en cuenta el intento de boicot al mundial promovido principalmente como países Europeos tales como Francia y Holanda. Éstos finalmente decidieron presentarse al mundial y el boicot no prosperó debido a que su evaluación sobre la revelación sostenía que aún sin su presencia en la competición, la masacre Argentina continuaría.
Tal como reveló Jan Jongbloed, arquero de Holanda en el Mundial 78, el plantel naranja sabía acerca de lo que acontecía en Argentina. En su caso particular decidió ir porque el fútbol era su trabajo y tenía una familia que mantener. Comentó que concurrió a la Plaza de Mayo porque habían escuchado acerca de las Madres. (Jongbloed, 2011, en Infobae)
A pesar de que las noticias circulaban en el exterior, organismos como “La Pecera” impedían que aquí se sepa lo que pasaba, archivando aquellos documentos que no favorecían al gobierno, para seguir con la irrealidad que Argentina exponía.
Otro hecho histórico que desvió “en cierto modo” la atención de la gente fue que en el mundial 78, se dio la aparición de la transmisión de televisión a color. El diario francés L’Épique expresó en uno de sus titulares “Miren el Mundial en Videlacolor”, a modo de parodia de lo que estaba sucediendo en la Argentina. Cabe retomar las palabras de Marcelo Scolnik quien explicó:

Realmente lo que estaba pasando en Argentina con respecto a las atrocidades de la dictadura era totalmente
desconocido e ignorado por la inmensa mayoría de la población del país, sólo poca gente que estaba afectada
por alguna situación directa estaba en conocimiento de todas las atrocidades que existieron. (Scolnik, M., 2014,
Comunicación personal).

Ante todo lo presentado, cabe afirmar que no había en la Argentina una notoria o polémica convivencia de opiniones de los temas que se trataban en los medios ya que todos exponían lo mismo y del mismo modo. En contraposición con las publicaciones extranjeras que planteaban la participación de los diferentes países en el Mundial, la dictadura, los intentos de revolución, entre otros.
La transmisión de la herencia social en la Argentina se daba de forma homogénea, ningún medio se destacaba en subjetividad por sobre otro, todos mostraban lo mismo.
De este modo es como quedan estrechamente vinculadas y demostradas las tres funciones de los medios que se plantean en el estudio de la Teoría Empírica con el mundial de fútbol llevado a cabo en Argentina en 1978; evento deportivo que funcionó como una forma de desviar la atención de la dictadura militar.
Existía el propósito de establecer una unificación ideológica.
Quienes no se avenían a este objetivo eran secuestrados, torturados y desaparecidos; por lo que directa o indirectamente buscaban una homogenización de carácter político y social.
A lo largo del ensayo se han podido aplicar ejemplos, información y material recabado a la relación que posee el mundial de 1978 con la teoría empírica. Queda totalmente expuesto el papel y la actuación de los medios de comunicación frente a lo que estaba sucediendo.

Conclusiones
Es preciso afirmar que, si bien, en la actualidad los medios suelen destacar cierta información y ocultar otra, existen diferencias considerables en los tratamientos que cada uno de ellos le da a la noticia. Cada medio de comunicación demuestra claramente la postura que tiene frente a cierto tema o suceso.
Por su condición de formadores de opinión pública, son notables las diferentes perspectivas de la sociedad según el medio que consume.
Queda, de este modo, tratado en su mayor totalidad posible, la relación existente entre el mundial 78 y la teoría empírica, principalmente en cuanto a las funciones de los medios de comunicación.

Bibliografía
Bonadeo, Guebel y Pergolini (2003) La historia paralela [documental]. Buenos Aires: Cuatro Cabezas.
Carnero, A. (2013). El Mundial 78 en tapas de diarios y revistas. Disponible en: http://la-pelota-no-dobla.blogspot.com.ar/2013/06/el-mundial-78-en-tapas-dediarios-y.html (Recuperado el 17/06/14).
Diario Clarín Online. Sección tapas. Disponible en: http://tapas.clarin.com/!(Recuperado el 17/06/14).
Donada, E. (2014). Boicot al Mundial 1978: cuando el mundo miró hacia Argentina. Buenos Aires: Infobae. Disponible en: http://www.infobae.com/2014/05/24/1567033-boicot-al-mundial-1978-cuandoel-mundomiro-
argentina (Recuperado el 17/06/14).
Garab, Y. (2013) Afiches antimundial Argentina 78. Disponible en: http://bocadeluz.blogspot.com.ar/2013/11/afiches-antimundial-argentina-78.html (Recuperado el 17/06/14).
Jongbloed, J. (2011). El arquero de Holanda en el mundial 78: “Todos sabíamos lo que pasaba en Argentina”. Buenos Aires: Infobae. Disponible en: http://www.infobae.com/2011/06/23/589418-el-arqueroholanda-el-mundial-78-todos-sabiamos-lo-que-pasaba-argentina (Recuperado el 17/06/14).
Longo, F. La otra cara del Mundial 78. Disponible en: http://edant.clarin.com/diario/2003/06/27/c-00301.htm (Recuperado el 17/06/14).


Argentina. Mundial de Fútbol 1978 fue publicado de la página 43 a página45 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ver detalle e índice del libro