1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64 >
  4. Los reality shows y su influencia sobre las relaciones interpersonales y familiares

Los reality shows y su influencia sobre las relaciones interpersonales y familiares

Rodríguez, María Belén

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XIII br r nEscritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2014 r n

Año XI, Vol. 64, Noviembre 2014, Buenos Aires, Argentina | 98 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

La irrupción y consolidación de los medios audiovisuales constituyen un gran avance no sólo a nivel tecnológico, sino principalmente cultural. Actualmente, estos asumen un rol protagónico en la vida cotidiana de las personas, incorporándose paulatinamente al ámbito doméstico. De un pequeño televisor colocado en una sala común de la casa en torno al cual se reunía la familia para ver un programa, se asiste al pasaje, junto con el desarrollo tecnológico, de una nueva organización de los espacios domésticos en la que la mayor parte de las personas utilizan los aparatos tecnológicos de manera individual. Este proceso ha introducido modificaciones sustanciales en la comunicación y la dinámica de funcionamiento de las familias. El impacto visual de estos medios condiciona y modifica la manera de actuar de los sujetos. Asimismo, la intimidad y la privacidad han sufrido mutaciones similares a raíz de la introducción de estas tecnologías. Fenómenos que anteriormente eran consideradas como pertenecientes al ámbito privado, actualmente adquieren estatus público y su publicación es naturalizada. Es por ello que surgen los siguientes interrogantes: ¿qué grado de influencia tienen estos medios en el condicionamiento de la forma de ser y pensar de las personas? ¿La privacidad y la intimidad son conceptos extintos? ¿En qué mediada y cómo se ha modificado el concepto de intimidad como consecuencia de la sobre exposición de estos temas en los medios audiovisuales? En el presente escrito se buscarán analizar los efectos que tiene esta exposición sobre las familias que consumen estos medios. La relevancia de esta problemática en la era tecnológica radica en la influencia que ejercen estas nuevas tecnologías sobre las formas de constituir las comunicaciones interpersonales y la dinámica familiar, y además porque introduce una transformación de las sociedades que tendrá un impacto no sólo para las sociedades actuales sino también para las futuras generaciones. Lo que se intenta proponer en este trabajo es una perspectiva diferente que permita comprender el impacto de los medios audiovisuales a nivel individual y familiar, analizando sus efectos en la dinámica familiar y la convivencia. Asimismo, se analizarán las consecuencias de la exposición de la vida personal y la intimidad de la familia en los medios audiovisuales. En efecto, el objetivo principal de este escrito se centra en la indagación de los efectos que los reality shows tienen sobre la comunicación y la dinámica de las familias. En este sentido, se pretende identificar si estos programas, que presentan una sobre exposición de los temas personales, influyen sobre la forma de actuar de las personas en su vida cotidiana. Finalmente, se buscará estudiar si los límites entre lo público y lo privado siguen existiendo o si se han modificado de manera radical. La hipótesis que se sostiene en este marco es que los reality shows que se transmiten por los medios audiovisuales influyen sobre los modos de configuración de la dinámica familiar, modificando la concepción de intimidad y privacidad.

Desarrollo

El primer paso de este proyecto se propone introducir una contextualización del fenómeno a analizar, en tanto toda producción académica se origina y es afectada por las condiciones históricas, políticas, económicas y sociales del período en que se origina. Esto remite al concepto de paradigma, entendido como “cualquier conjunto de reglas y reglamentos que establecen límites haciendo de patrón y marcando fronteras”. En efecto “cada paradigma implica una concepción del mundo, o sea una manera de concebirlo y analizarlo”. (Belmes, 2003).

En el marco de este escrito resulta insoslayable incluir, por lo antedicho, las concepciones del paradigma de la posmodernidad con las que se analizan los procesos actuales. Este paradigma plantea, a diferencia de la modernidad, la coexistencia de una variedad de microrrealidades y la posibilidad de rescatar el pasado. Esto resulta de suma importancia para la elaboración de este escrito, en tanto resultó clave considerar el pasado para comprender el presente, analizando las transformaciones acaecidas por la irrupción de los avances tecnológicos, especialmente en las últimas décadas. Por otro lado, es preciso reconocer los límites de las ciencias en la generación de conocimiento verdadero, acumulativo y de validez universal, es decir, se acepta el hecho de que hay verdades condicionales, contextuales y situacionales. Asimismo, todos los elementos están interrelacionados, por lo que adquieren un significado a partir del contexto en el que se desenvuelven. Esto también se relaciona con el paradigma de la complejidad, que determina que todo conocimiento es fruto de un contexto y nada puede producirse aisladamente; es decir que hay complementariedad. Este paradigma plantea una concepción holística de la realidad. Según Belmes (2012):

La era actual puede ser reconocida por la presencia de la complejidad y la incertidumbre, en la caída de los grandes relatos, en la desaparición de la idea de progreso como accionar de la sociedad en su conjunto y en el papel ocupado por los medios masivos de comunicación en el camino de estas transformaciones. En todo este proceso la subjetividad no ha sido ajena y el contexto ha ido imprimiendo y dejando sus marcas: los sujetos han ido cambiando, y también han transformado sus relaciones y sus vínculos.

Cada ser humano construye un modelo mental único, es decir, un conjunto de supuestos, historias, valores y experiencias que determinan su modo de interpretar el mundo y la manera de actuar en él. Es así que cada ser humano diseña su propio modelo y lo extiende a sus comportamientos culturales. Los modelos son selectivos, en tanto brindan una porción de información, al mismo tiempo que invisibilizan o desplazan a un segundo plano otros datos. Estas premisas resultan útiles para comprender la diversidad de perspectivas a las que se puede acceder a través de la utilización del método de entrevista. En el presente caso, se incluye a entrevistadas que, a pesar de tener patrones similares, desde la edad, la educación y la cultura, tienen distintas percepciones respecto de su cotidianeidad. Según Jorge Adell (1997), actualmente se asiste a un cambio de paradigma planteado por las nuevas tecnologías:

Formando redes, los ordenadores sirven (…) como herramienta para acceder a información, a recursos y servicios prestados por ordenadores remotos, como sistema de publicación y difusión de la información y como medio de comunicación entre seres humanos Y el ejemplo por excelencia de las redes informáticas es la Internet. Una red de redes que interconecta millones de personas, instituciones, empresas, centros educativos, de investigación, etc. De todo el mundo. Se ha afirmado que la Internet es una maqueta a escala de la futura infraestructura de comunicaciones que integrará todos los sistemas separados de los que hoy disponemos (TV, radio, teléfono, etc.), ampliando sus posibilidades, los nuevos sistemas que hoy ya se utilizan experimentalmente en la Internet (i.e., videoconferencia, video a la carta, etc.) y otros que apenas imaginamos.

Castells (2004), por su parte, presenta la noción de paradigma tecnológico enfatizando su carácter abierto, adaptable e integrador. Según el autor, entre las características más destacables de este paradigma tecnológico pueden mencionarse que la información es su materia prima, que su capacidad de penetración se produce en todos los ámbitos sociales, que la lógica de interconexión en el sistema tecnológico es la morfología de la red, que permite dotar de estructura y flexibilidad al sistema, que tiene flexibilidad y capacidad para reconfigurarse, permitiendo la fluidez organizativa, y que permite la convergencia e integración de tecnologías específicas en un sistema general.

Familia y dinámica familiar

Se entiende como familia a un grupo de personas unidas por vínculos de parentesco, ya sea consanguíneo, por matrimonio, o adopción, que viven juntos por un período indefinido de tiempo y organizados en roles fijos. La familia constituye la unidad básica de la sociedad. Es organizada, ordenada y jerárquica, y además se encuentra en relación constante con su entorno. A su vez, George Murdock (1949) concluyó que la familia es un hecho social universal, ha existido siempre a través de la historia y en todas las sociedades, aunque con varias diferencias. Al realizar las entrevistas hemos visto cómo todas las entrevistadas, a pesar de que sus familias están compuestas por distintos integrantes, tenían un mismo concepto de familia; este es el de familia nuclear. En la actualidad, se destaca este tipo de familia, también denominado conyugal, que está integrada por el padre, la madre y los hijos; a diferencia de la familia extendida que incluye a los abuelos, tíos, primos, y demás parientes. Este pasaje de un tipo de familia a otra coincide con la separación entre el hogar, destinado a la intimidad, y el lugar de producción. Los tipos de familia más frecuentes han ido cambiando en los últimos tiempos, principalmente por el hecho de que la sociedad avanza y trae consigo ciertas modificaciones que se reflejan en el ámbito de la familia. Por lo que hoy, por ejemplo, se pueden encontrar familias monoparentales, que son aquellas formadas por un padre o madre y sus respectivos hijos. Así, también hay familias ensambladas, que surgen como consecuencia de dos familias monoparentales que se unen a raíz del establecimiento de una relación sentimental. De la misma manera se encuentran familias homoparentales, que se definen por estar compuestas de una pareja homosexual y de sus respectivos hijos. Estos diversos tipos de familia se hicieron presentes en las distintas entrevistas. La entrevistada n°3 vive con su madre y sus hermanos, pero algunos días de la semana los pasa con su padre, quien a su vez se volvió a casar con otra mujer que ya tenía sus respectivos hijos. Esto es un claro ejemplo de una familia ensamblada. Lo importante a destacar es el hecho de que la entrevistada reconoce como su familia a su madre y sus hermanos, y destaca que su padre, aunque es parte de su familia, vive en otra casa. En el núcleo de la familia corresponde que se satisfagan las necesidades más elementales de las personas, como comer, dormir, alimentarse, etc. Pero lo más importante es que debe haber amor, cariño, protección y, además, se debe preparar a los hijos para la vida adulta, colaborando con su integración en la sociedad. Se supone que la unión familiar debe asegurar a sus integrantes cierta estabilidad emocional, social y económica. Es en la familia donde se incorporan los primeros conocimientos y el desarrollo de los derechos, normas, costumbres, valores. La finalidad última de la familia es la de producir individuos para la sociedad, transmitiendo los valores sociales vigentes, por lo que la familia constituye un ámbito de reproducción del sistema social hegemónico de una época determinada. Uno de los derechos más importantes que se deben adquirir dentro del hogar, para luego poder reproducirlo en la sociedad, es el derecho a la intimidad y la privacidad. A lo largo de las entrevistas fue posible observar que las mujeres creían tener intimidad y privacidad en su casa; aún así, algunas creían tener demasiada intimidad y otras muy poca. “Si mucha. Y creo que es algo bueno, cada uno tiene su cuarto y la posibilidad de estar ahí tranquilo o estar en la casa en los espacios comunes compartiendo con otros” (Comunicación personal, entrevista n° 3, 2014).

Otra entrevistada, por su parte, sostuvo lo siguiente: “en mi familia hay cierta privacidad, aunque me gustaría que haya un poco más. Es difícil a veces mantener algunas cosas en privado viviendo en familia. Pero no somos de contar cosas personales a gente que no conocemos” (comunicación personal, entrevista n° 4, 2014).

Los medios audiovisuales constituyen un gran avance tecnológico; con la incorporación de estos al hogar, se ha observado cómo la comunicación en la familia se ha ido modificando. Es así, que Belmes plantea de qué manera los medios audiovisuales pueden funcionar como elementos comunicadores dentro de la familia, es decir, que se pueden aprovechar los aspectos positivos de los medios para generar espacios de comunicación y reflexión, promoviendo el debate sobre cuestiones de la vida cotidiana o sobre temas más íntimos y delicados.

Pero al mismo tiempo, puede suceder que los medios, mal utilizados, invadan las relaciones familiares generando una disfuncionalidad, alienando a los individuos, cuando son utilizados como refugios.

Estas máquinas podrían producir distintas miradas de acuerdo al lugar desde donde las apreciemos: por un lado estar al servicio de la reproducción privilegiando la ausencia, la falta y/o estar al servicio de la producción, privilegiando la presencia y la interferencia. La conexión entre los distintos sujetos, entre los sujetos y los distintos signos e imágenes está siempre disponible. (Belmes, 2012)

Por dinámica familiar se entiende el funcionamiento de las relaciones entre todos los integrantes de una familia, las fuerzas de trabajo en una familia que producen comportamientos y síntomas particulares. Estas relaciones, es decir cómo vive e interactúa la familia, son cambiantes y están sujetas a diversas influencias internas y externas. La dinámica familiar modifica lo que son las personas, e influye en la forma en que ven e interactúan con el mundo fuera de sus familias. Por lo que es posible sostener que la dinámica familiar es uno de los factores que configura la intimidad y la privacidad dentro de la familia.

Aquellas influencias internas se definen por el comportamiento de cada uno de los integrantes de la familia. En cambio, las influencias externas son generadas por otros familiares ajenos a la familia nuclear, así como también por factores económicos, políticos, sociales, culturales, etc. De la misma manera que la dinámica interna se refiere al contexto familiar y a las interacciones que se tejen, la dinámica externa es la relación de la familia con la comunidad y los efectos que ésta produce sobre aquella. En el marco de este trabajo se planteó la hipótesis de que los reality shows constituyen influencias externas que afectan los modos de configuración de la convivencia y la dinámica de las familias, así como la forma en que éstas tratan la intimidad y la privacidad de cada individuo dentro de la familia, y de ésta con el entorno ajeno. Este aspecto fue corroborado en un primer momento por la psicóloga entrevistada, que opinaba que los medios en general, cuando no son utilizados de la manera correcta, actúan como contaminantes de la dinámica familiar; “la televisión en general, así como Internet y los medios audiovisuales contaminan la escena familiar cuando no son usados prudentemente, o cuando las grandes productoras priorizan la beta económica sobre la beta educativa y formativa”. (Comunicación personal, entrevista n°1, 2014) El análisis permite comprender que las entrevistadas, sin importar su edad y el concepto de intimidad que tienen, no consideran que los reality shows afecten su forma de comportarse dentro y fuera de la familia. Una de las entrevistadas sostuvo que: “Mi familia consume poco de esos programas y no afecta de ninguna manera la dinámica y las relaciones dentro de la familia. Y respecto a mi particularmente, yo soy la que los mira y tampoco creo que me cambie; de por sí me parece que es algo malo por lo que nunca lo copiaría”. (Comunicación personal, entrevistada n° 2, 2014) Aún así, se presentó la excepción de una entrevistada, de 21 años de edad, que siente que los programas de reality show, al tener un nivel tan alto de exposición, sí afectan la manera de comportarse respecto a su familia: “Si, si totalmente. Porque creo que se hace una realidad en serio, por lo que eso que uno ve en el programa pasa ser su realidad y dejan de lado la verdadera realidad que tenían antes, y empiezan a actuar acorde a esta nueva realidad”. (Comunicación personal, entrevistada n° 5, 2014) Sin embargo, se generó una gran diferencia cuando se les preguntó si las personas en general, o amigas cercanas, hacían públicos aquellos temas que tratan cotidianamente en sus vidas. Las entrevistadas de entre 20 y 22 años de edad tenían una percepción totalmente distinta respecto a las entrevistadas de entre 23 y 26 años de edad. Aquellas menores de 22 años no registraron ningún indicio respecto a la sobre exposición de temas cotidianos. Mientras que las entrevistadas mayores de 23 años tenían una percepción completamente opuesta, notando una diferencia en el tratamiento de ciertos temas que antes solían ser privados, y ahora se toman como naturalmente públicos. Una entrevistada fue clara al respecto, al sostener que: “los realitys influyen en la gente, ya que se hace algo normal que todos sepan de la intimidad de uno, y eso genera mayor facilidad a abrirse, inclusive a veces a abrirse de más con asuntos privados”. (Comunicación personal, entrevistada n° 4, 2014)

Intimidad y privacidad en la familia y en los reality

shows

Teóricamente se define intimidad como la esfera personal de cada individuo; es una necesidad humana y un derecho natural del hombre. Corresponde al ámbito personal y psicológico, e incluye las creencias y la moral de las personas. El derecho a la intimidad se encuentra regulado por la ley, ya que es fundamental para el desarrollo de las persona y de las familias. Además, en el ámbito de la intimidad se transmiten los valores humanos y personales, desde los comportamientos, acciones y expresiones que se desea no alcancen el conocimiento público. A su vez, la intimidad es la que protege un ámbito reservado a la curiosidad de los demás, por lo que es un refuerzo de protección de la persona contra intromisiones e indiscreciones ajenas. Humberto Quiroga Lavíe (s/f) define el concepto de intimidad como: “el respeto a la personalidad humana, del aislamiento del hombre, de lo íntimo de cada uno, de la vida privada, de la persona física, innata, inherente y necesaria para desarrollar su vida sin entorpecimientos, perturbaciones y publicidades indeseadas”. Y continúa: “Es un derecho personalísimo que permite sustraer a las personas de la publicidad o de otras turbaciones a su vida privada, el cual está limitado por las necesidades sociales y los intereses públicos”. Por otro lado, la privacidad involucra la posibilidad absoluta de realizar acciones privadas, siempre y cuando no dañen a otros, que no sean divulgadas masivamente. Lo privado es aquello restringido, que está fuera del ámbito de interés público, referido a lo doméstico y familiar y consagrado en el derecho a la privacidad. Sin embargo, “aún en la ‘privacidad’ los brillos de las pantallas seducen a sus usuarios y los invitan a compartir un mundo de contactos sin necesidad de traslados ni desplazamientos geográficos”. (Belmes, 2012) Al preguntarle a las entrevistadas qué entendían por intimidad, todas tuvieron respuestas similares, lo que permite advertir que es un concepto variable y flexible en función de las experiencias de cada persona. Aún así, no reconocen mayormente la diferencia entre privacidad e intimidad, utilizando estos conceptos como sinónimos. De la misma manera, todas mencionaban la gran importancia de tener intimidad en la vida; describían la intimidad como un elemento clave y esencial para el desarrollo humano.

La intimidad es la privacidad que cada uno elige tener con respecto a la vida, ya sean problemas o no. Creo que es muy importante tener intimidad y privacidad, porque es parte de nuestra vida personal, y es el derecho que tiene cada uno a guardarse ciertas cosas para consigo mismo. (Comunicación personal, entrevistada n°4, 2014)

Al mismo tiempo, durante las entrevistas se abordó el tema de la intimidad y la exposición en los medios audiovisuales, y específicamente en el reality show Keeping up with the Kardashians. Este programa muestra la vida cotidiana de una familia de los Estados Unidos. Se emite diariamente por televisión y, además, todos los participantes del programa tienen cuentas en diversas redes sociales, como Facebook, Twitter, Instagram, Keek, entre otras, donde publican regularmente sus pensamientos, opiniones, fotografías y sucesos diarios, compartiendo sus vivencias con todo el público y, al mismo tiempo, mantener una constante atención de los consumidores.

En efecto: “Los reality - shows no hacen más que mostrar la vida real de un grupo de personas reales encerradas en una casa, y lo que sucede entre los protagonistas ocurre de manera caricaturesca y entorpecido por la exageración”. (Sibilia, 2008) Los medios audiovisuales son los medios de comunicación social que integran e interrelacionan lo auditivo y lo visual, es decir, la imagen y el sonido, para producir una nueva realidad o lenguaje. La percepción es simultánea, creando así nuevas realidades sensoriales en las que se percibe la realidad con los cinco sentidos, y tomando la vista y el oído como protagonistas de la comunicación. Hoy en día, en la era de la información, donde los sujetos necesitan estar constantemente interrelacionados, enviando y recibiendo información novedosa, los medios de comunicación resultan ser una herramienta fundamental, ya que son un poderoso instrumento de socialización que influyen sobre los sentimientos, las creencias y los valores. Es así que los medios masivos se han insertado en la sociedad rápidamente, asumiendo un papel de gran importancia en la modificación no sólo de la forma en que las personas conocen, interactúan y comprenden la realidad que los rodea, sino también de los modos de vida, las costumbres, el consumo y la opinión pública. Como sostiene Sibilia (2008): “Los avances de la civilización de la imagen y la sociedad del espectáculo llevaron a que el consumo de la TV se imponga como la actividad preponderante de la mayoría de la población mundial”. Sumado a esto, se observa una tendencia generalizada de consumo de reality shows, principalmente porque se trata de vidas ajenas, donde los problemas y los dramas, al no ser propios, no afectan tanto a los espectadores, y simplemente funcionan como entretenimiento y distracción de la propia cotidianeidad. “En esta era, se convoca a las personalidades para que se muestren. (…) en el seno de una sociedad altamente mediatizada, fascinada por la incitación a la visibilidad y por el imperio de las celebridades”. (Sibilia, 2008) En este sentido coincidieron las entrevistadas: “De alguna manera, creo que es algo más cercano y más realista. También me divierte un poco las peleas, los conflictos y toda la tensión que se vive que es súper real” (Comunicación personal, entrevista n°5, 2014).

Otra entrevistada profundizó más esta perspectiva:

Creo que lo me divierte de los programas esos es ver a la gente real y no algo que está armado. De alguna manera me despeja porque me focalizo en lo que está pasando en la pantalla y no en todo lo que me pasa a mí. Si tengo que hacer algo o estudiar, lo uso tipo recreo para relajar un toque y después volver a mis cosas. Además me divierten las peleas que siempre hay, los problemas que se presentan y los desafíos. (Comunicación personal, entrevista n°2, 2014)

En las declaraciones de las entrevistadas se observa que la mayoría elige el programa como un elemento de distracción y de diversión; a su vez, les resulta entretenido el hecho de que sea algo real y no armado, y el dramatismo y la exageración de las peleas y los conflictos que se muestran. Aquí, claramente se observa la decisión de los espectadores de consumir vidas ajenas y problemas que no les afectan. A su vez, a la sobre exposición que se da en los reality shows se agrega la utilización de las nuevas tecnologías de la información, que permiten una apertura aún mayor a la intimidad de las personas ya expuestas en la televisión. Son las nuevas tecnologías de la información y de las comunicación las que posibilitan la creación de un nuevo espacio social-virtual para las interrelaciones humanas, así como también una nueva forma de difundir y comunicar. Al fenómeno contemporáneo de la exhibición de la intimidad, Paula Sibilia lo denomina extimidad. Según el informante clave, la licenciada en psicología “la falta de intimidad (…) es resultado de los valores licuados (que) se derritieron”. Esta falta de intimidad la licenciada la atribuye al aburrimiento de tipo esencial que vive el ser humano al buscar vivir la vida de los otros. También respondería a “una tendencia básica de evasión de la propia angustia, mirando a través de una cerradura qué es lo que hacen los demás”. (Comunicación personal, 2014) Es posible afirmar entonces que la intimidad y la privacidad en el reality show Keeping up with the Kardashians ha desaparecido por completo, debido al alto grado de extimidad que se presenta en el programa televisivo y en las redes sociales. Respecto a este tema, se observa una concordancia en las opiniones de las entrevistadas:

En los reality shows no hay intimidad ya que son los participantes mismos los que exponen su vida cotidiana al público mostrando todos los aspectos de su vida, desde su hogar, sus relaciones de pareja, sus vínculos con amigos, sus ámbitos de trabajo y sus espacios de ocio; no dejando nada oculto para el detrás de cámara, perdiendo así toda la privacidad. Y en las redes sociales creo que (…) las celebridades, o inclusive estas Kardashian se dedican a publicar su vida privada, sus eventos más íntimos y eso hace que ellos pierdan la intimidad. (Comunicación personal, entrevista n°6, 2014).

Al estudiar la sobre exposición de las personas en los medios audiovisuales y el impacto que tiene sobre la configuración de los modos de vida y las creencias de los espectadores, se observa que los conceptos de intimidad y privacidad se han modificado sustancialmente. A pesar de que algunas entrevistadas no sientan que los reality shows, así como la exhibición de intimidad que presentan, afecte las costumbres y las percepciones sociales, todas están de acuerdo en que hoy en día la gente tiene menos registro de lo que es privado y lo que es público. Por lo que puede sostenerse que las modificaciones en las concepciones de los temas tratados han sido lentas y graduales, por lo que las entrevistadas que creen que la sobre exposición no afecta a las personas, aunque notan la diferencia con el pasado, no registran aún el proceso que se está acentuando paulatinamente.

Conclusiones

El análisis de los resultados obtenidos en el proceso de recolección de información por entrevista permite efectuar algunas conclusiones. En principio, la hipótesis propuesta en este trabajo fue corroborada parcialmente, aunque los objetivos pudieron abordarse correctamente. En primer lugar, fue posible observar que los reality shows transmitidos en los medios audiovisuales afectan e influyen en buena medida sobre los modos de vida, las costumbres, las creencias, los valores y las formas en que las personas interactúan y comprenden la realidad que las rodea. Sin embargo, esta situación varía en función de la permeabilidad de las personas entrevistadas hacia los mensajes provenientes de los medios audiovisuales. Una de las causas posibles para que el mensaje de los medios sea recibido acríticamente es que estas personas posean un núcleo familiar empobrecido, atravesado por carencias en la adquisición de sus necesidades básicas. Por el contrario, aquellas personas que poseen una base familiar fuerte, con creencias y valores fortalecidos, resultan públicos con mayores capacidades para rechazar estos mensajes, ya que no los consideran algo positivo o un aspiracional. Por otra parte, se advirtió una diferencia respecto al concepto de intimidad entre las distintas entrevistadas. A pesar de que todas coincidían a grandes rasgos en la definición de intimidad, las entrevistadas más jóvenes no sentían que publicar fotos y acontecimientos regularmente en las redes sociales constituyese una sobre exposición de temas que pertenecen al ámbito privado. En cambio, aquellas entrevistadas mayores de 23 años expusieron una visión distinta, manifestando que la publicación cotidiana de sucesos personales implica una exhibición de la intimidad, por lo que manifestaron publicar una reducida cantidad de fotos con poca frecuencia, especialmente si remitían a aspectos personales. Sin embargo, en contrapartida con lo mencionado anteriormente, se observó que todas las entrevistadas coincidían sobre la idea de que los límites entre lo privado y lo público se han desdibujado. Esto es, principalmente, porque todas opinaban similarmente respecto a que la gente, en la actualidad, no tiene mucho registro sobre qué es lo privado y qué es lo público; y por ende se considera que esa es la razón por la cual todo en la vida se ha tornado público.

Bibliografía

Adell, J. (1997).

Tendencias en la educación en la sociedad de las tecnologías de la información. Universitat Jaume. Castelló de la Plana: EDUTEC. Disponible en: http://nti.uji.es/docs/nti/Jordi_Adell_EDUTEC.html Ander Egg, E. (1983).

Técnicas de investigación social. Buenos Aires: Editorial El Cid. Belmes, D. (1997a).

Conceptos sobre ciencia. Buenos Aires: ficha de cátedra. Belmes, D. (1997b).

La epistemología y sus tareas. Buenos Aires: ficha de cátedra. Belmes, D. (1998).

El abordaje de la práctica intelectual: ¿un salto al vacío? Buenos Aires: ficha de cátedra. Belmes, D. (2003).

Paradigmas. Buenos Aires: ficha de cátedra. Belmes, D. (2012).

Comunikación y Subjetivid@d. Algunas reflexiones en el borde de la red. Cuadernos del Centro de Estudios en Diseño y Comunicación. Buenos Aires: Universidad de Palermo. Cabero, J. (1998).

Impacto de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en las organizaciones educativas. En Lorenzo, M. y otros (coords).

Enfoques en la organización y dirección de instituciones educativas formales y no formales. Granada: Grupo Editorial Universitario. (pp. 197-206) Castells. M. (2004) Internet y la sociedad red. Lección inaugural del programa de doctorado sobre la sociedad de la información y el conocimiento. Disponible en: http://www.uoc.edu/web/esp/articles/castells/castellsmain1.html Chalmers A. (1988).

Qué es esa cosa llamada ciencia. Buenos Aires: Siglo XXI. Cap. 1, 2 y 3. Díaz, E. (1999).

Posmodernidad. Buenos Aires: Editorial Biblos. Cap. 1 Educación Cívica (2011).

Derecho a la intimidad. Disponible en: http:// derechoalaintimidad.blogspot.com.ar/2011/09/diferencia-entreintimidad-yprivacidad. Gallego Henao, A. M. (2012).

Recuperación crítica de los conceptos de familia, dinámica familiar y sus características. En Revista Virtual Universidad Católica del Norte, 35. Disponible en: http://revistavirtual. ucn.edu.co/index.php/RevistaUCN/article/viewFile/364/679 Klimovsky, G. (1994).

Las desventuras del conocimiento científico. Buenos Aires: A-Z Editora. Lévi-Strauss, C. (1982).

La familia. En Lévi-Strauss, C., Spiro, M. y Gough, K. Polémica sobre el origen y la universalidad de la familia. Barcelona: Editorial Anagrama. Roa, A. (1995).

Modernidad y Posmodernidad. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello. Sabino, C. (1994).

El Proceso de Investigación. Buenos Aires: Editorial Lumen/ Humanitas. Sibilia, P. (2008).

La intimidad como espectáculo. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.


Los reality shows y su influencia sobre las relaciones interpersonales y familiares fue publicado de la página 46 a página50 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ver detalle e índice del libro