1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64 >
  4. Análisis del film Good bye Lenin

Análisis del film Good bye Lenin

Rodríguez, Marina Belén; Finkielsztoyn, Luciana; otros

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XIII br r nEscritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2014 r n

Año XI, Vol. 64, Noviembre 2014, Buenos Aires, Argentina | 98 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El presente trabajo tiene por finalidad responder a ciertos cuestionamientos que surgen a partir del análisis de la película Good bye Lenin. Dicha película fue estrenada el año 2003 y dirigida por el alemán Wolfgang Becker. La trama de la película gira en torno a una mujer y madre de 2 hijos, muy activa dentro del Partido Socialista Unificado y simpatizante del gobierno, la cual por una situación de estrés muy grande, cae en estado de coma un tiempo antes de la caída del muro de Berlín. Estando postrada en el hospital, esta mujer se pierde la primera parte del proceso de unificación de ambas partes de Alemania y la transición a un mundo completamente capitalista. Luego de estar ocho meses en coma, despierta para encontrarse con un mundo desconocido para ella, por lo que a partir de esto, para evitarle una situación de estrés fuerte, su hijo Alex comienza a recrear la vida de su madre tal como era previa a la caída del muro de Berlín y la reunificación de Alemania, por lo que el departamento de la familia pasa a ser una isla anclada en el pasado, Diversas temáticas son tocadas en la película como la llegada y comercialización de nuevos productos provenientes del lado occidental, su relación con el consumismo, la creación de una nueva nación a partir de la unión, la influencia de los medios de comunicación y la globalización.

Se comenzará haciendo una contextualización histórica, política y social de la época en que se desarrollaron los hechos relatados en la película. A su vez, se ahondará en ciertos aspectos económicos de ambas partes de Alemania. Por otro lado, se vinculará los diversos temas presentes en la película con los conceptos tratados en la cursada. Se intentará a lo largo de este trabajo reconocer de qué manera, en numerosos rasgos de la película, el avance de la globalización es imparable y cómo trae consigo al capitalismo. A su vez, se verá cómo estos conceptos son soportados por antecedentes que ayudaron a su desarrollo.

Desarrollo

La República Democrática Alemana (RDA), también conocida como Alemania Oriental fue un Estado socialista de la Europa Central que se estableció en 1949 en el territorio de Alemania ocupado por la URSS, al final de la Segunda Guerra Mundial. Erich Honecker fue el jefe de Estado de la RDA entre 1976 y 1989, y anteriormente había sido el responsable de la planificación y realización del muro en nombre de la dirección del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED).

(Wikipedia, 2014) Tras la Segunda Guerra Mundial, el territorio alemán se dividió en cuatro zonas bajo control de las tropas de los Aliados. Aquella zona que se encontraba bajo el control militar soviético se convirtió en la República Democrática Alemana el 7 de octubre de 1949. Mientras que varios Estados socialistas reconocieron la RDA como Estado, la República Federal Alemana se negó a hacerlo. La ciudad de Berlín quedó en el medio del territorio que le tocó a la URSS pero, por ser la capital de Alemania, también fue dividida entre los cuatro países aliados, por lo que, a su vez, también se dividió entre la RDA y RFA. El sistema económico que prevalecía en la República Democrática Alemana era la economía planificada con planes quinquenales y fusiones entre empresas estatales y grandes empresas, donde el Estado tenía un control total sobre el comercio. Se desarrollaba la gran industria, pero se relegaba el desarrollo del sector de servicios. Los precios y los sueldos eran en su mayoría establecidos por el Estado. Los salarios en relación a la profesión no eran homogéneos, y las personas que pertenecían a diferentes grupos sociales vivían a menudo en los mismos barrios residenciales. La diferencia que se podía llegar a generar, no sólo se daba respecto a lo que ganaban como salario, sino que mayormente en la capacidad de ahorro, es decir en el ingreso residual. Esto se daba principalmente porque, por ejemplo, los obreros eran muy solicitados y ganaban a menudo lo mismo o más que los médicos más reconocidos. Principalmente porque el trabajo se limitaba al sector agrícola o industrial. Por un lado, el precio de venta de los productos de primera necesidad era uniforme. Pero en cambio, los electrodomésticos y otros bienes de consumo que podían ser exportados a cambio de divisas, solían ser muy caros en relación al poder adquisitivo de la población. Los bienes de consumo llegaban a escasear en algunos ámbitos; por ejemplo, los autos estaban subvencionados por el Estado, los interesados debían inscribirse en una lista donde se llegaba a esperar hasta quince años para conseguir el modelo deseado. El vestuario, la comida y los desplazamientos de cada habitante eran controlados y otorgados por el Estado; la educación era rígida en torno a los valores comunistas, y había un control férreo de los medios de comunicación, así como represión del pensamiento y censura informativa. A lo largo de la película Good bye Lenin! se observan varios de los elementos mencionados; cuando Christiane retorna del hospital, se destaca cómo Alex vuelve a poner el viejo mobiliario típico de la RDA, y cómo también todos en la casa deben usar la indumentaria característica del sistema socialista. A su vez, es debido resaltar de qué manera Christiane pide productos típicos de la RDA, por lo que Alex debe salir a buscar envases viejos de esos productos y rellenarlos con productos internacionales, ya que el capitalismo ha invadido las góndolas de los supermercados y esos productos no existen más. Sumado a esto, se ve un elemento característico del sistema socialista, y este es que debían esperar años para obtener un auto; cuando Alex le dice a la madre que han conseguido el auto con tan sólo pocos meses de espera, ella no lo puede creer y se muestra fascinada respecto a lo “bien“ que funciona el gobierno socialista. Finalmente, se destaca la educación subvencionada y cómo durante el gobierno socialista la hermana de Alex se dedicaba a estudiar economía, mientras que con la caída del muro, decide dejar los estudios para trabajar en Burger King. La unificación fue posible gracias a los cambios políticos que se desarrollaron en varios países del llamado Bloque del Este, como la apertura de la frontera de Austria con Hungría, y las reformas emprendidas por el mandatario soviético Mijaíl Gorbachov. En el período previo a la caída del muro, se dieron grandes protestas y movimientos sociales que también aportaron al proceso de reunificación. En la película, la madre de Alex sufre el primer infarto al verlo a su hijo luchar contra la policía, mientras es arrestado por participar en una de las protestas sociales. La unificación se concretó simbólicamente con la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, que había mantenido a Berlín separado durante 28 años; y quedó oficializado casi un año después, el 3 de octubre de 1990 en una ceremonia de reunificación alemana oficial. El Muro de Berlín era denominado “Muro de Protección Antifascista” por la República Democrática Alemana, ya que sostenían que fue levantado para proteger a su población de los elementos fascistas que conspiraban para evitar la voluntad popular de construir un estado socialista en Alemania del Este. Sin embargo, en la práctica, el muro servía para impedir la masiva emigración y la evasión de los trabajadores y campesinos, durante el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, ya que las defensas del muro estaban diseñadas para funcionar desde el interior de la Alemania Oriental. El muro se extendía a lo largo de 120 kilómetros que dividían la ciudad de Berlín en dos, con una altura de 3,6 metros. Las fronteras interiores se protegieron con vallas de tela metálica, cables de alarma, trincheras para evitar el paso de vehículos, una cerca de alambre de púas, más de 300 torres de vigilancia y treinta bunkers. Del otro lado de la frontera se encontraba la Alemania Occidental, Alemania del Oeste o Alemania Federal que era el nombre extra oficial con el cual era conocida la actual República Federal de Alemania durante la Guerra Fría, hasta la reunificación alemana en 1990.

Cuando la República Democrática de Alemania se disolvió, poniendo fin a cuarenta años de división partir de 1948 la Alemania Occidental se convirtió en un estado capitalista con una economía orientada hacia el mercado social y además contó con un gobierno parlamentario democrático. El capitalismo permitió que los alemanes occidentales gozaran del estado de bienestar de los años ‘60, y de los avances tecnológicos que se producían en el mundo. La educación y el comercio eran más libres en comparación con Alemania Oriental y, además, podían viajar sin restricciones siempre y cuando no traspasaran los límites soviéticos del muro. La República Federal Alemana logró un alto nivel de desarrollo industrial y llegó a ser una de las primeras potencias mundiales. La diferencia entre las dos Alemanias era abismal, y esto se distinguía en diversos aspectos de la vida cotidiana. Desde un comienzo, como se mencionó anteriormente, ante la caída del muro de Berlín, todos los vecinos de Alex comenzaron a cambiar sus muebles por unos más nuevos y modernos; a su vez, se comenzaron a comercializar productos tecnológicos, como la televisión digital, y automóviles, de manera libre y sin restricciones. Por otro lado, la hermana de Alex dejó de estudiar para trabajar en Burger King, empresa que representa el capitalismo en su máxima expresión. También se destaca cómo cambio la distribución de las viviendas; una vez reunificada Alemania todos podían mudarse libremente, por lo que ciudadanos de Alemania Oriental automáticamente se trasladaron a Alemania Occidental. Esto generó que no hubiera deficiencia en la disponibilidad de viviendas, algo que predominaba durante la RDA. En la película se muestra esto cuando Lara, la novia de Alex, consigue un departamento abandonado en el que decide quedarse a vivir, ocupándolo sin encontrar oposición alguna. La reunificación fue un proceso lento entre los gobiernos. El prime paso consistió en firmar un acuerdo para una etapa intermedia que planteaba una unión económica, social y monetaria. El Tratado de Unificación se firmó el 31 de agosto y el 12 de septiembre se firmó el Tratado de Liquidación Final donde se restableció oficialmente la soberanía de ambos Estados alemanes. Tras la reunificación perduró la moneda capitalista, el Estado Interventor, la política interna y exterior, e incluso el nombre oficial de la República Federal de Alemania. Todo este proceso se observa en la película, cuando Alex y la hermana logran encontrar los ahorros de la madre y se dirigen al banco a cambiarlos por la moneda occidental. Al llegar, les dicen que el plazo de cambio había finalizado y que no había manera de cambiar el dinero a la moneda occidental, lo que los lleva a perder los ahorros de toda la vida de la madre. El progresivo asentamiento de las condiciones de vida de la RFA hacia la RDA fue una de las prioridades del proceso de reunificación. Sin embargo, los alemanes orientales se reconocían como “ciudadanos de segunda clase” debido al desempleo, las diferencias en los salarios y el menosprecio de los logros de la Alemania Oriental, ya que la reunificación velaba por los intereses de la economía y del mercado. Por lo que los alemanes orientales enfatizaban y preservaban su propia identidad nacional. Esta identificación ha resultado positiva para la difusión de algunos productos que se comercializaban en la RDA y de íconos culturales. En esta instancia resulta necesario introducir la conceptualización del socialismo. Las problemáticas sociales plasmadas en el socialismo moderno se tornan evidentes a partir de la Revolución Francesa en 1789. Con la revolución industrial y el surgimiento del proletariado, fue en Inglaterra donde surgió el socialismo utópico. Poco después comenzaron a aparecer varias teorías marxistas, entre las cuales una desarrolló la propuesta política del socialismo científico. Esta corriente desestimaba el socialismo utópico en tanto sostenía que era inalcanzable al carecer de sustentos científicos. Es por ello que se proponía encontrar leyes que explicaran la historia y su evolución. Se entiende entonces, que “Marxismo y socialismo científico son sinónimos” (Montenegro, 2010).

A su vez, el marxismo es primordialmente un método de análisis económico-político enfocado sobre el capitalismo; Marx propone superar el liberalismo. El socialismo alcanzó su apogeo político a fines del siglo XX en el bloque comunista de Europa, la Unión Soviética, y los estados comunistas de Asia y del Caribe. Durante la segunda mitad del siglo, en la Segunda Guerra Mundial, fue de gran importancia que la Unión Soviética liberara a los países ocupados por el Tercer Reich en el frente oriental, ya que fueron estos mismos los que posteriormente adoptaron sistemas de gobierno socialistas contribuyendo a que el campo socialista alcanzara un amplio dominio. El socialismo consiste en la planificación y organización colectiva consciente de la vida social y económica. La meta principal es construir una sociedad basada en la igualdad, la equidad económica y la cooperación moral de un individuo; eliminando las compensaciones estratificadas por esfuerzo, y promoviendo estructuras políticas y económicas de distribución. Esto se distingue claramente en distintas escenas de la película. En primer lugar, cuando la madre de Alex, al sufrir un infarto, es atendida e internada en un hospital de manera gratuita, los hijos en ningún momento se ven presionados por tener que enfrentar un gasto inmenso de cuidados hospitalarios. Por otro lado, también se observa este factor cuando Alex, que durante la existencia de la RDA trabajaba en un pequeño local de reparaciones que era subsidiado por el gobierno, pero que, con la reunificación de Alemania, cierra ya que no alcanzaba los estándares del mercado capitalista. Es en este sentido que se define al socialismo como el control por parte de la sociedad, tanto de los medios de producción y comunicación, como de las diferentes fuerzas de trabajo aplicadas a éstos. Al establecerse la propiedad social, es decir colectiva, de los medios de producción, desaparece cualquier forma de propiedad privada. Asimismo, el socialismo describe la organización colectiva de la producción y la distribución en tanto el consumo permanece siendo particular. Esto se diferencia del comunismo, donde la contribución a la producción común es libre y no planificada mientras que el consumo se establece en colectividad. Al mismo tiempo, se da una centralización de la administración económica mediante el Estado como única instancia capaz de regular el proceso social. Debido al apogeo intelectual del marxismo entre los proyectos de reforma social, la doctrina comunista influyó en casi todos los movimientos socialistas posteriores. Fue así que desde ese momento se comenzó a considerar a la socialización de la economía como un elemento vital para el proletariado industrial. El socialismo se desprendió de todo idealismo moral y político que planteaban las corrientes idealistas; esto se dio principalmente como una necesidad para el desarrollo de la sociedad que exigía, según la doctrina del materialismo histórico, algo terrenal y no utópico. Es así, que advertimos que las relaciones materiales del desarrollo económico-social son las que mueven al mundo y determinan lo que sucede en el presente; y que éste es un método utilizado para comprender cómo suceden las cosas en la historia. Parafraseando a Walter Montenegro (2010), el materialismo histórico plantea que el devenir no está gobernado por ideas abstractas que los hombres, por decisión arbitraria y bajo condiciones escogidas por ellos mismos, ponen en práctica para señalar el rumbo de los acontecimientos históricos; sino que lo hacen en condiciones que se encuentran dadas y transmitidas del pasado.

Se entiende al capitalismo como la última sociedad estructurada en clases, y al socialismo como el primer paso hacia su extinción. En palabras de Saborido (2002) “las clases sociales se conforman como consecuencia de la posición que ocupan los individuos en el proceso productivo”, es decir, que se diferencian entre sí por su condición económica, “el poseer o no poseer los llamados instrumentos de producción que son todo aquello que sirve para producir bienes, para producir riqueza” (Montenegro, 2010); siendo el proletariado la clase trabajadora sin posibilidades de acceder a estos instrumentos de producción.

Es así que la lucha de clases se establece entre capitalistas y proletarios; las clases poseedoras luchan para retener lo que poseen, utilizando a las otras clases para producir, en beneficio propio, mayores riquezas. A su vez, las clases desposeídas luchan para conseguir la posesión de los instrumentos de producción y la riqueza, tratando así de liberarse del sometimiento. Marx plantea que se alcanzará un momento en el que las masas desposeídas se rebelarán, tomando el poder político y ejerciendo temporalmente un gobierno que funcionará como transición a la abolición total de las clases, estableciendo las bases para una sociedad sin clases. En función del método dialéctico de Hegel, Marx sostiene que “cada idea engendra y lleva en sí misma los gérmenes de su propia negación” (Montenegro, 2010).

Observa así que el capitalismo lleva dentro de sí mismo el germen de su propia destrucción, que hace que la economía no se mantenga estable y que se generen siempre crisis. Es así que surge la dinámica entre tesis, antítesis y síntesis; donde la primera y la segunda entran en conflicto constante y terminan destruyéndose, por lo que surge la tercera, en la cual quedan absorbidos los elementos de las dos primeras, en una superación. En este caso, la síntesis sería vista como la sociedad futura sin clases. En la Alemania Oriental se desarrollaba la socialdemocracia, que planteaba la socialización y la propiedad pública en el marco de una economía mixta controlada democráticamente.

La abolición del mercado implica la creación de un sistema radicalmente distinto: la economía colectivista; el simple control significa el fin del laissez faire y la creación de una economía mixta, en la cual la lógica de la ganancia individual sea moderada por la del interés de la colectividad. (Bobbio, 1988)

A su vez, había programas subvencionados de educación, cuidado de salud universal, cuidado infantil y servicios sociales para todos los ciudadanos. El sistema de seguridad social perseguía el objetivo explícito de contrarrestar los efectos de la pobreza y asegurar a los ciudadanos ante una eventual pérdida de ingresos a raíz de enfermedad, desempleo o jubilación.

Por otro lado, los organismos gubernamentales regulaban la empresa privada en defensa del trabajador, garantizando los derechos laborales, y de los consumidores la protección y la competencia de mercado. También se imponían sistemas de impuestos progresivos para financiar los gastos del gobierno. Respecto al capitalismo, es preciso encontrar sus raíces en el pensamiento liberal, que emerge con fuerza tras la caída del feudalismo, siendo el Renacimiento la etapa de transición. El liberalismo tiene dos vertientes; una centrada en la filosofía política, donde liberalismo es sinónimo de renovación y avance; y el otro, la vertiente económica, surge con el industrialismo maquinista y se basa en la teoría del laissez faire, donde su producto directo es el capitalismo. John Locke, en su obra Dos tratados sobre el gobierno civil, establece los principios que posteriormente servirían para identificar al capitalismo como sistema productivo y al liberalismo como el sistema de pensamiento que lo respalda. El origen etimológico de la palabra capitalismo proviene de la idea de capital y su uso para la propiedad privada de los medios de producción; sin embargo, se relaciona mayormente al capitalismo como concepto del intercambio dentro de una economía de mercado y de la propiedad privada absoluta, donde éstas son condiciones necesarias para su existencia. Retomando el liberalismo, éste sostiene que la intervención del Estado debe reducirse a su mínima expresión, esto es, sólo encargarse del ordenamiento jurídico que garantice el respeto a la propiedad privada, la defensa de los derechos civiles y políticos, y el control y producción de la seguridad interna y externa. El liberalismo propone no regular el mercado, incentivando la iniciativa individual, principalmente porque suponen que la intervención del Estado en la economía tiende a perturbar el funcionamiento “natural” y la pureza del equilibrio del mercado. Se plantea la concepción primaria de que la riqueza se genera en la circulación de bienes, por lo que se eliminan las barreras aduaneras. “Lo lógico es dejar que actúen por sí mismas las leyes ‘naturales’, sin aquella intervención del Estado”. (Montenegro, 2010) El capitalismo, por su parte, se define como un sistema social y económico que deriva del beneficio de la propiedad privada y se sostiene sobre la producción de bienes y servicios en forma privada e independiente. Entre las características generales del capitalismo se encuentran la motivación basada en el cálculo de costo beneficio dentro de una economía de intercambio, el énfasis legislativo en la protección de un tipo específico de apropiación privada, y el predominio de las herramientas de producción en la determinación de las formas socioeconómicas. Lo anterior resulta destacable ya que durante el gobierno socialista todos los productos de necesidad básica se encontraban a disposición de los ciudadanos a precios bajos, y todos los ciudadanos tenían un trabajo relativamente bien pago. Contrario a esto, con la llegada del capitalismo a Alemania Oriental, se comienza a privilegiar la ganancia económica, por lo que los empleos subsidiados por el Estado desaparecen, las empresas no rentables cierran, y se abre a la libre competencia el funcionamiento de empresas locales, a las que se suman multinacionales como Coca Cola y Burger King que, en una economía socialista, no habían logrado penetrar. Además, el capitalismo apoya la iniciativa individual que se basa en el deseo de lucro, donde la libre competencia funciona como reguladora de la producción y de los precios, y donde se da el “libre juego de las ‘leyes económicas naturales’ o del mercado” (Montenegro, 2010).

Es así que las leyes del mercado son tomadas como naturales, que libremente sin necesidad de intervención alguna por parte del Estado; por lo que es en el capitalismo donde se dan las relaciones empresariales vinculadas a las actividades de inversión y obtención de beneficios, así como las relaciones laborales asalariadas, donde la división de trabajo se desarrolla en forma mercantil y siempre dependiendo de la búsqueda de estos beneficios, lo que al mismo tiempo genera grandes desigualdades económicas.

La producción y distribución, a su vez, se organiza de acuerdo a una evaluación de la eficiencia. La presencia de la competencia en el mercado implica la existencia de un gran número de empresas o personas que ofrecen y venden un mismo producto o servicio. A su vez, en el mismo mercado existe un gran número de personas o empresas que demandan, según sus preferencias y necesidades, los productos y los servicios ofertados. En el orden capitalista, la sociedad está formada por clases socio-económicas en vez de estamentos como era propio del feudalismo. Esto se distingue claramente en la película Good bye Lenin! donde en Alemania Oriental un médico ganaba lo mismo que un obrero, mientras que en Alemania Occidental se destacaba la diferencia en salarios según la profesión, principalmente porque en la RDA se desarrollaba más la industria agrícola e industrial que la de servicios. A pesar de que todos los sistemas capitalistas existentes sostienen los principios del libre mercado y la apertura comercial, en ocasiones resulta difícil sostener este modelo en el tiempo; es por ello que se genera la intervención estatal en mayor o menor grado. Aún así, siempre se busca que no existan demasiadas restricciones para las empresas sobre cómo usar mejor sus factores de producción (capital, trabajo, recursos disponibles).

Marx se refería a un capitalismo puro cuando decía que éste había llegado a su punto de saturación, pero sin embargo, el capitalismo de hoy se salva de la extinción gracias a la pérdida de su “pureza”. Como sostiene Montenegro (2010) “el gobierno pone freno a la libre empresa y en la que el propio capitalismo ‘liberal’ se ‘desliberaliza’ voluntariamente, admitiendo leyes sociales favorables a los obreros y leyes, contra el monopolio, y soportando sistemas impositivos virtualmente expropiatorios”. Por otro lado, en la actualidad se ha pasado del capitalismo de producción al capitalismo de consumo, principalmente porque hoy en día es necesario responder a los deseos y necesidades del consumidor. Este modelo se diferencia del anterior en el sentido en que primero averigua qué busca y demanda el consumidor, y luego lo produce para satisfacer esa necesidad. Dentro de un sistema capitalista actual se presenta una economía mixta, que está basada en la convivencia de la propiedad privada y la propiedad pública de los medios de producción, y en el intervencionismo a través de políticas macroeconómicas destinadas a corregir los posibles fallos del mercado, reducir el desempleo y mantener bajos los niveles de inflación. Los niveles de intervención varían entre los diferentes países, y la mayoría de las economías capitalistas son mixtas. Por lo que podríamos decir que se encuentra una cierta presencia de un Estado Interventor, que plantea que si se hace participar a las clases sociales más bajas a través de la intervención del Estado, la economía crece y genera mayor demanda, dinamizándose ya que se produce una inyección de capital que genera un crecimiento económico. Esto significa

El fin de las políticas del laissez faire y la creación de una economía mixta en la cual la lógica del mercado y de la ganancia individual fuera moderada por una lógica que tuviera en cuenta el interés de la colectividad. (Abal Medina y Barroetaveña, 1995)

Se desarrolla entonces el capitalismo organizado, donde el Estado incorpora valores de justicia distributiva y no se limita a desempeñar las funciones de proteger la propiedad privada, sino que se hace intérprete de valores como la justicia distributiva, la seguridad y el pleno empleo. El Estado siente el deber ético-político de proteger a los trabajadores de la economía capitalista, por lo que debe asumir la carga de eliminar todos los obstáculos que objetivamente impiden a los ciudadanos menos pudientes gozar de los derechos políticos y sociales formalmente reconocidos. Uno de los fenómenos que creció junto con el capitalismo es la globalización, que permitió la profundización de la integración económica, social, cultural, política, impulsada por las mejoras tecnológicas de los medios de transporte y comunicacionales a fines del siglo XX. La necesidad de la dinámica del capitalismo para formar una aldea global que permite mayores mercados a los países desarrollados fue una de las tantas razones que ayudan a la globalización a crecer ilimitadamente. Con la caída de la Unión Soviética se desvanece la posibilidad de un modelo alternativo al capitalismo. El surgimiento del socialismo se explica como una respuesta a los turbulentos efectos económicos y sociales de la Revolución Industrial sobre las clases trabajadoras, y ante las fracasadas esperanzas de libertad de la Revolución Francesa. Sobre esta base Saint Simon, Forurier, Owen y Proudhon, entre otros describieron estos acontecimientos y formularon sistemas ideales con la ilusión de superar los problemas de la época.

La influencia de los medios de comunicación en la política

Los actos comunicativos hacen alusión a la convivencia, en esta se producen variados intercambios entre emisor y receptor. Dentro de estos intercambios de contenidos es posible observar que los medios de comunicación constituyen una gran fuente de información. Poseen la capacidad de difundir y propagar gran parte de los discursos que circulan en la sociedad. Tal como asegura Martini (2000), existe una relación fundamental entre los medios de comunicación y la cultura, la política, la economía y la sociedad, dado que muchos de sus cambios generan nuevos procesos socioculturales. La función central de los medios es informar, mostrar la realidad; el problema que aparece es que los medios no siempre entregan información fidedigna y/o que se remita a los hechos que están aconteciendo en determinado lugar. Es posible ver retratado cómo funciona esta influencia de los medios en la película analizada. El protagonista muestra a su madre una serie de falsos telediarios, en los que describe su propia historia del país, ocultando los hechos acontecidos en los últimos meses para evitar su sufrimiento. Por otro lado la madre no duda de que la información que llega hasta ella sea verídica, dado que proviene de la televisión. Hoy en día, gracias al imparable avance de las tecnologías de la comunicación, muy ligado a la globalización, es posible encontrar de una manera casi instantánea noticias que provienen de los más diversos lugares del mundo; la velocidad en la comunicación es determinante. Por otro lado se encuentra el consumo de estos medios; la sociedad actual consume en masa la información que se les presenta y lo hacen de una manera libre.

Sin embargo, es absurdo pensar que la sociedad posee una total libertad de elección, dado que los medios hacen una selección de los acontecimientos que son “noticiables”, es decir, los que tienen la capacidad de generar un impacto en la sociedad. Es el imaginario, tal como lo describe Martini (2000), comprendido como una construcción cultural, histórica y comunicacional, que posibilita a un colectivo construir una explicación y una posición respecto al mundo.

Este imaginario se encuentra en una relación dinámica constante con los discursos de los medios, que estimulan la imaginación social. A su vez, estos imaginarios estimulan a la información y así es como se genera una amalgama activa a través de la cual se ejerce el poder simbólico. Finalmente, como señala Castells (1998), los medios de comunicación son generadores de contenidos y conocimiento, y dentro de ellos la tecnología posee un rol fundamental que le otorga una mayor importancia a la información, que a su vez va a adquiriendo un papel más decisivo, ya que se procesa y transmite con gran velocidad.

Conclusiones

En función de lo anteriormente expuesto, es preciso señalar que estos procesos no se comprenden adecuadamente por fuera del marco de la globalización. Este fenómeno está relacionado directamente con la información y la economía, como elementos interrelacionados que se influyen mutuamente. Según Castells lo que se entiende como global es lo que funciona y trabaja como una unidad en tiempo real y a nivel planetario, de esta manera es posible explicar cómo ciertas actividades de algunas economías afectan a las economías de países alejados. Es posible observar este fenómeno repetidas veces en la película, un ejemplo de ello, es la aparición del cartel de Coca-Cola en el edificio que se encuentra frente a la ventana de la madre de Alex. Como ya se ha mencionado, esto representa una metáfora irónica de la llegada del capitalismo y con ello el consumismo a una sociedad que no solía basarse en aquellos valores a lo material. Otro claro ejemplo, es el Zeppelin que pasa volando por la ventana del departamento, y que la madre, por unos pocos segundos no llega a verlo. Estos ejemplos son una muestra más de cómo funciona esta interacción entre las actividades económicas y culturales, ya que al abrirse la oportunidad de entrar en un mercado, cuya cultura era reticente a los ideales capitalistas, la empresa Coca-Cola arremete en este nuevo medio de una manera invasiva. Por otro lado se observa en otro momento de la película la desaparición de ciertos alimentos que constituían parte de la dieta de quienes pertenecían a la Alemania oriental, los cuales fueron simplemente eliminados y reemplazados por otros que provenían de otros países de Europa. De esta manera, también se observa un cambio radical en términos de costumbres, es decir en la cultura de la sociedad. Mucho se discutió respecto a que la globalización con todo su alcance podría llegar a hacer desaparecer las identidades locales de los pueblos. Sin embargo, es posible sostener, con García Canclini, que se asiste a una reelaboración de “lo propio” de las ciudades o naciones a las que se pertenece, y de una redefinición del sentido de pertenencia, cada vez menos marcado por las lealtades hacia lo local o lo nacional y en mayor medida por la participación en comunidades transnacionales o desterritorializadas.

Bibliografía

Abal, J. M. y Barroetaveña, M. (1995).

Capítulo 3. El Estado. Buenos Aires: Eudeba. Bobbio, N. (1988).

Diccionario de Política. Estado de bienestar. Barcelona: Siglo Veintiuno Editores. Castells, M. (1998).

Globalización, tecnología, trabajo, empleo y empresa. La transformación del trabajo. Madrid: Alianza Editorial. García Canclini, N. (1995).

Consumidores y Ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización. Capitulo de Introducción: Consumidores del siglo XXI, ciudadanos del XVII. México DF: Editorial Grijalbo S.A. Gonzales Arencibia, M. (2005) Estrategias alternativas frente a la globalización y al mercado: la experiencia socialista. Parte IV: Socialismo sostenible como alternativa a la globalización neoliberal. Disponible en: http://www.eumed.net/librosgratis/2005/mga/4b.htm Martini, S. (2000).

Periodismo, noticia y noticiabilidad. Buenos Aires: Norma. Montenegro, W. (2010).

Introducción a las doctrinas político - económicas. México DF: Fondo de cultura económica. Ramírez, R. (s/f) Historia del Muro de Berlín. Buenos Aires. Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos81/historia-muro-berlin/ historia-muro-berlin.shtml República Democrática Alemana. Disponible en: http://es.wikipedia.org/ wiki/Rep%C3%BAblica_Democr%C3%A1tica_Alemana Wikipedia. (2014).

Alemania Occidental. Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Alemania_Occidental


Análisis del film Good bye Lenin fue publicado de la página 71 a página76 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ver detalle e índice del libro