1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65 >
  4. Expresar a través de los pinceles

Expresar a través de los pinceles

Aquino Elias, Elva Yasy

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XV br r nEscritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2014

Año XI, Vol. 65, Diciembre 2014, Buenos Aires, Argentina | 96 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Este ensayo tiene como objetivo enlazar, desde la perspectiva del artista, los escritos de los expertos de cada movimiento artístico. En particular, se ahondará en la vida artística de Liliana Kibrik, arquitecta y artista plástica contemporánea, que a través del arte, ha dejado aflorar su voz interior y volar su imaginación (tal como lo plantearon los maestros de la abstracción). En su tiempo libre recurre a proyectar en un cuadro todo lo que siente, lo que ve, plasmándolo con una diversidad de colores, sacando del foco la figura en sí, desestructurando la materialidad de las cosas y solo dando color al lienzo. Se compararán las teorías de las obras, De los espiritual en el arte, de Kandinsky (1911) y La historia del Arte Universal (1994), a fin de develar los nexos escondidos. Tal como sostiene Kandinsky “toda obra de arte es hija de su tiempo, muchas veces pasa a ser madre de nuestros sentimientos”. (Kandinsky, 1911; 21) Cuando una obra de arte, está planificada en la mente del autor, de a poco va tomando color, de acuerdo a cada detalle que el artista va recolectando; es así como ellos se proponen y al mismo tiempo invitan al espectador despertar la capacidad de captar lo espiritual en las cosas materiales y abstractas; capacidad que hace posible innumerables experiencias. En este tiempo he decido trabajar con una artista actual, cuya inspiración proviene de todo lo que ve, lo que siente, de todo aquello que a simple vista puede ser insignificante pero que a sus ojos son materiales valiosos que plasmará en alguno de sus cuadros.

Desarrollo

Para comenzar este trabajo es esencial analizar algunos textos escritos por artistas del movimiento abstracto. En la obra De lo espiritual en el arte, Valisi Kandinsky, ahonda el arte abstracto en una expresión lírica. Kandinsky, estudia varios factores de la vida llevados al arte, inspirándose en antecesores artísticos como Cézanne, Henri Matisse, Pablo Picasso. Es necesaria una referencia histórica para entender el movimiento artístico Arte Abstracto. A partir del siglo XX hemos visto pasar a varios y diferentes movimientos artísticos; algunos con semejanzas entre sí, que con el correr del tiempo fueron tomando personalidad y lograron diferenciarse o posicionándose a través de la ruptura de los ideales de la época. Es así como se puede mencionar al Fauvismo, movimiento artístico que apareció en 1905, cuyo fundamento era representar el color; y el Cubismo, movimiento artístico nacido en 1907, precursor de la ruptura definitiva con la pintura tradicional. A Vasili Kandinsky lo inspiraban sus antecesores, sus pensamientos e imaginaciones se asociaban con el mundo abstracto. Él mismo habla de Paul Cézanne, llamándolo “el investigador de la nueva ley de la forma”, quien se mantuvo más próximo a los medios pictóricos puros. Cézanne, convirtió una taza de té en un ser animado; o dicho de otra manera, reconoció en esa taza a un ser. Así fue que dio lugar a la naturaleza muerta, dando vida a las cosas muertas exteriormente. No es un hombre, ni una manzana lo representado, sino que el artista utiliza todos esos elementos para crear un objeto de resonancia interior pictórica que se llama imagen. (Kandinsky, 1911) Kandinsky también menciona que el pintor francés, integrante del movimiento Fauvista y siempre atraído por el color, pinta imágenes en donde quiere reflejar su interior, lo divino. Para lograrlo no necesita otros medios que el objeto como punto de partida y los medios exclusivos de la pintura como el color y la forma. Pablo Picasso, precursor del Cubismo, ha estado guiado siempre por los imperativos de la autoexpresión, a veces arrastrado por ellos violentamente, lanzándose de un externo al otro. Picasso intenta llegar a lo constructivo a través de proporciones numérica. A sus últimas obras llega por la vía lógica de la destrucción de lo material, no por la disolución. Picasso no retrocede ante ningún medio; si el color le estorba, lo tira por la borda (y pinta un cuadro con marrón y blanco). Estas características son, en el fondo, su fuerte. (Kandinsky, 1911) Puede decirse que Cézanne dio pie a la abstracción (al interpretar a las cosas como a los seres humanos; viendo en cada una, una vida interior); que Matisse hizo hincapié en el color; y que Picasso lo hizo en la forma. De esta forma, los artistas –consciente o inconscientemente– van a su material, lo estudian, pasan todo por el valor interior de los elementos con los que su arte puede crear. Es la voluntad de expresión lo que constantemente impulsa hacia adelante. Esta fuerza es la fuerza espiritual interna del arte.

Sobre la obra de Liliana Kibrik

Kandinsky sostiene que el artista debe tener algo que decir: su deber no es dominar la forma sino adecuarla a un contenido. Menciona que la verdadera obra de arte nace misteriosamente. Cuando el alma del artista vive, no necesita el apoyo de las teorías y de la cabeza; ella misma sabe expresar cosas que para la persona son aún poco claras en el momento de inicio de la producción. (Kandinsky, 1911) Liliana Kibrik sostiene que siempre le gustó la pintura, pero decidió priorizar su carrera como arquitecta. Y agrega “comencé a pintar de grande, una vez finalizada mi carrera; cuando tuve más tiempo libre”.

La artista busca inspiración en múltiples sitios: “una foto, y un pedacito de esa foto me parece ideal para un cuadro, o un paisaje. Yo, todo lo veo en forma abstracta y los colores o las formas me inspiran” (entrevista personal, 17 de junio, 2014) La artista reconoce las influencias recibidas y cómo éstas se plasman en su obra. “Yo comencé a pintar en el taller de maestro Heriberto Zorrilla, quien creó el movimiento llamado Esencialismo, y ese movimiento influyó mucho en mis pinturas. Después seguí estudiando con otros profesores, que también influyeron en mis obras, porque de todo lo vivenciado uno aprende y se nutre del mismo; hoy podría decir que lo que hago es una mezcla entre ambas corrientes”. En este sentido, para el movimiento Esencialista “el punto de partida de cada trabajo es el caos. Ese caos tiene un fin: trasladar a la tela en blanco algo que tenemos en nuestra mente. El cuadro es el resultado de ese proceso, en el momento que lo estoy haciendo, no es algo anterior”. La artista plástica hace una analogía: el Esencialismo es a las artes plásticas, lo que la improvisación es a la música. Kibrik no planifica sus obras antes de comenzarlas, para ella “el cuadro tiene que ser un hecho vital”. Explica que “a medida que trabajo sobre la pintura tomo decisiones, como en la vida, rechazos, aceptaciones”. Reconoce su predilección por la obra de Vincent Van Gogh. “El color en sus obras me llaman la atención. Y lo que yo hago, en parte, tiene que ver con su trabajo. Pero por otro lado no tiene ninguna relación, sólo ha influído la toma de partido frente al color”.

Conclusiones

Podría decirse que las artes aprenden unas de otras y que sus objetivos a veces se asemejan. El Esencialismo puede vincularse, en algún punto, con el arte abstracto; ambos movimientos hablan de la expresión de los sentimientos del artista (del sufrimiento o del entusiasmo por el que está atravesado, plasmado en lo que pinta). Pintar es un arte, es representar algo sobre una superficie, mediante líneas, colores o trazos; una forma de expresión, un modo de sacar del interior los sentimientos y plasmarlos allí sobre un cuadro u objeto. Los pinceles llevan al autor a relacionarse con sus sentidos de una manera indescriptible, vinculándonos a través de sus obras con diferentes movimientos artísticos. Como conclusión puede decirse que cada artista proviene de algún movimiento o de varios de ellos, y que sus obras son influenciadas por los trabajos de otros artistas. En el caso particular de Liliana Kibrik, fue atraída no sólo por el arte abstracto sino también por un movimiento –similar– llamado Esencialismo. Y sus cuadros reciben influencias de artistas que fueron colaboradores de otros movimientos como Van Gogh con el Fauvismo y Henri Matisse quien dio color a sus obras.

Bibliografía

Historia del Arte Universal (1994). Barcelona: Ronzo. Kandinsky, V. (s/d). De lo espiritual en el arte. Barcelona: Paidós.


Expresar a través de los pinceles fue publicado de la página 61 a página62 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65

ver detalle e índice del libro