1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65 >
  4. La ineludible extinción del libro en las obras del artista Guy Laramee

La ineludible extinción del libro en las obras del artista Guy Laramee

Ortileb Pugin, Marianne

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XV br r nEscritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2014

Año XI, Vol. 65, Diciembre 2014, Buenos Aires, Argentina | 96 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Este trabajo tiene como objeto presentar al artista contemporáneo, Guy Laramee, y su obra: esculturas paisajistas realizadas en base a antiguas enciclopedias y el trasfondo y concepto de protesta y/o advertencia que existe tras ésta: denunciar la extinción de la cultura del libro. Con tal finalidad, se explorarán las opiniones y visiones del artista sobre la problemática, los motivos y/o causas del dilema a nivel social, los procesos creativos del artista, sus influencias en el paisajismo del siglo XIX, las similitudes de sus esculturas con este movimiento y sus diferencias y la fundamentación de por qué éste es un artista contemporáneo. El aporte de este ensayo consiste en la comprensión de «lo sagrado» del libro y su resignificación en las obras contemporáneas. El ensayo pretende exponer la problemática social y actual planteada por el artista Guy Laramee, quien a través de meticulosas esculturas topográficas labradas en viejos libros enciclopédicos alerta sobre la extinción de la cultura del libro.

Desarrollo

Guy Laramee realiza esculturas topográficas utilizando libros en vías de extinction. “Montañas de conocimiento olvidado y en desuso regresan a lo que realmente son: montañas”. Esta es la premisa básica con la cual trabaja el artista interdisciplinario. Este artista, en los últimos cuatro años se ha dedicado, principalmente, a la construcción de esculturas topográficas a partir de la destrucción parcial de antiguas enciclopedias y diccionarios. Estas esculturas 3D, presentan imponentes paisajes naturales, tales como cañones, cavernas, llanuras, aguas, mesetas y, especialmente, montañas, minuciosamente esculpidas y talladas sobre los viejos tomos. La razón de ser de las creaciones de Laramee, reside en una temática actual, que, en un futuro, no muy lejano, se convertirá en una polémica tendencia: la desaparición de la cultura del libro. Por extinción de la cultura del libro se entiende la desaparición cuasi total del uso del libro como referente y/o fuente de información y saberes (en el caso de diccionarios y enciclopedias) o simplemente como objeto de recreación y placer (en el caso de novelas, cuentos, libros poéticos, etc.) Las obras del artista presentan una interesante amalgama entre los tradicionales diccionarios y enciclopedias, con soberbios panoramas naturales, a través de los cuales pretende advertir al espectador y expresar su opinión con respecto a la inminente desaparición del libro, a la cual explica a través de la cita anteriormente expuesta, donde toma al libro como un cúmulo o montaña de conocimiento que finalmente es descartado y va degradándose de forma física y figurativa, hasta volver a su lugar de origen: la Tierra.

A su vez, éste manifiesta que cada obra de arte tiene su propia voz y dicta su propio medio, explicándose así el por qué de la fusión del paisaje con los tomos en desuso. Su obra puede calificarse como metafórica, ya que utiliza un proceso natural y progresivo, experimentado por el entorno, como lo es la erosión, para ilustrar el dilema de la extinción del libro como símbolo del acopio de saberes y cultura. Entonces, el uso metafórico del paisaje, podría apreciarse casi como una alegoría de gran belleza poética. Además, sus esculturas son de por sí, cautivadoras a los ojos del público por la delicadeza, esmero y meticulosidad que presentan y por el realismo conmovedor en la representación de los paisajes.

En cuanto a la extinción del libro, el artista tomo como ejemplo central la decisión tomada en el año 2012 por la empresa Encyclopaedia Britannica de finalizar la impresión en papel de los ejemplares de la Enciclopedia Británica luego de doscientos cuarenta y cuatro años de difusión. Laramee explica que estos libros eran considerados, prácticamente, como monumentos al conocimiento y a la cultura. Éstos, sin más, fueron reemplazados por nuevas ediciones digitales, ya que el presidente de la empresa consideraba que es en Internet donde se hallan los lectores y el futuro del saber y la literatura. Expertos en este fenómeno han expresado también su preocupación ante su evolución progresiva: Jorge Hernández, director ejecutivo de la editorial de enciclopedias colombiana, Grupo Océano, alega que las ventas de éstas han caído más de un sesenta por ciento en los últimos años. El periodista Humberto Mussachio declara que enciclopedias emblemáticas europeas han desaparecido en los últimos años, debido a su fracaso al intentar competir con buscadores virtuales, tales como Wikipedia. También expresa el cambio en el hábito de usar la enciclopedia como fuente de información por el uso del Internet en las nuevas generaciones. Es pertinente mencionar, además, la inminente desaparición de las bibliotecas, hogar de todos los libros. Este fenómeno es causado por el crecimiento del fomento, por parte de escuelas y gobiernos, del empleo de Internet a través de aparatos tecnológicos cada vez más accesibles para la población, con motivos didácticos, instructivos e investigativos. Otras amenazas que sufre la permanencia del libro son las plataformas que ofrecen venta de libros electrónicos, tales como Amazon. Esta empresa anunció que desde hace tres años las ventas de ediciones online superan crecientemente a las de papel. La página Ebook, la cual ofrece descargas pagas y gratuitas de libros digitales, y el kindle, lector de libros electrónicos similar a una tablet creado por Amazon. Laramee rechaza profundamente este avance destructivo de la tecnología por sobre las fuentes clásicas y tradicionales de adquirir conocimiento y realizar investigaciones. Ya que, en términos generales, se resiste ante el veloz avance tecnológico experimentado hoy en día porque cree que el hombre busca olvidar los avatares de su existencia y esconder su verdadero ser, sumergiéndose en ésta y utilizándola como vía de escape o evasión de su realidad. Además de considerar que colma las mentes humanas con un exceso de información que no son capaces de asimilar. El artista también expresa su negativa ante la intervención de softwares y dispositivos tecnológicos en el arte ya que considera que modifican la verdadera esencia y razón de ser de las obras quitándole toda su espontaneidad y naturaleza. En cuanto a los procesos creativos y de realización que el artista sigue, se puede sostener que él mismo expresa no seguir ningún método en particular. Éste compara la creación artística con el amor, asumiendo que no existe fórmula para ninguna de las dos actividades. El artista revela que sus herramientas fundamentales a la hora de crear son la intuición y los sentimientos. Asimismo, confiesa que la intuición es lo que nos hace humanos y guía mejor que nadie y que los sentimientos son el motor de la vida misma. Describe su labor artística como la preparación de las condiciones para la experimentación de un “renacer” sagrado del libro. Éste relata que los libros, objetos de por sí, sagrados para él, se tornan a aún más sagrados luego de la transformación (esculpido y tallado) que reciben por luego de su intervención ya que se convierten en paisajes, renaciendo así como sublimes montañas, mansos lagos y/o tímidas cavernas: su punto de partida. Introduciendo así, la siguiente paradoja: ¿Nace el libro donde muere? ¿O muere donde nace? Laramee, confiesa, por último, que para él las librerías son lugares mágicos, ya que es allí donde su inspiración brota. Asimismo, sus más grandes musas son los escenarios naturales que recorre durante viajes de investigación antropológica y etnográfica, ya que también se desempeña como antropólogo. Los paisajes que más venera son los del Amazonas Peruano, las selvas ecuatoriana y brasilera y cualesquiera dónde se alce una montaña. Éste declara que los paisajes son sagrados, misteriosos (nunca se conocerá a fondo, ni se podrá predecir a la naturaleza como tal), primitivamente espontáneos, plenos en/de esencia (ya que simplemente son, sin miramientos ni cuestiones) y que logran trascender ya que, a pesar del cambio, éstos se mantienen estoicos y majestuosos a través del tiempo. Laramee considera que profesa una especial obsesión por las montañas ya que éstas “lo elevan” a nivel espiritual. Con respecto a los procesos de realización que sigue, éste comenzó utilizando herramientas manuales y simples de talla y labrado, tales como diferentes tipos de cinceles. Pero al aumentar los tamaños y volúmenes de sus esculturas, comenzó a utilizar una máquina denominada Little Blaster, dentro de ésta realiza los trabajos de esculpido con hojas amoladoras, moto sierras pequeñas y hojas metálicas cortantes. Es posible hallar similitudes entre la obra de Laramee y las de los paisajistas románticos del siglo XIX. El mismo artista expresa evocar las obras del pintor alemán, Caspar David Friedrich, a la hora de elaborar las propias. Su interés en los paisajes románticos radica en su deseo de reverenciar los paisajes, tal como lo hacían sus adeptos y reactivar el sentido de lo sublime, al pintar el panorama natural en todo su esplendor y grandiosidad, tal como este pintor y sus colegas lo hacían. Existen tres similitudes fundamentales en la obra de Laramee y este artista, a pesar de que uno realizaba obras pictóricas y el otro realiza esculturas tridimensionales: ambos exhiben majestuosos y estoicos paisajes. Además, los dos representan la trascendencia presente en la naturaleza. En el caso de Friedrich, se halla representada por la presencia de la niebla y las nubes veladas, y en el caso del escultor, en el uso del paisaje por sí mismo. Otro rasgo común entre los dos es la ausencia de personas en sus paisajes. Es como si la naturaleza, reclamase por fin a la Tierra como suya y se coronase con su propio esplendor, y fuese ella, también, la única espectadora del acontecimiento. En las obras de ambos artistas los paisajes se presentan como entidades dotadas de vida que sumen al espectador en un trance capaz de elevar los sentidos hasta sentir que uno se haya dentro de la misma obra y frente a frente a su propia esencia primitiva, desprovista de conceptos y creencias. Libre. Ambos logran que el espectador logre conmoverse profundamente y sentir que se fusiona con la obra misma.

Sin embargo, es preciso aclarar que Friedrich cuenta en su haber con obras de paisajes en los cuales aparecen personas, pero que no son aquellos los que se comparan y asemejan a los de Laramee, ni los que producen tales sensaciones. Tampoco son la mayoría.

Conclusiones

La obra de Guy Laramee se puede calificar como totalmente contemporánea, ya que no sólo trata directamente una problemática actual, la continua introducción de novedades tecnológicas, sino que también, toma una corriente anterior, el paisajismo romántico pre impresionista del siglo XIX y la amalgama con un objeto cultural al borde del olvido. Creando así un híbrido. Laramee se da la libertad de re-inventar la función clásica del libro, transformándolo totalmente, resignificándolo. Podría decirse que el artista, a través de la cópula del movimiento anteriormente mencionado con la transformación de un objeto cotidiano, da lugar al nacimiento de algo completamente nuevo y contemporáneo. Y a través de una creación de carácter innovador y mestizo, expresa su opinión, vaticinando la degradación de la cultura del libro. También podría añadirse que el artista busca involucrar espiritualmente al espectador, para que se sienta parte de la obra, ya que éste opina que una obra no se encuentra completa sin un espectador que pueda apreciarla y hacerla propia, lo cual es una tendencia característica del arte actual. Finalmente, es posible sostener que las montañas de conocimiento descartado y en desuso que vuelven a renacer a través del paisaje, se asientan sobre los terrenos del arte contemporáneo esperando lograr un eco en el interior de sus espectadores para intentar/logar despertar a su verdadera esencia del sopor virtual y tomar conciencia de la erosión en su/el entorno o simplemente emocionarlo.

Bibliografía

Guy Laramee (2014).

Artist Statement. Disponible en: http://www.guylaramee.com/index.php/intro/ La Ruffa, E. (4/03/2013) Artist´s Interview:Guy’s Laramee sculptures. Disponible en: http://beautifuldecay.com/2013/03/04/artist-interviewguy-laramees-carved-book-sculptures/ Noriega, S. (24/02/2014).

Internet, el verdugo de las enciclopedias. Disponible en: http://www.sexenio.com.mx/articulo.php?id=44021 The Halsey Institute of Contemporary Art. (2014).

Guy Laramee. Disponible en: http://halsey.cofc.edu/exhibitions/guy-laramee/


La ineludible extinción del libro en las obras del artista Guy Laramee fue publicado de la página 73 a página75 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65

ver detalle e índice del libro