1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65 >
  4. Tim Burton. Camino hacia la estética digital

Tim Burton. Camino hacia la estética digital

Di Maggio, Igna

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XV br r nEscritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2014

Año XI, Vol. 65, Diciembre 2014, Buenos Aires, Argentina | 96 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En el presente trabajo, se analizará parte de la filmografía de Tim Burton para determinar cómo la llegada de la revolución digital influye en el sello autoral dado desde lo temático y estético del director. En primera instancia, se analizará el concepto de intertextualidad propuesto por Scorali y se comparará con las películas de Burton que citan ciertos aspectos del Expresionismo Alemán, aspectos que toma desde los inicios de su trayectoria para apropiárselos como sello estético Luego se describirá la técnica de stop motion utilizada por Tim Burton en la era del auge de animación digital y cómo este aspecto es un recurso que lo define como autor. Finalmente se comparará el film y la técnica utilizada del punto anterior, con uno de sus últimos films en donde el director deja a un lado los escenarios artesanales y reales para sumergirse en toda una experiencia digital, con un film que desde su concepción no cuenta con nada hecho real, sino con todo digital. En conclusión, se analizará como las nuevas tecnologías y el uso de animación digital ha sido un recurso apropiado por Burton en los últimos años y ha modificado la concepción de su estítica como sello personal. Desde finales del siglo XX, el lenguaje de los nuevos medios ha influido en la sociedad post industrial que se caracteriza por el consumo imperante de tecnología, dado por la revolución de los medio informáticos. Esta revolución, ha influido en todas las artes, entre ellas el cine y en la forma en que este representa. En la actualidad vivimos en la era post moderna o hipermoderna (como la denomina Lipovesky) del cine y los medios masivos. El cine de Tim Burton forma parte del llamado Hollywood Postmoderno, caracterizado por una marcada hibridación de géneros y formas que definen su sello estético y autoral que ha permanecido a lo largo de toda su filmografía. Tim Burton, busca simplificar la naturaleza ilusoria de la imagen cinematográfica, sus obras proponen una productiva indagación en torno a la imagen como artificio. Busca generar un entorno por más que ilusorio, natural, a través de los decorados artesanales, el maquillaje, los vestuarios pintorescos y la animación con la técnica de stop motion, que, a la concurrencia de los efectos y animaciones digitales. Pero esos aspectos en sus más recientes producciones han cambiado, ya que ha incorporado animaciones 3D, decorados, personajes y muchos elementos digitales, que ha modificado la estética desde la forma en que es representada. Es por esto que para el presente trabajo se analizaran las características de Hollywood como mayor productor de cine efectista y animado, en la marca autoral de Tim Burton.

Camino hacia la estética digital

El Hollywood posclásico de los primeros años de la década del ochenta que acogió a Tim Burton, había dejado de ser una fábrica de sueños para convertirse en un duro mercado donde imperaba la ley de la rentabilidad inmediata. En este cine postmoderno que se ha denominado autorreferencial o neoclásico, tiene especial relevancia el fenómeno de la intertextualidad. No obstante, la intertextualidad y la hibridación de géneros no es una característica exclusiva del llamado Nuevo Hollywood. Según Jordi Sánchez-Navarro “En este Hollywood transformado aparece la de Tim Burton, cuya trayectoria profesional y planteamientos creativos se desarrollan en plena congruencia con el modelo industrial que lo acoge”. Tim Burton, cuyas películas han recaudado más de mil millones de dólares en todo el mundo, es un autor innovador dentro de sistema industrial Hollywoodense. Burton ha estado dentro del régimen de los estudios desde sus comienzos como animador en la Disney, pero ha sabido mantener su individualidad al margen de los imperativos económicos y de la mentalidad corporativa del sistema. El cineasta ha conseguido hacerse un hueco como excéntrico, como un sujeto capaz de actuar desde los márgenes del sistema pero sin amenazar su regularidad. Al igual que muchos de sus personajes, Burton se mueve en los límites de su propia sociedad.

Estética: origen e influencias

El expresionismo Alemán fue un movimiento cinematográfico que surgió en la década del 20 en Alemania, en un contexto de post guerra. Tenía como fundamento estético las luces duras, el claro oscuro, las actuaciones exageradas, recurre a la deformación de la realidad como mecanismo para expresar lo que vivían esos pueblos. Lipovesky lo define como modernidad primitiva: ‘‘la interpretación acentuadamente expresionista de los actores compensa con mímica hipertrofiada la ausencia de diálogos (…) Por medio de decorados y maquillajes exagerados, de imágenes brincadores y saltadoras, se está construyendo un arte que, con sus obras maestras, configura un modo de expresión radicalmente nuevo’’. (Lipovesky, 2008) Entre las característica del cine de Tim Burton se puede hablar del concepto de Intertextualidad propuesto por Scolari que lo define como “La citación, homenaje o robo descarado de otros textos es una características de la estética postmoderna que emerge de las pantallas de la hipertelevision’’ (Scolari, 2007).

Las obras de Burton permanece en constante diálogo con otros films, especialmente es evidente que su fuente de inspiración para el estilo y la estética está fuertemente vinculado con el Expresionismo Alemán (Doctor Caligari- 1920 Nosferatus-1922) pero no solo en la estética, sino también en lo temático con respecto a las historias oscuras y sombrías. Pero sus películas dan cita a estos aspectos desde la animación, los cuentos de hadas, el amor por lo siniestro, las películas de monstruos y el goticismo de las películas de terror, desde su primer cortometraje animado para Disney, Vincent (1982) se ve reflejado esos aspectos. La intertextualidad se asocia comúnmente a la postmodernidad y no cabe duda de que en la cultura de masas actual encontramos una actitud intertextual dominante. Por otra parte resulta ciertamente atractiva: disfrutamos de un film porque reconocemos sus referencias a otros films. Las manifestaciones modernas del género fantástico, terreno en el que se mueven las obras de Burton, destacan especialmente por su alusión estética, de la que se hablo anteriormente. En el fantástico actual predomina la utilización de animaciones digitales que se yuxtaponen y mezclan con lo filmado realmente, los directores que consiguen mayores logros son precisamente los que se remiten sistemáticamente a la tradición fantástica con la utilización de las nuevas tecnologías dado por los sofwares especializados. Tim Burton, tiene una transición a lo largo de su carrera, que se ha visto reflejado en su estética desde sus primeras obras cinematográficas con The nightmare before chrismas (1993) en donde utiliza la clásica técnica de animación en stop motion, hasta Alice in Wonderland (2010) con todo animado digitalmente. Hoy dia Burton trata de insertar su obra en un continuo, sin dejar de lado la tradición, reciclando materiales clásicos para erigir fantasías modernas.

Técnica de stop motion en la era de animación

digital

The nightmare before chrismas es una película de Burton que se estreno en 1993, este film desde el punto de vista estético bebe directamente de las fuentes del expresionismo y del goticismo, con sus diseños retorcidos y distorsionados, sus agudos ángulos y perspectivas forzadas, pero uno de los aspectos que se resaltaran de este film, es el estilístico y las características técnica utilizada en pleno auge de la animación digital. Burton, quien ya había realizado Vincent mediante la técnica de stop motion, ha sido siempre un entusiasta defensor de este estilo. Reivindica este tipo de animación aplicada al efecto especial precisamente porque se revela de forma evidente como engaño. El ligero efecto estroboscópico característico de las escenas animadas con este procedimiento se asocia a una forma de ejecutar efectos especiales muy pasada de moda. Sin embargo, Burton la incluye en sus trabajos siempre que le es posible. El efecto estroboscópico hace que los modelos parezcan estáticos y torpes pese a una animación técnicamente perfecta. La filmación fotograma a fotograma de modelos que permanecen inmóviles elimina la ligera borrosidad que se produce en cada fotograma cuando se fotografía un objeto en movimiento. Cuando la captura fotográfica se hace con el modelo estático, la ausencia total de difuminación provoca en la proyección un movimiento brusco. Pese a sus deficiencias, su alto coste económico y la inversión de tiempo y dedicación necesaria para su realización, la animación stop motion se ha convertido en objeto de culto. Burton sabe que, pese a sus limitaciones técnicas y problemas consustanciales como el efecto estroboscópico, la animación fotograma a fotograma destila la esencia de su sello autoral. Por otro lado cabe destacar el avance tecnológico que ya había en la época en la que se rodó este film, ya que en 1983 se introdujo la go-motion, técnica desarrollada por la Industrial Light and Magic para Return of the Jedi, Richard Marquand, (1983).

En la go-motion el animador ejecuta los movimientos del modelo, cuyas articulaciones están conectadas a servomotores. Un ordenador va memorizando las posiciones, de manera que al recibir una orden puede reproducir la animación previamente ejecutada, que es rodada en continuidad y a velocidad normal. En el registro final queda una animación mucho más fluida. Esta nueva técnica, más los avances en la creación de imágenes generadas por ordenador, permitió que ciertos efectos que hasta entonces eran del dominio de la stop-motion pudieran ser creados por ordenador. Esto contribuyó al declive cinematográfico de esta técnica. Sin embargo, la animación stop-motion continuaba siendo uno de los medios favoritos de directores como Burton.

Hibridación en el lenguaje audiovisual como sello

estético

Tim Burton es un ejemplo para hablar de la hibridación en el lenguaje visual al que se refiere Manovich, ya que en sus últimos filmes, se ha visto un Burton impregnado de la ola digital que aparte de yuxtaponer animación grafica, con filmación real, altera el orden real de la filmación (los personajes cambian de tamaños), creando todo un universo por medio de la animación. Con Alice in Wonderland (2010) lo interesante, es que Tim Burton es un director que se ha caracterizado por crear y diseñar los decorados artesanalmente en la mayoría de sus películas, recurriendo muy poco a los efectos especiales o animación digital, sus puesta en escena son reales, donde se puede tener contacto directo con ese mundo fantasioso. Justamente es uno de los directores de Hollywood que se ha ido involucrando progresivamente en toda la ola digital que actualmente es característico del cine efectista. El cine comercial va en crecimiento juntamente con los avances tecnológicos. Darley señala en su texto cultura visual digital “el espectáculo se halla sujeto a las capacidades de tecnología digital en la que se apoyan y ciertas presiones influyentes que se encuentran en vigor dentro de la cultura visual general de la que forman parte’’. Un ejemplo de ello es una de sus últimas películas Alice in Wonderland (2010) en donde casi todos los decorados son digitales animados en 3D, trabajados sobre algunos decorados artesanales, creando un universo llamativo y surreal. Pero lo más curioso es que logra digitalmente modificar los tamaños en algunas partes del cuerpo de los actores, como es el caso de la Reina roja (Helena Bonham Carter), que su cabeza es agrandada digitalmente. Es decir hay una variabilidad, según Manovich, cuando ‘‘un objeto de los nuevos medios no es algo fijado de una vez para siempre, sino que puede existir en distintas versiones, que potencialmente son infinitas’’. Esta variabilidad también se hace presente en el film, cuando se modifica las proporciones del actor a través de un software de animación digital, que permite más posibilidades de modificación, otro ejemplo son los personajes Tweedledee y Tweedledum, el par de gemelos traviesos interpretados por Matt Lucas, fueron estructurados en base a una tipología ya existente, y digitalmente armaron y animaron a ambos personajes; recurso muy utilizado en películas de este género.

En este caso, también se puede mencionar otro aspecto que resalta Manovich en cuanto a la revolución informática: la automatización. Nuevamente se toma como ejemplo a los gemelos Tweedledee y Tweedledum, el actor fue vestido con un traje verde con la tipología de los personajes gemelos, el traje, aparte de ser verde por el croma, tenia sensores de captación de movimiento por todas partes, para que automáticamente mientras se filmaba la toma, apareciera en un ordenador la imagen de actor ya animada con la tipología establecida y era allí donde el director evaluaba si quedaba o no la toma, es decir, el director en este caso ya deja de ver el espacio real que está siendo representado, no ve lo que se está filmando a través del monitor de la cámara, si no, que se pone tras un ordenador a ver lo que automáticamente, a través de software especializados, se está filmando en ese momento. Sin duda hay un contraste fuertemente marcado con lo que es filmar en espacios reales y tangibles, y filmar en espacios invisibles creados digitalmente. Tim Burton, quien durante mucho tiempo opto por mantener las formas tradicionales, aspectos que marcaban su técnica y estética como autor cinematográfico, en los últimos años a preferido apropiarse de las características de la animación y los efectos especiales digitales, para hacerla propia y así adaptar toda su estilística cinematográfica a las nuevas formas de representación, dados por los recursos digitales. Sin embargo pese a que actualmente cualquier cosa se pueda manipular, modificar, tergiversar, digitalmente, no quiere decir que sea un recurso -al menos en el caso de Tim Burton- con el que se pueda lograr un realismo, como se consiga mostrar decorados reales, personajes reales e incluso vestuarios reales. Es decir, lo digital aún no logra reemplazar a lo real desde el punto de vista pragmático. Es por eso que la utilización de los recursos digitales en las películas de Tim Burton, de alguna forma quiebra con la esencia propia del autor, desde lo estético y estilístico. A pesar de que se pueda diseñar cada una de las dimensiones de los objetos puestos en escena, modificar distintos parámetro, aun la textura, la forma, el color, la tridimensión en Alice in Wonderland (2010), no reemplaza a el film The nightmare before chrismas (1993); pese a que haya sido hecho con un técnica antigua como la del stop-motion.

Conclusiones

Tim Burton es uno de los pocos directores, que ha logrado marcar su propio sello autoral desde lo temático y estilístico, a pesar de desarrollar su trabajo dentro de las constricciones del sistema hollywoodense. Sin embargo, a lo largo de su trayectoria, se ha apropiado de ciertas características del cine efectista, que constituye una particular forma de aquello que el espectador quiere consumir. Es por esto que el cine de Tim Burton que se desarrolla en un contexto industrial del Hollywood postmoderno. Refleja mucho de los aspectos de la era post moderna, entre ellos la hibridación de formas y géneros, estética a través de la construcción intertextual de sus obras, llevándolo al fantástico moderno característico de sus filmes.

Bibliografía

Darley, A. (2003).

Cultura visual digital: Espectáculo y nuevos géneros en los medios de comunicación. Barcelona: Paidós. Manovich, L. (2008).

Comprender los medios híbridos. Manovich, L. (2005).

El lenguaje de los medios de comunicación: la imagen en la era digital. Barcelona: Paidós Sánchez Navarro, J. (2000).

Tim Burton: Cuentos en sombras. Barcelona: Glénat. Scorali, C. (2008).

La estética Posthipertextual.


Tim Burton. Camino hacia la estética digital fue publicado de la página 79 a página81 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº65

ver detalle e índice del libro