1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº18 >
  4. Estrategia metodológica con enfoque interdisciplinario entre las áreas de diseño gráfico y diseño de productos del taller de diseño

Estrategia metodológica con enfoque interdisciplinario entre las áreas de diseño gráfico y diseño de productos del taller de diseño

Chicaiza Ayala, Diego

Actas de Diseño Nº18

Actas de Diseño Nº18

ISSN: 1850-2032

IX Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo”
V Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Comunicaciones Académicas

Año IX, Vol. 17, Marzo 2015, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: La interdisciplina considera la realidad desde una visión holística y dinámica que permite la interacción de saberes distintos en su concepción, pero que persiguen un objetivo común. El taller de diseño es el espacio para que exista esta in

Este trabajo desea orientarse en una propuesta metodológica que sea factible al proceso de educación en diseño más que en definir conceptualmente lo que significa interdisciplina. Ya se han dado definiciones claras sobre el tema a tratar desde varios autores: Alfonso Borrero Cabal S.J., Edgar Morin, Rolando García, entre otros.

Entender la interdisciplina en el diseño es comprender la historia del diseño mismo y la evolución que hemos estado viviendo con la variedad de nominaciones sobre las actividades y áreas que involucran la profesión del diseñador: diseño gráfico, diseño industrial, diseño de interiores, diseño de lámparas, de sillas, etc. El diseño es una sola disciplina que, si bien se le ha permitido ramificarse y especializarse, comparte nociones fundamentales en todas las áreas ramificadas. Por lo tanto, se puede denominar a cada área de estudio como ámbito (diseño gráfico, diseño industrial, diseño de interiores). La interdisciplina en el diseño es, entonces, un pretexto para reconocer que entre diseñadores, sea cual sea su área de estudio, hay mucho más en común de lo que no parece ser que exista. ¿Desde dónde parte la interdisciplina y para qué sirve?, Son algunas de las reflexiones que deben formular las academias formadoras de profesionales mientras transcurre la educación de un estudiante. Los docentes en diseño debemos considerar la línea interdisciplinar para educar desde ella. Esto a su vez es un reto y una nueva manera de comprender nuestro entorno profesional como integración de saberes en objetivos claros y concretos que puede demandar un proyecto de diseño. Para conocer sobre la interdisciplina, deberíamos preguntarnos primero: ¿qué no es interdisciplina? Rolando García plantea una propuesta para abordar al tema desde el estudio de los sistemas complejos. Para él, lo que verdaderamente está en juego es la relación entre el objeto de estudio y las disciplinas a partir de las cuales se realiza el estudio. Las disciplinas poseen, cada una, ciertas características propias que hacen evidenciar su origen y sus objetivos particulares hacia una realidad. Asímismo, esta realidad debe ser considerada como una realidad compleja. Es decir, un mundo real en donde “las situaciones y los procesos no se presentan de manera que puedan ser clasificados por su correspondencia con alguna disciplina en particular”. (García, 2006. p. 21).

La interdisciplina no es la yuxtaposición de varias disciplinas anhelando zanjar una hipótesis u objetivos dados. Tampoco considera a las disciplinas formadoras de generalistas en contra del espacialismo. Ya que la visión de los sistemas complejos no va en contra de la especialización ni de la generalización. Se da interdisciplina necesariamente en un trabajo en equipo y eso refiere a que la interdisciplina empieza por la multidisciplina; es decir que la interdisciplina es en una primera instancia el resultado de la reunión de disciplinas. El diseño plantea entonces que las ramificaciones estructuradas actualmente, pueden generar nuevas relaciones que integren conocimientos y desarrollen equipos de trabajo dentro de un espacio.

La interdisciplina en el diseño canaliza necesariamente metodologías que se pueden desarrollar para la configuración de proyectos en el taller de diseño. Dichas metodologías no son más que recursos para obtener, a través de la relación interdisciplinaria, resultados que involucren más los aspectos sociales de nuestro entorno mediato e inmediato. Es así que a través del estudio de sistemas complejos en la interdisciplina, se pueden generar estrategias metodológicas como procesos de configuración e integración en los proyectos que se imparten en el taller de diseño.

El espacio del Taller de Diseño En el desarrollo educativo particular de la carrera de diseño, se presenta un espacio propio de conjeturas, aplicaciones y diálogos cuya característica se enmarca en la intervención de reflexiones y generación de ideas propias del conocimiento del diseño. Dicho espacio se ha denominado Taller de Diseño el cual posee la particularidad de ser considerado como el espacio de desarrollo de “unidades productivas de conocimientos a partir de una realidad concreta para ser transferidos a esa realidad a fin de transformarla, donde los participantes trabajan haciendo converger teoría y práctica”. (Maya Betancourt, 2003). Cabe considerar que este espacio se identifica con la relación permanente de sus actores: estudiantes y docentes. Dicha relación activa la dinámica de la reflexión, la vivencia y la conceptualización desde la síntesis del pensar, sentir y hacer. La vinculación entre la producción de ideas y su teorización, logran fortificar el aprendizaje desde una participación más vivencial con los procesos de enseñanza. El docente tiene el compromiso de encaminar dichos procesos, pero a su vez, adquiere la experiencia de realidades concretas en función de los estudiantes. El taller permite el desafío en conjunto de problemas específicos y, por ende, de las alternativas de solución que puede presentar el grupo, buscando las interrelaciones del aprender a ser, aprender a aprender y aprender a hacer.

Estas tres premisas identifican al espacio del taller de diseño como fundamental para que, según Maya Betancourt, los “conocimientos se adquieran en una práctica concreta que implica la inserción en la realidad que constituirá el futuro campo de acción profesional de los estudiantes y que constituye ya el campo de acción de los docentes”. (Maya Betancourt, 2003). Dicho espacio en donde las interrelaciones de aprendizaje se desarrollan, pretende relacionar los criterios no solo entre la correspondencia estudiante - docente y viceversa, sino que se enfoca a una relación en donde el estudiante vea reflejada su visión de proyecto mediante la correlación estudiante - estudiante. Esta última relación establece los niveles de aprendizaje de toda una comunidad en donde se puede percibir el avance cualitativo de los procesos educativos y de desarrollo integral. Si bien el taller proporciona elementos de desarrollo integral, es fundamental reconocerlo desde su intención, basada en la experiencia académica que puede tener el docente y la institución como tal. Las temáticas y el soporte base del programa, deben estar identificadas y evaluadas constantemente en todo el proceso de enseñanza-aprendizaje al igual que sus objetivos y metas. Al reconocer que el espacio idóneo para el desarrollo creativo de propósitos e ideas es el Taller de Diseño, debido a su capacidad dinámica de integrar varios procesos pedagógicos, educativos y personales, es necesario identificar que conlleva el término proyecto y cual es su vinculación con el desarrollo de procesos educativos. El proyecto de diseño se comprende como el referente integrador de enfocar desde la investigación científica, para descubrir conocimientos mediante metodologías que encaminen al desarrollo constituido de elementos comunes en un espacio teórico y pragmático de procesos propios de la profesionalización de la carrera de diseño. Dichos procesos, y por particularidad del diseño en sí, se traducen en procesos que se identifiquen desde la comunicación de criterios bidimensionales y tridimensionales en la configuración de elementos. El proyecto necesita de un contexto en donde pueda desarrollarse conforme a las exigencias particulares del propósito del taller de diseño. Es así que es necesario establecer parámetros claros del proyecto a desarrollarse, es decir, qué variables, factores y elementos constituyen la ruta que va a tomar el objetivo final del trabajo a realizarse.

Consideraciones metodológicas para el Taller de Diseño Es necesario considerar que el Taller de Diseño debe tener una mejor relevancia en su desarrollo pedagógico. Por ende, se puede reflexionar sobre algunos elementos que lograrían estructurar y ordenar los procesos y estrategias metodológicas de acuerdo a los objetivos del taller en sí: 1. Construcción del escenario de trabajo 2. Planteamiento de la metodología a desarrollarse 3. Desarrollo metodológico para el taller 4. Evaluación metodológica 1. Construcción del escenario de trabajo Según David Aarón Miranda García, en su documento Interdisciplinariedad y transversalidad: apuntes de su importancia para el diseño de la currícula en el nivel medio superior, existen requisitos importantes para el desarrollo de la interdisciplina dentro de una transversalidad propuesta curricularmente: • Trabajo en equipo: formación de actitudes cooperativas entre los docentes.

• Intencionalidad: que la relación entre las disciplinas sea estimulada ya que el encuentro fortuito entre disciplinas no es interdisciplina.

• Flexibilidad: que exista apertura en cuanto a búsqueda de modelos, métodos de trabajo, técnicas; sin actitudes dogmáticas, con reconocimiento de divergencias y disponibilidad para el diálogo.

• Cooperación recurrente: que haya continuidad en la cooperación entre las disciplinas para lograr cohesión del equipo. Una cooperación ocasional no es interdisciplina.

• Reciprocidad: está dada por la interacción entre las disciplinas. La reciprocidad lleva al intercambio de métodos, conceptualizaciones, códigos lingüísticos, técnicas, resultados.

La integración interdisciplinaria supone una exigencia en la compatibilización de distintos campos del saber de diseño para obtener un nuevo enfoque que trascienda e integre sin desvirtuarlas. Así, la “interdisciplina significa confrontación de conceptos y puntos de vista en un enfoque nuevo”.

Como parte fundamental y esencial del taller, está la organización de los docentes y su rol específico dentro de la dinámica interdisciplinar. Debe existir una disposición de parte de estos actores al momento de planificar y ejecutar el proyecto en el taller. Se pueden considerar perfiles de docentes, para lo cual se plantea la participación de tres actores guías como mínimo: • Docente(s) con conocimiento en diseño de productos o industrial que apoyará con sus conocimientos en el desarrollo de factores que competen en el diseño de productos pero con una visión holística del objetivo del taller. Es decir, que no se encierre en su disciplina o no permita ser permeable a las propuestas integrales que pueden surgir como resultado de la interdisciplina.

• Docente(s) con conocimiento en diseño gráfico y de comunicación visual que apoyará con sus conocimientos en el ámbito del diseño gráfico y de comunicación visual y a la vez, que logre aportar con su participación al objetivo interdisciplinario del taller.

• Docente coordinador como el participante que “conduzca al grupo de docentes al logro de los objetivos, controlando los contenidos, las síntesis continuas, la capacidad de repreguntar al grupo para seguir buscando y construyendo respuestas”. (Maya Betancourt, 2003).

A este rol de coordinador, podría o no incorporarse al número mínimo de participantes docentes. Es necesario que dentro de un equipo de investigación o trabajo, se comparta un marco conceptual común que se derive de una concepción del mundo particular. Es por esto que: …lo que integra a un equipo interdisciplinario para el estudio de un sistema complejo es un marco conceptual y metodológico común, derivado de una concepción compartida de la relación ciencia-sociedad. Lo que permitirá definir la problemática a estudiar bajo un mismo enfoque, resultado de la especialización de cada uno de los miembros del equipo… (García, 2006, p. 35) El espacio físico debe colaborar con las instancias del desarrollo creativo para una mayor efectividad. Dicho espacio estaría en colaboración con el objetivo siempre y cuando se presenten las condiciones óptimas de trabajo ya sea en el aula, en los exteriores al aula o en los talleres donde se pueden elaborar los modelos pertinentes al estudio de proyecto.

2. Planteamiento de la metodología a desarrollar Una vez asentados los elementos necesarios para el inicio del taller, es necesario establecer el control de los objetivos y alcances que se tendrán a lo largo del desarrollo del curso. Para esto se propone un programa organizado a detalle día por día que sea la guía y ruta de los procesos de desarrollo del taller completo.

El punto de inicio para la planificación del programa que se desarrolle, es establecer las necesidades que se esperan resolver. Las cuales se traducen a la descripción de problemas y objetivos determinados por el docente y, a su vez, de manera implícita, concertados por los estudiantes. (Maya Betancourt, 2003) Asimismo, el acordar e involucrar a otros docentes para que se integren al grupo, pueden ayudar a resolver asuntos como: • Lugar de realización del Taller • Convocatoria personal a los participantes • Ambientación del lugar para las actividades • Compromiso de cooperación • Identificación de los recursos Así, el objetivo del taller se establece como capacitar al estudiante para desarrollar su disciplina desde la comprensión interdisciplinar de las competencias del diseño para apoyar a la resolución de problemáticas en proyectos de mediana y alta complejidad. Los objetivos del taller deben ser integradores del desarrollo del conocimiento de las dos áreas en diseño. Ver la problemática y no la temática Para que un proyecto adecuado al mundo real pueda ser factible de desarrollarse con mayor eficiencia en cualquier disciplina, es necesario establecer un punto de partida real. Durante años se ha considerado como prioridad el designar temáticas en los talleres de diseño como puntos de partida para desarrollar un proyecto durante un período definido: diseño de sillas, diseño de lámparas, diseño de identidad visual para festivales, diseño de señalética, diseño de una vivienda unifamiliar, diseño de empaques, etc. Indiscutiblemente dichas temáticas son acompañadas de las exigencias del docente para el cumplimiento del objetivo dentro de la disciplina del diseño. Sin embargo, con estos parámetros el estudiante se está formando para diseñar exclusivamente dichos diseños muchas veces sin considerar su entorno, de dónde provienen o como se insertan en un sistema real de cambio social, cultural o económico. El diseñar, desde temáticas dadas por el docente, muchas veces limita y confina la dimensión disciplinar del diseño. Esta actitud no permite de ninguna manera vincular una visión interdisciplinar. Más bien se encierra a una visión limitada en donde el profesional en diseño no estará en capacidad potencial de mirar las fronteras interdisciplinares dentro de un equipo de trabajo y le costará trabajo entender o insertarse en las relaciones de conocimiento de otras disciplinas. Las temáticas no enfocan el verdadero objeto de estudio. La concepción de los sistemas complejos considera que la relación entre objeto de estudio y disciplina está asociada con la imposibilidad de considerar aspectos particulares de un fenómeno, proceso o situación a partir de una disciplina específica.

Entonces ¿qué puede realmente establecer el parámetro primario para el desarrollo de un proyecto en donde la interdisciplina suscriba su naturaleza propia? Considero que la respuesta empieza con un análisis real de factores, variables y realidades del entorno que nos rodea. Desmenuzar dicho entorno nos lleva a considerar un parámetro preciso denominado problemática. Empezar un proyecto por el análisis de una problemática, es establecer coherentemente una dirección hacia la interdisciplina en un proyecto. La diferencia entre temática y problemática radica en que la primera considera parámetros ya establecidos en donde el diseño solamente se concentra a generar propuestas desde un solo enfoque: el tema. La problemática, en cambio, envuelve toda una serie de factores que estructuran poco a poco un sistema en donde el análisis se enriquece con la visión y el desarrollo de variables y la comprensión de la interdisciplina, por que supone una relación que puede ser abordada por otras disciplinas en conjunto. El problema se estructura en equipo –docentes y estudiantes– para llegar a formularse de la manera más acertada hacia dónde pueden dirigirse los objetivos del proyecto.

204 Actas de Diseño 18. Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo. pp. 177-250. ISSN 1850-2032 Diseño en Palermo. IX Encuentro Latinoamericano de Diseño 2014 3. Desarrollo metodológico para el Taller de Diseño Para el taller interdisciplinario se consideran estrategias y técnicas didácticas sobre el aprendizaje colaborativo, método de proyectos, portafolio, tutorías guiadas entre otras; a la vez que el esquema metodológico debe estar estructurado en etapas dentro de la organización del taller.

• Etapa de Inducción • Etapa de Investigación • Etapa de Proyección • Etapa de Ejecución • Etapa de Evaluación Se reconoce que estas 5 etapas están basadas en varias metodologías del diseño y en particular en la de Bernhard Bürdek desde la escuela de Ulm. Además, es de considerar que los modelos metodológicos pretenden guiar los procesos a desarrollarse. No se pueden considerar como modelos estáticos, o necesariamente únicos, para la resolución del taller, sino modelos flexibles y abiertos considerando a los docentes como protagonistas y guías de los mismos. A su vez, existen necesariamente momentos en donde las áreas se interrelacionarán de manera afín con el objetivo propio de la interdisciplina. Ahora bien, el modelo pedagógico debe permitir la interrelación disciplinar, es decir debe ser estructurado desde la misma relación entre docente y estudiante. No se puede hablar de jerarquías en los actuales modelos educativos, sino más bien de que el conocimiento, por sí solo, se innova y desarrolla con la participación directa del docente como investigador y el estudiante como co-investigador del proceso de aprendizaje. (Monereo Font, 2004) Etapa de inducción Se necesitan establecer cuestionamientos que ayudarán a la reflexión del propósito del Taller Integral. Para esto, los docentes deben preparar una primera reunión de presentación del porqué están ahí, del tipo de taller conjunto que se va llevar y del objetivo general de la interdisciplina entre las áreas. Cuestiones como ¿Qué es diseño? ¿Cómo se desarrolla el diseño? ¿Qué investigaciones se pueden desarrollar en diseño? son algunas de las alternativas de incursionar en las expectativas que tienen los estudiantes sobre el tema y el conocimiento previo al rumbo del semestre académico. (Quiroga, M. B., 2003) Es necesario que los estudiantes encuentre un ambiente unificado por los docentes ya que los estudiantes se han definido anteriormente en cada ámbito por separado: diseño gráfico y de comunicación visual y diseño de productos.

Una alternativa que ha establecido puntos comunes de integración en un principio son las salidas de campo. La salida de campo tiene por objetivo el visualizar un contexto en donde se enmarquen los principios interdisciplinarios enfocados hacia la comprensión de una “acción convergente de disciplinas y en este caso, futuras profesiones, que busque la solución a problemas de complejidades marcadas”. (Borrero Cabal, 2008) Es indicado establecer grupos de estudiantes, no más de cuatro, para que pueda surgir una reflexión conjunta desde la visión disciplinar. Formar equipos de trabajo ayudará a fortalecer, desde el aprendizaje colaborativo, la comprensión, tolerancia y aceptación de ideas en los todos los momentos de aprendizaje durante el taller. Etapa de investigación A la pregunta ¿qué investigaciones desarrolla el diseño? se debe subrayar que los conocimientos y tecnologías que proporciona la investigación en sí, son factores primordiales para el desarrollo del proyecto.

Es necesario recordar que el enfoque interdisciplinar se asienta sobre un marco conceptual y metodológico en donde los fenómenos que pertenecen a las disciplinas particulares, interactúan entre sí.

Pero estudiar las interacciones entre los fenómenos que son objeto de análisis, implica que se generen interacciones en el grupo de investigadores. Estas interacciones en el grupo encargado de desarrollar la investigación comprenden, a la vez, el quehacer interdisciplinario y la integración del trabajo de gabinete y de campo (García, 2006, pág. 67) Así la etapa de investigación se centra en subetapas que responderían al proceso metodológico inserto en el taller interdisciplinario: • Identificación de necesidades • Definición del problema de diseño • Recolección de información y adiestramiento del diseñador • Hacia el proyecto de diseño - enfoque del problema • Análisis y ordenamiento de la información • Hacia una concreción de una solución interdisciplinaria • La Práctica proyectual Esta etapa exige un nivel alto de interdisciplina, por que relaciona intensamente las capacidades disciplinares propias de cada grupo para concretar una síntesis que apoya al proyecto de manera conjunta y no separada; es decir que no se distinguen las propuestas de síntesis por disciplinas sino por el grupo como uno solo. Etapa de proyección y comunicación En esta etapa, el estudiante ya tiene definida la situación concreta a trabajar desde la investigación y la propuesta de diseño genérica. La etapa de proyección se caracteriza por materializar las ideas de diseño a partir de las alternativas bi y tridimensionales que puedan surgir desde las diversas perspectivas a ser aplicadas.

La comunicación de las soluciones a desarrollarse debe estar sujeta a la tutoría constante de los docentes que participan en esta etapa de manera integrada con el grupo. Cada idea debe comunicar su propósito, a la vez que evoluciona, madura y se define en nuevas ideas. Esta etapa crucial de la metodología definirá las respuestas ideales para el sistema analizado y la problemática planteada para la investigación interdisciplinaria. La etapa de proyección exige también un nivel alto de interdisciplina, por que propone establecer relaciones conjuntas propias de cada disciplina para generar la esencia de la solución correspondiente a resolver un problema y a cumplir un objetivo. Para esto, las disciplinas individualmente no existen, ya que el equipo en conjunto trabaja continuamente sobre las ideas presentadas como equipo. Los grupos de estudiantes son los encargados de modificar sus alternativas y los valores que creen pertinentes de resolver. No se debe olvidar que no existen lineamientos únicos de propuestas de alternativas para llegar a una alternativa, ya que se busca que la o las alternativas finales satisfagan los requerimientos del proyecto. 

Etapa de ejecución Previa a esta etapa, ya se ha identificado qué productos se van a desarrollar como respuesta a la problemática común trazada por las disciplinas. Ahora es preciso considerar el cómo se van a desarrollar los productos de la propuesta desde las determinantes del diseño planteadas con antelación. 

Los modelos de diseño previos han identificado los errores y aciertos de los diseños. Han manifestado las condiciones necesarias para comprender la construcción de un modelo en donde se profundice en un acercamiento real de la propuesta. En esta etapa se puede considerar ya la construcción de modelos funcionales y prototipos que validen el diseño y las soluciones reflexionadas. La etapa de ejecución permite al estudiante incursionar sobre su ámbito desde las herramientas especializadas en su área. El estudiante en diseño de productos, utilizará las herramientas propias para trabajar los elementos bi y tridimensionales ejecutables desde su esfera disciplinar. Lo mismo el estudiante en diseño gráfico, que incursionará en la ejecución de piezas de comunicación visual bi o tridimensionales respondiendo a la demanda del proyecto. Esto no implica que el trabajo conjunto de ejecución excluya procesos en donde puedan vincular elementos comunes. Es más, se necesita en cierta medida de la intervención de los dos ámbitos para que los productos finales tengan un verdadero valor interdisciplinario en su estructura, función, expresión y comercialización. 

Etapa de evaluación La evaluación del taller interdisciplinario responde como un proceso integral, sistemático, gradual y continuo que estima las transformaciones y evoluciones dadas en el contexto, los sujetos, contenidos, técnicas y tiempos. Estas variables deben considerarse como momentos propios del taller en donde se analicen las características de cada etapa definida en el proceso metodológico interdisciplinario.

La evaluación final de los productos son el resultado de la serie de evaluaciones periódicas del trabajo de grupo que ha venido desarrollando sus procesos como grupo único que, asesorado por los docentes, devela nuevos enfoques que puede adoptar el diseño desde la interdisciplina.

Como lo menciona Maya Betancourt: “la evaluación es, pues, una parte integral del proceso desarrollado en las distintas fases del taller y debe afectar educativamente… al proceso mismo como a los participantes”. (Maya, 2003, p. 129) Para la evaluación interdisciplinar es necesario reconocer los momentos de confluencia de las dos áreas y el nivel de inserción en donde cada área ha aportado con su conocimiento para concluir en la propuesta presentada. El nivel de interdisciplina es alto ya que al resultado del taller se lo visualiza y razona desde la interrelación de las dos áreas como un proceso educativo único para cada grupo. 4. Evaluación metodológica La evaluación metodológica se centra en la reflexión, no solo del taller como proceso interdisciplinar, sino en fundamentar confrontaciones y diálogos al proceso abordado durante el taller desde los docentes guías y si es posible con las autoridades que acompañan los procesos curriculares. Cabe preguntarse entonces ¿Qué tan pertinente fue el tema desarrollado a base del problema compuesto por el equipo? ¿Cómo se realizó la aplicación de conocimientos metodológicos y técnicos al estudiante, en comparación a procesos anteriores en otros talleres? ¿Cómo se fija el enfoque interdisciplinar a futuro del estudiante a medida que se vivió la experiencia en el grupo? ¿A qué nivel de relación disciplinar se llegó con la propuesta? Son muchas las preguntas que conciernen a reflexionar sobre el taller compartido entre las dos áreas de diseño, con el fin de rescatar que la multidisciplina lleva consigo luego a la interdisciplina. Discutir procesos que involucran necesariamente otras relaciones disciplinares fuera de las propias de cada docente y estudiante, es lo que profundizará en la interdisciplina a futuro. Visualizar las alternativas posibles de intervenir con otras ramas fuera del diseño y de como estas disciplinas externan pueden colaborar en el proyecto para ampliar procesos interdisciplinares a futuro, puede ser otra reflexión que enriquecerá la alternativa profesional de trabajar en equipo. Por ejemplo trabajar proyectos con arquitectura, artes, medicina, psicología entre otras.

Conclusiones Toda investigación y desarrollo de un estudio o proyecto interdisciplinar, se fundamenta desde los marcos epistémicos, conceptuales y metodológicos compartidos como menciona Rolando García. Estos tres factores son la base de la metodología de investigación interdisciplinaria.

La disciplina del diseño es una sola. Lo que enmarca la interdisciplina es la intención de relacionar objetivos, problemas y procesos comunes que existen entre los ámbitos de diseño gráfico y diseño de productos.

El estudio interdisciplinar se conceptualiza de manera clara si se toma en consideración a los sistemas complejos como el eje de interacción de las disciplinas, ya que se profundiza en elementos que determinan las condiciones de la metodología y no solo desde la necesidad de estudiarlos por separado. Resulta evidente que los procesos interdisciplinarios necesitan profundizarse desde el conocimiento disciplinar. La interdisciplina necesita de la especialización para ampliar el propósito de un mejor desarrollo epistemológico. La formación de equipos pluridisciplinarios en un estudio o proyecto, no significa meramente una intención interdisciplinar. El hecho de juntar varias disciplinas para un estudio, no basta para conformar una verdadera interdisciplina que desarrolle conciencia sobre un objeto de conocimiento. Se necesita de una perspectiva 

206 Actas de Diseño 18. Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo. pp. 177-250. ISSN 1850-2032 Diseño en Palermo. IX Encuentro Latinoamericano de Diseño 2014 metodológica que conciba las problemáticas de manera particular desde los sistemas complejos.

Bibliografía Burdek, B. E. (1977). Teoria del Design. Procedimenti di problemsolving, metodi di pianificazione, processi di strutturazione.

Mursia: Milano.

Borrero Cabal, A. (2008a). La Universidad: estudios sobre sus orígenes, dinámicas y tendencias, Vol. V. Enfoques Universitarios. Colombia: Editorial Pontificia Universidad Javeriana.

Borrero Cabal, A. (2008b). La Universidad: estudios sobre sus orígenes, dinámicas y tendencias; Vol. VII. Administración Universitaria.

Colombia: Editorial Pontificia Universidad Javeriana.

De Zubiría Samper, J. (2006). Los Modelos Pedagógicos. Bogotá: Editorial Magisterio.

Fernández, S. y Bonsiepe, G. (2008). Historia del Diseño en América Latina y el Caribe. Brasil: Editora Blücher.

García, R. (2006). Sistemas Complejos; conceptos, método y fundamentación epistemológica de la investigación interdisciplinaria.

Barcelona: Editorial GEDISA.

Flores Muñoz, M. del P. (2006). Diseño del taller de arte como una organización compleja. Quito: Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Facultad de Ciencias de la Educación.

Maya Betancourt, A. (2003). El Taller Educativo, ¿Qué es? Fundamentos, cómo organizarlo y dirigirlo, cómo evaluarlo. Bogotá: Editorial Magisterio.

Monereo Font, C. (2004). Estrategias y enseñanzas de aprendizaje.

Barcelona: Editorial GRAO, 10ª edición.

Pacheco Prado, L. (2008). La Universidad: Desafíos en la Gestión Académica. Quito: Ediciones Abya-Yala.

Quiroga, M. B. (2003). Puntos capitales del diseño. Buenos Aires: Comm TOOLS y Universidad Nacional de Cuyo.

Quiroz, M. E. (2003). Hacia una didáctica de la investigación. México DF: Editorial Aula.

Abstract: Considered interdisciplinary reality from a holistic and dynamic interaction of knowledge allows different in concept, but pursuing the same common goal. The design workshop is the space necessary for the existence of this interrelation of concepts, ideas, events and attitudes that seem different from the two areas of design: graphic design and product design, but together, they share much of what is allow sharing. The separation of these two areas of design, can limit the potential of a project team worked from the professional designer.

Key words: Interdisciplinarity - Methodological strategy - Interaction - Design Project - Discipline - Education.

Resumo: A interdisciplina considera a realidade desde uma visão holística e dinâmica que permite a interação de saberes distintos na sua concepção, mas que persegue um objetivo comum. A oficina de design é o espaço para que exista esta inter-relação de conceitos, idéias, eventos e atitudes que pareceram diferentes às duas áreas de design: design gráfico e design de produtos. Mas que, em comum, compartilham muito mais do que se permite compartir. A separação destas duas áreas de design, pode limitar o potencial que tem um projeto trabalhado em equipe desde a profissionalização do designer.

Palavras chave: Interdisciplinaridade - Estratégia metodológica - Interação - Projeto de Design - Disciplina - Ensino.

(*) Diego Chicaiza Ayala. Diseñador Gráfico e Industrial de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE). Maestría en Docencia Universitaria e Investigación Educativa de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.


Estrategia metodológica con enfoque interdisciplinario entre las áreas de diseño gráfico y diseño de productos del taller de diseño fue publicado de la página 201 a página206 en Actas de Diseño Nº18

ver detalle e índice del libro