1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. El aula como espacio de transformación.

El aula como espacio de transformación.

Bertuzzi, María Florencia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El aula como espacio físico en el que se desarrolla el proceso de enseñanza-aprendizaje debe ser un contexto transformador para los estudiantes para lo cual el rol docente es clave. Los profesores deben fomentar la motivación intrínseca de los estudiantes y hacerlos partícipes del proceso de aprendizaje poniendo en crisis sus esquemas mentales.

Palabras clave: motivación – debate – transformación – rol docente – ruptura cognitiva – tarea – enseñanza – aprendizaje.

El aula es el contexto en el que se desarrolla el proceso de enseñanza-aprendizaje y es un gran espacio de transformación. Si bien han cambiado mucho las formas de enseñanza es posible determinar que el espacio áulico ha transitado de ser un lugar en el que simplemente se transmitían conocimientos de docente a estudiantes a un verdadero espacio de aprendizaje y transformación en el que los estudiantes se han convertido en el centro de la clase y el rol del docente resulta clave para el buen desarrollo de la misma. Es pertinente destacar que para que el proceso de enseñanza- aprendizaje se pueda desarrollar es necesario que se vean involucrados determinados actores y componentes en una dinámica particular, por lo cual, independientemente del contenido a enseñar, debe haber alguien que enseñe y alguien que aprenda. En este contexto, el rol del docente es sumamente importante ya que en muchos casos el aprendizaje de los estudiantes dependerá de decisiones planificadas con anticipación y de las acciones del profesor en la fase activa de la enseñanza. Ken Bain (2007) afirma que los mejores docentes son aquellos que no centran la enseñanza en el suministro de respuestas correctas haciendo del proceso de enseñanza un modelo de transmisión, sino que los mejores profesores son aquellos que son capaces de desafiar intelectualmente a sus estudiantes poniendo en crisis los esquemas mentales que traen al aula para que exista una transformación y una verdadera construcción de nuevos conocimientos. Resulta pertinente destacar que los modelos mentales son provisorios y cambian lentamente, al ritmo de cada estudiante. Para que se lleven a cabo rupturas cognitivas, o en su defecto re-adaptaciones de nuevos esquemas, es importante que los estudiantes asistan a clase, ya que, así como lo señala el autor anteriormente mencionado, es mucho más probable que los estudiantes experimenten cambios en sus formas de pensar asistiendo a clase debido a que es en el aula el lugar en el que podrán encontrar el apoyo del docente, el cual los guiará hacia el aprendizaje significativo. Edith Litwin (1997) asegura que una buena enseñanza es aquella que contempla el rol del docente como una guía para los estudiantes en el proceso de aprendizaje, ayudándolos a comprender y facilitándoles el aprendizaje a través de distintas estrategias y tareas. Una buena enseñanza es aquella que tiende a la comprensión y favorece procesos reflexivos por parte de los aprendices. Posiblemente estas condiciones no puedan resultar fácilmente alcanzables en un contexto en el que el docente dedica su tiempo a tratar de proporcionar la mayor cantidad de respuestas correctas sobre la disciplina a sus estudiantes, como si los conocimientos fueran contenidos que simplemente se transfieren de enseñante a aprendiz. El docente debe ayudar a sus estudiantes a aprender a razonar y motivarlos para que se interesen en la materia más allá de la acreditación necesaria. De nada sirve que los estudiantes asistan a clase movilizados por una motivación extrínseca, como sacar buenas notas o ser los mejores de la clase. Cuando los estudiantes se motivan a través de la competencia se convierten en lo que Bain (2007) denomina aprendices estratégicos. Este tipo de estudiantes aprenden para los exámenes y luego borran los conocimientos rápidamente por lo que se los considera estudiantes bulímicos. Posiblemente no aprendan nada significativamente y desarrollen un aprendizaje memorístico: memorizarán, acreditarán la materia y eliminarán todo lo que podrían haber aprendido de manera comprensiva. La motivación extrínseca puede relacionarse con el modelo de enseñanza conductista en el que las respuestas están dadas por el docente y para acreditar la materia es necesario que se lleven a cabo exámenes los cuales se basan en preguntas acabadas y respuestas inmediatas que serán calificadas por el profesor. El aula, por el contrario, debe ser un espacio de transformación en el que el error no sólo esté permitido sino que además sirva como aprendizaje para todos los estudiantes que conformen el grupo clase. David Perkins (1992) asegura que “El error ya no es considerado aquí una deficiencia de parte del alumno, ni tampoco una falla del programa. Se le reconoce su derecho a estar en el centro del proceso de aprendizaje.” (p.136). El aula debe ser un contexto rico en preguntas en el que a partir de respuestas provisorias, tareas, reflexiones y nuevas preguntas se pueda construir conocimiento. Ken Bain (2007) asegura que:

Algunos científicos de la cognición piensan que las preguntas son tan importantes que no podemos aprender hasta que la adecuada ha sido formulada: si la memoria no hace la pregunta, no sabrá donde indexar la respuesta. Cuantas más preguntas hacemos, de más maneras podemos indexar un pensamiento en la memoria. Un proceso de indexación mejor produce una mayor flexibilidad, un recuerdo más fácil y una comprensión más rica. (p. 42).

Resulta pertinente destacar que dicho contexto rico en preguntas posiblemente no se pueda llevar a cabo en clases magistrales en las que el docente es el portador de la única voz y los estudiantes deben escuchar y tomar notas, o a través de métodos de enseñanza conductistas o que tienden a la instrucción. Es posible determinar, entonces, que resultan mucho más productivas las clases planificadas estratégicamente como exposiciones dialogadas o como aula-taller en las que los estudiantes mantienen un rol activo y son capaces de hacerle frente al desafío intelectual propuesto por el docente sumándose a los diferentes debates que puedan llevarse a cabo en el aula y opinando sin miedo a ser juzgados.

Referencias bibliográficas:

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de València.

Litwin, E. (1997). Corrientes didácticas contemporáneas. Buenos Aires: Paidós.

Perkins, D. (1992). La escuela inteligente. Buenos Aires: Gedisa.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: The classroom as a physical space in which the teaching-learning process is developed should be a transformative context for students for which the role of teachers is a key. Teachers should encourage students’ intrinsic motivation and involved in the learning process in crisis putting their mental schemas.

Keywords: Motivation - discussion - transformation - teacher role - cognitive breaking - task - teaching - learning

Resumo: A sala de aula como espaço físico no que se desenvolve o processo de ensino-aprendizagem deve ser um contexto transformação para os estudantes para o qual o papel dos professores é chave. Os professores devem fomentar a motivação intrínseca dos estudantes e fazê-los partícipes do processo de aprendizagem pondo em crise seus esquemas mentais

Palavras chave: motivação – debate – transformação – papel docente – ruptura cognitiva – tarefa – ensino – aprendizagem.

(*) María Florencia Bertuzzi: Diseñadora de Indumentária (UP)


El aula como espacio de transformación. fue publicado de la página 17 a página18 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro