1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. La programación: dispositivo para pensar la enseñanza.

La programación: dispositivo para pensar la enseñanza.

Bertuzzi, María Florencia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La programación es un dispositivo utilizado por los docentes para poder plantear anticipadamente la enseñanza, por lo tanto permite organizar la tarea de los profesores. Al realizarse con anterioridad al momento de la clase, requiere de compromiso y reflexión por parte de los docentes. La enseñanza comienza con la programación, ésta última una herramienta que requiere ser tomada como una hipótesis de trabajo, por consiguiente permite que se pueda reformular, en el caso de ser necesario, para poder lograr el aprendizaje significativo por parte de los estudiantes.

Palabras clave: pedagogía – programación – enseñanza – rol docente – didáctica – aprendizaje – planificación – tarea.

La enseñanza es una práctica social compleja e intencional y tiene entre sus objetivos que quienes enseñan ayuden a sus estudiantes a aprender. No se trata simplemente de transmitir conocimientos o de un acto meramente instructivo, por lo que es necesario que los docentes se formen pedagógicamente y puedan reflexionar acerca de la enseñanza, ya que al ser una práctica comprometida e intencionada, dirigida a personas concretas y con objetivos de aprendizaje, no puede ser una acción improvisada, requiere de un proceso de construcción y reflexión por parte de los profesores.

Edith Litwin (1997) afirma que una buena enseñanza es aquella que tiende a la comprensión, por lo que favorece el desarrollo de procesos reflexivos por parte de los estudiantes. Otra característica de la buena enseñanza, según la misma autora, es que el docente debe funcionar como una guía para sus estudiantes, ayudándolos a aprender y facilitando el aprendizaje a través de distin tas estrategias y actividades de aula o tareas. Es posible determinar que evitar monopolizar las voces dentro del aula, es decir prescindir en algunos casos de extensos monólogos por parte del docente, junto con una buena organización de la clase, con actividades de apertura, de desarrollo y de cierre, favorece a la participación activa de los estudiantes y al aprendizaje significativo, lo que implica la comprensión de los contenidos.

Cabe destacar que la enseñanza no transcurre simplemente en el momento en el que se dicta una clase, sino que comienza en una fase anterior a la cual se la denomina etapa pre-activa en la que el docente es el encargado de planificar y anticipar, a través de la programación, las posibles futuras acciones de la enseñanza. Davini (2008) asegura que “programar anticipadamente facilita la reflexión acerca del para qué, el qué y el cómo concretar sus intenciones, así como las maneras para adecuarlas a las características de los alumnos y a los contextos particulares”. (p.168).

Resulta pertinente destacar que la programación implica un proceso de construcción y creación por parte del docente, una tarea que le permitirá anticiparse en el tiempo y orientar la enseñanza hacia la instrucción o hacia la guía o bien un equilibrio entre ambas.

La programación también permite organizar y reducir la incertidumbre de lo que se denomina como fase activa, la cual consiste en el momento del desarrollo de la clase propiamente dicha, en la que se ponen en marcha las intenciones pedagógicas planificadas con anterioridad. Aunque la programación supone reducir dicha incertidumbre, siempre habrá situaciones que el docente deberá resolver sobre la marcha, por este motivo, Davini (2008) asegura que la programación no debe ser entendida como un instrumento rígido. Por el contrario, un programa es siempre una hipótesis de trabajo que debe ser puesta a prueba en la enseñanza. Sus propuestas se modifican y enriquecen a lo largo del desarrollo de las tareas, cuyos resultados son siempre abiertos e imposibles de encerrar en una programación. (p. 181).

En el momento en el que el docente comienza a realizar la tarea de programar sus clases, resulta oportuno que tenga en claro cuáles serán los propósitos de enseñanza y los objetivos de aprendizaje ya que a partir de la formulación de dichos propósitos el profesor expondrá las intenciones pedagógicas que procurará concretar a lo largo del curso y a través de la enunciación de dichos objetivos lo que espera que sus estudiantes aprendan, por lo que su tarea de evaluación se verá facilitada tomando dichos objetivos como criterios de evaluación. Es posible determinar que una de las tareas más complejas que debe afrontar un docente al momento de programar es la selección de los contenidos, ya que no todos los conocimientos pueden considerarse saberes a enseñar. Resulta pertinente que el docente considere el tiempo que dedicará a la enseñanza de dichos contenidos, ya que eso le facilitará la tarea para organizar las actividades y para planificar las estrategias de enseñanza que llevará a cabo. Por último, una vez finalizada la selección, el docente deberá organizar y secuenciar dichos contenidos. Para esta tarea resulta pertinente que el profesor tenga en cuenta los saberes previos de sus estudiantes lo cual le resultará conveniente al momento de evaluar los criterios de secuenciación, ya sea que el docente decida hacerlo de lo simple a lo complejo o fragmentando las complejidades de los contenidos a enseñar. Deberá programar teniendo en cuenta los conocimientos con los que cuentan sus estudiantes de ante mano para poder planificar actividades acordes a las capacidades del grupo clase que posibiliten crear situaciones de aprendizaje a través de tareas, que podrán ser grupales o individuales, que permitan la reflexión y la comprensión de los contenidos por parte de los estudiantes.

Resulta pertinente destacar que, así como lo destaca Cols (s.f).…las decisiones docentes están configuradas por marcos de regulación institucional y curricular, por restricciones propias de cada contexto de enseñanza, por las tradiciones de pensamiento pedagógico y didáctico y por las propias ideas, valores y experiencia profesional previa del profesor. (p.27).

Por lo tanto, la programación es una tarea docente que implica una serie de toma de decisiones que deberán tomarse de ante mano, replanteando y reflexionando acerca de la enseñanza y de los métodos para concebir el aprendizaje de los estudiantes. Como tarea del docente, es importante que no sea tomada como un instrumento rígido y que no sea concebida como una garantía de éxito, sino que debe ser modificada cada vez que resulte conveniente. Los resultados de las actividades y estrategias de aprendizaje deben ser evaluados y reformulados en el caso de no haber alcanzado los objetivos planificados. Por lo tanto, es posible determinar que la tarea docente implica mucho más que el simple hecho de dar clases, comprende mucho más tiempo, dedicación y compromiso, requiere de programar y evaluar el programa constantemente para que se vean satisfechas las intenciones pedagógicas planteadas por el docente y se logre finalmente concebir el aprendizaje por parte de los estudiantes.

Referencias bibliográficas

Algarañá, S., Brutti, C., Tenutto, M. (2010). Planificar, enseñar, aprender y evaluar por competencias. Conceptos y propuestas. Buenos Aires: El autor.

Ander-Egg, E. (1995). La planificación educativa. Conceptos, métodos, estrategias y técnicas para educadores. Buenos Aires: Magisterio del Río de la Plata.

Cols, E. (s.f). Programación de la enseñanza. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires.

Davini, M. C. (2008). Métodos de enseñanza. Buenos Aires: Santillana.

Hérnandez, F., Sancho, J. M. (1996). Para enseñar no basta con saber la asignatura. Barcelona: Paidós.

Litwin, E. (1997). Corrientes didácticas contemporáneas. Buenos Aires: Paidós.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Karina Agadía en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: Programming is a device used by teachers to be able to outline in advance the teaching therefore to allow to organize the work of teachers. When done prior to class time, it requires a commitment and reflection as far as teachers are concerned. Teaching begins with programming, this last one a tool that needs to be taken as a working hypothesis therefore allows to reformulate, if necessary, in order to achieve meaningful learning by students.

Keywords: Pedagogy - programming - education - role teaching - teaching - learning - planning – task.

Resumo: A programação é um dispositivo utilizado pelos professores para poder propor antecipadamente o ensino, portanto permite organizar a tarefa dos professores. Ao realizar-se anteriormente ao momento da classe, requer de compromisso e reflexão por parte dos professores. O ensino começa com a programação, esta última uma ferramenta que requer ser tomada como uma hipótese de trabalho, portanto permite a reformulação, no caso de ser necessário, para poder conseguir a aprendizagem significativa por parte dos estudantes.

Palavras chave: pedagogia – programação – ensino – papel docente – didática – aprendizagem – planejamento – tarefa

(*) María Florencia Bertuzzi: Diseñadora de Indumentaria (UP).


La programación: dispositivo para pensar la enseñanza. fue publicado de la página 27 a página29 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro