1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. La labor docente: Saber y saber hacer. La necesidad de formarse como docente.

La labor docente: Saber y saber hacer. La necesidad de formarse como docente.

Buey Fernández, Mercedes

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

A partir de cuestionamientos propios de la labor docente y de las preguntas que interpelan a los profesionales que deciden enseñar, es que se hace un estudio del estado de la cuestión, se reflexiona acerca del valor de la capacitación docente. Los docentes hoy en día no sólo deben saber mucho sino que, también deben tener la capacidad para promover en sus estudiantes la construcción de ese saber. El docente hoy debe enfrentarse a los grupos fortalecido, con una formación, particular y permanente, que lo nutra de elementos suficientes para enseñar de forma adecuada, tomando decisiones didácticas fundamentadas.

Palabras clave: reflexión - didáctica - enseñanza - aprendizaje - docente - formación – competencias

Solo sé que no sé nada. (Sócrates)

“Una vez alguien dijo que, ya que todos fuimos niños alguna vez, estamos implícitamente convencidos de que somos expertos en psicología infantil”. Lo mismo se podría decir sobre la docencia, ya que todos han sido educados, parecieran sentirse totalmente capacitados para educar. Paradójicamente, ese es uno de los aspectos más alentadores del estudio de la educación. La demanda de capacitación del docente es un tema de controversia y en constante debate, y es en ese aspecto que resulta de particular interés al trabajo que se hace de la teoría. La puesta en debate, la investigación y la exploración de la educación desde la misma educación. (Skinner, 1979). El mundo atraviesa cambios a nivel económico, político y social e indefectiblemente estos impactan en la educación universitaria. Los problemas de la educación hoy son vastos y complicados, la enseñanza y la preocupación por realizarla de la mejor manera o de lograr sus propósitos es una constante en la historia desde que el hombre es hombre y vive en la sociedad. (Davini, 2008). Los hombres han enseñado a unos y otros durante cientos de años. Pero, para los docentes de hoy, sin embargo, la enorme complejidad del mundo actual, el ritmo de cambio que experimentan las sociedades, la globalización y la diversidad de información disponible y necesaria, es el gran reto. Se viven cambios de época donde la transición entre formas y modos de entender y aceptar la realidad está produciendo complejas transformaciones en las sociedades y despierta una natural vocación por analizar y explicar sus consecuencias. Este breve escrito intenta posar su mirada sobre el perfil que debe tener el docente actual frente a una serie de cambios que provoca que sea la misma enseñanza la que cuestione a la enseñanza, y aspira a profundizar su análisis en las implicancias experienciales que cobija en su seno la formación y la capacitación docente.

Para De Vincenzi (2010), se viven hoy, impulsados por el pasado, momentos de cambio y los docentes los experimentan en carne propia. La amplitud y densidad que plantean los procesos configurativos actuales han crecido exponencialmente y los docentes universitarios apenas pueden orientarse en ellos. La globalización, el desarrollo de las nuevas tecnologías, el paradigma socio económico basado en el poder del conocimiento y la masificación de la educación superior, son algunos de los factores que inciden en la educación universitaria hoy. El escenario mundial impacta sobre el escenario universitario y éste en las prácticas docentes imponiendo nuevos desafíos. La configuración actual de ese escenario desafiante requiere que el docente esté preparado para ofrecer a los estudiantes nuevas propuestas de educación y soluciones creativas donde la teoría y la práctica se conjuguen para revalorizar el concepto de competencias profesionales. El mundo globalizado le exige al docente universitario que responda positivamente a las exigencias que se le plantean y en este sentido, estudiar la enseñanza, pensar y analizar las formas de enseñanza, desde la misma enseñanza, resulta vital. “El profesorado universitario requiere de profesionales académicos capaces de reflexionar sobre su propia práctica docente: su relación con las aspiraciones de los estudiantes, con sus expectativas, con la lógica disciplinar y con los requerimientos del contexto social”. (op. cit, 2010).

El paradigma educativo, bajo el cual la mayoría de los docentes fueron formados en el pasado (particularmente el apego a la racionalidad técnica como instrumento de análisis y herramienta de transmisión de conocimientos), ya no resulta suficiente para dar respuestas válidas en los complejos escenarios actuales, lo que pone a la educación y a sus profesionales en crisis. La ilusión y la añoranza de que todo tiempo pasado fue mejor, llevan muchas veces al desentendimiento de la necesidad y la profundidad de los cambios. Sin embargo, la magnitud de los nuevos factores involucrados en la educación, desde lo instrumental tecnológico, hasta el relacionamiento vivencial de un novedoso lenguaje entre el docente y los alumnos, generan un escenario desafiante, que demanda ser enfrentado por profesionales reflexivos, personas capaces de analizar y tomar decisiones, con capacidad resolutiva y juicio crítico.

Así, existen los docentes y existen los profesionales que dan clase. A diferencia de los docentes, los profesionales que no han recibido formación como docentes, explica Bontá en escritos sobre la construcción pedagógica, consideran que una buena formación en su campo disciplinar y la experiencia que han acumulando son suficientes para el desempeño en la función. Al fin y al cabo, se justifican, ellos fueron alumnos y por tanto, no desconocen la cultura escolar. Bontá distingue que, “el saber no es potencialidad o disponibilidad, el saber se actualiza en la realización y en situaciones concretas”. El saber pedagógico, explica la autora, no es mero conocimiento. Este saber implica saber hacer, saber cómo y saber por qué hacer. (1998). El acto de enseñar, dice Cristina Davini, “ya no sólo es generalizado sino también especializado. Requiere un ordenamiento y de un conjunto de reglas básicas”. Los saberes se deben atravesar por tratamientos didácticos para que se transformen en contenidos a enseñar ya que la enseñanza no es azarosa, es intencionada y debe estar planificada. Asimismo, se impone mirar y diseñar situaciones de enseñanza y reflexionando continuamente acerca de la labor docente, de la enseñanza como fenómeno y como proceso. (2008). Existe una fuerte tendencia a aceptar las teorías de aprendizaje, ya no se consideran los problemas de comprensión como fenómenos estrictamente individuales y atribuibles a cada alumno en particular sino que se busca la mejor manera de enseñar cada contenido entrelazando la enseñanza “con éxito” (logro de resultados) y la “buena enseñanza” (sustentada en valores éticos y en la validez de aquello que se enseña). (Fenstermacher, 1989; Litwin, 1997). Por tanto, como dice Alicia Camillioni, para ser docente en el Siglo XXI no basta con saber, uno debe saber enseñar. (1995).

Pero, ¿qué hace que algunos docentes tengan éxitos y otros no? Básicamente, como acuerda Ken Bain (2006), la actitud docente, la buena disposición y la reflexión. La buena docencia, sostiene el autor, puede aprenderse si se aprende a sacar conclusiones con la razón. En el marco de un constante cuestionamiento acerca de por qué hacemos ciertas cosas y por qué otras no, la actitud docente se construye valiéndose de estrategias de enseñanza para desafiar intelectualmente a los alumnos y lograr un aprendizaje profundo. Entender que la erudición no tiene relación directa con la buena docencia es el primer paso para curar la educación.

La docencia, como cualquier otra profesión, requiere de una formación sistemática. Los nuevos desafíos impuestos desde la sociedad al trabajo docente, han hecho que se replanteen las competencias necesarias para realizar la labor pedagógica. Son muchos los estudios y reflexiones que se han llevado a cabo, y la gran mayoría apuntan a la formación de nuevos docentes que ya no sean meros trasvasadores de datos. Se buscan ahora docentes que se corran de la quietud tradicional volcándose a un pensamiento abierto a la incertidumbre y capaces de crear entornos aptos para la resolución de problemas. La incorporación de proyectos como eje central de los diferentes cursos es una buena estrategia de comunicación y se vuelve una herramienta fundamental para el aprendizaje del alumno. Romper con la monotonía didáctica y asumir un rol de tutor o asesor de proyecto; superar el individualismo docente a favor de la conformación de grupos de trabajo; abrir el juego al diálogo; procurar la articulación de saberes desde la concepción de la currícula; intensificar la formación práctica, basada en la formación por capacidades y la acreditación por módulos; ajustar las metodologías de evaluación e incorporar materiales didácticos que permitan la autonomía del alumno en el aprendizaje así como la incorporación de las TICS, son algunos de los desafíos que el Siglo XXI le plantea al docente. (De Vincenzi, 2010).

Se podría decir que, dar ese paso crítico al dejar el rol de meros trasvasadores de conocimiento y observadores pasivos, es uno de los retos abiertos para los docentes y los futuros docentes. La tarea docente, y la enseñanza en sí misma, no azarosa, es una práctica social e intencionada, que resulta vital para la integración de los estudiantes en el mundo profesional. En este contexto, es para destacar el espacio que se le da a la reflexión acerca del estado de la cuestión en el ámbito académico y con la mirada desde (y hacia) la misma enseñanza. Es un valor que los mismos docentes procuren reflexionar sobre esta situación para poder luego intervenir desde una mirada amparada en el conocimiento. Los docentes mismos, comprometidos por entender el estado de las cosas, y adquiriendo un comportamiento intelectual crítico y reflexivo, se vuelven hoy capital fundamental para la educación en los tiempos que corren. La formación docente se evidencia por lo tanto, como indispensable para favorecer la transformación en el aula.

Referencias bibliográficas

Academia Nacional de Educación (Comp.) (1998). La formación docente en debate. Buenos Aires: Academia Nacional de Educación.

Astolfi, J. P. (1997). Aprender la escuela. Buenos Aires: Dolmen.

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de València.

Bontá, M. I. (1998). La construcción del saber pedagógico: sus principales dimensiones. En Academia Nacional de Educación (Comp.). La formación docente en debate. Buenos Aires: Academia Nacional de Educación.

Camillioni, A. (1995). Reflexiones para la construcción de una didáctica para la educación superior. En Ponencias de primeras jornadas transandinas sobre planeamiento, gestión y evaluación. Didáctica de nivel superior. Chile.

Davini, M.C. (2008). Métodos de enseñanza. Buenos Aires: Ed. Santillana.

De Vincenzi, A. (2010). Nuevos desafíos para la docencia universitaria. Universidad Abierta Interamericana.

Fenstermacher, G. (1989). Enfoques de enseñanza. Buenos Aires: Amorrortu Editores.

Ferry, G. (2008). Pedagogía de la formación. Formación de formadores. Serie los documentos 6. Ediciones: Novedades Educativas. Universidad de Buenos Aires.

Jackson, P. (2002). Práctica de la enseñanza. Buenos Aires: Ed. Santillana.

Litwin, E. (1997). Corrientes didácticas contemporáneas. Buenos Aires: Ed. Paidós.

Perkins, D.N. (1985). Conocimiento como diseño. Colección psicología Vol. 12. Bogotá. Facultad de Psicología. Universidad Javeriana.

Perkins, D.N. (1992). La escuela inteligente. Barcelona: Gedisa.

Skinner, B. F. (1979). Educación en Walden dos. En O’Neill W.F. (Comp.) Polémicas sobre la educación. México: Editorial Concepto S.A. (1979)

Sócrates (S.f.) en Platón. (S.f.) Azcárate, P. (Ed.) (1871) Platón, obras completas. Tomo 1. Madrid.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Karina Agadía en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: From own questions of teaching and questions that challenge professionals who choose to teach is that we study the state of the question, we reflect on the value of teacher training. Teachers today must not only know a lot but should also have the ability to promote in its students the construction of this knowledge. The teacher today must face stronger groups with training, special and permanent that nourishes with enough evidence to teach effectively, taking substantiated educational decisions.

Keywords: Reflection - teaching - teaching-learning - learning - training – skills

Resumo: A partir de questionamentos próprios do labor docente e das perguntas que desafiam aos profissionais que decidem ensinar, é que se faz um estudo do estado da questão, se reflexiona a respeito do valor da capacitação docente. Os docentes hoje em dia não só devem saber muito senão que, também devem ter a capacidade para promover em seus estudantes a construção desse saber. O docente hoje deve ser enfrentado aos grupos mais fortes, com uma formação, particular e permanente, que o nutra de elementos suficientes para ensinar de forma adequada, tomando decisões didáticas fundamentadas.

Palavras chave: reflexão - didática - ensino - aprendizagem - docente - formação – concorrências.

(*) Mercedes Buey Fernández: Diseñadora Industrial (UP).


La labor docente: Saber y saber hacer. La necesidad de formarse como docente. fue publicado de la página 29 a página31 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro