1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. Hacia una didáctica de autor.

Hacia una didáctica de autor.

Díaz, María Laura [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Este ensayo pretende acercarse a la idea de la existencia de una didáctica de autor. El motivo de la reflexión se fundamenta en dar cuenta de las decisiones que toma el docente en las diferentes instancias del proceso educativo, conformando y entretejiendo su propio método de enseñanza.

Palabras clave: didáctica - autor - enseñanza - método - docente - enfoque - programación - universidad - estudiantes.

El modo particular que despliega el docente en su clase con el objeto de favorecer la construcción del conocimiento, la organización y gestión de la clase, las decisiones referidas a qué enseñar y cómo enseñar están orientadas por sus propias configuraciones didácticas. (Edith Litwin)

Introducción

Para entender la idea de una didáctica de autor, primero se debe ahondar en algunos conceptos que propone la didáctica científica, al menos, se deben considerar los elementos que interactúan, las distintas fases del proceso educativo y la relevancia de las decisiones que toma el docente para configurar su propio quehacer didáctico.

Como nos explica Cristina Davini (2008), todo método (situación) de enseñanza está integrado por cuatro elementos, alguien que enseña (el docente), alguien que quiere aprender (el estudiante), una materia o contenido que se busca enseñar (considerado valioso de ser aprendido) y un ambiente que facilite el desarrollo de la enseñanza y el aprendizaje. Los actores (quienes enseñan y quienes aprenden) integran un sistema de relaciones e interacciones en el que cada parte juega un rol bien definido. Existe una relación didáctica entre el docente y el contenido, una relación de estudio entre el estudiante y el contenido y por supuesto, una interacción y mediación entre el docente y el alumno en relación al contenido que se pretende enseñar y aprender, respectivamente. (p.20). En la interacción con los mencionados elementos, el docente será el que determinará su enfoque, el modelo de enseñanza que crea apropiado, la programación, las estrategias que utilizará, etc. Por lo tanto, estas decisiones son las que configurarán su método de enseñanza. Por ejemplo, un docente puede tener un enfoque que tiene como objetivo el desarrollo personal del estudiante y tener una mirada constructivista de la enseñanza, es así que realizará la programación y adoptará estrategias en función de estas características, de sus estudiantes, del contenido y del contexto.

Desarrollo

La tarea de enseñar comprende distintos momentos: la fase pre activa - aquella en la cual tienen lugar los procesos de planeamiento y programación - la fase interactiva - que tiene que ver con el desarrollo de las acciones previstas con los estudiantes en el contexto escolar - y la fase pos activa - en la cual se procede al análisis y evaluación de los sucedido en las fases anteriores-. (Jackson, 1968). Durante el transcurso de estas fases, el docente, único, con su experiencia, su cosmovisión, diseña, planifica, se va adaptando, organizando, toma decisiones, en relación con el contenido, con sus estudiantes, con el contexto, que en definitiva van a resultar en su propio método de enseñanza.

Desde la primera instancia en la que el docente encara el dictado de una asignatura, comienza su trabajo de diseño, el docente es un intérprete del plan de estudio, toma los contenidos y los organiza de acuerdo a su criterio. La programación es una hipótesis de trabajo, vulnerable al cambio, que lo va a guiar en los procesos de enseñanza “...el programa o planificación constituye siempre una representación anticipada de un proceso que puede preverse sólo en parte: la práctica presenta espacios de indeterminación”. (Schon, 1992). El docente trabajará en la misma considerando un enfoque, definiendo propósitos y objetivos, diseñando las actividades de aprendizaje. Es así que en esta fase pre activa el docente ya habrá tomado muchas decisiones que influirán de manera contundente en el proceso de aprendizaje de su asignatura, porque si bien su programación podría cambiar, esta va funcionar como el pilar estructural para su método.

A la programación le prosigue la fase interactiva, la clase. Como afirma Alicia Camilloni (1995), la clase es un segmento de una unidad temática programada previamente por el docente y a su vez, como destaca Marta Souto (1993), es un acto pedagógico, atravesado por tres dimensiones, lo psíquico, lo instrumental y lo social. En esta etapa el docente va a elegir las estrategias de enseñanza coherentes a las características del contenido. Estas estrategias tienen una función didáctica y una función emancipadora, es decir, tienen como objetivo lograr un cambio en el otro. Es así que el docente decidirá utilizar la transmisión, el aula taller, la enchinchada, etc., de acuerdo a lo que considere conveniente para lograr un aprendizaje significativo. La estrategia particular elegida por el docente representará una secuencia metódica apropiada según las características de sus estudiantes, el contexto de enseñanza (nivel educativo, especialidad), el contenido (conocimientos, habilidades, valores), así como las intenciones educativas y los objetivos de aprendizaje. (Cristina Davini, 2008, p.178). Entonces se podría afirmar que la clase es una construcción personal del docente, que bosqueja previamente en la programación y concluye como una pequeña parte de una obra (la clase en sí) dentro de otra (el dictado de la asignatura en su totalidad, en un determinado lapso de tiempo).

Finalmente a la clase le sigue una etapa de reflexión, de valoración, que posiblemente el docente realizará al término de la misma, camino a su casa, previo al inicio de la clase siguiente, etc., y que le servirá como herramienta para futuras decisiones. Considerará si logró la motivación de los alumnos, si provocó en el estudiante el deseo de aprender, si los tiempos fueron los adecuados, qué factores fueron modificando su programación, etc.

Conclusión

Hemos visto cómo las decisiones que toma el docente, antes y durante el encuentro didáctico son decisivas y fundamentales para el aprendizaje y por tal motivo, se hace evidente, en una buena enseñanza, cómo el docente es el encargado de moldear y configurar su propio método.

Más allá de cualquier analogía impertinente, la enseñanza no es una vana aventura turística y deberá ser prevista. Aunque existan variaciones y contingencias en su desarrollo, enseñar es una tarea demasiado importante en sus dimensiones social, cultural y humana, como para optar por la simple aventura o confiar excesivamente en la pericia del timonel. (Cristina Davini, 2008, p.167). Esta afirmación de Cristina Davini nos acerca a la idea de la importancia de las decisiones que toma el docente y da cuenta de cómo va trazando un camino previo y consciente para llegar a su objetivo. Habiendo hecho este breve recorrido por las diferentes instancias didácticas, que involucran al docente, se hace imposible considerar, como en la enseñanza tradicional, la concepción de un único o algunos métodos de enseñanza. En contraposición, se puede empezar a dilucidar la idea de que hay tantos métodos como docentes ejerciendo una didáctica científica. El docente puede hacer de su acto pedagógico una obra única e irrepetible, logrando la ansiada transformación en sus estudiantes y así ir bosquejando su propia didáctica, una didáctica de autor.

Referencias bibliográficas

Litwin, E. (1999). Las configuraciones didácticas de la enseñanza universitaria. Buenos Aires: Paidós.

Davini, M. C. (2008). Métodos de la enseñanza. Didáctica general para maestros y profesores. Buenos Aires: Santillana Cols, E. (2004). Programación de la enseñanza, Ficha de Cátedra Didáctica I, F.F. y L., Universidad de Buenos Aires. Camilloni, A. R. W. de (1995). Reflexiones para la construcción de una Didáctica para la Educación Superior. Ponencia en: Primeras Jornadas Trasandinas sobre planeamiento, gestión y evaluación “Didáctica de Nivel Superior Universitaria”. Chile. Souto, M. (1993). Hacia una didáctica de lo grupal. Buenos Aires: Miño y Dávila.

Fenstermacher G. y Soltis J. (1999). Enfoques de Enseñanza. Madrid: Amorrurtu.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Karina Agadía en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: This essay intends to approach the idea of the existence of a didactic author. The purpose of reflection is based on accounting decisions made by the teacher in different instances of the educational process, shaping and weaving their own teaching method.

Keywords: Teaching - author - instruction - method - teaching - focus - programming - university - students.

Resumo: Este ensaio pretende acercar à ideia da existência de uma didática de autor. O motivo da reflexão fundamenta-se em dar conta das decisões que toma o docente nas diferentes instâncias do processo educativo, conformando e entretejiendo seu próprio método de ensino.

Palavras chave: didática - autor - ensino - método - docente - foque - programação - universidade - estudantes.

(*) Díaz María Laura: Diseñadora de Imagen y Sonido (UBA). Docente de la Universidad de Palermo en el Departamento de Multimedia Digital de la Facultad de Diseño y Comunicación.


Hacia una didáctica de autor. fue publicado de la página 31 a página33 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro