1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. La evaluación en la enseñanza y el aprendizaje de la fotografía.

La evaluación en la enseñanza y el aprendizaje de la fotografía.

López Chenevet, Juan Carlos [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El presente trabajo pretende desarrollar en la enseñanza de la fotografía diversas formas de lo que se considera una evaluación formativa al servicio de los aprendizajes. Es decir que los momentos de evaluación sean momentos para el aprendizaje de los estudiantes y también del docente. Evaluar resultados pero también los procesos que llevaron a esos resultados. En la fotografía actual la tecnología facilita cada vez más la obtención de resultados técnicamente correctos. Fotografiar es mucho más que obtener resultados correctos y en este aspecto la evaluación formativa puede aportar lo que se encuentra en su concepción: la importancia de los procesos y la atención a la diversidad. Una fotografía donde lo importante, lo que define la imagen es el autor y no la tecnología que maneja. Un fotógrafo que aporta su visión, su cultura a la realización fotográfica.

Palabras clave: evaluación – formativa – procesos – diversidad - fotografía

Introducción. La evaluación en la enseñanza y el aprendizaje de la fotografía presenta en la actualidad ciertas características particulares:

- Sacar fotografías se ha facilitado mucho dada la gran evolución de la tecnología digital.

- El logro de las imágenes consideradas como correctas es más el resultado de la sofisticación tecnológica que el resultado de los conocimientos técnicos de la persona que opera una cámara.

- El fabricante de tecnología trata de interpretar el concepto de imagen correcta que en teoría tiene el usuario estándar de cámaras fotográficas: imágenes nítidas, bien expuestas, con resolución suficiente para ver en pantalla o hacer copias en papel relativamente grandes.
- Se podría definir al usuario estándar como la persona que pretende documentar fotográficamente una situación familiar u otros temas con calidad suficiente para visualizar y/o imprimir.

- En el mercado existe una oferta muy amplia en cuanto a posibilidades técnicas y precios de equipos fotográficos.

- Al mismo tiempo es cada vez mayor la ignorancia de los usuarios en cuanto al manejo de esa tecnología. Un alto porcentaje no lee el manual de instrucciones del equipo adquirido.

- Es importante diferenciar la expresión sacar fotos de la acción de fotografiar. Por ejemplo, hace unos años en una publicidad de Sony, una imagen de un simio empuñando una cámara ilustraba la frase: “Fotos perfectas, saque quien las saque”.

- Esa diferenciación es fundamental en la enseñanza y el aprendizaje de la fotografía, sobre todo a nivel universitario.

- Sacar fotos forma parte de lo cotidiano en nuestras vidas y esto genera cierta confusión. En una revista dominical, la nota de tapa se titula “Todos somos fotógrafos” donde se resalta lo accesible y amigable que es la tecnología fotográfica digital y los nuevos usos de la imagen fotográfica en las redes sociales.
Unos meses después en la misma publicación también la nota de tapa se titula “El valor de una foto” y es el reportaje al fotoperiodista iraní Reza Deghati que recorre el mundo con proyectos fotográficos humanitarios. Son concepciones fotográficas muy diferentes pero en nuestra cultura están mezcladas.

- Para poder evaluar, primero se debe definir a qué concepto de fotografía nos estamos refiriendo: la fotografía en un contexto de diseño y comunicación. Es decir, producir imágenes cuya función principal es comunicar dándole suma importancia a la forma en que lo hacen.

- Definir cómo fotografiar es tan importante como tener claro para qué se lo está haciendo. Cuál es el sentido, qué se pretende comunicar, son aspectos que se deben conocer tan bien como las técnicas para lograrlo.

 - Los trabajos prácticos pueden cumplir con las consignas técnicas pero las imágenes ser confusas en cuanto al sentido que tienen, lo que comunican, cómo están compuestas, en definitiva, lo que expresan.

- La tecnología digital le permite al fotógrafo evaluar los resultados que está obteniendo en forma instantánea. Le permite hacer correcciones, modificar procedimientos, en función de un resultado deseado.

Le permite reflexionar en la acción, analizar las imágenes y tomar decisiones que en la fotografía analógica no era posible hasta ver procesada la película. Estas ventajas de la tecnología digital no están siendo aprovechadas adecuadamente por los estudiantes.

Todas estas características de la fotografía actual, hacen pensar que en este contexto, sería adecuada la aplicación de una evaluación continua formativa a su enseñanza y aprendizaje, en contraposición con la evaluación tradicional, donde es el resultado lo que cuenta y no se presta atención al proceso. (P. Perrenaud, 2008). Evaluar el aprendizaje con métodos tradicionales no debería dejar tranquilos a los responsables de la enseñanza de la fotografía y de la formación de fotógrafos con aspiraciones profesionales.

Evaluar en forma permanente durante la cursada de la misma manera que se pretende lograr hacerlo mientras se fotografía, para analizar resultados y efectuar correcciones. Asimilar la captura fotográfica a la comprensión de contenidos.

Evaluación formativa

Se entiende al proceso de fotografiar como una sucesión de elecciones que debe realizar el fotógrafo, donde la imagen resultante es el producto de las decisiones tomadas por el mismo, antes y durante la acción. Después, la denominada posproducción digital es una opción útil en ocasiones, pero absolutamente inapropiada en otras como en el fotoperiodismo. Este es el punto de partida a tener en cuenta al momento de definir las formas de evaluación aplicables a la enseñanza y al aprendizaje de la fotografía.

La evaluación formativa presta atención a los procesos que se desarrollan durante la cursada, y con la información generada se pretende mejorar en forma permanente dichos procesos. Implica la mejora del aprendizaje involucrando a los estudiantes en la propia evaluación y planteando las responsabilidades que deben asumir en ese sentido. Es importante considerar, en este punto, la función de la retroalimentación en el circuito conformado entre el docente y los estudiantes, como estimulo de la autorregulación de los aprendizajes. (Anijovich, 2010). La realidad nos muestra que los tiempos de un cuatrimestre no permiten la aplicación, por ejemplo, de la retroalimentación en forma individual en todos los casos y en todas las instancias, por lo que es necesaria una selección de situaciones y la alternancia entre aplicaciones grupales e individuales. El análisis grupal de imágenes de los trabajos prácticos es un momento que se adecua a la retroalimentación y al diálogo que esclarezca criterios para la realización y la evaluación.

La aplicación de la evaluación continua y formativa a la enseñanza y al aprendizaje de la fotografía en una asignatura cuatrimestral de una carrera universitaria, plantea un manejo de los tiempos que debe estar ajustado y debidamente planificado.

Al comienzo del ciclo, la idea es incluir una evaluación inicial que permita diagnosticar el estado de conocimiento, en relación a la fotografía, que mantienen hasta el momento el grupo de estudiantes.

Evaluación inicial

Es recomendable incluir una evaluación inicial diagnóstica (Tejedor Gómez, 1997) para identificar los conocimientos previos con que cuentan los estudiantes y de qué manera fotografían. La implementación de este tipo de evaluación puede ser por medio de una encuesta inicial y un trabajo práctico.
La encuesta en principio puede ser como la siguiente:

Nombre

Matrícula

Carrera

¿Cuál es el motivo por el que estudia esta carrera?

¿Realiza tomas fotográficas habitualmente?

¿Con que cámara fotografía?

¿Conoce todas sus posibilidades?

¿Ha leído el manual de instrucciones?

¿Cuenta con conocimientos técnicos?

¿De qué manera considera puede ser útil saber fotografiar

para su futura profesión?

¿Para estudiar, a qué fuentes de información recurre?

¿Le interesa la lectura? ¿De qué tipo (literaria, técnica,

periodística, etc.)?

¿Mira televisión? ¿Qué tipo de programación le interesa?

¿Concurre a algún tipo de espectáculo?

¿Concurre a exposiciones?

El propósito es indagar en alguna medida sobre las características de los estudiantes que conforman el grupo en cuanto a su relación con la fotografía, la información y la cultura audiovisual. Lo importante es que el docente, mediante el manejo de los resultados, haga un análisis de esas características que le sea útil, por ejemplo, para definir las estrategias más adecuadas.
Es también importante compartir con los estudiantes los resultados de la encuesta como devolución, para que aprecien distintos aspectos del aprendizaje de la fotografía.

En cuanto al trabajo práctico inicial, tiene por propósito establecer en alguna medida el estado de situación de los distintos estudiantes con respecto a la acción de fotografiar: encuadre, foco, exposición, distancia focal, ángulo de toma, manejo de la iluminación, etc.

Ejemplo: Consigna:
Realización de seis fotografías de temas que les resulten interesantes, incluyendo personas y/u objetos, prestando atención al encuadre, al foco y a la iluminación de la escena a fotografiar. Utilizar la posibilidad que brinda la cámara digital de visualizar instantáneamente la imagen capturada para analizar si es satisfactoria o no. En caso de que no lo sea, repetir la toma para corregir lo que no funcionaba. No borrar la imagen incorrecta. Presentar en clase todas las imágenes, en soporte digital para su proyección.

En el inicio de la cursada es fundamental explicitar los criterios de evaluación que serán aplicados a los trabajos prácticos incluidos en la planificación.
Se debe prestar atención a si los estudiantes han desarrollado o no cierta forma de evaluar los resultados fotográficos, por lo menos en cuanto a nitidez y exposición correcta.

Evaluación de cursada

Durante la cursada es importante que el docente evalúe los procesos de aprendizaje haciendo un análisis compartido con los estudiantes de las imágenes que estos logran en sus trabajos prácticos, además de atender a la diversidad generalmente presente en la composición de los grupos de estudiantes.

Considerando no sólo los aspectos técnicos, sino también los estéticos y conceptuales de las imágenes.

Es importante, entonces, explicitar cuáles serán los criterios de evaluación durante la cursada, tanto durante las actividades en clase como en los trabajos prácticos.

En clase:

1.- Participación en clase: activa/pasiva.

2.- Presencia/Ausencia durante la clase.

3.- Atención/Dispersión.

4.- Planteo o no de dudas.

5.- Aportes o no al tema tratado y al análisis de las imágenes.

6.- Actitud de trabajo en grupo.

En trabajos prácticos:

1.- Entrega en tiempo y forma según las pautas establecidas.

2.- Cumplimiento de las consignas.

3.- Satisfacción de los requisitos básicos: exposición y enfoque correctos.

4.- Justificación del sentido de las imágenes.

5.- Explicación de las técnicas utilizadas.

6.- Inclusión de información técnica: cámara, objetivo, sensibilidad, etc.
7.- Composición de la imagen.

8.- Entrega de correcciones en tiempo y forma según pautas establecidas.

Sin considerar una asignatura especifica de la carrera de Fotografía, en todas ellas las instancias de evaluación fundamentales comprenden trabajos prácticos.

Como alternativa a las formas tradicionales en las que el docente corrige y evalúa los trabajos en forma individual y sólo establece un breve diálogo con el estudiante, plantear análisis grupales de los trabajos, aplicando los criterios establecidos para su evaluación y fomentando el debate en clase.
Para el desarrollo de formas de autoevaluación en los estudiantes es pertinente la realización de este tipo de actividades.

Ejemplos de aplicación:

En la planificación de la asignatura Taller de Fotografía I en un trabajo práctico se incluye la siguiente consigna: Realizar tres tomas fotográficas de la misma escena variando la distancia focal, manteniendo la misma distancia entre la cámara y el sujeto, y cierta coherencia en los encuadres con respecto al protagonista.

Los fines para esta consigna son visualizar que a medida que se varía la distancia focal varía el ángulo que se abarca de la escena y se perciben modificaciones en la nitidez y la perspectiva. Es decir que el fotógrafo, sin moverse, puede obtener tres recortes distintos de la misma escena o dicho de otra manera tres imágenes diferentes del mismo sujeto por medio de un determinado procedimiento técnico.

Por un lado, prueban los resultados que obtienen con ese procedimiento técnico (mover el zoom) pero también se pretende que perciban las diferencias, a veces sutiles y otras más notorias, con respecto al enfoque y la relación entre la figura y el fondo. Es decir que se obtienen resultados, de alguna manera, distintos y que esto va a influir en la lectura que se haga de cada imagen.

Siempre que fotografiamos estamos haciendo un recorte subjetivo de la realidad. La dimensión de ese recorte modifica lo que se llega a percibir en la imagen. Se pretende desarrollar en los estudiantes la capacidad de evaluar resultados, pero esto no sucede mágicamente por hacer un trabajo práctico. Es decir que se deben considerar estos aspectos en la enseñanza para que el estudiante vaya adquiriendo esos conceptos.

Las actividades en clase, los trabajos en grupos, son momentos que posibilitan esa adquisición. También lo son para la evaluación de cursada.

Por ejemplo, plantear que las presentaciones de los trabajos prácticos de los estudiantes sea una actividad compartida en clase. Explicitados y explicados los criterios de evaluación, se plantea trabajar en grupos de cuatro o cinco estudiantes. El grupo debe evaluar cada uno de los trabajos según dichos criterios. Cada estudiante elabora un informe individual sobre la evaluación recibida. El grupo, a su vez, realiza un informe sobre los trabajos, plantea correcciones y saca conclusiones. Con toda esta información el docente, en la clase siguiente, hace una devolución a los grupos y una evaluación de su trabajo a cada estudiante individualmente. Con esto se pretende enriquecer la información que es manejada tanto por el docente como por los estudiantes, en forma grupal e individual, transformando una instancia de evaluación en mejoras de los aprendizajes.

También permite al docente evaluar los comportamientos en cuanto a participación, contribuciones, espíritu de colaboración, responsabilidad, corrección de errores, búsqueda de soluciones, etc., de los estudiantes en clase. (Camilloni, 2010).

Evaluación final

En la mesa de examen con la presentación del trabajo práctico final, cuyo proceso de realización ha sido evaluado al final de la cursada mediante la presentación de tres pre-entregas, se certifica el aprendizaje asignando una calificación de acuerdo a la calidad del trabajo y el desempeño del estudiante en sus explicaciones, justificaciones y argumentos para la defensa del mismo.

Conclusión

La palabra evaluar, muchas veces se interpreta como calificar, como clasificar y hasta como juzgar y castigar por un comportamiento o un resultado. A veces no se considera que lo que se evalúa sea el grado de conocimientos o de comprensión de contenidos, sino algo más personal. Esta carga obstaculiza los aprendizajes ya que el estudiante se hará visible sólo cuando tenga cierta seguridad sobre sus saberes. Mientras tanto tratará de ser “invisible” con el riesgo de la comodidad que aparentemente brinda esa situación. La evaluación tradicional normativa y comparativa no modifica esta visión sino que la reafirma en algún sentido.

La evaluación continua formativa implica otro tipo de compromiso de parte del docente pero también de parte de los estudiantes. Implica una mayor interacción grupal y tratar de lograr una mejor comunicación entre todos. De alguna manera, en el inicio de la cursada se debe establecer un trato entre docente y estudiantes que haga viable la interacción grupal en este sentido.
No es menor el desafío que se presenta. Modificar las formas tradicionales de evaluación, asumir un mayor compromiso en las relaciones, atacar la superficialidad en los aprendizajes, cuestionar prejuicios, transformar las clases en momentos relevantes, es salirse del lugar conocido. Esto último es justamente lo que se necesita para empezar a fotografiar en lugar de sacar fotos. Aprender es un camino que no tiene fin. Por suerte.

Referencias bibliográficas:

Anijovich, R. (Comp.); Camilloni, Alicia R.W. de; Cappelletti, Graciela; Hoffmann, Jussara; Katzkowicz, Raquel; Mottier López, Lucie (2010). La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós.

Perrenoud, P. (2008). La evaluación de los alumnos – De la producción de la excelencia a la regulación de los aprendizajes. Entre dos lógicas. Buenos Aires: Ediciones Colihue.

Tejedor Gómez, J. (1997). La evaluación inicial: Propuesta para su integración en la educación obligatoria. En Revista Electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 1(0), 1997. Disponible en: http://www.uuva.es/aufop/publica/actas/viii/edprima. htm

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: This paper aims to develop teaching Photo various forms of what is considered a formative evaluation of the learning service. This means that the evaluation times are times for students and teachers learning. To evaluate outcomes but also the processes that led to those results. In the current picture technology increasingly facilitates the technically correct outcome. To take photos is much more than correct results and in this aspect, formative assessment can provide which is in its conception: the importance of the processes and attention to diversity. A photograph where what matters, what defines the image is the author and not the technology that handles. A photographer is who brings his vision, his photographic performing culture.

Keywords: evaluation - formative - processes - diversity – photography

Resumo: O presente trabalho pretende desenvolver no ensino da fotografia várias formas do que se considera uma avaliação formativa ao serviço das aprendizagens. Isto é que os momentos de avaliação sejam momentos para a aprendizagem dos estudantes e também do docente. Avaliar resultados mas também os processos que levaram a esses resultados. Na fotografia atual a tecnologia facilita a cada vez mais a obtenção de resultados tecnicamente corretos. Fotografar é bem mais que obter resultados corretos e neste aspecto a avaliação formativa pode contribuir o que se encontra em sua concepção: a importância dos processos e a atenção à diversidade. Uma fotografia onde o importante, o que define a imagem é o autor e não a tecnologia que maneja. Um fotógrafo que contribui sua visão, sua cultura à realização fotográfica.

Palavras chave: avaliação – formativa – processos – diversidade - fotografía.

(*) Juan Carlos López Chenevet: Fotógrafo publicitario. Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento Audiovisual en la Facultad de Diseño y Comunicación.


La evaluación en la enseñanza y el aprendizaje de la fotografía. fue publicado de la página 60 a página64 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro