1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. Evaluación formativa, evaluación entre pares y retroalimentación.

Evaluación formativa, evaluación entre pares y retroalimentación.

Savazzini, Marisabel [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El presente trabajo recorrerá la problemática de la instancia de evaluación en el aula. La invitación es hacer foco, y a la vez problematizar la Semana de Proyecto Jóvenes (SPJ), momento en el que los estudiantes presentan un avance del proyecto de investigación que vienen desarrollando desde el inicio de la cursada. La invitación es interrogar y verter algunas conceptualizaciones sobre un caso real de la vida cotidiana didáctica del aula de la facultad, tal como es la SPJ. Se propondrá describirla a la luz de conceptualizaciones provenientes de la evaluación formativa, evaluación entre pares, y retroalimentación. El texto dialogará con autores y bibliografía pertinente brindada por la Capacitación Docente de la Facultad de Diseño y Comunicación, así como también abriendo nuevas interrogaciones y categorías que se manifestarán para replicar en futuras reflexiones.

Palabras clave: proyectos pedagógicos - evaluación formativa – retroalimentación - investigación -porfolio - cursada - evaluación entre pares.

De cómo la Semana de Proyecto Jóvenes deviene en una instancia de evaluación al interior de la asignatura Introducción a la Investigación en la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.

Introducción

La SPJ está incluida en la asignatura Introducción a la Investigación, y participa de este modo en los Proyectos Jóvenes de Comunicación e Investigación, conjuntamente con Comunicación Oral y Escrita. La asignatura está dentro del Núcleo de Formación Académica como asignatura no troncal, común, cuya cursada es obligatoria para todos los estudiantes ingresantes de las carreras de la Facultad de Diseño y Comunicación. Desde hace sólo algunos ciclos académicos, la instancia se presenta para ser calificada. Además de ser una propuesta o un pliegue más en el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje, es el Equipo de Gestión Académica de la Facultad, quien propone que la instancia sea ponderada con una valoración que se incluya en las calificaciones obtenidas por el estudiante a lo largo de toda su cursada. De manera tal que el presente ensayo propone explorar y describir las características a través de las cuales la SPJ deviene en ser instancia de evaluación. De cómo una práctica real y cotidiana en las aulas, toma cuerpo y se presenta para ser un elemento dentro de la estructura del porfolio de cursada, tornándose de esta manera como una instancia más en el proceso de enseñanza y aprendizaje. El propósito es iluminar los derroteros de la clase, que además de portar una petición de compartir y significar los aprendizajes, se brinda como un momento a través del cual evaluar en proceso cotejado por docente y estudiantes. De todos los componentes que se brindan para ser puestos en discusión, el presente ensayo focalizará la atención sobre las características de la evaluación formativa, de cómo la misma suscita la evaluación entre pares, y de cómo devienen formas vinculadas a la retroalimentación.

De este modo es que se dialogará con la bibliografía definiendo las prácticas desplegadas en el aula, en torno a la temática. Habida cuenta de tratarse de un dispositivo profundamente arraigado en la cultura pedagógica de la Facultad es que se ha considerado relevante cartografiarlo y racionalizarlo a la luz de las conceptualizaciones categorizadas y expresadas anteriormente. La pregunta fundante que guiará este escrito será: ¿Cuál es la naturaleza de la SPJ en relación a la evaluación? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la evaluación entre pares en la SPJ? ¿Cómo se objetiva y democratiza la función docente en el aula durante la SPJ? ¿Qué componentes del orden de la retroalimentación se ponen en juego en el intercambio evaluativo entre los actores que componen estos pares dialécticos (Estudiantes – Estudiantes / Estudiantes – Docente / Estudiantes – Evaluación en proceso)?

Explorar y describir de manera autoreflexiva los modos que tienen los docentes de apropiarse y empoderarse de decisiones y sugerencias provenientes de espacios de gestión y comunicación docente de nuestra Facultad será el objetivo de este ensayo. Además, y como relevancia final, el texto se presenta como material bibliográfico y puesta en eje de conceptualizaciones para continuar la interpelación de la SPJ en las cursadas venideras.

Desarrollo

Vivimos una etapa de transformaciones en la educación. No podría ser de otra forma si se atiende a los profundos cambios en la vida social. (Cullen)

Dada la naturaleza de la SPJ, la misma se ubica dentro de la instancia de evaluación formativa. En las sucesivas etapas de construcción del porfolio de cursada, el estudiante, promediando las tres cuartas partes de su cursada, efectúa conjuntamente con sus compañeros de equipo, la presentación del avance del proyecto que se ha iniciado al comienzo del ciclo académico.

Anijovich (2010, p.16) cita a investigaciones de Black y William (1998) definiendo a la evaluación formativa como una instancia que mejora el desempeño de los estudiantes. De este modo y atendiendo a esta conceptualización, la SPJ deviene en hito o parada a través de la cual efectuar un paneo general sobre la trayectoria personal y grupal, permitiendo a los estudiantes producir cierta revisión de sus producciones. En este acontecimiento, se afirmarán sus aciertos y revisarán sus desajustes para avizorar y anticipar virajes y modificaciones del proyecto en curso. El Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires define en un documento a la evaluación formativa como “un término introducido por Michel Scriven, para referirse a los procedimientos utilizados por los docentes con la finalidad de adaptar los procesos didácticos a los progresos y necesidades de aprendizaje observados en los alumnos”. (Vinacur, 2009).

Al decir de Perrenoud hablar de “evaluación formativa ya no es patrimonio de algunos marcianos. Es posible, que estemos pasando muy lentamente de la medida obsesiva de la excelencia a una observación formativa, al servicio de la regulación de los aprendizajes”. (2008, p. 8).

De manera tal y atendiendo a estas conceptualizaciones y como se ha advertido en la introducción, no se estará focalizando al objeto de este ensayo en tanto los aspectos vinculados a la posición del docente (revisión de objetivos de enseñanza) sino atendiéndolo desde la posición del estudiante, en su relación con la evaluación entre pares, y la retroalimentación.

Por otro lado también se podrá decir que la cultura del porfolio de cursada que se implementa en la Facultad, forma parte de la gama de instrumentos de la que se nutre la evaluación formativa. Al decir de Anijovich

La evaluación formativa nos ofrece un amplio repertorio de instrumentos, como por ejemplo el uso de portafolios, diarios de aprendizaje, proyectos, a través de los cuales es posible encarar un modo diferente de dialogar con los alumnos, de contribuir a la comprensión de sus aprendizajes. (2010, p. 17).

Durante el transcurso de la SPJ se ponen en marcha mecanismos de construcción de conocimiento al interior de los grupos. Son los equipos conformados por tres estudiantes los presentan sus investigaciones con los elementos que hasta ese momento han desarrollado. Al cabo de las presentaciones y guiados por el docente a cargo se les propone a los integrantes de los equipos observadores, oficiar de interlocutores, enunciando interrogantes, correcciones, innovaciones, sugerencias hacia el equipo presentador. Es allí en donde se produce un momento de verdadero intercambio, debate y apertura de nuevas correcciones, momentos de insight, evaluación entre pares y retroalimentación.

Lo que en el presente escrito se ha categorizado como evaluación entre pares, Camilloni lo enuncia como evaluación de trabajos elaborados en grupos. La autora es categórica acerca del uso de esta estrategia de enseñanza y dice al respecto:

Tienen el propósito explicito de desarrollar las habilidades de interacción social entre las personas y su capacidad de hacer elecciones y tomar decisiones. Las experiencias de aprendizaje colaborativo y trabajo en grupo son cualitativamente diferentes de las experiencias de trabajo individual. (2010, p. 152).

A partir de testimonios de estudiantes relevados en los dos últimos ciclos académicos del presente año, respecto de las ventajas y desventajas de los diferentes instrumentos de evaluación, afirmaron que la SPJ, a diferencia de otra instancia de tipo o especie individual, tal como puede ser un formato estilo parcial, posee una naturaleza de construcción de conocimiento a nivel grupal, vinculada al aprendizaje colaborativo. Esto favorece el aprendizaje significativo mientras que la última instancia mencionada, el parcial, enlaza más al aprendizaje con cierto paradigma resultadista, que obtura la posibilidad de construir conocimiento en proceso y abierto a sucesivas interrogaciones.

De todos modos, no será eje de este escrito dirimir la adopción de una o de otra forma de evaluación, sino convocar a la reflexión respecto de la utilidad de diversas opciones, dependiendo de los momentos de la evaluación, sea esta diagnóstica, formativa o final, así como también de la multiplicidad de variables que impactan en todo el escenario pedagógico, transformando los protocolos de evaluación en diversas formas que se deconstruyen al interior de cada ciclo académico. En este devenir, la suerte que corren los instrumentos es la de ser más o menos adecuados a cada estudiante y a cada singularidad de grupo. Retomando a Camilloni (2010, p. 155) se recomienda la revisión de su texto en toda su extensión para indagar sobre aspectos que por la extensión de este escrito excedería los límites del mismo. Será oportuno en próximos trabajos retomar la dimensión ética de la elaboración de trabajos grupales, de cómo los obstáculos generados al interior de los grupos, por sugerencia de la autora, son plausibles de ser trabajados, enfrentándolos. Esta inclusión indica e impacta en el aprendizaje y en el resultado final de los trabajos. Valorar la responsabilidad, la solidaridad y la distribución de tareas, serán también aspectos descriptivos, susceptibles de ser ponderados en futuras investigaciones. De todos modos, se advierte al lector, que esto último se retomará más adelante en este mismo texto.

Autorregular y tomar decisiones serán objetivos a cumplirse en la puesta en marcha de la evaluación de trabajos elaborados en grupo o evaluación entre pares.

Anijovich afirma que la retroalimentación, el otro eje seleccionado para mirar a la SPJ, favorece la circulación de información entre sistemas. El mutuo impacto que las informaciones producen en los diferentes sistemas, hace que los elementos del circuito “puedan modificar los resultados de un sistema e incluso del sistema mismo”. (2010, P.130).

Asimismo la autora advierte la escasez de investigaciones referidas a la retroalimentación y la ausencia de inclusión en la programación de manera explícita. Se observa que en el despliegue de la SPJ se producen en acto diversas situaciones absolutamente solidarias a la retroalimentación. Los estudiantes poseen un rol central en sus presentaciones, asumen responsabilidades sobre sus propios aprendizajes, identifican fortalezas y debilidades, distribuyen roles y trabajos, producen guiones para que las presentaciones sean ordenadas y claras en la comunicación oral. (Momento de presentación). En diálogo con Anijovich, la SPJ otorga un “lugar cada vez más relevante a la retroalimentación”. (2010, P. 130).

Por otra parte, no se podrá soslayar la presencia de conflictos que pueden presentarse al estar ante grupos de personas gestionando un proyecto, y que están conociéndose, como es el caso de la mayoría de los estudiantes que estamos abordando. Retomando la pregunta fundante de este ensayo que propone interrogar las ventajas y desventajas de esta estrategia, se propone aquí una vez más la función docente como mediadora, quien tendrá que enfrentar el desafío que implica acompañar a los estudiantes a alcanzar sus objetivos, dirimiendo obstáculos y trabajando en equipo en pos de un propósito grupal.

Las oportunidades que crean las relaciones entre los miembros del grupo, los problemas de responsabilidad y solidaridad en el trabajo son, pues, de gran importancia formativa y, lejos de ser soslayados, deben ser objeto de cuidadoso análisis y tratamiento por los miembros del grupo. (Camilloni, 2010, p.155).

Conclusiones

A modo de cierre se considera entonces muy valioso y pertinente incorporar la SPJ como instancia de evaluación formativa. Se propone a futuro la elaboración en conjunto, docentes y estudiantes, de un instrumento de evaluación cuyo diseño convoque la dimensión de lo colaborativo, de la construcción grupal y democrática. El mismo podrá ser de gran utilidad, con la intención de objetivar y cartografiar las categorías a través de las cuales valorar las actuaciones de los equipos participantes en la SPJ. Será recomendable la elaboración de cierto diseño de evaluación para que la misma sea volcada en la programación de la asignatura. Enunciar ciertas categorizaciones que se vayan elaborando con los estudiantes, no tendrían porqué enfrentarse con la posibilidad de cambios y de aperturas que a futuro le queramos imprimir. Es necesario incorporar la instancia de evaluación grupal, entre pares, y como sistema de retroalimentación, no como un momento estanco y separado de los otros momentos de la clase. De este modo y a esta altura se puede considerar la SPJ como plataforma óptima para poner en marcha y afirmar, por un lado su pertenencia ontológica a la evaluación formativa, luego, su amigabilidad hacia la evaluación entre pares, así como también el diálogo continuo con la retroalimentación. Afirmando también que la SPJ no persigue fines resultadistas, aunque no desestima y debe proponerse como una instancia más de evaluación, que califique con nota la performance del estudiante. Es entonces que apuntando a la función mediatizadora del docente, se podrá pensar en la gran oportunidad de construir conjuntamente con los estudiantes, ciertas categorías para mirar y evaluar al dispositivo SPJ. Esta instancia puede devenir efectiva para revisar contenidos y objetivos propuestos al comienzo del ciclo académico. Por otro lado, abre la posibilidad de racionalizar, objetivar y bajar al papel la normativa de la institución que propone incorporar al porfolio como sistema de evaluación en proceso. De esta manera, al quedar conformado un instrumento, podrá ser contrastado con comisiones disímiles, procedentes de otros docentes, que les irán imprimiendo sus sellos, advirtiendo singularidades y produciendo modificaciones.

En este escrito también se ha podido advertir, la inquietud que provoca la evaluación y la utilización del debate y la retroalimentación como paradigma a través del cual acompañar el aprendizaje. A esta altura, y con todo lo expresado, se podría aquietar cierta molestia que el docente suele vivenciar a la hora de calificar, resolviendo ciertos dilemas éticos, de pura subjetividad, ubicándolo en situación de empoderamiento y función mediadora de su propia práctica. Hoffmann, retomando a Piaget y Vygotsky, enuncia la importancia de la injerencia del docente en este tipo de situaciones: “Intervenciones mediadoras significativas para que el aprendiz tenga mejores oportunidades de desarrollo intelectual y mo ral”. (2010, P.83). Una de las maneras que al parecer este texto nos ayudaría a resolver estos obstáculos, sería incluyendo las prácticas vinculadas a la evaluación entre pares, a la retroalimentación, a la evaluación en proceso y formativa, a la programación de la asignatura en curso. Desocultando el currículum en acto, objetivando y racionalizando las prácticas al interior de cada cursada, poniéndole letra en los programas reales.

Al incluir estas prácticas emergentes, que han devenido en pautas institucionales, pero que también el docente las incluye espontáneamente, tanto en su quehacer cotidiano como en la programación de la asignatura, se estará dejando una guía para los ciclos venideros. Al incluirlos en la hoja de ruta, bitácora de clase, que luego deviene en la programación, la SPJ, entonces, se complejiza y potencia como plataforma para encauzar el entrecruzamiento de aspectos que vinculan la enseñanza con el aprendizaje, como pares ontológicos y mutuamente determinados. La SPJ, instancia creativa por naturaleza, también conlleva interrogantes y zonas controversiales, que al interior de la asignatura Introducción a la Investigación se prestan a ser dilematizadas y discutidas con todos los actores intervinientes en la escena pedagógica de la Facultad.

Seguir interpelándola a la luz del pensamiento complejo, y con espíritu abierto y creativo, será la vigorosidad de este ensayo, para que en el futuro replique con nuevas y futuras líneas de investigación más extensas y profundas. Esto sólo ha sido el comienzo.


Referencias bibliográficas:

Anijovich, R. (2010). La retroalimentación en la evaluación. En Anijovich, R. (Comp.) (2010). La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós.

Camilloni, A. (2010). La evaluación de trabajos elaborados en grupo. En Anijovich, R. (Comp.) (2010). La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós.

Cullen, C. (2005). Crítica de las razones de educar. Temas de filosofía de la educación. Buenos Aires: Paidós.

Hoffmann, J. (2010). Evaluación mediadora, una propuesta fundamentada. En Anijovich, R. (Comp.) (2010). La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós.

Perrenoud, P. (2008). La evaluación de los alumnos. De la producción de la excelencia a la regulación de los aprendizajes. Entre dos lógicas. Buenos Aires: Colihue.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Evaluación a cargo del profesor Matías Panaccio en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: This paper will cover the issues of the instance of classroom assessment. The invitation is to focus, and at the same time to debate Youth Project Week (SPJ), when students present a research project progress that have been developing since the beginning of the semester. The invitation is to interrogate and pour some conceptualizations of a real case of everyday classroom teaching faculty, as it is the SPJ. A description will be proposed in under the conceptualizations from formative evaluation, peer evaluation, and feedback. The text will dialogue with authors and relevant literature provided by the Faculty of the School of Design and Communication, as well as opening up new questions and categories that will manifest to replicate in future discussions.

Keywords: educational projects - formative evaluation - feedback - research - portfolio - studied - peer evaluation.

Resumo: O presente trabalho percorrerá a problemática da instância de avaliação na sala de aula. O convite é fazer foco, e ao mesmo tempo problematizar na Semana de Projeto Jovens (SPJ), momento no que os estudantes apresentam um avanço do projeto de pesquisa que vêm desenvolvendo desde o início da cursada. O convite é interrogar e verter algumas conceitualizações sobre um caso real da vida quotidiana didática da sala de aula da faculdade, tal como é a SPJ. Se proporá descrever à luz de conceitualizações provenientes da avaliação formativa, avaliação entre pares, e retroalimentação. O texto dialogará com autores e bibliografia apropriada brindada pela Capacitação Docente da Faculdade de Design e Comunicação, bem como também abrindo novas questões e categorias que se manifestarão para replicar em futuras reflexões.

Palavras chave: projetos pedagógicos - avaliação formativa – retroalimentação - pesquisa - porfolio - curso - avaliação entre par.

(*) Marisabel Savazzini: Musicoterapeuta (USAL – 1986). Lí- der Lúdica en salud Mental (Hospital. Carolina Tobar García – 2000). Licenciada en Musicoterapia (UAI – 2005). Profesora de la Universidad de Palermo en el Departamento de Investigación y Producción de la Facultad de Diseño y Comunicación. 


Evaluación formativa, evaluación entre pares y retroalimentación. fue publicado de la página 64 a página67 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro