1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. Mostrarse como buen docente universitario. Decidir y accionar en los diferentes momentos de una clase.

Mostrarse como buen docente universitario. Decidir y accionar en los diferentes momentos de una clase.

Ruben, Paula

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Este ensayo aborda el tema de cómo se muestra un buen docente universitario frente a sus estudiantes. Los momentos de una clase con su debido manejo de los tiempos, favoreciendo el aprendizaje mediante un clima caótico en el desarrollo de una clase, en el sentido dinámico y comprometido, acorde a la nueva generación de jóvenes que marca el presente hoy.

Palabras clave: clima - estudiante - asimilación - clase - universidad - docente -aprendizaje - aula.

Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre. (Paulo Freire)

Los tiempos cambiantes, los avances en la diversidad de la didáctica, la expansión generalizada de las tecnologías y la comunicación han contribuido a modificar, de manera irreversible, la mirada de la educación, así como también la de los jóvenes universitarios. Se manifiestan con la necesidad de aprender de una manera más activa y dinámica, donde formen parte del proceso de aprendizaje y no se muestren como meros espectadores. Un buen docente es aquel que desde sus comienzos se fija o plantea qué necesitan saber los estudia+ntes, indagando desde el primer día de clase. Se muestra seguro, sin embargo no distante, posibilitando el diálogo y las preguntas sin inhibición, sabiendo escuchar las expresiones del otro. Valora al estudiante como persona y favorece su autoestima.

Desarrolla como base fundamental a lo largo de su clase el sistema de preguntas, por parte de él y del estudiante, hace de esto un hábito intelectual constante. Respecto a esta idea Bain sostiene que “cuando podemos estimular con éxito a nuestros estudiantes para que se formulen su propias preguntas, estamos justo en la base del aprendizaje” (2007, p. 42). Un buen docente busca motivaciones en los estudiantes que sean intrínsecas, que lo movilicen, que lo apasionen para involucrarse con la materia. Evitando las motivaciones extrínsecas por el solo hecho de la aprobación final. Desarrolla junto a sus alumnos la capacidad de poder comunicarse por escrito, mediante trabajos prácticos de reflexión acompañados y guiados en la comprensión de texto.

Los docentes proporcionan a los estudiantes un lugar seguro en el que construir ideas, y ellos (los docentes) invierten habitualmente una gran cantidad de tiempo en crear una especie de andamio que ayude a los estudiantes a ponerse a la tarea de hacer esa construcción. (Bain, K., 2007, p.40).

El docente como metodología de enseñanza, adopta el aula taller como una perspectiva práctica pedagógica más, donde se pueden trabajar contenidos de forma eficiente, elaborar y transformar. Montaigne afirma: “Es necesario educar no tanto a través de los libros, sino más bien por la experiencia de la acción” (s.f., p. 15). En relación a esto Froebel ya decía: “Aprender una cosa viviéndola y haciéndola es algo mucho más formador, cultivador y vigorizante que aprender simplemente por comunicación de ideas” (1826, s.p.). Por lo tanto lo que se quiere lograr es un trabajo cooperativo entre los alumnos.
El buen docente no etiqueta a sus alumnos. En referencia Kaplan sugiere que hay que: “estudiar las representaciones espontáneas” (1992, p. 46). Cuando se denomina a un alumno como bueno, inteligente, o se lo destaca sobre otros de una manera exuberante, se le está marcando a otro de manera indirecta, que es malo, en cierta forma se lo está acotando al éxito, es como si el docente hiciera predicciones, cuando en realidad su función es otra.

Un buen docente acompaña, respetando los tiempos de cada estudiante y de esta forma evalúa progresos al finalizar la cursada, con los resultados concretos.
Un buen docente sabe planificar los momentos de la clase, realizando bajadas de la información adecuadas al lugar sociocultural y económico, nivel intelectual, edades, en el que se encuentre ubicado el establecimiento. Pueden destacarse tres momentos dentro de una clase: inicio o apertura, fase de desarrollo, fase de cierre, siempre teniendo en cuenta el contenido y tipo de clase a desarrollar.

El inicio o apertura de la clase tiene como objetivo retomar contenidos previos de aprendizaje. Se busca la disponibilidad de los alumnos para una nueva construcción, se utiliza como estrategia las preguntas y tareas. El clima de este momento debería ser estimulante, llevarlo a la disponibilidad y entusiasmo. El tiempo a utilizar debería ser acotado.

Un segundo momento es la fase de desarrollo como parte central y más importante, donde se construyen los conocimientos nuevos. Dentro del proceso no puede faltar una buena organización y construcción del contenido, para que se cumpla una correcta asimilación. Se acepta la prueba y error como forma del proceso de aprendizaje, se busca la ruptura cognitiva, dando lugar a un nuevo saber. Las estrategias a utilizar pueden ser de exposición monologada o dialogada, trabajar en grupos o en forma individual, siempre sabiendo cuál es la finalidad de uno u otro caso. El clima favorable es el caótico y en este punto se aclara lo que significa: a diferencia de un clima calmo, se está en presencia de movimiento de inquietudes de los jóvenes, que necesariamente quieren expresarse mediante opiniones, preguntas y repreguntas, donde todos aprenden del otro. El docente es un puente en la comunicación, hace de mediador, coordinador. Se da la posibilidad, mediante este tipo de estrategias de seguir aprendiendo de las vivencias y razonamiento de los otros. Es un momento enriquecedor para todos. El tiempo a utilizar es el mayor en relación al inicio y al cierre.

Como último momento de una clase se encuentra la fase de cierre, presentándose una síntesis o conclusión, donde se testea si se ha transformado los saberes previos, si se produjo una acomodación. Como estrategia se utiliza la puesta en común, induciendo a una reflexión grupal, permitiendo la libre expresión de todos los integrantes del grupo. El clima esta vez permitirá la posibilidad de expresarse con confianza y respeto por parte del docente. El tiempo debería ser acotado.

Como conclusión se afirma que una buena planificación de los diferentes momentos de una clase, en todas sus dimensiones, está favorecida cuando se efectúa con un buen criterio la elección de contenidos. Debiendo estar presente, la mirada de un buen docente responsable, con habilidad y flexibilidad, en el desarrollo de su clase. Un buen docente, es aquel que maneja la estrategia de preguntas, que lleva a su grupo a reflexionar, a formular su propio razonamiento y crítica. Se destaca como importante dentro la faceta de desarrollo, el ocasionar un clima caótico sin tener miedo, con la seguridad de ser una alternativa favorable, de apertura a la reflexión y la oportunidad que se le brinda al estudiante de manifestar dudas y expresar lo que siente. El buen docente enseña dando seguridad al otro. Muestra su capacidad profesional desde la humildad y generosidad, entrega lo que sabe. Se da la posibilidad de seguir aprendiendo, siempre.

Referencias bibliográficas:

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de Válencia.

Froebel (1826). Citada en Ander-Egg, E. (1999). El taller: una alternativa de revolución pedagógica. Buenos aires: Ministerio del Río de la Plata.

Kaplan, C. (1992). Buenos y malos alumnos. Descripciones que predicen. Buenos Aires: Aique didáctica.

Montaigne (s.f.). Citada de Ander-Egg, E. (1999). El taller: una alternativa de revolución pedagógica. Buenos aires: Ministerio del Río de la Plata.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: This paper addresses the issue of how to show a good university teacher in front of his students. The moments of a class with the proper time management, encouraging learning through a chaotic environment in the development of a class, meaning dynamic and committed, according to the new generation of young people who make this today.

Keywords: climate - student - assimilation - class - college - teaching and learning – classroom

Resumo: Este ensaio aborda o tema de como se mostra um bom professor universitário em frente a seus estudantes. Os momentos de uma classe com sua devido manejo dos tempos, favorecendo a aprendizagem mediante um clima caótico no desenvolvimento de uma classe, no sentido dinâmico e comprometido, conforme à nova geração de jovens que marca o presente hoje.

Palavras chave: clima - estudante - assimilação - classe - universidade - professor -aprendizagem – sala de aula.

(*) Paula Ruben: Diseñadora Gráfica (UP)


Mostrarse como buen docente universitario. Decidir y accionar en los diferentes momentos de una clase. fue publicado de la página 80 a página81 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro