1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. El uso de la tecnología como herramienta para la innovación social El fin que justifica los medios.

El uso de la tecnología como herramienta para la innovación social El fin que justifica los medios.

Buey Fernández, Mercedes

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Se vive hoy en un mundo cada vez más tecnológico y mostrarse ajeno es imposible. Se observa un pasaje de la enseñanza basada en el docente a una basada en el estudiante y en este contexto, la universidad debe replantear su rol en la sociedad actual y repensarse a sí misma. El desafío es lograr la construcción de una sociedad mejor desde el lugar docente innovando en el uso de la tecnología orientada a la organización de la información sin subordinar el uso de las TICs a los preexistentes modelos tradicionales de enseñanza. El texto invita a reflexionar acerca de la incorporación de las TICs en el aula como herramienta para la innovación social en función de la calidad de estudiantes que se quiera formar para no reducir al estudiante a un mero consumidor de información.

Palabras clave:

reflexión – didáctica – didáctica universitaria – enseñanza – proceso de enseñanza-aprendizaje – estrategias de la enseñanza – tecnología de la información – TICs – innovación cultural – docente – rol docente.

Es evidente que la característica principal del presente siglo es el dinamismo y el ritmo acelerado de cambio que se vive en todos los ámbitos y esferas de la sociedad -cultura, economía, política, ciencia, tecnología, etc.-.Se está hoy frente a un profundo proceso de transformación social, política y económica, y este proceso ya no puede detenerse. No se habla de crisis coyunturales, sino del agotamiento de ciclos y aparición de nuevas formas de organización que han llegado para quedarse. (Tedesco, 1995)

Estas nuevas formas de organización vienen a complejizar los modos de vida actuales en tanto y en cuanto se encuentran atravesadas transversalmente por nuevas tecnologías. La familiaridad que muchas veces se tiene con ciertos objetos, materiales y prácticas, nubla la vista y vuelve relativamente difícil la tarea de identificarlas como tecnologías. Pero lo importante es reconocer que esas tecnologías también fueron nuevas en algún momento y generaron controversia (Burbules, 2001).

Sin embargo, en los últimos años del siglo XX y comienzos del XXI, la expansión generalizada de las tecnologías posmodernas, las de la información y la comunicación (TIC), han contribuido a modificar, de manera irreversible, la experiencia de vida de las personas.

Las tecnologías no son buenas ni malas, son simplemente una herramienta, que no tiene que ver exclusivamente con las máquinas, sino con éstas puestas en función de la producción de conocimiento, o al menos así debería entenderse. En otras palabras, “las TICs no son artificios neutrales. Son tramas de artefactos, técnicas, conocimientos y saberes que se articulan con las prácticas sociales, los conocimientos y los sistemas de orientación e interpretación de las personas y los grupos que las utilizan.” (Palamidessi, 2006, p. 10)

Se vive hoy en un mundo cada vez más tecnológico, donde la vida es indefectiblemente tecnológica y nada de lo que uno hace puede desvincularse de ella.

Este nuevo escenario, dinámico, rico en información y en constante cambio, ha comenzado a generar transformaciones en varios órdenes de la vida. Se produjo un extraordinario desarrollo en todos los campos del quehacer humano gracias al enorme crecimiento del conocimiento. Las TICs han cambiado la naturaleza del trabajo y el tipo de habilidades necesarias para desenvolverse en el nuevo entorno. Como consecuencia, se exige que la nueva fuerza de trabajo adquiera nuevos conocimientos y habilidades.

Los modos de organización del trabajo han cambiado y esto trajo aparejado un cambio de paradigma. Existen indicadores que demuestran que la economía anteriormente industrial está virando hacia una basada en la información. Ya no se piensa en modelos industriales donde el foco estaba puesto sobre la producción sino que el eje que atraviesa de manera horizontal hoy al sistema es el de la información, el del conocimiento y el de los datos que circulan por la tecnología. Hoy se aboga por la producción de un conocimiento tal, que permite el desarrollo de las maquinarias para producir bienes y servicios, más que por la producción en sí (UNESCO, 2004).

El cambio que provocan las nuevas tecnologías en el mundo actual es tan impresionante que mostrarse ajeno sería ingenuo. La existencia de una crisis social y económica de nuevo tipo en el mundo contemporáneo, atravesadas por la tecnología, impactan a todos por igual, y en este sentido la educación, sobre todo en la universidad, no es la excepción. Los nuevos patrones de organización redefinen las relaciones entre las instituciones y la sociedad. La sociedad se pone a la par de la economía en cuanto a la exigencia de nuevos requerimientos para el desempeño.

Los sistemas educativos de todo el mundo se enfrentan actualmente al desafío de utilizar las nuevas TICs para proveer a sus alumnos con herramientas y conocimientos necesarios para el siglo XXI. Quizás lo más difícil será el de modificar el pensamiento de manera que enfrente la complejidad creciente, la rapidez de los cambios y lo imprevisible que caracteriza al mundo.

Lo que a fines del siglo XX la UNESCO (2004) analizaba y denominada como un mundo en mutación, bien podría hoy, agotada más de una década del siglo XXI, afirmarse que esa mutación es un hecho. Las tecnologías de la información y la comunicación llegaron de lleno a las aulas impactando profundamente en los métodos tradicionales de enseñanza. La sociedad está mediatizada y nadie duda que los medios masivos de comunicación han ampliados las posibilidades de información, y por lo tanto la relación con la realidad. Casi sin notarlo la sociedad pasó de ser una sociedad industrial a ser una sociedad de conocimiento.

En este contexto, la universidad debe replantear su rol en la sociedad actual y repensarse a sí misma. La posibilidad que ofrece Internet, por ejemplo, de dar a conocer el producto de lo que cada uno hace de una manera sencilla y sin intermediación de los grandes grupos de comunicación, es una de las transformaciones más trascendentes que ofrece la tecnología y que pensado en los términos de la educación, transforma el modo en que las instituciones educativas se piensan a sí mismas. En tanto, cada uno de los estudiantes tiene acceso a múltiples fuentes de información y saberes y no solamente a la del docente que tiene delante del aula ni la del manual que este docente le ha indicado previamente.

Los debates están en todos lados, en todas partes, en las redes, son dinámicos, densos y poseen mucha información. Lo interesante entonces sería ver cómo se construye una sociedad mejor desde el lugar docente

Con el advenimiento de estas nuevas tecnologías el énfasis de la profesión docente ha ido cambiando. Se vislumbra hoy un cambio, un pasaje de la enseñanza basada en el docente a una basada en el estudiante. Esto no quiere decir que la importancia del rol docente decae por debajo de la del estudiante sino que éste dejará de ser un mero transmisor de conocimiento para convertirse en un facilitador del conocimiento. (UNESCO, 2004) Los estudiantes no sólo tendrán a su alcance el acceso a un mundo de información ilimitada de manera instantánea, sino que tendrá un papel protagónico en la construcción de su propio aprendizaje.

A modo de conclusión

Como se ha visto, el acceso y el uso adecuado de las nuevas TIC, requieren de personas con un tipo y nivel y una calidad de educación distinta de la que fue necesaria hasta el día de hoy. Es evidente que una formación apropiada en el uso de las nuevas tecnologías permite el acceso a mejores puestos de trabajo. Sin embargo, el planteamiento educativo no debiera plantearse únicamente en argumentos económicos. Del mismo modo, concebir a la incorporación de las tecnologías en las aulas con el mero objetivo del dominio de un programa, sería reducir al estudiante a un simple consumidor de información. Se entiende entonces que el problema de la incorporación de las tecnologías en los sistemas de enseñanzaaprendizaje no se resuelve con la utilización de Internet para la búsqueda de información o la incorporación de costosísimos softwares de diseño para la agilización de una tarea; sino, con la reflexión acerca del por qué, para qué y cuándo de esa incorporación, en función de la calidad de estudiantes que se quiere formar.

El desafío que plantea la tecnología hoy, sobre todo en el campo del diseño industrial y a partir de la automatización de numerosos procesos productivos, es lograr estudiantes que sepan desenvolverse adecuadamente en un mundo tecnológico, a partir de líneas de pensamiento que justifiquen la toma de decisiones y la resolución de problemas diversos. De este modo, la universidad debe replantear sus estrategias frente al contexto social actual sin subordinar el uso de las TIC a los preexistentes modelos tradicionales de enseñanza sino, muy por el contrario, innovar en el uso de la tecnología orientada a la organización de la información -abrumadora y fragmentada- que reciben los estudiantes.

Lo importante será el desarrollo estrategias educativas dirigidas a que los estudiantes aprendan a aprender haciendo (Capelletti, 2010). Es decir, que adquieran las habilidades para el desarrollo de competencias que lo largo de su vida, les permita construir conocimiento aún fuera del aula, enfrentándose a las nuevas fuentes de información que se le presentan sabiendo seleccionar, editar y procesar sólo aquella información necesaria y significativa.

Las TIC en este sentido constituyen una herramienta no sólo fundamental, sino probadamente poderosa, para facilitar el cambio de roles. Lo valioso sería entonces, concebir a las TIC como una gran oportunidad y no como un obstáculo. La única opción es encontrarles un sentido pedagógico y didáctico y usarlas a favor de las necesidades que cualquier docente tenga en el aula. Como dice Mariana Maggio, “la transformación tendrá lugar si los docentes se hacen cargo de estas enormes oportunidades para poner en juego sus ideas más brillantes y hacer realidad sus sueños pedagógicos” (2012, p. 13)

Quien no vea en la tecnología un camino para la innovación social, estará descuidando una de las herramientas más poderosas para el cambio de paradigma cultural.

Referencias bibliográficas

Burbules, N. C. (2001). Educación: riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información. Madrid: Ediciones Granica S.A.

Capelletti, G. (2010). “La evaluación por competencias” En Anijovich, R. et al. (2010) (Comp.) La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós.

Maggio, M. (2012). Enriquecer la enseñanza. Los ambientes con alta disposición tecnológica como oportunidad. Buenos Aires: Paidós.

Palamidessi, M. (comp.) (2006). La escuela en la sociedad de redes. Una introducción a las tecnologías de la información y la comunicación en la educación. Buenos Aires: Fondo de la Cultura Económica, S.A.

Scheimberg, M. (1997). “Una historia de los cambios. Unas reflexiones para sus propuestas” en, Litwin, E. (S/F). Enseñanza e innovaciones en las aulas para el nuevo siglo. Buenos Aires: El Ateneo.

Tedesco, J.C. (Abril – Junio 1995). “Los desafíos de la educación” en Boletín técnico interamericano de formación profesional. (p. 3-20)

Toffler, A. (1990). “El cambio del poder” En Tedesco, J.C. (Abril – Junio 1995) Los desafíos de la educación. Boletín técnico interamericano de formación profesional. (p. 3-20) UNESCO (2004). Las tecnologías de la información y la comunicación en la formación docente. Guía de planificación. Montevideo: Ediciones Trilce.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: We live today in an increasingly technological world and to be far is impossible. A passage based to a teacher teaching to a student and context one is observed. Universities must rethink their role in society and reinvent themselves. The challenge is to build a better society from the teacher’s place innovating in the use of technology oriented to the organization of information without subordinating the use of ICTs to existing traditional teaching models. The text invites us to reflect on the integration of ICT in the classroom as a tool for social innovation based on the quality of students to be formed to reduce the student not a mere consumer of information.

Keywords: Reflection - teaching - teaching college - education - teaching-learning - teaching strategies - information technology - ICT - cultural innovation - teaching - teaching role.

Resumo: Vive-se hoje em um mundo a cada vez mais tecnológico e mostrar-se alheio é impossível. Observa-se uma passagem do ensino baseado no docente a uma baseada no estudante e neste contexto, a universidade deve repensar seu papel na sociedade atual e repensarse a si mesma. O desafio é conseguir a construção de uma sociedade melhor desde o lugar de professor inovando no uso da tecnologia orientada à organização da informação sem subordinar o uso das TICs aos preexistentes modelos tradicionais de ensino. O texto convida a reflexionar a respeito da incorporação das TICs na sala de aula como ferramenta para a inovação social em função da qualidade de estudantes que queira ser formado para não reduzir ao estudante a um mero consumidor de informação.

Palavras chave: reflexão – didática – didática universitária – ensino – processo de ensino- aprendizagem – estratégias do ensino – tecnologia da informação – TICs – inovação cultural – professor – papel do professor.

(*) Mercedes Buey Fernández: Diseñadora Industrial (UP)


El uso de la tecnología como herramienta para la innovación social El fin que justifica los medios. fue publicado de la página 127 a página129 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro