1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. Expuestos. La verdadera revolución de las nuevas tecnologías.

Expuestos. La verdadera revolución de las nuevas tecnologías.

Papaleo, Juan Ignacio [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Sintiéndose ridiculizada por el alcance veloz, lúdico y enormemente informativo de las nuevas tecnologías, la educación formal piensa más en actualizaciones de materiales que de formas. Buscaremos pensar el cambio real provocado por la tecnología en la cultura general, para luego analizar los dilemas en las formas de aprendizaje actuales.

Palabras clave: tecnologías – aprendizaje – lúdico – educación - intuitivo.

La civilización democrática se salvará

únicamente si hace de la imagen

una provocación a la reflexión crítica,

no una invitación a la hipnosis.

(Umberto Eco)

El ser humano es curioso. Justamente gracias a esa característica es que la sorpresa ante noticias de distintos avances en diferentes áreas es permanentemente. Dentro del ámbito de la educación trabajan y concurren muchas personas. Muchas personas curiosas e inquietas. Es común sentir que la vida por fuera del aula es muy diferente a lo que se está viviendo ahí dentro. Se ve casi como un encierro aburrido. Pero… ¿no suelen pasarse mucho tiempo encerrados los chicos hoy en día? ¿No están todo el tiempo con la computadora, los celulares, aparentemente distraídos, distanciados de los que lo rodea? ¿Qué diferencias encuentran entre un encierro y otro, que uno aparenta provocarles rechazo y del otro es difícil extraerlos? En este escrito se intentará desestimar la idea que es imperante incorporar la tecnología al aula para así solucionar los problemas de aprendizaje que reconocemos hoy en los estudiantes y se buscará entender por consecuencia cuál fue el cambio cultural producido por la era digital y del espectáculo con respecto a la manera de lograr relacionarse con el conocimiento.

Arranquemos por pensar, incorporar y tomar la postura que el no acceso a la tecnología moderna en un aula no es el problema actual de la educación. Dicho de otra manera, el tener tecnología moderna en un aula no es garantía de estudiantes felices y con ganas de aprender. No existe dilema en ese punto. Acceder o no a la tecnología en el aula no es en dónde radica el conflicto. Se sabe, porque se vive permanentemente atravesado por esa situación, que el acceso a la información hoy es infinitamente mayor y distinto a lo que era hace aproximadamente 20 años. Esto indica que se está presente ante toda una generación universitaria que tiene otra concepción de la búsqueda y el análisis de cualquier asunto. Así como en tiempos anteriores los estudiantes buscaban en la universidad información que de otra manera les era difícil de acceder, actualmente la universidad tiene que comprender que su rol es distinto. Pasó de ser la única fuente a sólo una más entre tantas otras. Lo que puso en jaque en un principio la tecnología y la posibilidad de obtener tantas miradas sobre una misma cuestión es esa exclusividad que se encontraba sólo en los claustros. Esta multiplicidad de fuentes de información accesibles es una idea que ya está incorporada y naturalizada en los estudiantes. El docente no tiene más un aura intocable por sus conocimientos sino que está ahí, por dar un ejemplo de su nuevo rol, para validar o no toda la información que se encuentra esparcida por diferentes lugares.

Además de ese acceso permanente, rápido y vasto a la información, la tecnología mediante formas más lúdicas e intuitivas -–por una cuestión de generar interfaces más amigables para el usuario y de esta manera vender más productos– provocó un cambio aún no tan analizado e incorporado por el ámbito educativo tan importante como el anterior. En la calle, en el colectivo, en la casa de un amigo, en el shopping, en dónde sea, los chicos –y no tan chicos– de todas edades están permanentemente estimulados. Esos estímulos provocan cambios, incorporación de nuevos conocimientos y formas de relacionarse con el mundo. Ellos saben que avanzan, que progresan, reconocen cosas nuevas de esta forma lúdica, mucho más natural e intuitiva. Les resulta sencilla, directa, fácil y divertida esta manera de ir conociendo diferentes ideas y mundos. Entonces: ¿por qué no es así en el aula? El contraste a veces es fuerte. Ahí es en dónde aún falta intervenir.

El (argumento) más importante es el lugar que hoy ocupan las nuevas tecnologías en relación con los modos en que el conocimiento se produce y difunde, y por ende la necesidad epistemológica de su inclusión en las prácticas de la enseñanza. Aunque podamos reconocer, al mismo tiempo, que tal vez no haga falta “tanta” tecnología para satisfacer dicha necesidad. (Maggio, M., 2012, p. 13)

Habiendo cedido ya la idea de única fuente de conocimiento, se debería enfocar en el producto interesante que se puede lograr al tener un punto de encuentro como es el aula.

Poniendo en juego la información que les acercamos, reconociendo sus conocimientos previos y todas las fuentes posibles para que pongan en crisis esa nueva idea es una manera de validar aún más un tema o, en el mejor de los casos, llegar a una nueva idea formada por el trabajo en conjunto. Lo rico del trabajo en clase, que no brinda la soledad de la casa, es la diversidad de formas de encarar una búsqueda. La interacción entre pares, conocer varias maneras de pensar un mismo tema, formas distintas de encarar el mismo problema, el armado de una nueva idea en conjunto, son cuestiones que hacen al trabajo y la investigación siempre parte importante del trabajo. Al hacerlo con otros se aprende más aceleradamente que en solitario gracias al acercamiento de diferentes miradas sobre una misma cuestión. Lograr que los estudiantes se conozcan y aprendan a analizar cómo encarar una problemática es algo para lo que tanto el docente como sus compañeros y el trabajo en conjunto son fundamentales. Esto puede ser realizado de manera similar a como están pensadas las nuevas tecnologías: de manera intuitiva, democrática y activa.

Confío en que se me permita recurrir a una consideración tal vez excesivamente simplificada: si es lamentable que la televisión sea a menudo un mundo de emoción sin reflexión, también lo es que la escuela sea con demasiada frecuencia un mundo de reflexión sin emoción. (Ferrés, J., 2010, 165)

Se deben entonces pensar estrategias para que el conocimiento sea construido por los estudiantes. De la manera más amigable y naturalizada posible. Muchísimos contenidos no pueden ser informatizados, por lo que una vez más, queda claro que la incorporación de elementos tecnológicos al aula no es la solución al dilema de lo provocado por las nuevas tecnologías. Nuestra preocupación real es cómo se logra el aprendizaje. Con o sin tecnología.

La diferencia que debemos lograr que perciban los estudiantes entre su vida fuera del aula y la clase en sí es que tienen que extrañar el compartir un desafío con otros colegas. Tanto el análisis de problemas laborales como la convivencia con otras personas mañana les será una competencia más requerida en el ámbito profesional. De lograr naturalizar la situación de diálogo entre diferentes ideas, que alcancen a situarse en cómo estarían pensando otros el mismo problema, sería ir construyendo personas con pensamientos multilaterales, capacidad que va de la mano con los tiempos acelerados actuales. Acercarlos a que se liberen de la mera búsqueda de resultados o soluciones que le permitan avanzar para tener el título lo antes posible sería la mejor enseñanza. Valorar el tiempo compartido, reconocer dentro del proceso general el tiempo necesario para la lectura de investigación y la dedicación e interés que uno puede mostrar con un problema a resolver son momentos áulicos que se debe lograr realicen ellos mismos para así llevarlos a su incorporación permanente fuera del aula. Tengamos en cuenta que pueden existir viejos vicios como el miedo al error. Miedos que pueden ser disipados mediante la metodología de construcción de forma lúdica y cercana a lo intuitivo del conocimiento en dónde al error se lo desdramatiza y se convierte en un momento permanentemente necesario para avanzar en ese aprender.

Logrando que la diferencia entre el afuera y el adentro del aula se caracterice sólo por la disimilitud de elementos disponibles pero que se iguale en que en ambos lugares existen situaciones diversas, interesantes, divertidas en cierto punto y enriquecedoras de construcción del conocimiento, sería estar navegando por los mismos mares con los estudiantes y llegando al puerto previsto y no a aquel al que los vientos caprichosos quieran.

Referencias bibliográficas

Maggio, M. (2012). Enriquecer la enseñanza. Los ambientes con alta disposición tecnológica como oportunidad. Buenos Aires: Paidós.

Ferrés, J. (2000). Educar en una cultura del espectáculo. Barcelona: Paidós.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: Feeling ridiculed by the scope fast, fun and highly informative of new technologies, formal education updates thinks more ways materials. We will look for thinking a real change caused by technology in general culture, and then analyze the dilemmas in current learning forms.

Keywords: technologies - learning - playful - education – intuitive

Resumo: Sentindo-se ridiculizada pelo alcance veloz, lúdico e altamente informativo das novas tecnologias, a educação formal pensa mais em atualizações de materiais que de formas. Procuraremos pensar a mudança real provocado pela tecnologia na cultura geral, para depois analisar os dilemas nas formas de aprendizagem atuais.

Palavras chave: tecnologias – aprendizagem – lúdico – educação - intuitivo.

(*) Juan Ignacio Papaleo: Diseñador Gráfico (UBA). Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento de Diseño Visual en la Facultad de Diseño y Comunicación.


Expuestos. La verdadera revolución de las nuevas tecnologías. fue publicado de la página 129 a página131 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro