1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº19 >
  4. Diseñador como generador de nuevas fuentes laborales

Diseñador como generador de nuevas fuentes laborales

Castro Falero, Jorge

Actas de Diseño Nº19

Actas de Diseño Nº19

ISSN: 1850-2032

X Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” VI Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño

Año X, Vol. 19, Julio 2015, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La implementación cada vez más intensa de tecnología aplicada al ámbito productivo, va generando cambios tanto a nivel cualitativos como cuantitativos en los mercados laborales de nuestros países.

En la denominada época de la Información y la Comunicación, el desarrollo tecnológico ha incrementado los ritmos de producción a niveles impensados hasta hace pocos años, sumado a las demandas cada vez más exigentes por parte de públicos que ven incrementado sus ingresos, y por lo tanto se transforman en demandantes de lo que otrora eran simples observadores, genera que los empresarios en muchos casos opten por adquirir tecnología de última generación, que les permita cumplir con esas demandas, pero que por otro lado transforman los requerimientos de la mano de obra cada vez más calificada para su manejo y explotación de sus virtudes. Ello va dejando en el camino a contingentes de individuos que debido a su baja calificación no pueden acceder a esos trabajos, y que tan sólo son absorbidos por el mercado en la medida que aparezcan más mercados demandantes no tan exigentes.

Aparece también cada vez más, la necesidad de cubrir las necesidades de nuevos sectores, no sólo el ABC1, y el diseño para todos cobra real trascendencia en las sociedades actuales.

Los profesionales egresados de las escuelas de diseño, formados bajo los principios de la búsqueda de la innovación, de la constante aplicación de investigación en cuanto al uso de nuevos materiales, muchos de los cuales hoy pueden ser considerados desechos en el área productiva, malezas o plagas en el área rural etc., están llamados a buscar aplicaciones a los mismos, contribuyendo por un lado a generar un proceso sustentable de producción, y por otro aplicando los conceptos de Responsabilidad Social a través de la generación de nuevas fuentes laborales, en muchos casos de sectores desfavorecidos pudiendo implementarse lo que hoy se denomina “negocios inclusivos”.

1. La sociedad de la información y el conocimiento

José Silvio (2000) señala al respecto que:

Vivimos en la denominada Sociedad del Conocimiento, una sociedad que genera y duplica el conocimiento cada tres años, una sociedad en la cual lo único permanente es el cambio, y una de las causas de esa vertiginosidad radica en el uso de tecnologías cada día más rápidas, capaces de poner en contacto virtual a individuos ubicados en los lugares más alejados del mundo, retroalimentando procesos de generación de conocimiento. (p. 56)

Del modelo de producción en serie, donde el productor era quien dominaba el proceso comenzando éste por laproducción, luego venía el consumo, la innovación en la producción y nuevamente el consumo, se ha pasado al modelo de mercado segmentado e incluso al de uno a uno, donde en un escenario de alta competencia, se parte en primera instancia del estudio de las necesidades del consumidor antes de poner en producción, para luego volver a investigar los resultados, y si las necesidades siguen vigentes luego volver a producir.

Como dijimos anteriormente; las demandas cada vez más exigentes por parte de públicos que ven incrementado sus ingresos, y por lo tanto se transforman en demandantes de lo que otrora eran simples observadores, genera que los empresarios en muchos casos opten por adquirir tecnología de última generación, que les permita cumplir con esas demandas, pero que por otro lado transforman los requerimientos de la mano de obra cada vez más calificada para su manejo y explotación de sus virtudes. El empleo, hoy más que nunca exige personas debidamente capacitadas, y la riqueza de las naciones reside en el conocimiento que éstas posean. Educar hoy día, es la única vía para sustentar el futuro desarrollo económico y social de los países.

Sin embargo la educación que debería cumplir con la misión de democratizar el conocimiento, reproduce las diferencias sociales, dejando por el camino a importantes contingentes de jóvenes que desertan de sus aulas, quedando en ellas no siempre los más capaces sino aquellos que cuentan con los medios para poder completarla. Existen antecedentes que muestran que a pesar de un crecimiento de la productividad a partir de la incorporación de nuevas tecnologías, no hubo creación de empleos, llevando a la descalificación a muchos trabajadores, para los cuales ya no existían actividades similares a las que había realizado hasta ese momento.

La seguridad laboral y el desempleo, sin duda representan dos variables que van de la mano de la denominada diferenciación social. A niveles menores de educación formal, corresponden los niveles de desocupación mayor. Si bien los porcentajes actuales son bajos, y no superan lo que se ha conocido tradicionalmente con el nombre de “desempleo estructural”, el problema que se visualiza es que si bien hasta ahora los crecimientos en las demandas internacionales con la consabida necesidad de aumentar los niveles productivos, ha disimulado la importancia de la variable formación, en un futuro muy cercano la carencia de la misma va a dificultar sustancialmente su inclusión, sumado al porcentaje en aumento de jóvenes de 15 a 17 años que abandonan el sistema educativo, representará sin dudas un escollo muy importante a la hora de pensar el futuro productivo de nuestro país.Toffler A. (1992) en El Cambio del Poder manifiesta que:

Aunque hubiera diez ofertas de empleo para cada trabajador parado, aunque hubiera diez millones de puestos vacantes y sólo un millón de desempleados, este millón no podría desempeñar los cometidos propios de los puestos de trabajo disponibles a menos que tuviera una capacitación-conocimiento acorde a las exigencias técnicas de los nuevos puestos de trabajo. (p. 101)

2. Inclusión social

Antes de insertarnos en el concepto de inclusión social, comenzaremos hablando de su antítesis que es el de exclusión social el que puede tener varias acepciones, podemos definirla como la falta de participación de segmentos de la población en uno o varios aspectos de la práctica cotidiana, ya sea desde la dimensión económica, la dimensión política, la dimensión social y la cultural la vida económica, política, social, y cultural, debido a la ausencia de derechos, recursos y capacidades elementales que hacen que aparezcan por fuera de las mismas, y donde otros definen su realidad.