1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº68 >
  4. El apagón en la primavera Árabe

El apagón en la primavera Árabe

Velarde, Maximiliano

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº68

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº68

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XIV Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2014. Ensayos sobre la Imagen. Edición XVI Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2014

Año XII, Vol. 68, Julio 2015, Buenos Aires, Argentina | 134 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En la actualidad se está desarrollando una revolución digital sin precedentes, el surgimiento de nuevos medios de comunicación está modificando –con mucha rapidez– la forma de relacionarse y comunicarse del ciudadano.

Internet se ha transformado en un medio popular, democrático y de participación colectiva. Lo inmediato y lo virtual pasa a ser algo cada vez mas cotidiano en la vida de cada uno.

Internet esta cambiando hábitos, aportando nuevas formas de expresión, comunicación y vinculación.

Para comprender el término de la Web 2.0 primero se debe comprender cual fue la evolución de la Web. En los comienzo de la era Internet, la llamada Web 1.01 era una suerte de gran biblioteca de consulta mundial. Era una Web estática donde solo estaba alojada la información para leer y mirar. No había vínculo del creador de la fuente con el internauta. No había participación activa de la persona, que solo navegada y consultaba.

Es el surgimiento del correo electrónico el que empieza a generar intercambio de información y comunicación entre los internautas. Este hito marca el comienzo de la era de la Web 2.0 donde las personas se conectan entre si dando origen a lo que se conoce como la Web social, donde las personas empiezan a intercambiar archivos de todo tipo. En esta época se vuelven populares los chats y foros de opinión. La gente deja de ser pasiva para empezar a tener una importante participación en la generación y consumo de contenidos vía la Web.

La emergencia de una nueva forma de conectarse y de interrelacionarse no deja indiferentes a las estructuras políticas de los países en donde esta revolución digital se inserta. Al aludir a estructuras políticas no se está hablando en el sentido concreto de las instituciones sino que refiere a la red de relaciones interpersonales que componen un gobierno determinado y que detentan el poder en un país dado. La tendencia democratizadora y horizontal inherente a la Web 2.0 puede chocar con algunos gobiernos antidemocraticos y autoritarios.

Y lo ha hecho. Es un lugar común de muchos analistas internacionales analizar el rol que jugaron los medios de comunicación en la Primavera Árabe. En este contexto se dio la desconexión total (o casi) de Egipto a Internet o de la “red” por decisión de su presidente Mubarak.

Para analizar este acontecimiento histórico nos valdremos del paradigma de Lasswell y de los aportes realizados por Lazarsfeld y Menzel en tanto nos permiten estudiar el hecho en su totalidad. Luego podremos tomar un enfoque parcial dividiendo el hecho en el accionar de los medios tradicionales y el de los nuevos medios de comunicación. En cuanto a los medios tradicionales utilizaremos como autor a Walter Benjamin y para el análisis de los nuevos medios de comunicación a Denis McQuail.

Desarrollo

El 17 de Diciembre de 2010 un joven tunecino de 26 años se inmola a lo bonzo prendiéndose fuego en la vía publica. Este acontecimiento genera una acción en cadena que va a terminar amenazando la estabilidad de muchos de los regímenes autocráticos en Medio Oriente y África. Entre las causas de estos acontecimientos resulta difícil argumentar que hayan sido las redes sociales el único factor desencadenante. Aún es muy discutido el rol que jugaron los medios de comunicación de este tipo en estas revoluciones. El efecto contagio de Túnez a Egipto que luego se extendió por otros países, no resulta necesariamente atribuible a las redes sociales.

Sin embargo, tres días después de que comienzan las protestas en Egipto contra el régimen de Mubarak, el gobierno decidió cortar Internet en el país. Es entonces imposible de negar que había elementos suficientes para que el gobierno entendiese que la web 2.0 estaba generando o facilitando, de algún modo, las acciones que podrían llevarlo a una situación similar a que aquejaba al gobierno de Túnez: su dimisión.

Los mismos participantes de las manifestaciones aseguraban que usaban Facebook para calendarizar las protestas, Twitter para coordinar y la plataforma de Youtube para decírselo al mundo. Las redes sociales, en el marco de la Primavera Árabe, jugaron un papel fundamental, pero en el caso de Egipto uno sumamente interesante. Facebook, y en especial sus funciones relativas a grupos y eventos, ayudaron a la organización horizontal de muchas de las manifestaciones en los primeros días de la revolución que habría de derrocar a un gobierno que llevaba décadas en el poder. Twitter y posiblemente también servicios de mensajería instantánea colaboraron en la coordinación in-situ durante estas revueltas, y Youtube, en tanto, y mediante la filmación con teléfonos celulares, permitió pasar el cerco mediático para hacer conocer al resto del mundo lo que ocurría.

El uso de medios de comunicación como vehículo para el cambio social puede ser analizado por diversas teorías de la comunicación. A pesar de que el modelo de Lasswell esta basado en un modelo sociológico mas que un modelo ligado a relaciones internacionales y fue desarrollado antes de la aparición de la Web 2.0 ofrece un esquema lo suficientemente adecuado para realizar un análisis que otorgue un marco descriptivo apropiado para el estudio de la comunicación en esta serie de acontecimientos. La teoría de Lasswell tiene una antigüedad tal que pareciera hacerla estéril para un acontecimiento que involucra tecnologías completamente nuevas, sin embargo sus rasgos de generalidad y su riqueza para efectuar un descripción esquemática y analítica se demuestran fructíferos para nuestro análisis.

Las redes sociales y otros medios de la Web 2.0 como método de organización correspondieron en el modelo de Lasswell al rol otorgado a “Editores, periodistas y locutores son correlatores de la respuesta interna” (Laswell, 1985:2). Los medios tradicionales no tenían el potencial revolucionario al encontrarse en el caso de los medios locales bajo el control del gobierno egipcio, sin embargo las redes sociales cumplieron una función clave en este aspecto. Mediante grupos de Facebook, páginas en Facebook, y Twitter diversos jóvenes egipcios se agruparon y fueron compartiendo sus ideas respecto al gobierno de Mubarak y su rechazo a la policía, órgano ejecutor de la política represiva. Resulta llamativo como en el caso de la revolución egipcia el derrocamiento de Mubarak tomo tan solo 18 días, mientras en otros países como por ejemplo el caso de Libia, el proceso demoró alrededor de 9 meses. Esto en algunos artículos ha sido atribuido a la influencia de las redes sociales, sin embargo dichas tesis olvidan un factor importante: si bien en Egipto la penetración de las redes sociales es muy alta en el público joven, una franja mayoritaria de la población se encontraba offline.

Si bien este último aspecto puede considerarse como debilitador de cualquier intento de sostener la influencia de las redes sociales en el proceso revolucionario del país, por otra parte es imposible explicar cómo pudo llegar a convocarse más de 2 millones de personas a la Plaza Tahrir cuando probablemente muchos de ellos no eran usuarios de las redes sociales.

Es difícil cuantificar quienes fueron los pioneros en el proceso que dio el puntapié a esta serie de acontecimientos, pero si es posible determinar que su origen estuvo en las redes sociales.

En Facebook y Twitter se dieron las primeras manifestaciones y se comenzaron a organizar las primeras manifestaciones.

Este publico mostraba algunas características: es un publico joven, adaptado a nuevas tecnologías, tenia un cierto