1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº68 >
  4. Defensa a Michael Bay. Su cine como cine de autor

Defensa a Michael Bay. Su cine como cine de autor

Ramírez, Juan Felipe

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº68

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº68

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XIV Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2014. Ensayos sobre la Imagen. Edición XVI Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2014

Año XII, Vol. 68, Julio 2015, Buenos Aires, Argentina | 134 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Este ensayo va a trabajar con la idea del cine de autor en el cine contemporáneo. El cine de autor es una idea que surge de la revista Cahiers du Cinema, en un artículo escrito por André Bazin titulado La politique des auteurs donde defiende al cine “como expresión personal de sus autores […]” (Faulstich & Korte, 1995). El autor francés define esto como política de autor, que “consiste en construir la base con la expresión artística de lo personal, lo cual se prosigue de un film a otro o incluso se refuerza” (Bazin, 1957). Está idea de cine ha perdurado hasta hoy, pero con cambios significativos. En el cine de autor contemporáneo ya no se encuentran tan presentes las presiones de los estudios para la realización del film que existían en el cine hollywoodense clásico, el autor de ahora posee más libertad, especialmente si este ya es reconocido.

“La esencia de este tipo de cine es reconocerlo al instante, que tenga la capacidad de hacernos asociar, mediante signos o elementos […]” (Marín & Marín, 2005). Es por esto que al ver la estética de Tim Burton; las criaturas de Guillermo del Toro; los encuadres simétricos de Wes Andreson o el Oldsmobile Delta 88 modelo 73 amarillo de Sam Raimi sabemos que se tratan de sus films.

Michael Bay es un director y productor de cine estadounidense que a pesar de tener un historial excelente en la taquilla, no ha recibido elogios de la crítica: fue nominado en cuatro ocasiones como peor director en los Razzie Awards, llevándose el “galardón” en el 2010 por su trabajo en Transformers: Revenge of the Fallen. Pero ¿Es posible que un director que recibió un reconocimiento por ser el peor tenga algún tipo de visión artística? En efecto Michael Bay no es un director de cine de género, sino que es un verdadero creador de cine de autor. Este trabajo no pretende defender la calidad de las películas realizadas por él; lo que si se va a defender es a Michael Bay como artista, a su obra como cine de autor.

En sus dieciocho años de carrera, Bay cuenta con once películas como director, de esas once se consideran más pertinentes para el desarrollo de este trabajo las originales, se van a omitir las séquelas pues si nos atenemos a lo que dijo Bazin (1957), la expresión artística de lo personal prosigue de un film a otro. Las séquelas por lo general, y en especial si se mantiene el mismo director, van a ser similares. El corpus filmográfico con el que se va a desarrollar este trabajo consiste en: Bad Boys (1995), The Rock (1996), Armageddon (1998), Pearl Harbor (2001), The Island (2005), Transformers (2007), y Pain and Gain (2013).

Tras la visualización de los films se van a poner en conjunto los elementos que se podrían considerar que hacen a sus películas tal como son, con los temas recurrentes, la edición, su estética, sellos visuales, la actuación y finalmente ver como estos elementos hablan de la vida de Bay, de cómo él plasma su visión, sus miedos, sus deseos, en otras palabras su psiquis.

Sin embargo antes de comenzar con el grueso del trabajo es necesario entender el cine de autor, el contexto en el que surge, y que elementos de este se mantienen hasta el día de hoy.

En 1951, en Francia, André Bazin, Jacques Doniol-Valcroze, y Joseph-Marie Lo Duca fundan la revista Cahiers du Cinema en donde “los jóvenes redactores […] cuestionaron el cine francés realizado desde la posguerra, atacándolo por su academismo.” (Casas Moliner, 2006). Casas Moliner (2006) plantea que en esta revista se consolidó la idea del cine de autor, viendo como los puntos de vista personales de los directores hollywoodenses emergían de las restricciones de los estudios. Los cahieristas convirtieron al director en el responsable total del film.

Truffaut, Godard y compañía se apartaron de la línea dominante de Hollywood, la idea de la película […] enraizada en el viejo sistema de los estudios […] un film tanto de su director […], sus actores […], de sus guionistas, del compositor musical y del look especifico de Warner Bros. (Casas Moliner, 2006).

A “el realizador como autor absoluto, como el único responsable de su obra. La noción de autor supone al cineasta todopoderoso, al artista-Dios […] que hace de la obra una expresión de su universo personal” (Sadoul, 1983). Pero otros redactores de la revista si “respetaban el trabajo técnico en equipo, apostaban a la mirada personal del director” (Casas Moliner, 2006). Este fue el caso con Alfred Hitchcock, que recibió grandes elogios de la revista que lo consideraba no solo un excelente realizador, sino que lo consideraban un “autor rigorosamente personal” (Casas Moliner, 2006). En la edición 39 de la revista, Alexandre Astruc escribió sobre Hitchcock diciendo que:

Cuando un hombre, desde hace treinta años, y a través de cincuenta films explica siempre más o menos la misma historia […] y a lo largo de esta línea única mantiene el mismo estilo […] me parece difícil no admitir que nos encontramos por una vez frente a lo que es más raro […] en esta industria: un autor de cine. (Astruc, 1954).

Con esas líneas podemos enmarcar dos de los puntos más esenciales de la teoría de autor: el estilo y la temática.

Con estos elementos del cine de autor se va a trabajar a la hora de defender a Michael Bay como un autor de cine.

Desarrollo

A continuación se compararan en la trayectoria filmográfica de Michael Bay.

La forma en la cual el film comunica sus ideas, cómo la película transmite una actitud hacia el material en términos cinematográficos […] cada director interpreta el guión con un estilo particular, tomando decisiones directorales relacionadas al trabajo de cámara, sonido, actuación, edición. (Beatty, 2004).

El sonido, este aspecto hace referencia a la banda sonora original, que es similar a lo largo de la filmografía de Bay. Esto se debe a la influencia de Hans Zimmer; los films del cineasta, están relacionados de manera directa o indirecta al compositor alemán. De los siete delimitados para este trabajo, Zimmer compuso dos: The Rock, y Pearl Harbor; y colaboró en Transformers. Steve Jablonsky, compositor de The Island, Transformers, y Pain and Gain, que comenzó su carrera como interno del compositor alemán, (Niles, 2014). Por otra parte, en su debut directoral, Bad Boys, el encargado de la banda sonora fue Mark Mancina, que había trabajado previamente con Zimmer en El Rey León. (IMDB, 2012). Y en Armaggedon, Harry Gregson-Williams, uno de los compositores, irrumpió en Hollywood con la ayuda de Zimmer. (Comunication, 2008).

El sonido, en este caso se puede catalogar como un sello personal de Bay, todas sus bandas sonoras están relacionadas de una u otra manera; es un elemento que facilita la identificación de su obra, la vuelve de él.

Por otro lado, esta la actuación. Bay cuenta con algunos actores recurrentes en las películas delimitadas, que en cierta forma repiten el mismo rol. Para comenzar, Ben Affleck que coprotagoniza Armaggedon y Pearl Harbor. En ambos films sus personajes son personas que están dispuestos a poner su vida en peligro para ayudar a los otros. Otros casos similares son: Steve Buscemi, que en Armaggedon, al igual que en The Island, interpreta un científico; Jon Voight, que interpreta al Presidente de E.E. U.U. en Pearl Harbor y al Secretario de Defensa estadounidense en Transformers, dos hombres con mucho poder.

Otros actores reaparecen con roles pequeños, no cumplen una gran función en la película y se podría pensar que son un guiño del director hacia la audiencia, como es el caso de Michael Clarke Duncan en The Island o Michael Taliferro en Armaggedon.

La edición en los films de Bay es dinámica y activa, los cortes son frecuentes. Sus películas se caracterizan por dos colores que son reiterativos, un azul grisáceo, que generalmente lo utiliza en los interiores y naranja que utiliza en los exteriores.

Es como si utilizara los filtros CTB para los interiores y los CTO para los exteriores. Además sus films se caracterizan por la cámara lenta.

Las frecuentes escenas de acción en los films de Bay son caracterizadas por el uso de shaky cam o cámara temblorosa con la que persigue a los personajes principales.

El estilo de Michael Bay se evidencia en todas sus películas, las une con un hilo técnico, pero además hay una unión temática en sus films.

El tema en un film es “la idea o ideas de fondo que se quieren transmitir a través de una trama argumental” (Martínez- Salanova Sánchez). En el caso de los films de Bay, su tema recurrente es la idea de David y Goliat, el pequeño contra el grande, un héroe que va contra todas las posibilidades. Esta idea se mezcla con el tema del compañerismo o la amistad.

En Bad Boys se evidencia esto en el climax del film cuando se enfrentan cuatro policías contra unos treinta criminales; en The Rock son dos hombres contra un grupo de terroristas; en Armaggedon son un grupo de perforadores petroleros en una misión para salvar a la humanidad de un asteroide; Pearl Harbor son dos amigos contra el ataque japonés a la base militar; The Island son dos clones que luchan contra todos sus creadores; Transformers es el grupo de autobots contra los desepticons.

De alguna forma también es la lucha del bien contra el mal.

Sin embargo, el último film de Bay es tal vez el que menos se parece a todo lo mencionado anteriormente. Para comenzar Pain and Gain no está del lado de un héroe, se ve desde la perspectiva de un criminal. A diferencia del resto no tiene una estructura lineal, es más bien in extremis. Lo que puede relacionar este film temáticamente con el resto de su obra es la idea de compañerismo.

Estas dos uniones deberían bastar para comprender que los films de Bay no son solo cine de género, y al ver detenidamente su obra, se pueden encontrar otros elementos que están presentes en todos sus trabajos.

En la filmografía de Michael Bay se pueden encontrar ciertos sellos que aparecen recurrentemente durante sus películas.

Esta es tal vez la forma más evidente en la que él firma su trabajo.

Hay dos elementos que se podrían considerar como su firma definitiva: las explosiones y las banderas estadounidenses.

El primer elemento es una de las razones más frecuentes de sus críticas. Se dice que sus films son solo una excusa para las grandes explosiones, y se podría argumentar que es un sello del director, pero en realidad están allí por el género en el que trabaja, acción. Es cierto que es decisión del director exagerar ese requerimiento, pero no es algo tan personal.

El otro elemento considerado aparece reiteradamente en sus films, pero la bandera estadounidense no debería considerarse como su firma, pues al igual que el caso anterior son necesarias pues hacen parte de la locación, como en las salas del gobierno o en las estaciones de policía. Hay lugares en los que aparecen que no serían estrictamente necesarias por una razón protocolaría pero de todas formas ayudan a construir el lugar.

El verdadero sello autoral de Bay es una toma específica, que tiene dos elementos. Se trata del sol poniente, el cielo es naranja y hay un vehículo que al estar a contra luz, aparece completamente negro. Esa es la firma de Bay. Es el elemento que por encima de todo remite al espectador al autor.

Conclusiones

El cine de Michael Bay está plagado por las decisiones que nos remiten a él, las temáticas y estilos que mantiene a lo largo de toda su obra y que utiliza para contar sus historias. Pero en especial su sello personal. Sucede entonces lo mismo que sucedió cuando Astruc se refería a la obra de Hitchcock: un hombre hace dieciocho años, y a través de siete films explica siempre más o menos la misma historia y a lo largo de esta línea única mantiene el mismo estilo. Es difícil no admitir que nos encontramos con un cine de autor.

Bibliografía

Astruc, A. (1954). Consagrado a Hitchcock. París: Cahiers du Cinema.

Bazin, A. (1957). La politique des auteurs. París: Cahiers du Cinema.

Beatty, J. (2004). Film Term Glossary. Recuperado el 10 de Noviembre de 2014, Disponible en: http://userhome.brooklyn.cuny.edu/anthro/jbeatty/COURSES/glossary.htm

Casas Moliner, Q. (2006). Análisis y crítica audiovisual. Barcelona: UOC.

Comunication, C. f. (2008). Center for Comunication. Recuperado el 11 de Noviembre de 2014, Disponible en: http://www.cencom.org/ecom-prodshow/3372.html

Faulstich, W., & Korte, H. (1995). Cien años de cine: 1945-1960, Hacia una búsqueda de los valores. Ciudad de Mexico: Siglo XXI.

FILMAFFINITY. (2014). Recuperado el 28 de Octubre de 2014, Disponible en: http://www.filmaffinity.com/es/film692132.html

IMDB. (2012). IMDB. Recuperado el 10 de Noviembre de 2014, Disponible en: http://www.imdb.com/name/nm0006183/bio

Marín, A. & Marín, J. (2005). Claqueta. Recuperado el 25 de Octubre de 2014, Disponible en: http://www.claqueta.es/articulos/cine-de-autorcine-independiente.html

Martínez-Salanova Sánchez, E. (s.f.). Glosario de Cine. Recuperado el 11 de Noviembre de 2014, Disponible en: http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/glosariocine.htm#T

Niles, J. (31 de Julio de 2014). Mstar News. Recuperado el 11 de Noviembre de 2014, Disponible en: http://www.mstarz.com/articles/34612/20140731/exclusive-interview-michael-bay-transformerscomposer-steve-jablonsky-music-movies-tv-video-games.htm

Sadoul, G. (1983). Historia del cine mundial: desde los orígenes. Madrid: Siglo XXI.


Defensa a Michael Bay. Su cine como cine de autor fue publicado de la página 84 a página86 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº68

ver detalle e índice del libro