1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº69 >
  4. El High Tech: la tecnología integrada al diseño (Primer Premio)

El High Tech: la tecnología integrada al diseño (Primer Premio)

Beccar Varela, Josefina

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº69

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº69

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Introducción a la Investigación Primer Cuatrimestre 2015 Proyectos Ganadores Introducción a la Investigación Primer Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 69, Septiembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 78 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En la actualidad y desde hace ya unos cuantos años, la tecnología convive con las personas, las rodea y las modifica en varios aspectos, por ser un fenómeno que está en constante cambio y evolución.

Se tiende a pensar que la tecnología es un fenómeno funcional, del cual se hace uso para satisfacer necesidades esenciales, por ejemplo la comunicación, el traslado, el alimentarse.

Pero, ¿es la tecnología sólo un fenómeno funcional? ¿O acaso tiene algún otro fin?

Conclusión

Al principio de esta investigación se nombran las funciones de la tecnología; se afirma que la tecnología permite diseñar y que a la vez se utiliza para satisfacer los deseos de la humanidad. También se menciona que dichas declaraciones pueden verse modificadas cuando este fenómeno se integra al diseño. La tecnología no sólo trabaja para el diseño, sino que también forma parte de éste, al apreciarse la técnica y los materiales utilizados en cualquier construcción, ya sea en alguna pieza gráfica cuya impresión, colores y/o figuras permiten ver la complejidad del método; como en el edificio del Centro Pompidou donde las paredes de vidrio, los conductos y las escaleras se divisan desde lejos.

Es importante remarcar que tanto los fines funcionales como los estéticos de cualquier pieza, producto o construcción, son igual de indispensables. Cuando se habla del fin de un objeto no se debe ir a ningún extremo, se debe encontrar un punto medio.

El tiempo transcurre, la tecnología avanza y el concepto de belleza varía constantemente. Y es el día de hoy que en el mundo tecnológico donde se vive, posee diversas construcciones del estilo High Tech. Pero como una vez dijo el arquitecto británico, James Stirling: “We live in a complex world where we can’t deny either the past and conventional beauty, or the present and current technical and social reality”.

No por estar en continuo avance debido a las innovaciones tecnológicas, se debe olvidar los conceptos de belleza que predominaron en las épocas anteriores. Los racionalistas pensaban que algo era bello simplemente porque era funcional, y este pensamiento es entendible para la época y situación en la que vivían. Pero el ser humano no tiene por qué contentarse con esto, ya que es capaz de alcanzar también fines estéticos. Y con la constante innovación tecnológica, es imposible privarse de hacer algo funcional y estéticamente bello al mismo tiempo. En el High Tech se le quiere brindar a todo una apariencia industrial, y es por eso que la tecnología funciona como un elemento del diseño; sin embargo los fines funcionales nunca se dejaron de lado. Este movimiento toma todo lo racional y puramente funcional del movimiento moderno y lo fusiona con la constante innovación tecnológica, permitiendo así que las personas puedan innovarse también.


El High Tech: la tecnología integrada al diseño (Primer Premio) fue publicado de la página 52 a página52 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº69

ver detalle e índice del libro