1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70 >
  4. Docente: Silvina Fernanda Sotera

Docente: Silvina Fernanda Sotera

Sotera, Silvina Fernanda [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2015 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 70, Octubre 2015, Buenos Aires, Argentina | 118 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract del docente

Una fotografía, una carta, un diario íntimo, un vestido, una profesión, una casa, el origen de un amor, una pelea, un pueblo, entre otros, sirven de disparadores para el trabajo final de la materia Comunicación Oral y Escrita.

Esta tarea que involucra a los alumnos con su génesis familiar puede resultar asombrosa para algunos así como de cierta complejidad para otros. La posibilidad de escribir sobre su historia personal, comienza, por lo general, con una investigación exploratoria, base fundamental que dará cuenta del contexto social, económico, político, mediático y cultural donde se encuentra anclada esa historia. El segundo momento lo conforman las entrevistas, tanto a los actores principales como aquellos que por haber conocido al personaje o historia en cuestión, son necesarios para dar cuenta de esta narración.

Y por último, la recolección de imágenes que conformarán el relato gráfico. Traducir lo verbal a lo visual no es tarea sencilla y, en este punto, no siempre se tienen los elementos para dar cuenta del registro escrito, ya que muchas veces se trabaja con historias ancladas en la memoria o porque no hay materiales visuales concretos de esa historia.

Finalmente, el alumno en el transcurso de este cuatrimestre y con este trabajo práctico en particular, termina construyendo una historia que reafirma su identidad y su lugar en el mundo.

Producción de los estudiantes

Un gallego porteño

Lucía Busto

La historia trata sobre mi abuelo, Manuel Busto, un hombre de 77 años, nacido en Romelle, España. Debido a la posguerra, la falta de trabajo y a la familia que iba emigrando a diferentes países, tomó la decisión a los 19 años de viajar a Buenos Aires con su hermano mayor.

Él sabía que aquí, en Argentina, no iba a estar solo. Le mandaba cartas a su hermano Roque, proponiéndole lo que pensaba hacer.

Una vez en Buenos Aires, lo único que hizo fue trabajar en el bar de su hermano, día y noche. Hasta que llegó el mágico día en el que Alfredo, el hermano de mi abuela, lo fue a saludar, y a contarle que mi abuela estaba viviendo en Buenos Aires.

Sin dudarlo, al día siguiente fue a buscarla; ellos se habían conocido en España. Se vieron y empezaron a salir. Hasta que al pasar unos años, y por cuestiones diversas, se casaron y tuvieron a mi padre y a mi tía.

Mi abuelo, un hombre muy trabajador, después de su labor en el bar, decidió introducirse en el ámbito de los frigoríficos, y de este modo, llegó a mantener cómodamente a su familia.

Volvió a España, a pasar unos meses con sus hermanos, ya que sus padres habían fallecido. La mezcla de sentimientos, de encuentros y a la vez pérdidas, es lo que hace que cada dos años, regrese a verlos.

Hoy en día, sigue viajando, y encargándose de unir a toda la familia en una comida familiar, en su vieja casa de Romelle.


La melodía de mi papá

María Belén Capone del Pino

Mi papá nació el 19 de abril de 1950 en el barrio de Boedo, en una familia grande con tres hermanos menores. Era la época en que Argentina era gobernada por Juan Domingo Perón y la mujer tenía derecho al voto por primera vez.

A los 14 años, comenzó su carrera como músico, cuando su madre le regaló una guitarra. Así, su hobbie se convirtió en su primer amor. En ese entonces, la música beat y pop como la que hacían Los Gatos estaba de moda. Mi padre admiraba a The Beatles, tanto por su música como por su estética.

En 1964, formó su primera banda a la que llamó The Dirtys. Su debut fue en el programa Escala Musical en el viejo canal 11.

Ese mismo año, formaron parte de la publicidad de Pepsi junto a modelos de la época como Mirtha Mazza, Susana Giménez y Perla Caron. Luego de unos años, la banda se disolvió.

Mi padre volvió a intentarlo en 1968, con New Cream, banda que pasó a su versión castellana como Nueva Crema. Su mayor recuerdo fue cuando debutaron como teloneros de Serrat junto al grupo inglés The Cousins.

Un año más tarde, participaron del primer Festival Nacional de Música Beat transmitido desde el Teatro Nacional. Miles de bandas actuaron y ellos obtuvieron el tercer puesto. Dos años después, mi papá se desvinculó cuando un productor le ofreció grabar un simple como solista, en el sello discográfico Odeón.

Finalmente, llegó la oportunidad de ser el reemplazo de Carlos Mellino en el conjunto Alma y Vida. En 1977, grabaron dos demos (Ese viejo amor y Libre te sentirás). También, ese mismo año grabaron un LP denominado Forma y Fondo que recién salió a la luz en el 2008.

En 1978 se separaron, cuando los tiempos del país cambiaron y mi padre decidió dedicarse a la venta de automóviles y formar su familia.


Un trabajo familiar

Germán Giménez

Mi historia se basa en los cambios que ocurrieron en mi familia en los últimos años, principalmente desde que empecé mi propio emprendimiento. Mi familia empezó a ayudarme y eso cambió mi vida y las de todos los integrantes. Desde divisiones de tareas simples hasta cómo trabajar en conjunto.

En esta historia, cuento cómo es el proceso de trabajo, fabricación, organización, venta, y cómo, además de trabajar, tenemos que ser una familia.


Mi hermano y su amor a la mexicana

Jeanette Soledad Contreras

La historia de mi familia es la de mi hermano mayor; el cual siempre fue un chico muy solitario, tranquilo para algunos, una persona sin rumbo. Siempre fue muy apegado a su familia, especialmente a nuestra madre.

En la historia lo que voy a contar es su cambio repentino de vida.

A los 23 años de edad, mi hermano, lo único que hacía era jugar a la computadora, a los videos juegos y hacer música con sus bandas de rock. Hasta que un día, decidió cambiar de religión. Toda mi familia se sorprendió, ya que él decía que no creía en nada. Desde ese momento, se convirtió en un fanático de su religión. Dejó su familia en Corrientes para venir a vivir a Buenos Aires y empezó a cambiar. Todo parecía mejorar, hasta que el año pasado volvió a dejar todo, para volver a vivir a la casa de mis padres. Entre peleas y discusiones con toda la familia, supimos que mi hermano se había enamorado de una chica mexicana y que quería ir a buscarla. Él no tenía trabajo y por ende, no tenía dinero para hacer ningún viaje.

Finalmente, cobró un dinero de su anterior trabajo y con ayuda de mis padres logró conseguir todo lo que necesitaba para poder viajar y conocer así a la mujer de sus sueños, la cual no había visto más que por imágenes de Skype y redes sociales.

Cuando llegó el momento deseado, según cuenta, fue amor a primera vista y tomaron la decisión de contraer matrimonio inmediatamente. Y así fue, se casaron y están por venir a armar sus vidas juntos, aquí en Argentina.

El artesano piamontés

María Julieta Faure

Mi tatarabuelo Emilio Faure, oriundo de Piamonte (Italia) llega a Argentina en 1860, luego de navegar tres meses a bordo del buque Vicente Gianello. Tenía 18 años.

Adhiriendo al pensamiento de Alberdi, de que gobernar es poblar, fueron traídos por el Gral. Justo José de Urquiza, gobernador de la provincia y ex presidente de la Confederación Argentina, cuyo fin era poblar el inmenso y deshabitado territorio de la naciente república. Es así como Emilio se asentó con su familia en Entre Ríos, en la ciudad de Concepción del Uruguay, donde formaron la primera colonia agrícola de inmigrantes europeos de la zona, la cual fue conocida como Colonia San José. Se incorporó mano de obra especializada en distintos oficios, entre ellos, el de mi tatarabuelo, que era carpintero ebanista. Fabricaba muebles de estilo con tallas y diversas incrustaciones.

Con el tiempo, entabló una amistad con Urquiza, quien admiraba los muebles de estilo europeo, y decidió contratarlo para la fabricación de algunos carruajes y de algunos muebles para el Palacio San José.

Pasado cierto tiempo, Emilio llegó a tener su propio taller que ocupaba una manzana y donde trabajaban 40 operarios. También se convirtió en uno de los primeros maestros de carpintería, artes y oficios de la ciudad de Concepción del Uruguay.

En 1905, antes de morir, a los 63 años, Emilio le transmitió a mi bisabuelo Félix Faure este maravilloso oficio.

Nuestro apellido tiene que ver con esta historia, ya que proviene del latín (forjar, forjador) que significa precisamente artesano.

En busca de un sueño

Facundo Guaycochea

Luciano es un centrocampista argentino, nacido el 24 de abril de 1992 en la ciudad de Santa Rosa, La Pampa.

Empezó jugando en el Club Mac Allister demostrando el potencial desde niño, más tarde entró en el glorioso Club Boca Juniors, donde se afianzó en él la idea de ser jugador de fútbol profesional.

Cuando cumplió 20 años, en Boca le comunicaron que no iba a poder seguir siendo un jugador de la entidad. Después de este hecho, todo se desmoronó y empezó a buscar otro club, porque su idea era cumplir su sueño.

En 2012, hace una prueba en el Deportivo la Coruña de España y no queda. Posteriormente realiza otra y queda fichado en el Akhisarsport de Turquía y ahí es donde nuevamente empieza a recorrer el camino de su sueño.

Después de estar dos años estable y habiendo debutado en primera división, con buenos amigos, con la sabiduría de dos idiomas adquiridos, el técnico del club le dice que no lo va a tener en cuenta. Se puso nuevamente a buscar otro club, rescindió el contrato y se volvió a Argentina.

Actualmente, juega en el club de la ciudad que lo vio nacer, en Belgrano de Santa Rosa, en tercera división argentina, preparándose para volver a triunfar.


Docente: Silvina Fernanda Sotera fue publicado de la página 44 a página46 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70

ver detalle e índice del libro