1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70 >
  4. Nadie como tú (Segundo Premio)

Nadie como tú (Segundo Premio)

Molina Espinosa, Paola Nathaly

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2015 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 70, Octubre 2015, Buenos Aires, Argentina | 118 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Eran las 4am del 12 de julio de 1973, en la ciudad del Silencio, Chihuahua, cuando se escuchó un llanto. Un llanto fuera de lo común, de un bebé, era Vicente, hijo de una pareja joven con seis hijos. Fue desde entonces que cambiaría la vida de Vicente. “Un llanto tan fuerte, que podía escucharse desde varios kilómetros”.

Capítulo I. Zona del silencio

Pasaron dos días de la llegada del séptimo hijo de Luis y Naty. Luis, un hombre rudo y misterioso, que ha ocultado por muchos años su pasado, incluso el mayor secreto de su familia. El pueblo sólo sabe que llegó una noche oscura, del 2 de julio de 1997 con su esposa de nueve meses de gestación y seis hijos. Comentó que necesitaba vivir en un lugar tranquilo donde nadie molestara su privacidad. Jeans Hernández, presidente de aquel lugar aceptó su petición. “Nadie sabe de nadie” era el lema de Jeans Hernández, para la gente que vivía en ese lugar. Era en el norte de México, en la zona de Mapimí, en una extensión desértica que es conocida como la zona del silencio. Existe la creencia de que en esta zona las transmisiones electromagnéticas no se propagan, las brújulas no apuntan al norte magnético, los encuentros con extraterrestres son frecuentes, y la flora y fauna presenta mutaciones; fue en ese lugar donde vive aquella familia, un lugar donde las personas adoptaron un ritmo de vida improductivo espiritualmente. La vida diaria era trabajar, regresar a casa y dormir, los niños iban a la escuela del pueblo, hacían la tarea y la vida transcurría de un modo vacío sin lugar para los sueños. “Vivian como espíritus sin rumbo”.

Capítulo II. Tu suave voz eterna

Luis, padre del pequeño Vicente, no lo quería tener como hijo porque pensaba que con seis hijos ya era suficiente y que con el llegarían más problemas a la casa, Naty una mujer que siempre llevaba en su mirada tristeza vio cómo su esposo era mirado con intriga. Naty, la mañana del 15 de julio despertó temprano y tomó al pequeño Vicente. – Vamos a pasear - murmuro con su suave voz que la caracterizaba. Salieron de la casa y partieron en un viaje sin rumbo, salieron del pequeño pueblo, hasta llegar a un bosque oscuro donde sólo se escuchaba el soplo del viento golpeando las hojas de los árboles. -Estarás mejor aquí - y entró al espeso bosque oscuro y abandonó al pequeño sin pensarlo dos veces.

Capítulo III. ¿Qué hiciste?

Luis: ¿A dónde fuiste? Naty: A tomar aire – respondió. – Salí a pasear, no me sentía bien. Joe, el hijo mayor preguntó alterado -¿Dónde está el pequeño?, ¿dónde lo dejaste? No lo veo en casa ¿Qué hiciste?

Naty: ¡Él no va a ser feliz aquí, nos traerá más problemas a esta casa! - gritó con lágrimas en los ojos, fue la primera vez que se le veía segura con su respuesta.
Joe, el único hermano que sabía lo que pasaba salió de casa en busca de su hermano, y en su mente aparecieron una serie de preguntas ¿Por qué mi madre hizo algo tan cruel? ¿No quiero ser como mis padres, no tienen corazón? Y mientras en la casa discutían, ¿qué había pasado con Vicente?

Capítulo IV. Valiente

Era un día de primavera y el sol radiante iluminaba el pequeño pueblo. Como todos los días las personas empezaron a hacer sus actividades cotidianas. Vieron a Joe salir desesperado del pueblo, no era común que la gente saliera de aquel lugar y entrara al bosque desolado donde no habitaba nadie, él lo hizo y las personas empezaron a murmurar entre sí. Fue la última vez que lo vieron a Joe, entró al bosque en busca de su hermano y jamás salió. ¿Qué ocurría en aquel lugar misterioso?

Capítulo V. Vencedor

Pasaron los años y jamás se supo de los hermanos desaparecidos, los padres no trataron de buscarlos y siguieron su vida normal. Joe cuando fue a buscar a su hermano jamás lo encontró, buscó por todo el bosque y el pequeño no estaba, decidió irse de ahí, a buscarlo en otros pueblos. Pasó el tiempo y la búsqueda del pequeño fue inútil y por eso dejó de buscarlo. Mary era una viejecita solitaria que vivía junto al bosque en una humilde y pequeña casa que nadie conocía y esa mañana del 12 de julio vio a Naty dejar a su bebé abandonado en el bosque. Ella lo tomó en sus manos y se dispuso a cuidarlo, lo llamo Vicente por vencedor, cuidó de él por varios años.

Capítulo VI. Sueñas mucho pequeño

Pasaron los años y el pequeño Vicente cumplía 10 años ya, creció con la mentalidad de que sólo existían él y Mary, a pesar de que era un niño súper inquieto que le gustaba descubrir cada cosa que se le aparecía en frente. Mary no le dejaba salir, tenía miedo de que lo encontraran sus padres y lo llevaran, quedando ella sola; pero él no le obedecía cuando iba en busca de comida, Vicente salía, miraba su entorno y empezaba a soñar, de su mente salían un sinfín de preguntas: ¿cómo es la tierra? ¿De dónde vienen las aves, las estrellas, el sol, la luna, de dónde? Sabía que si le preguntaba a Mary ella sólo lo miraría, sonreiría y le diría “sueñas mucho pequeño”. Mientras miraba el cielo observó un ave tan hermosa que le dio curiosidad seguirla, corrió y corrió, hasta llegar al final del espeso y frío bosque, donde vio, no muy lejos, un pequeño pueblo en medio de un desierto, no sabía si ir allí o regresar. Tenía tanto miedo que sólo se quedó parado mirando y nada más. Fue la primera vez que no sintió curiosidad y regresó a casa con una gran inquietud de qué era eso. Se apoyó en la pared de su casa y pensó si había otros lugares fuera de allí, preguntándose cuáles eran ellos. Decidió entonces marcharse en busca de aventuras, cuando estaba a punto de irse recordó que Mary le decía que era muy pequeño para saber todo lo que necesita saber, pronunciando la siguiente frase: “Eres un niño fuerte de corazón, débil de pensamiento” “Tenía una imaginación más veloz que la luz”

Capítulo VII. Sigue a tu corazón

Final 1: Vicente decide partir a buscar ese mundo de aventuras a pesar de que nadie confiaba realmente en sus habilidades. Final 2: Vicente decide quedarse a vivir en el pueblo y nunca sale de allí por temor a lo que pudiera ocurrirle a él y a quien le había cuidado tantos años. “Sueñas despierto”

Colofón

Esta historia es anecdótica, historia de la infancia de Vicente.

Conclusiones personales

Realizando este trabajo he aprendido muchos temas significativos que me servirán para mejorar mi escritura, aprendiendo distintas formas narrativas, cómo crear un texto y plasmar pensamientos en un papel. “La lectura y la escritura son dos habilidades que toda persona debe desarrollar para integrarse a la sociedad”.


Nadie como tú (Segundo Premio) fue publicado de la página 97 a página98 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70

ver detalle e índice del libro