1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII >
  4. Superar la tecnofobia. El desafío docente en la era de las TIC

Superar la tecnofobia. El desafío docente en la era de las TIC

Jevscek, Fabián [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

ISSN: 1668-1673

XXIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVII, Vol. 27, Febrero 2016, Buenos Aires, Argentina | 192 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La irrupción de las tecnologías de la información y la comunicación en el contexto social, cotidiano y profesional, ha producido una marcada transformación en los hábitos de las personas. Pero por algún motivo esta tendencia no se ve reflejada en el ámbito educativo universitario con la misma firmeza y aprovechamiento que en otros. El objetivo del presente trabajo es reflexionar sobre algunas actitudes que desembocan en esta particular situación como así también, en la responsabilidad que atañe a los docentes respecto de la modificación de tal tendencia.

Palabras clave: tecnologías de la Información y la comunicación - nativos digitales - metodología - intervención docente

“Cualquier esfuerzo resulta ligero con el hábito”. (Livio).

Introducción Es habitual escuchar entre los docentes referencias al uso de la tecnología en el ámbito de la educación a partir de una visión dicotómica y a su vez contrapuesta respecto de los beneficios que su aplicación brinda al proceso de enseñanza y aprendizaje. Si la mirada se circunscribe a aquellos que desestiman su uso por encima de los que sí la propician, se podría decir que tales afirmaciones surgen de diversos orígenes. En ciertos casos puede ser el resultado de la ausencia de tecnología en el propio proceso de aprendizaje del docente, tanto como en su empleo cotidiano, el desconocimiento respecto de su funcionamiento o la simple negación a incorporarla, entre muchas otras razones. A partir de esta mención y atendiendo tanto a las causas como a las consecuencias de este hecho, este trabajo pretende reflexionar acerca del contexto en el cual esta tendencia se desarrolla. Este hecho tiene su manifestación más visible en la brecha que existe entre quienes viven inmersos en el uso y aprovechamiento de los recursos tecnológicos y quienes por algún motivo se niegan a incorporarlos o desaprovechan su utilización, siendo los integrantes del primer grupo, los denominados nativos digitales, quienes en su gran mayoría forman parte de la comunidad estudiantil universitaria, y los del otro grupo, los inmigrantes digitales, al que pertenecen en mayor medida los cuerpos docentes.

En función de lo descripto, se intentará indagar los condicionamientos que desembocan en tal accionar y las posibles opciones de cambio a fin de lograr una mayor habitualidad en la implementación de tales herramientas para el enriquecimiento del proceso educativo.

La responsabilidad en la implementación del cambio es de los docentes No está demás decir que los docentes no son todos iguales, ni tienen las mismas capacidades y objetivos, del mismo modo que cada asignatura requiere de distintas formas y estrategias para producir el esperado aprendizaje significativo; la intención debiera ser la de encontrar qué herramienta tecnológica se adapta mejor y/o puede lograr con mayor facilidad los objetivos de la misma.

Conjuntamente con esto, el otro condicionamiento esencial es que también se adapte a los usos y costumbres de sus estudiantes, o en su defecto, que sirva para adentrarlos en los procesos y herramientas del contexto profesional para el cual se están capacitando.

Ante tal estado de situación y vislumbrando una nueva coyuntura con reales posibilidades de éxito, Maggio plantea que dichos cambios solo serán posibles si los docentes asumen esta tarea como propia, y este concepto se ve reforzado en sus propias palabras por cuanto entiende que “hay una única opción: encontrarles a estas tecnologías un sentido pedagógico y didáctico potente, a través de un arduo esfuerzo que deberán hacer en todos los casos, los docentes”. (Maggio, 2012).

En este sentido, y siguiendo el razonamiento de Carlino respecto a la necesidad que los estudiantes universitarios tienen de ser introducidos y guiados en textos que en principio ni fueron escritos para ellos ni han sido elegidos libremente para su lectura (2005), radica otras de la tareas a ser asumidas por los docentes y que debiera ser la de tutores de la transformación de información en conocimiento que los estudiantes realizan, a través y gracias a los medios tecnológicos a su alcance. De manera semejante, Litwin establece que “esta necesaria validación de los contenidos se ve potenciada al utilizar la información de la red en tanto fueron escritos para las más diversas necesidades o sentidos”. (s/f).

En definitiva, cada uno de estos autores, a través de distintos conceptos concuerda en la idea de que la única forma de revertir esta tendencia es con la necesaria e indispensable intervención de los docentes.

Sin embargo, este accionar no es de los más frecuentes respecto de los docentes universitarios por estos días.