1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII >
  4. Cultura Sartorial y Estilismo: Enseñar diseño de moda desde el multiculturalismo. Convertir la pluriculturalidad latinoamericana en tendencia global

Cultura Sartorial y Estilismo: Enseñar diseño de moda desde el multiculturalismo. Convertir la pluriculturalidad latinoamericana en tendencia global

Lopez, Cristina Amalia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

ISSN: 1668-1673

XXIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVII, Vol. 27, Febrero 2016, Buenos Aires, Argentina | 192 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Diseñando un mapa global de conductas humanas vemos como el arte y la moda, han enriquecido estéticamente al ser humano, identificando que el Multiculturalismo ha tomado protagonismo en la moda artesanal, en el diseño de autor, apoderándose de las pasarelas. El valor ético del producto emerge como un significante y exige técnicas sustentables para la elaboración de las prendas, mostrando una tendencia hacia la emoción sostenible con diseños eco-lógicos marca país. En esa cosmovisión, proponemos convertir la pluriculturalidad latinoamericana en tendencia global, valorizando la importancia del bagaje cultural de nuestras raíces y la universalidad técnica aportada por la cultura sartorial.

Palabras clave: multiculturalismo – latinoamérica – marca país

La moda es cultura y como tal se relaciona directamente con el hacer del hombre y su entorno, con sus raíces, creencias, condicionantes sociales, saberes aprendidos y perpetuados de generación en generación, preservando el cáliz madre de cada etnia y sus elementos distintivos, rescatando aquello sagrado que desde una perspectiva cultural contiene el elemento esencial del individuo y el conjunto de características necesarias e imprescindibles para que algo o alguien sea lo que es. Como todo lo que cubre la esencia y su condición de ser social inmerso en una comunidad, la moda, nos muestra como somos y elegimos ser; lo que nos permite analizar desde lo psicológico y antropológico también, la evolución y significado que le damos a las cosas y al uso masivo de ellas, sin perder de vista los comportamientos sociales y culturales y sus aspectos geográficos e históricos, observando la transformación, desarrollo y progreso que provoca en la sociedad, pues como bien dice el antropólogo Marcel Mauss1, la moda es “un fenómeno social total” que provoca cambios y mutación no solo visibles en la indumentaria sino en todo objeto producido. Siguiendo este razonamiento, desde el punto de vista antropológico se encuentran incluidos en la cultura, los artefactos que produce una sociedad, así como los conocimientos necesarios para utilizar dichas herramientas, reproducirlas y mejorarlas (Bronislaw Malinowski-1975) procesos que en la moda gravitan sobre el individuo, el entorno, y la sociedad en su conjunto. El mismo sociólogo alemán René König confirma esta afirmación al decir que la moda es “un aspecto universal de la creación cultural” (ein universales kulturelles Gestaltungsprinzip - König, 1985), por tanto, influye directamente en la producción de la cultura del ser humano. La moda tiene una relación concreta con nuestras costumbres y acciones cotidianas, para confirmarlo podemos citar a Harris cuando se refiere a la conducta diciendo que la cultura es el conjunto aprendido de tradiciones y estilos de vida, socialmente adquiridos, incluyendo los modos pautados y repetitivos de pensar, sentir y actuar integrando conocimientos prácticos, tecnológicos y científicos, lo que significa que la cultura está relacionada con el modo en que una sociedad humana se integra y adapta a un ecosistema, lo comprende, explota y utiliza, igual que lo hace la moda cuando permanece en boga por un cierto tiempo, como un mecanismo que regula las elecciones de las personas, presionando de alguna forma respecto a lo que se debiera consumir, utilizar o hacer. Por lo que la moda se convierte en un hábito repetitivo que identifica a un sujeto o a un grupo de individuos según su elección de vestuario.

Precisamente, abarcando estos fenómenos humanos de interrelación social como la capacidad de expresar las experiencias con símbolos y actuar de forma subjetiva en la acción creativa, podemos observar cómo esas representaciones están presentes en nuestro imaginario colectivo y se hacen visibles a través de la moda. Justamente, perfeccionando las técnicas del saber hacer es donde nace la cultura sartorial, los sastres hicieron del oficio un arte y convirtieron la artesanía en un negocio próspero, que mutó luego a la confección en serie de esas magníficas creaciones de diseñadores que marcaron un hito en la historia de la indumentaria, cuando toma fuerza el Diseño como negocio e industria cultural productiva y a la cual queremos sumar le un aporte que permita mejorar la cadena de valor y el aprendizaje de nuestros estudiantes de moda latinoamericanos. En este sentido proponemos analizar la evolución del vestido poniendo énfasis en cómo la simbología de la moda está presente en la indumentaria producto de hábitos culturales, que pensados desde un factor social, son herencia de nuestra cultura ancestral y originaria, con la impronta del mestizaje y la influencia pluricultural de cada región y perduran en el ADN latino, por ello pensamos en un diseño con identidad latinoamericana que se posicione en el mundo de la Moda con un valor ético que emerge desde lo multicultural para crear moda marca país de altísima calidad. Por ello nos parece vital definir el concepto Multiculturalismo y referirnos a la moda pluricultural marca país, pensar en las tendencias sostenibles con un diseño que se piense desde la concepción abstracta de la prenda, pasando por todo el proceso, recuperando materiales que son utilizados y consumiendo materias primas de altísima calidad con responsabilidad social. Argumentado esto comenzaremos con nuestro desarrollo investigativo desde la cultura sartorial.