1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII >
  4. Un pensamiento sustentable

Un pensamiento sustentable

Martin, Silvana

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

ISSN: 1668-1673

XXIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVII, Vol. 27, Febrero 2016, Buenos Aires, Argentina | 192 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Un hábitat sustentable, integra medio ambiente, recursos sociales y económicos. Si como proyectistas queremos pensar en forma sustentable, gran parte del diseño debe estar relacionado con el ahorro energético, la innovación tecnológica, el desarrollo técnico científico, la creatividad y la evolución cultural. Un desafío, como diseñadores, para producir el cambio.

Palabras clave: sustentabilidad – habitat – medio ambiente

Pensar en un hábitat sustentable, implica integrar medio ambiente, recursos sociales y económicos.

Sustentable significa “que se puede sustentar o defender con razones”. La definición formulada por la Comisión mundial de Ambiente y Desarrollo (World Comision on Enviroment and Development) dice ser “el desarrollo que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad para que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias necesidades”. A su vez está definida por los tres pilares anteriormente mencionados, y que se retroalimentan: el social, el económico y el ambiental.

La sustentabilidad no alcanzó la aceptación popular sino hasta que los medios de comunicación la retomaran después de la Cumbre Mundial del Medio Ambiente de Río de Janeiro en 1992. Así es que el consenso mundial finalmente sugiriera que los indicadores sustentables son el mejor medio para saber si se está yendo en la dirección correcta. Dentro de las ciudades latinoamericanas los indicadores registran, deficiencias crecientes en los servicios básicos, merma de los ecosistemas locales, susceptibilidad social y una creciente segregación social y funcional. Dentro de este concepto de sustentabilidad comienza a vincularse la idea de comunidad. Ya que, para que muchos de estos patrones de organización y consumo actuales tengan una tendencia más sustentable, es necesario el apoyo de todos los sectores de la sociedad.

Dentro del contexto de la ciudad los parques públicos proporcionan un espacio abierto o una porción de tierra dispuesta para el uso en general, que relaja el caos de la vida urbana, reduce la congestión, contribuye a la salud pública y juega un papel importante en los intereses ambientales. El follaje y la vida vegetal dentro de la ciudad son esenciales para la reducción de la “isla de calor” urbana.

Si como proyectistas queremos pensar en forma sustentable, gran parte del diseño debe estar relacionado con el ahorro energético, mediante el uso de técnicas como por ejemplo el análisis del ciclo de vida aplicado a productos y procesos productivos, con el objetivo de mantener el equilibrio entre el capital inicial invertido y el valor de los activos fijos a largo plazo. Un proyectar sustentable también significa crear espacios saludables, viables económicamente y sensibles a las necesidades sociales.

Un diseño más responsable podría contribuir a reducir la generación de residuos y la producción de CO2. La industrialización siembra la semillas de su propia destrucción elevando el calentamiento global a través de sus grandes emisiones de carbono.

Cada uno desde su lugar puede contribuir a generar una mejor calidad de vida, y un mayor cuidado del medio ambiente. Por ejemplo, desde la construcción, implica dar un giro a los sistemas convencionales que se vienen utilizando, para ello es indispensable la innovación tecnológica, el desarrollo técnico científico, la creatividad y los cambios culturales. Sin volver al pasado, sino produciendo con calidad.

Quisiera contarles brevemente los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de pensar en un proyecto sustentable:

1. Ambiental: respetar la implantación, el clima, usar materiales que sean fácilmente reciclables o reutilizables, diseñar con simplicidad, (hacer más con menos), usar materiales locales, proyectar con energías renovables, optar por proveedores que tengan certificaciones ambientales, evitar en el proceso la generación masiva de residuos.

2. Social: elegir materiales locales para favorecer el desarrollo de la industria local, contemplar programas de higiene y seguridad, promover la reutilización y el reciclaje de materiales, garantizar seguros laborales.

3. Económico: reutilizar materiales, evitar desperdicios, elegir materiales que tengan el menor mantenimiento futuro, proyectar con tecnologías renovables, contribuir a la eficiencia energética, lograr obtener una certificación ambiental.

Después de haber hecho este recorrido por los aspectos más generales del pensamiento sustentable, debemos materializar estas ideas en modos y maneras de proyectar, adecuándonos a nuevos parámetros. Es fundamental la innovación y la creatividad, un desafío, para nosotros diseñadores, si queremos cambiar los tradicionales hábitos de construir.

Retomando la idea de la incorporación de espacios verdes a las ciudades, si hablamos de arquitectura por ejemplo, no podemos dejar de hablar de los techos verdes, también llamados techos vivos o cubiertas ajardinadas.

Arquitectos como G. Minke y C.Placitelli, son grandes estudiosos de esta modalidad constructiva.

Más allá de la forma de construirlos, aquí radica la importancia de incorporarlos cada vez más, a nuestras construcciones. En una sociedad en la que la industria genera, como ya hemos anteriormente mencionado, grandes cantidades de Co2 (dióxido de carbono), la vegetación en la cubierta nos brinda un aporte de O2 (oxigeno), necesario para la vida. También son grandes aislantes térmicos, aportando un ahorro energético en el consumo, tanto de calefacción como de aires acondicionados.

Desde ya que el impacto ambiental en el entorno es cero.

Por muchos de estos motivos es que los techos verdes van siendo cada vez más aceptados y adoptados en muchos países. En otras partes del mundo, especialmente en Europa, se ha legislado sobre ello, permitiendo, incentivando su uso, e incluso haciéndolos obligatorios, en algunos casos.

Todos somos capaces de pensar a la hora de diseñar y debemos ver, que no solo es nuestra obra la protagonista, sino el entorno al que afectamos. Este nos condiciona y nos da la pauta, si lo respetamos, de cómo insertar la obra en él. Inevitablemente con nuestro accionar, podemos entender que el trabajo en equipo, el pensamiento global, el respeto por nuestro medio ambiente y por nuestros pares, nos encamina a una arquitectura de espacios saludables y sustentables.

Abstract: A sustainable habitat, integrates environmental, social and economic resources. If we think as designers in a sustainable way much of the design must be related to energy saving, technological innovation, scientific technical development, creativity and cultural evolution, a challenge, as designers, to bring about change.

Keywords: Sustentability – hábitat – environment.

Resumo: Um habitat sustentável, integra meio ambiente, recursos sociais e económicos. Se como designers queremos pensar em forma sustentável, grande parte do design deve estar relacionado com a poupança energética, a inovação tecnológica, o desenvolvimento técnico cientista, a criatividade e a evolução cultural. Um desafio, como designers, para produzir a mudança.

Palavras chave: Sustentabilidade – habitat – meio ambiente

(*) Silvana Martin. Arquitecta (Universidad de Buenos Aires)


Un pensamiento sustentable fue publicado de la página 112 a página114 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

ver detalle e índice del libro