1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII >
  4. Resurgimiento del lápiz

Resurgimiento del lápiz

Galanti, Antonella M.

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

ISSN: 1668-1673

XXIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVII, Vol. 27, Febrero 2016, Buenos Aires, Argentina | 192 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Muchas personas han estado rodeadas de lápices en sus vidas, han dado forma y expresión a dibujos, bocetos, retratos. Algunas han aprendido a expresarse mediante el dibujo transmitiendo los más íntimos sentimientos. Trasmitir sentimientos y sensaciones a través de un lápiz puede ser la manera más noble y genuina. El lápiz siempre deja una marca, al igual que todo lo que hagamos en la vida dejará huellas.

A pesar de las nuevas tecnologías, del mundo digital que nos abre nuevas y ricas posibilidades, tomar un lápiz y un papel nos puede llevar a un mundo mágico. La imaginación es el comienzo de la creación, imaginamos lo que deseamos; anhelamos lo que imaginamos y creamos lo que anhelamos.

Palabras clave: dibujo - boceto.

Proyectamos lo que vemos, lo que nos pasa, lo que sentimos, lo que deseamos a través de un lápiz y un papel.

Priorizar nuestras emociones, tomar contacto con nuestras sensaciones, con la información que nos llega a través de los sentidos ayuda a despertar la creatividad y es fuente de inspiración para llevar a cabo los cambios que nos propongamos.

Lo que para algunas personas podría ser una simple herramienta de escritura con la que apuntar una nota, una medida, un cálculo aritmético, puede convertirse para otras, en una herramienta de trabajo y en un medio de vida. Dignificar al lápiz como herramienta y como medio de representación artística tan digno y respetable precisamente, como cualquier otra técnica es el sentido de estas líneas.

Para Paco Seoane, artista realista español, retratista contemporáneo, el dibujo artístico es en muchas ocasiones la base del estudio y la composición de una buena obra de arte. Un buen boceto a lápiz no necesita ni de color, ni de más detalles que la propia esencia de ese boceto, de ese esbozo que lo hace bello, especial y único. De ahí que a lo largo de la historia del arte, los bocetos y estudios a lápiz de grandes artistas hayan sido tan valorados y respetados como las posteriores obras de arte que después realizarían empleando paletas de colores al óleo.

Seoane le dedica especial importancia a las emociones en sus obras, a sus Criaturas de Lápiz, como las llama.

Explica que:

Una obra de arte sí puede estar hecha solo a lápiz. Ya no se delimita o se discrimina únicamente al lápiz como una herramienta útil para procesos iniciales o de estudio en la obra de arte, sino que el propio lápiz se ha convertido a través de los años en herramienta protagonista, creadora y exclusiva de las obras de muchos artistas reconocidos. En base a todo ello, creo que tanto yo como muchos artistas que nos dedicamos en todo el mundo a esta preciosa disciplina, estamos consiguiendo darle de nuevo ese valor histórico y real que merece nuestra herramienta artística y expresiva, evidenciando el resurgimiento del lápiz en cualquier rincón del mundo.

Con un lápiz se pueden llegar a transmitir sensaciones, sentimientos y emociones que pueden llegar muy lejos, tan lejos como el artista esté dispuesto a expresar y a plasmar en cada una de sus obras más personales e íntimas.

Seoane habla del lápiz “bien educado” cuando la sensibilidad del artista puede imprimirse y transferirse a través de la simple mina de grafito y de la inmensa paleta de grises que ésta puede llegar a regalar.

Es importante aprender a confiar en nosotros mismos, a sentirnos capaces de ser las personas creativas que queremos ser. Paco Seoane ha tomado contacto con sus emociones y sensibilidades más íntimas retratando hombres, mujeres, niños, centrándose en sus rostros, miradas, sonrisas, en sus almas.