1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº71 >
  4. La explotación representada en Los Juegos del Hambre de Garry Ross

La explotación representada en Los Juegos del Hambre de Garry Ross

Bridge, Marina; Widderson, Marcos

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº71

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº71

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XV Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2015 Ensayos sobre la Imagen. Edición XVII Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 71, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 98 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Para este ensayo se han escogido las tres primeras películas de Los Juegos del Hambre, dirigidas por Gary Ross, y basadas en la famosa trilogía de Suzanne Collins que lleva el mismo nombre. Los conceptos dentro de los relatos pueden ser relacionados con los pensamientos de Karl Marx, quien habla de un mundo capitalista dirigido por la burguesía, donde el proletariado es abusado, pero en un caso hipotético e ideal, todo acaba por medio de una revolución que derrota al estado actual. También se hace uso de otras ideas del intelectual alemán, tales como la plusvalía, la explotación, la alienación, conciencia de clase, entre otras. Por otra parte el relato en cuestión también puede relacionarse con teorías ideadas por Althusser, Jeremy Bentham, Michelle Foucault, Adam Smith, entre otros.

Desarrollo

La historia transcurre en la nación de Panem, establecida tras la destrucción de la civilización moderna. El gobierno de Panem se basa en una dictadura de partido único, precedido por el presidente Snow. Está geográficamente divida por un total de trece naciones estados conocidos como distritos. El Capitolio se establece como cabeza de una nación poderosa y que impone su voluntad, donde se vive en un ambiente de lujos y extravagancia gracias al sometimiento de los demás distritos.

Tanto los distritos como sus habitantes son considerados como operativos por el Capitolio. Cada distrito es responsable de producir, adquirir y perfeccionar bienes en una industria particular dictada por el Capitolio. Los trece están bajo el poder del Estado, y no tienen ninguna influencia concerniente a las políticas nacionales de Panem más allá de sus territorios individuales.

Los distritos no interactúan entre sí, pues se considera ilegal.

Es por eso que cada cual tiene una cultura única con fuertes influencias por los bienes que produce. Los bienes que son provistos al Capitolio dependen de qué distrito se trate, por ejemplo, el doce provee carbón, mientras el cuatro ofrece la pesca. Los niveles de bienestar varían considerablemente, cuanto menor sea el número del distrito más significativo para el Capitolio es el bien que producen, mayor es la riqueza.

Los distritos como el once o el doce son mucho más empobrecidos, aunque ningún distrito es tan rico como el Capitolio.

Tras aquella guerra que tuvo como resultado el estado que rige la actualidad del relato, se crearon Los Juegos del Hambre, una actividad propia de uno de los aparatos ideológicos: los medios de comunicación. Los Juegos del hambre son unos juegos que conforman un programa televisivo que se lleva a cabo una vez al año, transmitiéndose en todos los distritos de Panem. Su implementación tiene como propósito recordarles a los distritos el poder que el Capitolio tiene sobre ellos, además de reforzarlo, y de crear precaución en las multitudes para evitar cualquier clase de rebelión. El terror por parte de los ciudadanos se debe a que dos integrantes de cada jurisdicción, elegidos al azar, deberán luchar por sus vidas en un sitio común creado especialmente para la ocasión, donde matan o mueren (solamente puede sobrevivir una persona en total, teniendo en cuenta todos los distritos). Los seleccionados son llamados por el término tributos, deben ser obligatoriamente un varón y una mujer. Estos participarán de los Juegos del Hambre compitiendo entre sí. Esta actividad consiste en una sangrienta competencia de supervivencia, basada en la idea de que un jugador debe eliminar al otro de cualquier manera posible.

La elección de la palabra tributo para designar a los participantes no parece una mera casualidad. Sabemos que un tributo es aquello que se entrega, ya sea dinero, especias, determinado trabajo y esta entrega se hace por veneración, agradecimiento u obligación para sostener aquello por lo que todos tributan. En el caso de la película se entregan los cuerpos de los ciudadanos de los distritos. La ofrenda de los cuerpos, el sacrificio y uso de ellos es lo que alimenta el aparato de represión generando el miedo y la sumisión. Michel Foucault hace hincapié en esto en su libro Vigilar y Castigar (1975):

Pero podemos, indudablemente, sentar la tesis general de que en nuestras sociedades, hay que situar los sistemas punitivos en cierta ‘economía política’ del cuerpo: incluso si no se apelan a castigos violentos o sangrientos, incluso cuando utilizan los métodos ‘suaves’ que encierran o corrigen, siempre es del cuerpo del que se trata –del cuerpo y de sus fuerzas, de su utilidad y de su docilidad, de su distribución y de su sumisión. (Foucault, 1975, p. 32)

El poder de represión que tiene el Capitolio genera en la población una incapacidad de generar una respuesta para salvar de alguna manera a sus hijos. Paralelamente hablando el poder y uso de esta ‘economía política’ del cuerpo la posee el Capitolio. Ellos son responsables de entretener y distraer a las masas, permitiendo la operación de estrategias que activan la cadena de los miedos, haciendo de los cuerpos, tanto de los tributos como de la población, cuerpos productivos que a la vez están siendo sometidos a la dominación del Capitolio.

Dominación que va más allá de los cuerpos ya que lo que se domina es al ser en su conjunto: cuerpo, mente, alma.

El panoptismo de Bentham se ve notoriamente aplicado a la estructura de la locación de Los juegos del hambre, ya que hay cámaras ocultas por todo el territorio, y, dependiendo de las actitudes de los tributos, los organizadores del programa crean situaciones para subir el rating (por ejemplo si un jugador se refugia en la cima de un árbol y permanece allí una cantidad de tiempo que el Capitolio considere demasiado, pueden aparecer fenómenos mortales como lluvia ácida para que este abandone aquella posición y participe de una manera más activa en el juego). La incertidumbre por parte de los tributos de ser observados o no, la incentiva a actuar del modo en el que actuarían si estuvieran bajo la mira. Esta idea de estar siendo vigilados esta presente en toda la película, haciendo énfasis en que la supervivencia en el campo de juego no se basa en ser el mejor, si no que en ser el más popular para poder obtener patrocinio. Esto refleja también en la idea del panóptico ya que muestra que los tributos están jugando roles y autorregulan su comportamiento para seducir a los patrocinadores. Volviendo a la organización política de Panem, se podría conectar con la superestructura y la base económica de Althusser; ya que si se analiza la división social, es una clara crítica al capitalismo, el cual se compone por dichas partes. En la superestructura (instancia político-jurídica y religiosa, sistema cultural legal), se halla la ideología predominante, el Capitolio, junto con los aparatos ideológicos (como por ejemplo los medios de comunicación), y represivos, como la policía, junto a la generación de una sensación de miedo que ha funcionado como la mejor forma de dominación de las masas ya que posibilita un control social masivo.

La superestructura tiene una autonomía relativa ya que su supervivencia se apoya y depende de la base, compuesta por las fuerzas de producción (los 13 distritos), quienes son afectadas y responden a la ideología dominante.

La idea de Karl Marx sobre los dominantes y los dominados también se relaciona directamente con los personajes de Los Juegos del Hambre, viéndose reflejada en el contraste social que se muestra entre el capitolio y el resto de las jurisdicciones, a pesar de que entre ellas también lo haya. Los dominantes son aquellos que poseen los medios de producción, y tienen el poder ideológico. El capitolio toma medidas de control tales como el uso de la policía (aparato represivo), que acaba con las vidas de aquellos que muestren actitudes que tengan que ver con la idea de una revolución contra el Capitolio, o compasión y respeto por otros distritos; y también Los Juegos del Hambre, creando paranoia por parte de los ciudadanos.

Igualmente, son conscientes de que el poder de las multitudes es muy potente, por lo que hacen su mejor intento por frenar los rumores y no abusar demasiado con las demostraciones de violencia por los medios de comunicación, ya que una revolución es lo último que desean, y una represión en exceso conlleva a que los más valientes guíen al resto a un levantamiento, lo que pone en riesgo a los sectores en el poder.

Los medios de comunicación son un aspecto al que las películas dan mucha importancia; el concepto de lo que se da acceso y a lo que no; el control de los pensamientos de las personas a través de lo que se les permite ver. Por ejemplo, el asesinato del diseñador de vestuario de Katniss por motivos de desobediencia (le diseñó un vestido para que aparezca en la televisión el día de presentación de jugadores, que cambiaba de aspecto al de un sinsajo, imagen de la rebelión y símbolo de justicia), jamás sale a la luz, a pesar de ocurrir instantes antes de que Katniss entrara al juego, traumándola. A pesar de registrar los preparativos para el juego, captando cada detalle para que sean reproducidos al aire, el momento de la inyección del rastreador (una sustancia que permite al Capitolio saber la ubicación exacta de los tributos), no es mostrado ni mencionado. La ideología dominante hace un gran uso de las censuras y restricciones de actitud.

Foucault reflexiona sobre la capacidad del poder de ejercer el control. En efecto, afirma que “El poder en la vigilancia jerarquizada de las disciplinas no se tiene como se tiene una cosa, no se transfiere como una propiedad; funciona como una maquinaria” (1975, p. 182). Ya que si se parte del hecho de que existe un jefe (que es el aparato ideológico en su totalidad), el cual puede hacer cualquier cosa por más indiscreta que se le ocurra, ya que no deja ninguna zona sin controlar y hasta controla a los encargados de controlar, tampoco se debe soslayar que es un poder totalmente difuso ya que funciona permanentemente y en una buena parte en silencio.

Como mencionamos anteriormente los jugadores necesitan ayuda de patrocinadores, gente poderosa del Capitolio, para sobrevivir. Esta ayuda llegará siempre que actúen de la manera esperada para ganar popularidad entre los jugadores, que respondan a la demanda del poder y que hagan más entretenidos estos juegos.

Cuando finalizan los juegos, el único sobreviviente, el vencedor, se convierte en una figura de éxito y pasa a vivir con todos los lujos en el distrito al que pertenece, pero muy alejado de su realidad antes de su participación en los juegos del hambre. Aquí se evidencia al individualismo como una clara estrategia de supervivencia. La búsqueda de objetivos individuales es la mejor opción de resistencia en el campo de juego cuando en realidad un objetivo compartido, un objetivo que responda a la masa, podría liberarlos a todos. El sistema de juego busca que se genere una sensación de distancia entre los jugadores, es decir que cada persona sepa que el otro no es cercano, que no le importa y hasta puede ser peligroso.

De hecho durante los juegos si uno no destruye al otro, en algún momento del desarrollo de los mismos será destruido.

Otro tema que se remarca en las películas es el de la alienación.

Dicho concepto está vinculado a la idea de que el obrero es únicamente un eslabón en la cadena de producción, y es por eso que el trabajo del que se encargue será el único que sepa realizar (no tiene conocimiento de cuál es el producto final, ni del resto de los pasos para llegar a él). En el caso de la saga en consideración, el trabajador sería representado como un distrito en sí, ya que producen solamente un bien, y no tienen acceso siquiera a ver el Capitolio.

Cuando el trabajo es concluido, la clase dominante obtiene sus ganancias por medio de la plusvalía en el proceso de producción que controla. El término plusvalía refiere al valor del labor que ha realizado un obrero, que en lugar de serle otorgado, es retenido por los dueños de los medios de producción.

De este modo surge la noción de la explotación de los trabajadores.

Con respecto a Los juegos del hambre, la explotación del obrero es la manera en la que el Capitolio tiene un estilo de vida colmado de lujos. Según Marx, los dueños de los medios de producción les quitan a los trabajadores, ya que el valor de los bienes y servicios está únicamente relacionado con el tiempo y esfuerzo de trabajo que estos necesiten. El tiempo de trabajo que la clase dominante no retribuye a los que han realizado la labor, representa la ganancia capitalista.

Un ejemplo dentro de las películas es la pobreza del distrito doce, el cual se responsabiliza del proceso minero.

Un aspecto de importancia relacionado con la alienación, es el de la división del trabajo, explicada por Adam Smith como la fragmentación o descomposición de una determinada actividad, con el fin de ahorrar tiempo de producción, repartiendo tareas entre distintas personas, países, etc. De este modo también se aumenta la cantidad de bienes producidos ya que el tiempo que llevaba pasar de una tarea a otra se aprovecha para continuar produciendo.

Ahora bien, volviendo a las películas, con la división del trabajo el Capitolio es el principal beneficiado gracias tres causas principales: el aumento en la habilidad y en la destreza de los trabajadores, un ahorro en la pérdida de tiempo de pasar de una tarea a otra y finalmente facilita la invención y el uso de grandes maquinas que abrevian considerablemente el trabajo y le permiten a un hombre realizar la labor de muchos, aunque este último no es el caso de Panem. Sin embargo, teniendo en cuenta el enfoque que se toma para este ensayo, es esta división la que hace que el hombre pierda su esencia ya que es encasillado a hacer una sola cosa, convirtiendo a la división de trabajo en algo negativo. Cuando el Capitolio divide los distritos, determina las actividades que realizaran en modo de que aumente su eficiencia por la acumulación de experiencia y desarrollo de su habilidad. Este concepto, como bien dice Adam Smith, se aplica a muchos conceptos del proceso productivo pero también genera repercusiones sociales. Pues todo está estrechamente ligado a la distinción entre los trabajadores manuales y los intelectuales, la ciudad y el campo, el Capitolio y los distritos.

En Los Juegos del Hambre se ve cómo va creciendo y alimentándose el concepto de la conciencia de clase y como se llega a una rebelión que plantea la desalienización de la gente y una solución del problema del capitalismo generado por el Capitolio. Todo comienza cuando Katniss se voluntariza en lugar de su hermana para participar de los juegos, y logra ganarlos. De este modo, fortalece a la resistencia que planea una rebelión en contra del Capitolio. Esta idea está vinculada al concepto de conciencia de clase y la desalienación por parte de la misma. La gente se da cuenta de que está siendo explotada, siendo capaces de ver más allá de lo que se les es establecido como verdad, lo que conlleva y desata una revolución en consecuencia, o respuesta al capitalismo.

El Sinsajo es un ave que representa la libertad y la revolución en contra del Capitolio, ya que ellos mismos los crearon genéticamente pero fueron un fracaso. Katniss usa un prendedor con esta ave como insignia durante los 74º y los 75º Juegos del Hambre. Esta insignia revolucionó el Capitolio ya que aumentaron sus esperanzas hacia un levantamiento.

Es por esto que Katniss se convierte en el líder, figura de la resistencia y símbolo de la rebelión: el sinsajo.

En el tercer vasallaje, los 75º Juegos del Hambre, a Katniss le extirpan el rastreador de su cuerpo mientras montan una escena en la cual ella es asesinada por otra jugadora. El fin de esta maniobra fue para proteger a Katniss de ser capturada por el Capitolio ya que la querían muerta para finalizar el levantamiento.

Se puede afirmar que el la explotación de los trabajadores sumado a la conciencia de clase es lo que lleva a la sociedad de Panem a la rebelión, y gracias a Katniss encuentran un motivo en el cual creer. Los aparatos ideológicos del Estado son puestos en cuestión ya que se muestran como aparatos frágiles, como el caso de los medios de comunicación y Los Juegos del Hambre, porque en un principio funcionaron como recordatorio de la época oscura y al final se transformaron en un faro de esperanza para los distritos durante la televisación de los juegos.

Conclusiones

A modo de conclusión, se puede sostener que la historia que se comunica es una metáfora de la actualidad del sistema capitalista, que aliena y explota a los trabajadores, quedándose con el valor del labor que ellos realizan. Por otra parte, un aspecto que llama la atención en Los juegos del hambre es el de los aparatos ideológicos del Estado, sobre todo el de los medios de comunicación, ya que estos se encuentran totalmente controlados e influenciados por el gobierno de Panem y muestran a la sociedad únicamente una fracción de la realidad, es decir que al cerrarles el ángulo de visión, los individuos se convierten en una masa carente de conocimiento, fácil de controlar, manipular y engañar.

Ver en la película cómo la sociedad es restringida de ver la realidad debido a la falta de comunicación por parte de los medios, conlleva a la necesidad de reflexionar sobre su desarrollo actual. Asimismo, también es cuestionable qué tan libres se vuelven los individuos al saber todo lo que ocurre, y también hasta qué punto es favorable para la población ver la realidad en su totalidad. Entonces, ¿un exceso de información certifica mayor capacidad de razonamiento? ¿O concepción de la realidad se ve afectada por lo que los que controlan los medios quieren que se piense?

Bibliografía

Foucault, M. (2001). Vigilar y Castigar, nacimiento de la prisión. México DF: Siglo XXI editores.

García, M. (2011) Teorías marxistas de las clases sociales. Mendoza.

Marx, K., (1980). El capital, crítica de la economía política. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.

Universidad Nacional de Cuyo. (2011) Teorías marxistas de las clases sociales. Disponible en: http://bdigital.uncu.edu.ar/objetos_digitales/3705/tesisgarcia.pdf


La explotación representada en Los Juegos del Hambre de Garry Ross fue publicado de la página 25 a página28 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº71

ver detalle e índice del libro