1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº71 >
  4. La agonía de mi infancia

La agonía de mi infancia

González Ugarte, Luciana

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº71

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº71

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XV Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2015 Ensayos sobre la Imagen. Edición XVII Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 71, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 98 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El siguiente ensayo busca relacionar el trabajo del artista austríaco Gottfried Helnwein con una problemática mundial actual.

Helnwein es un artista en cuyas obras surrealistas muestra la realidad de ciertos temas desde su punto de vista. El foco del ensayo está centrado en la problemática de la infancia de los niños, analizando las formas en que se han vulnerado sus derechos y su recrudecimiento en la actualidad. Se abordará desde la Segunda Guerra Mundial hasta el presente.

Desarrollo

El trabajo realizado sirve para comprender nuevos artistas e ir más allá de las pinturas del artista elegido. No se trata solo de mirar una obra de arte, analizarlo e investigarlo, sino también conocer los puntos de vista del artista que hicieron que se exprese de la manera en que lo hizo.

Existen muchos artistas que usan el arte como un arma para criticar o resistir a la crudeza del mundo, ya que al ser el arte algo muy influyente en ellas, puede ser usado para señalar algo, mostrarlo, así como también para acercarse a temas cruciales; el arte tiene que tocar, conmover o generar algo en las personas, sino no tendría importancia alguna. Gottfried Helnwein comienza pintando no por una motivación estética, sino por razones humanitarias, siendo su infancia no muy agradable y oscura a finales de la Segunda Guerra Mundial; Helnwein recurre al arte para mostrar la injusticia y los abusos que se cometen a personas inocentes, pero sobre todo a los niños.

En el mundo actual, los niños se ven claramente afectados por las acciones que los adultos realizan. Es por ello que Helnwein usa sus gráficos como narraciones de la lucha de la existencia humana y los niños.

A lo largo de este ensayo se podrá observar la conexión que tanto las pinturas como las fotografías de Gottfried Helnwein tienen con la realidad y no con la que se cree que se está viviendo. ¿Qué es lo que está pasando con el mundo? ¿Es verdad que los niños son la salvación? ¿Cómo los niños se están viendo afectados con esto? “Finalmente, hoy estamos viviendo en una sociedad que es una combinación de lo que había previsto Huxley en Brave New World y Orwell en 1984. Estamos atrapados en la vorágine de la propaganda, y todo está bajo total vigilancia”, dice Gottfried Helnwein. Para los niños, entender que deben tenerle miedo hoy en día les resulta confuso. El periodo actual es una época en la que, muchas cosas del mundo actual atentan contra la inocencia de los niños; el materialismo, el consumismo y la decadencia. Gottfried Helnwein considera que el niño no es solo el símbolo de la inocencia, sino también de la “inocencia traicionada”. Es por eso que en la gran parte de sus pinturas muestra a un niño dormido, con los ojos cerrados o vendados, así como también muestra a niños ensangrentados, heridos o con alguna deformación. Tiene una manera curiosa de introducir a sus pinturas dibujos animados, como son Mickey Mouse o el Pato Donald, usándolos para contrarrestar la carga negativa o de dolor que la pintura en general muestra o quiere transmitir.

Helnwein muestra a través de sus pinturas una experiencia personal de su infancia. Al vivir en la etapa de posguerra, se da cuenta de la inmensa masacre que la generación de sus padres había causado, siendo la política la culpable; se dice que “la revolución Americana comienza en libros y en la música, y operadores políticos que implementan el cambio después de los hechos”. A esto tal vez se le podría agregar el arte.”Helnwein y su “arte del dolor”, genera una serie de experiencias catárticas que permiten hacer una traducción personal de lo que quiere transmitir, porque a partir de esto, busca provocar en el espectador una sensación que muchas veces es identificada por cualquier hombre que contemple sus obras. Una simple manifestación artística que permite hacer de una sola imagen algo que sea comprendido por la mayoría y que lleva una carga enorme de significado. El llanto o dolor de un niño es un símbolo universal en el que su comprensión no necesita de idiomas, ni idiosincrasias; es por eso que el arte de Helnwein legitima esta experiencia, porque al centrarse en el ser humano mantiene una sola lectura; la del ser humano, ya que le habla al mundo sobre sí mismo; cualquier dolor y sensación es conocida sin tenerla que haberla vivido. La obra de este artista mantiene siempre la intención de provocar miedos, deseos, dolor y felicidad con la intención de nunca revelar respuestas, sino que siempre formulará preguntas que hagan al ser humano detenerse y observar para entender, para analizar y así hacerlos entrar en razón, aunque sea por un segundo, de lo que en verdad está sucediendo.

La Segunda Guerra Mundial fue un incentivo para que surgieran muchos artistas y sea uno de los momentos de mayor creatividad y exploración artística de la historia; así como esta fue una razón que llevó a los artistas a huir de la realidad puesto a la censura imperante. En este sentido, Gustav Courbet manifiesta que “cada época debe tener sus artistas que la expresen y reproduzcan para el futuro”. Los artistas de todo el mundo han comenzado a colocar la preocupación sobre la humanidad y el medio ambiente como tema central de su trabajo; sin embargo, hay gran cantidad de trabajo por hacer en muchos lugares para mejorar el nivel de justicia y el cuidado de la humanidad. Se está generando poco a poco conciencia sobre temas como la dignidad de la gente, sus derechos, las libertades fundamentales, la crueldad de las guerras, la explotación, el miedo creado en el ambiente por la violencia y la unidad de la familia humana a un nivel global.

Detrás de cada uno de estos temas existe gente inocente sufriendo, niños sobre todo. Dichas situaciones, tienen efectos devastadores en la vida de los niños y niñas, tales como fallecimientos, ser heridos, sufrir discapacidades, quedar huérfanos o separarse de sus familias, así como quedar expuestos al reclutamiento en fuerza o grupos armados, ser victimas de abuso sexual, de trata (o en el peor de los casos padecer distintas situaciones al mismo tiempo). Pareciera que el mundo está olvidando el significado de “niño”, asimismo su valor y sus derechos. Lo que caracteriza a los niños es su vulnerabilidad.

El niño, al estar en proceso de crecimiento, no cuenta con los medios ni las herramientas necesarias para protegerse a sí mismo, por lo que debe ser objeto de una atención especial y una protección específica. Bajo estas premisas, han sido adoptados acuerdos que proclaman la protección del niño y sus derechos.

Cabe mencionar que un niño tiene derecho principalmente a recibir una educación, a comer, a la salud, a la libertad, a la protección. Sin embargo, ¿qué está pasando? Cada cinco segundos muere un niño de hambre en el mundo, hay 230 millones de niños en zonas afectadas por conflictos, tales como Siria, Afganistán, Sudán, Ucrania y miles de niños y niñas son reclutados por las fuerzas armadas y los grupos rebeldes para servir como combatientes, cocineros, mensajeros u otro tipo de funciones. Se calcula que cada día 4.000 niños son víctimas de la trata infantil, los cuales sufren de violencia física y psicológica. Cerca de 250 millones de niños trabajan en el mundo y más de 150 millones lo hacen en condiciones peligrosas, o se ven explotados sexualmente. Asimismo, 150 millones de niñas y 73 millones de niños menores de 18 años experimentaron relaciones sexuales forzadas u otras formas de violencia sexual con contacto físico. “Este ha sido un año devastador para millones de niños”, explica Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF.

Helnwein tiene un concepto de “niño” diferente; para él un niño es alguien sagrado, los ve como un ser con pleno potencial de valores y virtudes humanas, inocencia, confianza, amor, compasión y creatividad. Además sostiene que lo ético en un niño está intacto, no sabe qué es bueno ni qué es malo, puesto que está en proceso de formación; viéndose por esta razón vulnerable ante cualquier información que pueda recibir e indefenso ante el funcionamiento del sistema que el mundo de los adultos tiene. Los adultos tienden a traicionar la confianza que los niños depositan en ellos, con sus propias maneras de entender la justicia y la moral. Para Helnwein, los niños son los héroes de esta historia, la historia de la lucha de la existencia humana.

La gran inspiración que toma Helnwein para comenzar a abarcar temas cruciales para la humanidad, es el famoso trabajo de Francisco de Goya Desastres de la Guerra, en la que se pueden observar, entre dibujos y bocetos, la crueldad de la España desgarrada por la guerra, mostrando la muerte, las torturas, el hambre, la enfermedad, la falta de solidaridad. Analizando tanto el trabajo de Francisco de Goya como el de Helnwein, ambos tratan temas humanitarios y los muestran explícitamente.

Goya muestra una muerte individualizada, no sólo por el retrato de algunos personajes, sino más bien por las formas de morir, cada una distinta, con distintas actitudes ante tanto del verdugo como de su víctima. Esta misma individualidad genera un efecto en el espectador, en donde reconoce en las pinturas unos sentimientos y unas actitudes universales, razón por la cual adquiere un tono de atemporalidad que la hace contemporánea en cualquier momento de la historia. Otros temas que abarca Goya, como ya se había mencionado antes, son el del hambre y la miseria, que aparecen en sus últimos dibujos. Tienen un cierto grado de fatalismo, como si el destino final del hombre fuese la autodestrucción, ya que en ellas se pueden apreciar todas las consecuencias indirectas de las contiendas bélicas. Por último, Goya hace una reflexión sobre aspectos políticos e ideológicos que han envuelto los hechos narrados en sus pinturas, dibujos y bocetos. De esta manera muestra la razón de todo lo acontecido, siendo esta la crueldad de los legisladores, la superstición popular, la corrupción política o simplemente la injusticia del poder.

En memoria de quien Helnwein considera un gran maestro, Francisco de Goya, crea su propia serie Desastres de la Guerra, buscando retratar la confusión que el mundo actual le está creando a los niños, no sólo abusando de sus derechos sino también creando un mundo en donde la muerte, la tortura y el asesinato se muestran como si fuesen incidentes virtuales de los juegos de computadora; esto genera una confusión total en la que la ficción se mezcla con lo que aparece en los noticieros y en donde muchas de las tragedias son ocultadas.

Los niños son el futuro del mundo y, sin embargo, se abusa de ellos constantemente, en una realidad en la que importa más el poder, lo material y los intereses individuales.

Al referirse Helnwein a los niños como seres sagrados en sus obras, genera que se los conciba como personas puras, ya que es una etapa en la que como Helnwein dice no están quebrados y son puros, una etapa en la que el tema de género no juega un rol muy importante como en las personas adultas en las que hay discriminación de género o fobias por ciertas inclinaciones sexuales; una etapa en la que la imaginación y la creatividad parecen ser interminables, y el mundo de fantasía que viven parece ser mejor y más real que la verdadera realidad.

La educación y los valores que se transmiten a los niños marcarán la manera que van a ser como adultos y, por lo tanto, el futuro del país. Hoy en día existen campañas para hacer valer el derecho aplicable, instrucción en materia de humanitarios y desarrollo de aptitudes para la vida, actividades destinadas a niños que viven en comunidades de alto riesgo, iniciativas dirigidas a atender las necesidades psicosociales de los niños, programas de reinserción social para niños liberados de las fuerzas armadas o grupos armados, entre otras.

Es momento de despertar y sacar de ese mundo oscuro que se está viviendo,a todos aquellas personas inocentes. Puede que en el presente se piense sólo en uno mismo; sin embargo, el futuro que depara está dentro de los niños.

Conclusiones

El trabajo que Gottfried Helnwein realiza es algo extraordinario no sólo por el hecho de tener una destreza semejante para el arte, sino también que es una de las pocas personas que trató y trata de temas que muchos no observan en la cotidianidad. Son hechos que a lo largo de la historia se han visto y se siguen viendo, y sin embargo no ha habido cambios haciendo que el problema mejore; al contrario son temas que con el pasar del tiempo se han agravado.

Bibliografía

Carrillo, A. (2007). Textos sobre artes visuales fotografía-plástica-cinevideo, Disponible en: http://hispano.helnwein.com/texts/selected_authors/article_3471-EL-AUTORRETRATO-EN-FOTOGRAFIA-Y-SUS -EXPONENTES-Gottfried-Helnwein-EL-AUTORRETRATO-EN-FOTOGRAFIA-Y-SUS-EXPONENTES-Gottfried-Helnwein;jsessionid=9B5B640E590F16CEC892B97B3ABF6270

Humanium ONG Internacional. (2015). Derechos del niño. Disponible en: http://www.humanium.org/es/derechos/

Maher, B (2004). Interview with Gottfried Helnwein. Disponible en: http://www.gottfried-helnwein-interview.com/brendan_maher.html

Malagón, E. La serie los desastres de la guerra de Francias de Goya y Lucientes. Disponible en: http://clio.rediris.es/n31/desastreguerra/desastres.htm

Organización Internacional del Trabajo. (2015). Trabajo Infantil y Educación. Disponible en: http://www.ilo.org/ipec/Action/Education/lang--es/index.htm

UNICEF. (2015). Niños reclutados por las fuerzas armadas o grupos armados. Disponible en: http://www.unicef.org/spanish/protection/57929_58007.html


La agonía de mi infancia fue publicado de la página 57 a página59 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº71

ver detalle e índice del libro