Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX >
  4. Aula uruguaya: el alumnado como diseñador creativo de su aprendizaje

Aula uruguaya: el alumnado como diseñador creativo de su aprendizaje

Castro Bianchi, Juan Pablo; Perdomo Salgueiro, Maria Eugenia; Amorena Ibáñez, Sandra Stella

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX

ISSN: 1668-1673

III Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVII, Vol. 29, Noviembre 2016, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La práctica proyectual como metodología y estrategia, está inserta en el modelo de aprendizaje significativo. El alumno como centro, construye y diseña su proceso, identifica, comprende y aplica lo aprendido. Al cambiar el enfoque del aprendizaje, estimula y desarrolla habilidades socio emocionales potenciadoras de lo congnitivo. Las intervenciones y experiencias que desarrollamos están contextualizadas en el saber – hacer, incentivando la enseñanza por descubrimiento, facilitando la adaptabilidad a contextos demandantes de individuos independientes, autocríticos e integrados. Los alumnos diseñan y construyen creativamente su formación integral y la equivocación es asumida como una instancia de aprendizaje, un insumo para su formación.

Palabras clave: práctica proyectual – creatividad – aprendizaje significativo.

El método de aprendizaje basado en proyectos es una de las prácticas educativas innovadoras más difundidas en los ciclos formales. Derivada de la filosofía pragmática, establece que los contenidos son entendidos a través de consecuencias observables y que el aprendizaje deviene del contacto con los hechos.

Los alumnos adoptan responsabilidades por su aprendizaje, aplican conocimientos adquiridos desde lo curricular y al enfrentarse a situaciones que comprenden, diseñan soluciones o mejoras en sus comunidades, estimulando sus habilidades más destacadas y desarrollando nuevas.

La práctica proyectual, intervenciones concretas y experiencias aplicadas Nuestra experiencia e intervenciones involucran a los alumnos en proyectos complejos del mundo real, reconociendo que el aprendizaje significativo es inherente al proceso educativo, en el cual los contenidos de la currícula pueden ser identificados y aplicados.

Aprenden a manejar y usar los recursos disponibles, sobre todo cuando sus proyectos tienen relación e interactúan con sus comunidades más cercanas.

El método involucra varias áreas del conocimiento, oportunidad para aprender nuevos contenidos, aplicar información y representar el conocimiento de forma más creativa e innovadora. Construye colaboración entre pares, docentes y personas vinculadas e involucradas en el problema, creando una sólida comunidad para favorecer el aprendizaje significativo.

Diversas herramientas y estrategias confluyen para articular y posibilitar el abordaje y plantear una propuesta de resolución a la investigación.

Presenciamos y participamos de un cambio de paradigma desde lo educativo que modifica sustancialmente el rol del alumno, del docente, de la comunidad educativa, de la utilidad y pertinencia de los métodos tradicionales de enseñar y de evaluar.

Creatividad en el aula: de la propuesta creativa a la creatividad pedagógica La creatividad surge y se desarrolla ante un problema del contexto y en base al cual se originan ideas o líneas de acción para resolverlo adecuadamente. La resolución adecuada es parte del accionar pedagógico al intervenir en lo educativo para posibilitar su construcción y adquisición.

Nuestra experiencia va más allá de una mera propuesta creativa sobre el trabajo áulico, se transforma en creatividad pedagógica porque el objeto educativo central es la capacidad de identificar nuevas posibilidades y aplicarlas, provocando un cambio que rompe el status quo, abandonando “el hacer siempre lo mismo, de la misma manera, hacia los mismos objetivos, con los mismos procedimientos, herramientas e instrumentos”. Es identificar y aprehender el problema real conocido por el alumno, desde un abordaje adecuado a los recursos, intereses, habilidades y conocimientos disponibles.

Los alumnos, desde el aula, “diseñan creativamente su aprendizaje” Los alumnos crean y desarrollan una solución al problema de un contexto conocido o no. La creatividad es aplicada a la creación y desarrollo del diseño incluye adaptar la realidad, transformarla o mejorarla. En su accionar, demuestra capacidad de inventar algo nuevo, de relacionar algo conocido de forma innovadora o de apartarse de los esquemas de pensamiento y conducta habituales.

Aparecen, se manifiestan y potencian, las habilidades que van desde actividades psicomotoras, cognitivas y afectivas; facultad que permite hallar relaciones y soluciones novedosas partiendo de informaciones ya conocidas.

Problemáticas en las aulas: motivos y fundamentación de nuestra práctica 1. Ineficiencia del método expositivo centrado en el docente: las estrategias tradicionales de enseñanza dejan de funcionar ante los nuevos alumnos “multimedia” (prefieren los modos informales de aprendizaje, la participación activa y desarrollan la atención multifocal).

2. Todo aprendizaje significativo pasa por el referente empírico: la manera en que los alumnos se relacionan con el entorno, es valorada si da respuesta a las inquietudes cotidianas y resuelve el problema concreto al que se enfrentan.

3. La generalización de la inclusión en los sistemas educativos y las características de nuestros educandos: La educación como sistema presenta dos caras: una positiva en materia de acceso y una negativa en cuanto a la calidad. Esta última está medida en función de conocimientos adquiridos y demostrados, más que en habilidades desarrolladas y aplicadas.

Nuestros alumnos presentan la clara tendencia hacia la inmediatez, negación a los procesos, resistencia a la frustración. Pero ahí hay una oportunidad, porque las nuevas generaciones demuestran capacidad de adaptabilidad, independencia, autocontrol, requerimientos de hacer, crear, descubrir. Los sistemas actuales no están potenciando esas ventajas y sancionan con metodologías que valoran la adquisición de conocimientos.

A esto se agrega la diversidad que favorece la inclusión al terreno educativo. Somos espectadores de un nuevo proceso: generaciones que acceden a niveles formales y se convierten en los primeros de su núcleo familiar o de su contexto en alcanzar un nivel superior.

4. La descalificación, abandono presencial, deserción, repetición: Ante las problemáticas planteadas, el sistema educativo no presenta signos de cambio y no resuelve adecuadamente la desafiliación y el abandono. El cambio de contexto para la labor educativa ya está instalado, el destinatario del proceso de enseñanza cambió, el método debe cambiar y ajustar los objetivos a los requerimientos actuales en el plano académico, técnico, profesional y laboral.

5. Ausencia de certificaciones al egreso sobre adquisición y desarrollo de habilidades: Existe un desajuste entre demanda de habilidades para el desarrollo de tareas en el mundo actual y lo que el sistema ofrece. La certificación al egreso no brinda información relevante sobre las habilidades desarrolladas en el ciclo educativo.

Dado que los sistemas de evaluación se centran exclusivamente en la medición de conocimientos académicos, se resigna el rol potencial de habilidades socio emocionales y capacidades adquiridas, aplicadas y demostradas, a pesar de reconocer de manera oculta su papel fundamental como potenciadoras de lo cognitivo.

Creatividad pedagógica para la formación: desarrollo de habilidades socio emocionales. Con el objetivo de solucionar las problemáticas, nos planteamos el desarrollo integral de ciertas habilidades y evaluar en base a ellas, aspirando a su inclusión en la certificación al egreso.

Nuestra propuesta de trabajo, agrega valor a lo que hacemos cotidianamente en el aula y fuera de ella. Utilizando las herramientas e instrumentos adecuados, aspiramos que nuestros alumnos diseñen su proceso a su tiempo, con sus recursos, en base a errores y aciertos.

Esta experiencia parte del concepto de propuestas polivalentes, interdisciplinarias e integracionales.

Para ello, los docentes redefinimos e integramos conceptos, estrategias, instrumentos de evaluación y metas acordes al objetivo de abandonar la enseñanza transmisiva, expositiva en beneficio del aprendizaje activo.

Es imperativo un cambio de rol de los actores del proceso.

El alumno pasa a convertirse en el protagonista central aplicando activamente habilidades. El docente es un guía, abandonando su rol tradicional de monopolizar el conocimiento y el hacedor de un único curso de acción, en beneficio del trabajo interdisciplinario, facilitando el cambio en la forma de evaluación.

Otros actores del proceso educativo se insertan de manera activa: la Institución y la comunidad. La primera oficia de espacio facilitador de aprendizajes, generando vínculos con la totalidad de la comunidad educativa y el acceso a los recursos e insumos necesarios.

La comunidad, genera múltiples relaciones entre el conjunto de agentes y el objeto de estudio.

Las aulas abiertas y permeables, son creaciones necesarias para mirar hacia el entorno y desde el mismo. El grupo de aula es origen y objetivo del aprendizaje, por lo que se instrumenta: 1. Un cambio o movimiento dentro del aula (trabajo en formato cooperativo, colaborativo) 2. Un cambio y movimiento hacia fuera del aula (al realizar la investigación, análisis de contexto, recopilación de información) 3. Un cambio y movimiento hacia dentro del aula (al incluir y aplicar lo aprendido en el entorno en contacto con las familias, la comunidad e instituciones) En este cambio de paradigma el desarrollar habilidades, adquirir y aplicar nuevas, es medular para el objetivo pedagógico.

Si bien son variadas las dimensiones de habilidad que pueden caracterizar a un individuo, la teoría las agrupa en dos categorías: cognitivas y socioemocionales.

Por habilidades cognitivas se entienden aquellas que tienen que ver con la cognición (con el coeficiente intelectual) y las del conocimiento (matemáticas y lenguaje), que son las que permiten el dominio del saber académico.

Por habilidades socioemocionales se entenderán aquellas que pertenecen al área del comportamiento o que surgen de los rasgos de la personalidad.

Las investigaciones demuestran que en ambas inciden elementos del contexto en que se desenvuelve el individuo, es decir que son condicionantes la familia y la comunidad educativa.

Para ambas, el desarrollo temprano es lo más conveniente pero las socioemocionales presentan un período de formación que va más allá de la adolescencia, de ahí la importancia de incluirlas en el nivel de enseñanza medio superior. No significa relegar la enseñanza de los contenidos académicos, se amplía el ámbito de acción educativa, al identificar que existen habilidades poco trabajadas en las aulas que son susceptibles de ser desarrolladas y claves para el desempeño en los niveles superiores, el campo laboral, social y comunitario.

Dentro de ellas, definimos las relacionadas con: - La Autoconciencia: toma de conciencia de las propias emociones, permite desarrollar el resto de competencias socio-emocionales, clave para cualquier proceso de desenvolvimiento personal.

- La Autorregulación: aprender, moderar o manejar nuestra propia reacción emocional ante situaciones intensas, capacidad para evitar respuestas incontroladas, tolerar la frustración y posponer la gratificación inmediata.

- La Empatía: identificar, reconocer la situación y conducta del otro, sus estados emocionales.

- La Asertividad: comportamiento que fomenta la igualdad en las relaciones humanas, actuando en defensa de los intereses propios y poniendo en práctica derechos personales, respetando los derechos de los demás.

- La Motivación: fijar metas personales, planear como alcanzarlas, evaluar y revisar logros.

- El Trabajo en equipo: aprovechar el talento colectivo producto de la relación con pares; crecer en y por el trabajo colaborativo y cooperativo.

- La Resolución de conflictos: manejar deseos e intereses opuestos, demostrar resistencia a la presión social inapropiada, previniendo y resolviendo constructivamente conflictos interpersonales.

Evaluación y certificación de habilidades socio emocionales. Estas habilidades presentan la dificultad de su medición. No existe sistematización, ni estándares e instrumentos documentados que puedan transplantarse a otras experiencias ya que debe adaptarse a los contextos y a las situaciones cambiantes. Se pueden establecer ciertos criterios para permitan controlar lo planificado, diseñando instrumentos adecuados.

Seguramente un inicio es la construcción de rúbricas con descripción de habilidades, indicadores de medición y valoraciones cuali / cuantitativas. Luego realizar la ponderación de cada una, en el resultado formativo final.

Los objetivos para crear criterios de evaluación, son: a. Priorizar los aciertos ante los errores; b. Valorar un procedimiento correcto, no solo el esperado por el docente;

c. Utilizar otras escalas (cualitativas), no solo la numérica; d. Evaluar para orientar y colaborar en la superación, cumpliendo su función formativa; e. Brindar información de los resultados, utilizar la retroalimentación.

Criterios a evaluar: (1) Adquisición y aplicación de contenidos curriculares; (2) Capacidad interpretativa y razonamiento del alumno; (3) Identificación de problemas y vinculación entre datos - conocimientos y su impacto social; (4) Formación de opinión crítica acerca de temáticas concretas; (5) Toma de conciencia de las emociones personales; (autoconciencia) (6) Identificación, manejo y comprensión de las emociones; (autorregulación) (7) Comprensión de las emociones y comportamientos del otro; (empatía) (8) Generación de conductas de respeto en las relaciones humanas y equidad en la defensa de los intereses propios y ajenos; (asertividad) (9) Desarrollo de actitudes y actividades motivantes; (motivación) (10) Pertenencia, participación, respeto y compromiso en el trabajo de equipos; (trabajo en equipo) (11) Actitudes, conductas y comportamientos conducentes a la resolución de conflictos entre pares (resolución de conflictos)

Aspectos innovadores de la práctica proyectual: El abordaje de los contenidos esta centrado en la práctica y la acción, el aprendizaje activo y no en el receptivo.

Requiere y aplica la evaluación como herramienta de aprendizaje en un marco colaborativo, con centro en la retroalimentación para su acción formativa. El error, la equivocación, es el insumo para la mejora en el desempeño y oficia de regulador de la frustración.

Al centrar el aprendizaje en aquello que es significativo para el alumno, las cuestiones de interés social, comunitario, institucional, así como las situaciones reales del contexto que requieren atención o resolución, son el eje de la práctica proyectual.

“No es oro todo lo que reluce ... ”, limitaciones y dificultades a enfrentar: El objetivo central al aplicar y trabajar esta metodología, es el desarrollo de habilidades que aborden las problemáticas de nuestras aulas. Las dificultades que se presentan son: a. Resistencia al cambio de paradigma docente, a veces por desconocimiento y otras por miedo; b. Falta de acuerdos interdisciplinarios institucionalizados y practicados con fluidez; c. Requiere tiempo de seguimiento y formación; d. La currícula no siempre está orientada a la realidad de manera directa o como requisito prioritario; e. Presencia de la dicotomía cantidad - calidad de los contenidos impartidos; f. Ideas preconcebida sobre estas metodologías: tiempo insumido, resultados obtenidos, etc.

g. Accesibilidad y falta de disponibilidad de recursos para su instrumentación; a. Ausencia de estándares de evaluación de habilidades socio emocionales y seguimiento de las mismas; b. Existencia de herramientas de corte evaluador de contenidos que permear todos los ciclos formativos.

Limitaciones que se presentan: 1) El tiempo requerido: todo el proceso de construcción toma más tiempo que el previsto.

2) Manejo de la guía y el programa de estudios: los docentes necesitan seleccionar cuidadosamente los contenidos estipulados en el programa y adecuar la herramienta al cumplimiento del mismo.

3) Administración del aula: los alumnos requieren autonomía e independencia para intercambiar y planificar; los docentes deben mantener el orden para que todos puedan trabajar de manera eficiente.

4) Control: los docentes sentimos la necesidad de dirigir las acciones de clase para asegurar que los alumnos reciben y comprenden la información correcta y pertinente.

5) Apoyo / tutorías al aprendizaje de los estudiantes: el modelo requiere de espacios extras curriculares.

6) Uso de la tecnología: los docentes que no desarrollan sus prácticas utilizando las TIC como una herramienta cognitiva manifiestan resistencia o tienen dificultades en incorporarla.

7) Evaluación: se presentan dificultades en diseñar un sistema de evaluación comprendido y compartido por los alumnos, de construcción colectiva y acordada.

“...ni todo lo que anda errante está perdido”, desafíos y aspiraciones: La evidencia y los resultados parciales obtenidos en la práctica de este método permiten avizorar nuevos escenarios en el cual ampliar coincidencias, adquirir experiencia, generar cambios positivos.

En base a ello, aspiramos a concretar y ampliar: a. Acuerdos institucionales, interinstitucionales e interdisciplinarios.

b. Cultura de cambio en la evaluación, abandonando el rol sancionados para convertirla en instrumento orientador y posibilitador de aprendizajes.

c. Mantener la inclusión al sistema formal, mejorando la calidad y atención a la diversidad en base al desarrollo de habilidades socio emocionales, fuente del aprendizaje integral.

d. Adaptar e incorporar la herramienta a la dinámica educativa curricular formal.

e. Construcción de guía y pautas compartida, flexible, coordinada, aplicable y resultante de contextos e intereses de los actores.

f. Creación de indicadores, pautas de evaluación y estándares de medición de habilidades socio emocionales, su descripción y monitoreo constante.

g. Existencia de certificación al egreso de habilidades socio emocionales involucradas.

Conclusiones La problemática de nuestras aulas y las características del alumnado, nos desafían a la instrumentación de estrategias que revientan algunas situaciones y marquen el camino de recuperación del valor que reviste la enseñanza en el desarrollo integral de los individuos.

Un proceso de enseñanza adaptado al contexto actual, debe satisfacer requerimientos profesionales y laborales exigentes, asumiendo su papel de guía y el fundamental aporte a la construcción ciudadana.

La creatividad es una oportunidad para la enseñanza.

Instrumentando cambios en el proceso, se adapta a los retos que involucran procesos constructivos más complejos y posibilita que los individuos estén preparados para enfrentarlos.

Está demostrado que el aspecto cognitivo posibilita esa construcción y adaptación, pero dadas las características del proceso inclusivo y las demandas del plano laboral, es imperioso un cambio de orientación hacia métodos posibilitadores del desarrollo y consolidación de aquellas habilidades que potencien la adaptabilidad al entorno.

Desde una mirada actual, la creatividad pedagógica brinda líneas de acción a los actores del proceso educativo a encontrar los caminos para acceder a las herramientas que darán respuestas a las problemáticas, perdiendo el miedo a la equivocación y al fracaso.

El planteo de una estrategia basada en el hacer y aplicar genera retos, pero por sobre todo es el germen del cambio basado en la constatación de que nada es estanco y que todo es posible.

Nada ilustra mejor nuestra propuesta, que el proverbio chino: “Dígame y olvido, muéstreme y recuerdo, involúcreme y comprendo”.

La problemática de nuestras aulas y las características del alumnado, nos desafían a la instrumentación de estrategias que revientan algunas situaciones y marquen el camino de recuperación del valor que reviste la enseñanza en el desarrollo integral de los individuos.

Un proceso de enseñanza adaptado al contexto actual, debe satisfacer requerimientos profesionales y laborales exigentes, asumiendo su papel de guía y el fundamental aporte a la construcción ciudadana.

La creatividad es una oportunidad para la enseñanza.

Instrumentando cambios en el proceso, se adapta a los retos que involucran procesos constructivos más complejos y posibilita que los individuos estén preparados para enfrentarlos.

Está demostrado que el aspecto cognitivo posibilita esa construcción y adaptación, pero dadas las características del proceso inclusivo y las demandas del plano laboral, es imperioso un cambio de orientación hacia métodos posibilitadores del desarrollo y consolidación de aquellas habilidades que potencien la adaptabilidad al entorno.

Desde una mirada actual, la creatividad pedagógica brinda líneas de acción a los actores del proceso educativo a encontrar los caminos para acceder a las herramientas que darán respuestas a las problemáticas, perdiendo el miedo a la equivocación y al fracaso. El planteo de una estrategia basada en el hacer y aplicar genera retos, pero por sobre todo es el germen del cambio basado en la constatación de que nada es estanco y que todo es posible.

Nada ilustra mejor nuestra propuesta, que el proverbio chino: “Dígame y olvido, muéstreme y recuerdo, involúcreme y comprendo”.

Referencias bibliográficas: Alvarez Borrego, V.; Herrejón Otero, V.; Morelos Flores, M.; Rubio González, M. (2010). Trabajo por proyectos: aprendizaje con sentido. Revista Iberoamericana de Educación / ISSN: 1681-5653 nº 52/5 – Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). Disponible en: http://www.rieoei.org/deloslectores/3202Morelos.pdf Bassi, M.; Busso, M.; Urzúa, S.; Vargas, J.; (2012) Desconectados. Habilidades, educación y empleo en América Latina. FCE Dirección de Investigación y Desarrollo Educativo. Vicerrectoría Académica, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. México. El método de proyectos como técnica didáctica. Disponible en: http://sitios.itesm.mx/va/dide2/documentos/ proyectos.PDF Elias, M.J. (2003). Aprendizaje académico y socio-emocional, Series Prácticas Educativas – 11. Academia Internacional de Educación, Ginebra, Suiza. Disponible en: http://www.ibe.unesco.org/fileadmin/user_upload/Publications/Educational_Practices/ EdPractices_11s.pdf Extremera, N. & Fernández, P. (2002). El papel de la inteligencia emocional en el alumnado: evidencias empíricas. En Revista Electrónica de investigación Educativa, 6:2. Disponible en: http://redie.uabc.mx/vol6no2/contenido-extremera.html [consultado el 02 de julio de 2014].

Marín, R. y S. de la Torre (coords.) (1991) Manual de creatividad. Aplicaciones educativas, Barcelona, Vteens Vives.

Pérez Gómez (1985). Paradigmas contemporáneos de investigación didáctica. En Pérez Gómez; Sacristán, Gimeno La enseñanza su teoría y su práctica. España: Akal editor.

Organización Estados Iberoamericanos [OEI] (2000). Declaración Mundial sobre educación para todos: Satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje. Disponible en: http://www.oei.es/efa-2000jomtien.htm Pérez, F.; Espinach Orús, X.; Alcalà Vilavella, M.; Verdaguer Pujades, N. II Congreso Internacional de Didáctica. 2010. Universitat de Girona. La creatividad como método didáctico en las asignaturas de proyectos de diseño. Disponible en: http://www.udg.edu/portals/3/didactiques2010/guiacdii/ACABADES%20FINALS/334.pdf Sacristán, G. (1985). Planificación de la investigación educacional y su impacto en la realidad. En Pérez Gómez; Sacriston, G. La enseñanza, su teoría y su práctica. España: Akal editor.

UREPs, Unidad regional de educación permanente. (2014- 2015) Una mirada sobre proyectos para docentes y estudiantes del CETP. www.utu.edu.uy

Abstract: The design practice as a methodology and strategy is inserted into the model of meaningful learning. Students as a center, build and design your process, identify, understand and apply what they learned. Changing the approach to learning, stimulate and develop emotional skills than congnitive enhancing partner. The interventions and experiences that develop are contextualized in the know - how, encouraging discovery teaching, facilitating adaptability to plaintiffs contexts of independent, self-critical and integrated individuals. Students creatively designed and built their comprehensive training and the mistake is assumed as a learning moment and as an input for training.

Keywords: design practice - creativity - meaningful learning

Resumo: A prática projetual como metodologia e estratégia, está insere no modelo de aprendizagem significativa. O aluno como centro, constrói e desenha seu processo, identifica, compreende e aplica o aprendido. Ao mudar o enfoque da aprendizagem, estimula e desenvolve habilidades sócio emocionais potenciador do cognitivo. As intervenções e experiências que desenvolvemos estão contextualizadas no saber – fazer, incentivando o ensino por descoberta, facilitando a adaptabilidade a contextos demandantes de indivíduos independentes, autocríticos e integrados. Os alunos desenham e constroem criativamente sua formação integral e o engano é assumido como uma instância de aprendizagem, um insumo para sua formação.

Palavras chave: prática de prometo - criatividade - aprendizagem significativa

(*) Sandra Stella Amorena Ibáñez: Profesorado de Administración y Servicios de INET (Instituto Nacional de Educación Técnica). Técnica Universitaria en Administración de Empresas UDELAR (Universidad de la República) Estudiante de Licenciatura en Relaciones Internacionales, UDELAR (Facultad de Derecho).

(**) Maria Eugenia Perdomo Salgueiro: Profesora interina grado 3 de Historia. Estudiante de Licenciatura de Historia en UDELAR (Facultad de Humanidades, Universidad de la República). Actualmente ejerce como docente de Economía en Educación Media Superior (CES)

(***) Juan Pablo Castro Bianchi: Profesor de Historia, interino grado 3. Estudiante de Licenciatura en Antropología, UDELAR (Facultad de Humanidades, Universidad de la República). Actualmente se desempeña como Docente de Economía y de Estudios Económicos y Sociales en el CES (Consejo de Educación Secundaria Media Superior).


Aula uruguaya: el alumnado como diseñador creativo de su aprendizaje fue publicado de la página 69 a página73 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX

ver detalle e índice del libro