Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX >
  4. El desafío docente de enseñar contenidos nuevos

El desafío docente de enseñar contenidos nuevos

Kesler, Fabián

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX

ISSN: 1668-1673

III Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVII, Vol. 29, Noviembre 2016, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Este ensayo expone una problemática común en la docencia de ciertas materias que es la falta de un marco bibliográfico de referencia, sea por la novedad de los temas a tratar, o por la integración particular que realizó el docente a partir de su formación, su investigación y su experiencia. Se plantean posibles pasos a seguir con el fin de abordar esta cuestión con éxito.

Palabras claves: bibliografía – contenidos – currícula – innovación – actualización - formación

A esta altura de la historia de la educación, la mayoría de los actores involucrados coinciden en la importancia que tiene para el docente formarse, capacitarse, perfeccionarse tanto en su área de conocimiento particular, así como en la manera de enseñarlo, es decir, en la didáctica.

Como dice Giles Ferry (2008), la formación se trata de un trabajo que hace el propio docente sobre sí mismo.

Karina Agadia (2005), al referirse a la formación del docente, habla de construir un saber didáctico que lo habilite a tomar decisiones didácticas fundamentadas.

Pero, ¿Es esto suficiente cuando se enseñan contenidos nuevos? Es decir, aspectos que el docente considere necesario incluir en el plan curricular pero de los cuales no se dispone de bibliografía específica.

Esto puede suceder por ser contenidos históricamente recientes, o porque resultan de la investigación e integración del propio docente, quien desea que sus clases sean frescos, actuales, compartiendo con sus alumnos sus saberes novedosos, al día con los temas en cuestión para la materia en un determinado contexto tiempoespacio.

Dice Jackson (1994) respecto a esta etapa preactiva, que es el momento en elcual a partir del conocimiento de sus alumnos y de las prescripciones curriculares e institucionales, el docente finalmente desarrolla una propuesta didáctica innovadora y duradera.

Sin embargo, no se puede ignorar la pereza de muchos docentes para actualizar contenidos curriculares y bibliográficos.

Como dice Paulo Freire (2008), un docente debe definirse entre ser un agente de reproducción o un agente de transformación social. Un docente no debería ignorar la actualización de conceptos teóricos importantes, la actualización de posibles campos laborales para los alumnos, la actualización de herramientas tecnológicas para llevara cabo el aspecto constructivo de su materia.

Cuando esto no ocurre, las víctimas terminan siendo los alumnos, que deben soportar material muchas veces caduco, incompleto, basado en un contexto diferente al propio, y lejos tanto de sus aspiraciones como del mundo creativo-laboral real y contemporáneo al cual esperan poder estar capacitados para integrarse.

Es sabido que ciertos paradigmas de actualidad laboral son efímeros, y que lo que hoy es actual mañana puede no serlo.

Es responsabilidad del docente saber diferenciar esencia de superficialidad. La experiencia y la formación del docente son las que deben separar con sabiduría los contenidos que llegan para quedarse, aunque sea con modificaciones, de aquellos que solamente están sostenidos por modas, intenciones comerciales o cierto snobismo que sabemos que existe y de los cuales la gente más joven suele ser la víctima.

Es en esta diferenciación y en la fomentación de la actitud crítica que el rol del docente como guía es primordial.

Dicho esto, entonces se impone la pregunta: ¿En base a qué material el docente inquieto y con ánimo de estar actualizado prepara sus clases? ¿Cuáles son sus referencias, sus marcos teóricos, siendo que el material que pretende abordar no existe como referencia bibliográfica, o la que existe es caduca? Para comenzar a intentar resolver esta situación, es importante que los docentes documenten y compartan sus experiencias educativas, especialmente aquellos que se dedican a temáticas sobre las cuales no existe demasiada referencia.

Este accionar responsable y solidario, que se puede llevar a cabo por documentos de texto, documentos multimediales, videotutoriales que hoy día se pueden compartir de manera gratuita muy fácilmente, también le servirá al docente para darse a conocer, para que su experiencia trascienda su cuarto y su aula, para ser consultado, para que su material sea pasible de correcciones, discusiones, extensiones, mejoras e intercambios de experiencias tanto con colegas como con alumnos, en un hacer-haciendo.

Respecto a los alumnos, si bien es importante establecer la diferencia de rol en el aula, considero que escuchar sus opiniones, sus sugerencias e incluso sus críticas, siempre con respeto y ubicación de ambas partes, puede ser también una opción de crecimiento docente y de ayuda en este camino que tiene que construir él mismo, más en esta situación en la cual ellos también son partícipes de este material nuevo y su implementación práctica.

Por más que consideremos que la clase viene siendo exitosa, es imposible poseer la objetividad necesaria como para suponer que sabemos lo que piensan, lo que entendieron, lo que vivenciaron los alumnos. Y como decíamos, sumar puntos de vista en la construcción de algo nuevo suele ser enriquecedor.

Si bien Camilloni (1995) afirma que el docente como sujeto no es empírico, refiriéndose a la necesidad de una normativa didáctica, en un caso como el planteado donde no existen referencias anteriores importantes, su experiencia propia será clave para comenzar a construir, ahí sí, un camino de normativa didáctica en un campo momentáneamente acéfalo de material específico, es decir, de una didáctica especial, particular, como bien dice la misma Camilloni (1995) refiriéndose a la necesidad de enmarcar didácticas diferenciadas para las distintas áreas de la enseñanza.

Se pone de manifiesto entonces que esta protodisciplina creada por el docente, es decir, esta disciplina previa, es necesaria para aspirar a una normativa posterior a este estado iniciático, normativa de la cual es de esperar que sea por la acción de más actores relacionados por medio de la circulación y el intercambio. Al respecto de la protodisciplina, Litwin (1998) dice que son aquellos conocimientos previos a la enseñanza de las disciplinas, que superan concepciones intuitivas e inician los tratamientos disciplinarios.

Pero queda claro entonces que será necesaria cierta intuición en una situación como esta, aparte por supuesto de una sólida formación previa.

Y convengamos que esa intuición tendrá la legitimidad de quien tiene un recorrido hecho en áreas cercanas y lo que principalmente estará haciendo es integrar material didáctico de diversas fuentes, incluida la propia.

Como ejemplo de actores que vienen encarando este proceso de difusión de nuevos conocimientos y experiencias, en este caso en los que es la interacción entre danza, sonido y artes visuales, aparecen los grupos científico-artísticos argentinos “Proyecto Biopus” y “Speak”, formado por artistas que a la vez son científicos investigadores y docentes. En sus páginas de Internet es posible descargar documentación didáctica y videotutoriales acerca de nuevas tendencias en arte y tecnología en base a sus experiencias e investigaciones en esta integración propia de esta época.

Se evidencia la gran responsabilidad y a la vez valentía en los docentes que encaren este tipo de actitud, pues evitan la comodidad de tomar curriculas prearmadas desactualizadas. Cuanta más experiencia propia, cuanto más documentación provisora haya hecho y cuanto más formado e informado se encuentre este docente, mayor profundidad y mayor huella referencial dejará su trabajo para su disciplina.

Este accionar requiere un docente comprometido con su materia: informado, investigador, actualizado y cuestionador acerca de su hacer, en contra de una transmisión y recepción pasiva y cómoda. Como dice Ken Bain (2007), los docentes que logran mejores resultados son aquellos que son críticos y reflexivos con la historia de su materia.

En lo referente a la divulgación del material creado por el propio docente, hoy en día es posible por medio de foros, grupos y páginas especializadas en Internet y también por medio de seminarios y congresos.

De todos modos, sabemos que para que un artículo sea legitimizado por la comunidad educativa, en general se le exige que sea parte de un libro, o directamente un libro completo tratando de la temática en cuestión si lo que se busca es integrarlo a la currícula de una materia.

En dicho caso, sería bueno que las editoras no evaluaran solamente desde la fama o renombre del autor, sino simplemente desde la seriedad y novedad del material que les es ofrecido. Si es que tiene algo importante y necesario para decir sobre temáticas que no poseen demasiadas voces. Al respecto, es importante destacar la ayuda de muchas instituciones educativas para con sus propios docentes en lo que es alentarlos a publicar bajo su ala institucional, evitándole la ardua tarea de autogestión en lo que es editar y difundir su obra.

¿Y cuál es el desafío del docente que desea enseñar estos conocimientos novedosos, cuál sería una posible metodología aplicativa en el aula? Sin dudas, el encadenamiento, la relación con conocimientos anteriores por medio de ejemplos teórico prácticos y abriendo la clase a preguntas y repreguntas que permitan una comprensión lenta pero segura. Ausubel (2002) afirma, defendiendo el aprendizaje significativo por sobre el memorístico, que “el conocimiento se centra en relacionar los aprendizajes previos con la nueva información”.

En la historia de las disciplinas, los hechos, los descubrimientos, los avances, siempre poseen antecedentes, los cuales permiten enmarcar, comparar, comprender el aquí -ahora a partir del pasado e incluso proyectar un posible futuro.

Con este panorama relacional, profundo y reflexivo, el alumno tendrá un contacto vivencial y duradero con estos nuevos conocimientos. Como dice Litwin (1998, p97), “Para que la enseñanza sea comprensiva, entendemos que debería favorecer el desarrollo de procesos reflexivos, el reconocimiento de analogías y contradicciones y permanentemente recurrir al nivel de análisis epistemológico” ¿Y dónde es más notoria esta falta de material de referencia para armar tanto currículas como planes bibliográficos actualizados para los alumnos? Pues en las materias que incluyen conocimientos de más de un área específica, como ser música para teatro, software educativo, diseño sonoro para cine, las nuevas neurociencias, que integran psicología con los novísimos descubrimientos en neurología en pos de nuevas alternativas terapéuticas, materias técnico-artísticas que buscan integración con las tecnologías contemporáneas cotidianas (resignificación de elementos como celulares smartphone y tablets en dispositivos generadores de expresión técnica y artística), etc.

Como se puede apreciar, no se trata solamente de disciplinas modernas, pues por ejemplo la música para el teatro es algo ya muy antiguo, pero sin embargo es muy escaso el material editado al respecto. Si se habla de estéticas de sonido para audiovisuales, es común ver en las bibliografías libros con 20 o más años de antigüedad, con contenidos que necesitan actualización tanto en aspectos estéticos, tecnológicos, de selección de referencias, etcétera.

Yendo a puntos concretos de material ausente de los libros curriculares de sonido para audiovisuales, que es un tema en el cual me especializo, no podemos ignorar en lo que es sonido para cine la existencia del sonido surround (sonido envolvente), o del film digital a partir de dispositivos portátiles y económicos, que no solamente son aspectos fríos y técnicos sino que su propia idiosincracia condiciona e inspira el material artístico que se logra a partir de ellos, por lo que una enseñanza al respecto debe ser sin dudas técnica y estética. Es imposible pensar en cine de autor como por ejemplo Orson Welles o Jean-Luc Godart sin la apropiación y personalización de los parámetros técnicos de la cámara.

Y para cerrar esta idea, digamos que los grandes artistas siempre estuvieron atentos a las novedades tecnológicas para incorporarlas a su lenguaje expresivo. Mozart reorquestó varias de sus obras al descubrir a un nuevo instrumento mucho más ágil y de variantes dinámicas respecto a sus antecesores: el clarinete. O J.S. Bach, siendo activo partícipe del invento de su época: el clavicordio afinado en 12 notas tal cual hoy afinamos los instrumentos, al cual le dedicó su obra “El Clave bien temperado”.

En conclusión, es la intención de este ensayo alentar a los docentes activos y curiosos, a mostrar al mundo su experiencia, a compartirla con la comunidad de pares, y de ese modo, avanzando lento pero constante (pues se sabe que documentar con seriedad lleva un cierto tiempo), renovar las currículas, las referencias bibliográficas y la bibliografía con material fresco, para beneficio y disfrute de los alumnos, los más importantes destinatarios de la didáctica.

Referencias bibliográficas: Agadia, K. (2012) La construcción del saber didáctico en Diseño y Comunicación: reflexiones sobre la práctica de enseñar. En Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII Año XIII, Vol. 18, Buenos Aires, Argentina.

Camilloni, A. (1995) Reflexiones para la construcción de una Didáctica para la Educación Superior. Ponencia en: Primeras Jornadas Trasandinas sobre planeamiento, gestión y evaluación “Didáctica de Nivel Superior Universitaria”. Chile.

Ferry, Giles (2008). Pedagogía de la Formación. Formación de Formadores. Serie los documentos 6. Ediciones Novedades Educativas. Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires.

Jackson P. (1994) La vida en las Aulas. Madrid: Morata Litwin, Edith (1998) El campo de la didáctica: La búsqueda de una nueva agenda. En Corrientes didácticas contemporáneas. Buenos Aires: Paidós Ausubel, D. (2002) Adquisición y retención del conocimiento. Una perspectiva cognitiva. Barcelona: Paidós Ibérica Freire, P. (2008). Pedagogía del oprimido (5a ed). Buenos Aires: Siglo Veintiuno.

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de València. Proyecto Biopus, www.biopus.com.ar Proyecto Speak, www.speakinteractive.Blogspot.com

Abstract: This paper presents a common problem in the teaching of certain subjects which are the lack of a bibliographic reference framework, either by the novelty of the topics, or by the particular integration that the teachers made from their training, research and experience. Possible steps in order to successfully address this issue arise.

Keywords: bibliography - content - curriculum - innovation - update - training

Resumo: Este ensaio expõe uma problemática comum no ensino de certas matérias que é a falta de um marco bibliográfico de referência, seja pela novidade dos temas a tratar, ou pela integração particular que realizou o professor a partir de sua formação, sua pesquisa e sua experiência. Propõem-se possíveis passos a seguir com o fim de abordar esta questão com sucesso.

Palavras chave: bibliografia – conteúdos – currícula – inovação – atualização - formação

(*) Fabián Kesler: Licenciado en composición electroacústica, compositor y diseñador sonoro, docente de sonido, música, video y multimedia en diferentes áreas técnicas y artísticas para diferentes edades, tecladista, artista multimedial, editor de video y programador-diseñador de plantillas interactivas y sensores para la escena (danza, teatro, conciertos, instalaciones multimedia).


El desafío docente de enseñar contenidos nuevos fue publicado de la página 104 a página107 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIX

ver detalle e índice del libro