1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº21 >
  4. Diseño para fortalecer tejidos sociales

Diseño para fortalecer tejidos sociales

Calderón Riaño, Diomar Elena

Actas de Diseño Nº21

Actas de Diseño Nº21

ISSN: 1850-2032

XI Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” VII Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Julio 2016, Buenos Aires, Argentina

Año XI, Vol. 21, Julio 2016, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La buena nutrición en la primera infancia es una de las formas para romper el ciclo de pobreza, promover el desarrollo humano y económico de un país. Situación que involucra diversas disciplinas e invita al diseñador industrial a proponer a partir de un modelo social que considera una serie de ejes o valores fundamentales del bienestar de las personas, hábitos y cultura. En este panorama se consolidan oportunidades para la intervención del diseñador desde los enfoques social, sistémico, estratégico, y de servicios, para generar propuestas centradas en la comunidad, compatibles con el contexto y capaces de fortalecer la red de conocimiento.

Palabras clave:

Infancia - Nutrición - Diseño Social - Comunidad - Pobreza.

Introducción

La etapa más importante en el desarrollo de los niños ocurre desde su nacimiento hasta los 3 años de edad, la UNESCO afirma que la supervivencia y desarrollo de los niños y niñas dependen del cuidado, la protección y la estimulación que reciben incluso desde antes del nacimiento.

La primera infancia es un momento de especial de vulnerabilidad y, a la vez, es el tiempo en el cual se crean las bases para el desarrollo físico, mental y emocional futuro. Por esta razón, el cuidado y la atención prodigados durante este período tienen una importancia vital. (OIE, 2009, p. 12)

La atención y educación tempranas tienen por objeto prestar apoyo a la supervivencia, el crecimiento, el desarrollo y el aprendizaje de los niños y niñas. Esto supone ocuparse de la salud, nutrición e higiene, tanto como su desarrollo cognitivo, social, físico y afectivo en los diversos contextos que deben crearse para que este cuidado sea efectivo. (UNESCO, 2009, p. 17)

La familia es un componente fundamental en el proceso de desarrollo de los niños, se define como el grupo de personas con una interacción cercana, donde cada uno de sus miembros cumple ciertas funciones. Según la UNESCO el hogar es la primera escuela donde la personalidad es formada suministrando estructuras para el próximo desarrollo de las habilidades, actitudes y valores. La familia es el puente entre el individuo y la sociedad, siendo el espacio de creación de las bases para la interacción con otros, es lo que permitirá construir la propia subjetividad donde a través de la interacción éstos se preparan para participar en el grupo social que constituye una comunidad.

La enorme deuda social que América Latina mantiene con la infancia se fundamenta en dos realidades que han sido contrastadas: por un lado, la importancia central que los primeros años de vida tienen para el desarrollo integral posterior del individuo y, por otro lado, una compleja realidad que en la actualidad nos muestra cómo la inequidad y la exclusión social tienen su más cruel reflejo en esta etapa central de la vida. (UNESCO, 2009, p. 10)

“Un país con una economía estable y estable puede dedicar más recursos para la inversión social, llevando a un mayor nivel el desarrollo humano” (UNICEF, 2005, p. 12). La inversión social permite mejorar la salud y educación de la población, incrementando la productividad y contribuyendo al desarrollo económico sostenible. De acuerdo a la publicación del Banco Mundial, la promesa de la primera infancia en el desarrollo en Latinoamérica y el Caribe, muestra que la tasa de retorno puede ser de 1 a 17 dólares (por cada dólar invertido) y el retorno social es mucho mayor que a nivel individual.

De acuerdo con Carol Bellamy, Directora Ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia; todo esfuerzo dirigido a promover el desarrollo integral en los primeros años de la vida debe tener un enfoque integral, que conduzca a la certeza de que las respuestas generadas; que provienen no sólo desde la parte legal, sino que deben afiliarse a un plan que articula las acciones de todos los sectores involucrados en la promoción, protección y nutrición de los niños y las mujeres embarazadas, la provisión de agua potable y el saneamiento ambiental, atención psicosocial y oportunidades de aprendizaje temprano y la protección. (2001, p. 51-62) Una intervención efectiva en la primera infancia convoca a los diferentes sectores de la sociedad, y motiva a la conformación de un sistema social de protección que incluye normatividad en educación, economía, salud, y nutrición con el fin de romper con el “círculo vicioso” del juego de reproducción de pobreza entre generaciones.

Este panorama de las necesidades involucra al diseñador en un ejercicio proyectual comprometido con la transformación de realidades sociales determinadas por las acciones de los individuos de una sociedad; las cuales son generadas en su mayoría por el diseño, donde los objetos que creamos tienen el poder de configurar estilos de vida de las personas y modos de relacionarse con el ambiente y con los otros.

Según Thackara, el diseño comprometido con el contexto social fomenta los contextos colaboración y la innovación.

La palabra clave aquí es mentes en el plural –y, en particular, capacidades innovadoras de los grupos. Los mejores entornos de colaboración brindan la oportunidad de reunirse, intercambiar ideas, discutir y aprender unos de experiencias de los demás. Este diseño colaborativo produce no solo objetos, es responsable de generar ideas, conocimiento, procesos y relaciones capaces de dinamizar la red (2005, pp. 97-99). Para Jégou y Manzini la sociedad se debe dejar de ver como un elemento aislado y llegar a ser vista como “una red de redes” de diseño, en donde las partes son interconectadas y el diseñador es concebido como sujeto de la comunidad, y por ende actor en los procesos de ayuda en el desarrollo creativo de la comunidad donde se encuentra trabajando (Co- Design). (2008, p. 25)

Una mirada global

La revisión y el análisis de soluciones actuales para la atención integral de la primera infancia a nivel nacional y de América Latina, permite dar una dimensión de la situación y la condición de los niños en Colombia desde una mirada de aspectos como: salud, nutrición, educación, calidad de vida, social y del medio ambiente teniendo en cuenta las diversas leyes, políticas y planes sociales e integrales dirigidos a la primera infancia. A nivel internacional y nacional, las transformaciones sociales, culturales y económicos que intervienen en la configuración de las nuevas escenas en el país desde la Convención sobre los Derechos del Niño, realizado en 1989 hasta su incorporación en la Constitución de Colombia de 1991.

En la investigación fueron consideradas los proyectos globales y latinoamericanos para la primera infancia, evidenciando el rol de la educación nutricional y el impacto favorable que el plan ha tenido en la población vulnerable. Los casos estudio como Chile, México, Argentina, Brasil y El Salvador fueron seleccionados de acuerdo a la capacidad para crear una red nacional de soporte que involucre el sector privado y público en el alcance de una meta común; se analizan características, ventajas, desventajas de las respuestas del estado de frente a los compromisos para garantizar el completo de los derechos fundamentales de los niños. Este análisis conduce a dos conceptos, la educación convencional y no convencional en la primera infancia; enfatizando en esta última, como una solución comunitaria para la educación de los niños en situación de vulnerabilidad.

Fueron analizadas ventajas, características, programas a través de diferentes casos de estudio.

Los sujetos y las relaciones del sistema actual Este panorama global favorece una mirada a la situación real de la primera infancia, identificar las variables que influyen, y da paso para el análisis del Plan de Nutrición Complementaria en un territorio específico colombiano.

El Plan desarrollado por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar suministra a escala nacional a todos los beneficiarios de los programas; la Bienestarina como un complemento para abastecer la necesidad nutricional de la población vulnerable y distribuye la Guía de Bienestarina para comunicar a las Madres Comunitarias la información técnica del producto y su uso en la preparación de algunos platos.

La situación desde el diseño implica sin duda alguna una visión holística desde los enfoques social, sistémico, estratégico y de servicios, para llegar al entendimiento del tejido social y la comprensión de las interacciones entre los sujetos: Estado, Instituto, familia y comunidad relacionados entre sí en el propósito común de reducir los niveles de malnutrición en Colombia. Se realiza una descripción del grupo de actores involucrados, las relaciones y las críticas identificadas en el sistema.

La ausencia de diálogo de todas las partes para mejorar el programa de atención y el pensamiento colaborativo hace que todas las entidades involucradas en la lucha contra los problemas nutricionales realicen grandes esfuerzos y trabajo, cuyos resultados, experiencias y lecciones aprendidas no son compartidas y aplicadas como base para proyectos futuros o actividades que otras instituciones pueden hacer.

El desequilibrio en la asignación de trabajo lleva a una estructura institucional vertical, que dificulta la implementación efectiva de las acciones, en donde los niveles más altos no son conscientes de la situación real y la problemática de los beneficiarios.

El enfoque vertical e individualista que ambienta la situación refleja la falta de solidaridad interna y externa, lo cual convierte el Plan contra la malnutrición en un set de actividades desconectadas unas de otras, que no tienen una supervisión adecuada, no hay información oficial sobre el impacto del consumo de Bienestarina en Colombia siendo un problema para lograr un mejoramiento constante del Plan nacional de Nutrición complementaria en la que actualmente solo se consideran las acciones informativas.

La visión holística a una realidad social cercana La persistencia del hambre y la mortalidad infantil a pesar de la riqueza y la variedad agrícola de nuestro país, cuestionan el valor real de Bienestarina y su impacto en la lucha contra la malnutrición infantil en Colombia.

En la actualidad “los niños + Bienestarina = nutrición NO garantizada” (Serpa, 2009) aunque es importante tener en cuenta que la malnutrición no es sólo hambre, una multiplicidad de factores pueden ser reconocidos como causas; la pobreza es la causa estructural, y alrededor de ésta factores como los malos hábitos alimenticios y las situaciones de familia críticas con conflictos en el vínculo madre-hijo.

A partir de los resultados publicados por la evaluación integral del consumo y la aceptación del producto realizada por el ICBF, se determina la necesidad de una reformulación de los componentes del producto, con el fin de que el consumo promedio pueda cumplir con las recomendaciones actuales sobre contenido de micronutrientes, en especial las grasas, vitamina C, hierro y zinc. El impacto de la Bienestarina requiere una visión sostenible e integral que además de la evaluación de su importancia nutricional considere su impacto económico, social y ambiental.

• Valor económico Actualmente la producción y distribución de cerca de 50.000 toneladas de Bienestarina tiene un costo aproximado de € 58 millones de euros, una gran inversión para un producto del que no se ha llevado a cabo una evaluación de impacto que permita a la evidencia de una contribución directa al crecimiento y desarrollo de los niños y estado nutricional general de la beneficiarios, situación que ha generado grandes controversias.

• Valor ambiental La Bienestarina es un complemento producido en el Valle del Cauca y está compuesto por harina de soya e importada de Brasil y Estados Unidos, el almidón de maíz se cultiva en Colombia y Estados Unidos, y la harina de trigo, leche en polvo y vitaminas y minerales, complejo B y vitaminas A, C y D.

• Valor social En este sentido, el ICBF produce y distribuye la Bienestarina desde hace aproximadamente 40 años a los beneficiarios de sus programas como parte de su lucha contra los problemas de malnutrición infantil y su compromiso con la protección de la primera infancia; teniendo en cuenta que esta fase de desarrollo oscila desde el nacimiento hasta seis años, siendo el período más significativo en la formación del individuo, ya que en esta etapa las bases biológicas, fisiológicas y físicas se consolidan y mejoran las próximas etapas de desarrollo.

• Valor nutricional La Bienestarina se puede consumir de seis (6) meses de edad, sin embargo, se debe considerar como un complemento alimenticio y no un sustituto de la comida o la leche materna (ICBF, 2009), ya que proporciona nutrientes muy importantes, pero que no contiene la totalidad para cubrir las necesidades nutricionales del cuerpo.

Dar sentido a los hallazgos El panorama actual conduce a reflexionar acerca de las posibles medidas de mejoramiento de la situación; es necesaria la reformulación de la Bienestarina? ¿Se requiere más control y promover una cultura del buen uso del producto? ¿Por qué no involucrar los productos tradicionales con un alto valor nutricional en la reformulación del producto? ¿Se deberían buscar más y mejores complementos alimentarios para reducir la malnutrición en Colombia? La situación inspira al diseñador industrial a exponer un modelo con nuevas relaciones y comunicaciones, siendo una base conceptual que enmarca la propuesta de mejoramiento denominada Estrategia Educativa y Comunicacional de Nutrición Complementaria; que tiene en cuenta los sujetos, la identidad cultural, el territorio y la disponibilidad de los recursos. Esta propuesta pretende ser una base para transformar el modelo actual que pasa por alto algunas variables que influyen en las acciones actuales en torno a la malnutrición infantil, y pretende fomentar los cambios graduales en el nivel institucional y social, que sin duda alguna dependen del tiempo y planeación constante.

La propuesta debe promover la creación de un ambiente de diálogo con todas las partes para mejorar la atención de los programas ofrecidos por el ICBF, adopta la comunicación como elemento fundamental para analizar y comprender las características específicas del municipio y el departamento en el que se ejecutan las acciones. La Estrategia Educativa y Comunicacional de Nutrición Complementaria considera las diferencias entre las regiones y municipios de Colombia, hace posible la valorización de los productos locales, saberes, comportamientos y platos típicos favoreciendo una relación más personal y directa con la comunidad.

En esta propuesta, todas las partes son conscientes y participan en la solución de los problemas de la comunidad, creando una actitud de colaboración entre todos los actores que participan en la estrategia. El trabajo local es una de las formas de crear nuevas actividades y economías que permite el establecimiento de una estrategia sostenible, plantear soluciones inclusivas donde todos los actores tienen una valiosa contribución a la construcción de una toma de conciencia de los problemas nutricionales de los niños y la importancia del uso diario de Bienestarina como una medida para mejorar su situación. Con la comunidad de comprometida con el crecimiento, el desarrollo y el cuidado de los niños se hace posible cumplir con los objetivos nacionales que se construyen paso a paso, a nivel local, con recursos, ideas y soluciones propios.

Para crear conciencia sobre el origen y los beneficios de Bienestarina, la propuesta incluye el desarrollo de una herramienta para mejorar su consumo del producto en los beneficiarios; definida como la Guía del Uso Diario de la Bienestarina, es el primer paso de la ejecución de una estrategia que buscar integrar gradualmente las acciones para el cambio de las actitudes y el comportamiento frente a la nutrición adecuada y el producto en sí. Para estar más cerca de los beneficiarios del programa se propone crear un elemento básico que sea familiar para ellos, la Guía del Uso Diario de la Bienestarina es un elemento impreso, que busca, a través de un lenguaje sencillo y conocido los productos locales y las imágenes , no sólo es una guía de un producto , sino una herramienta de uso diario que permite a los beneficiarios a comprender los criterios de una dieta saludable , responder a las preguntas acerca de cómo usar el Bienestarina en la preparación de la comida todos los días.

Reflexiones de cierre Diseño es descrito como una “forma en la cual algo es planeado y hecho”, una forma que comprende dar propuestas para mejorar la satisfacción de las necesidades de los miembros de la comunidad. A nivel social una herramienta que facilita la comunicación entre las personas, la institución y el gobierno, favoreciendo el desarrollo de proyectos para la atención integral de la primera infancia en donde hay ayuda mutua y la participación activa de todos los autores llegan a ser una relación de trabajo conjunto a la construcción común de bienestar y mejor calidad para la vida de los niños, familias y miembros de la comunidad.

Gracias a la naturaleza proyectual y proactiva, el diseño tiene un papel importante en la planeación y la creación de nuevos y mejores interacciones en un nivel local y la optimización del uso y la reutilización de los recursos naturales, financieros y humanos generando propuestas de mejoramiento para los problemas y necesidades acerca del cuidado, educación y nutrición en acciones para la primera infancia.

Durante la fase de evaluación, el diseñador, ya sea como miembro de un equipo de intervención o como consultor, podría ser capaz de identificar los factores que contribuyen a un problema. En la fase de planificación, un diseñador podría desarrollar estrategias de intervención relacionados con el entorno físico. Durante la ejecución, el diseñador puede crear un facilitador para optimizar los objetivos del sistema.

Referencias Bellamy, C. (2001). El estado mundial de la infancia. Nueva York: División de Comunicaciones UNICEF. Disponible en: http://www.unicef.org/spanish/publications/files/pub_sowc01_sp.pdf Bistagnino, L. (2011). Design Sistemico. Progettare la sostenibilità produttiva e ambientale. Bra: Slow Food Editore.

ICBF. (2011). Contrato Fases I y II Evaluación Integral de la Bienestarina. Bogotá. Disponible en: http://www.contratos.gov.co/ archivospuc1/2011/DA/119004000/11-10-131335/DA_PROCESO_11-10-131335_119004000_3099671.pdf ICBF. (2009). Bienestarina. Distribución, cuidado y uso de un Recurso Sagrado. Bogotá. Disponible en: http://www.icbf.gov.co/portal/page/portal/PortalICBF/Bienestar/Bienestarina/CARTILLABienestarina.pdf Jégou, F., & Manzini, E. (2008). Servicios colaborativos. Milán: Polidesign.

Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura. (2009). Sistema de información sobre primera infancia en Iberoamérica. Documento de presentación. Buenos Aires: Talleres Trama S.A. Recuperado de: http://www.siteal.iipeoei.org/sites/default/files/infancia.pdf Papanek, V. (1971). Design for the Real World: Human Ecology and Social Change. New York: Pantheon Books.

Thackara, J. (2005). En la burbuja: Diseñando para un mundo complejo. Londres: MIT Press Book.

UNESCO. (2009). Informe sobre tendencias sociales y educativas en América Latina. Primera infancia en América latina: La situación actual y las respuestas desde el estado. Buenos Aires: Talleres Trama S.A. Recuperado de: http://unesdoc.unesco.org/images/0018/001863/186328s.pdf UNICEF. (2005). Cómo influenciar una mayor inversión social en la infancia? Argumentos y Estrategias. Panamá: División de Comunicaciones UNICEF. Disponible en: http://www.unicef.org/lac/como_influenciar_una_mayor_inversion_soc_en_la_infancia(3).pdf Valencia, J. (2011). Antioquia nutrida de Bienestarina. Antioquia. Disponible en: http://www.elmundo.com/portal/noticias/antioquia/antioquia_nutrida_de_bienestarina.php

Abstract: Good nutrition in early childhood is one of the ways to break the cycle of poverty, promote human and economic development of a country. Situation involving various disciplines and invited the industrial designer to propose from a social model that considers a number of axes or fundamental values of the welfare of the people, habits and culture. In this scenario opportunities for intervention designer are consolidated from social, systemic, strategic approaches, and services to create community-focused proposals, consistent with the context and able to strengthen the network of knowledge.

Key words:

Childhood - Nutrition - Social Design - Community - Poverty.

Resumo: A boa nutrição na primeira infância é uma das formas para romper o ciclo de pobreza, promover o desenvolvimento humano e econômico de um país. Situação que envolve diversas disciplinas e convida ao desenhador industrial a propor a partir de um modelo social que considera uma série de eixos ou valores fundamentais do bem-estar das pessoas, hábitos e cultura. Neste panorama consolidamse oportunidades para a intervenção do desenhador desde os enfoques social, sistêmico, estratégico, e de serviços, para gerar propostas centradas na comunidade, compatíveis com o contexto e capazes de fortalecer a rede de conhecimento.

Palavras chave:

Infância - Nutrição - Design Social - Comunidade - Pobreza.

(*) Diomar Elena Calderón Riaño.

Diseñadora Industrial egresada de la Universidad Industrial de Santander (UIS) con Máster en Eco diseño del Politécnico di Torino, Italia. En el campo académico he tenido la oportunidad de dar cursos en áreas Proyectual y Teoría e Historia en el Programa de Diseño Industrial de la Universidad San Buenaventura (Sede Medellín). El presente escrito recopila parte de la tesis del posgrado realizada en compañía de Madeleyn Mendoza Márquez y Sandra Gómez Puertas.


Diseño para fortalecer tejidos sociales fue publicado de la página 194 a página197 en Actas de Diseño Nº21

ver detalle e índice del libro