1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº21 >
  4. Enseñanza del Diseño, fase dos “Producción y Financiamiento”. Financiando proyectos iniciales con programas de ayuda al neo diseñador

Enseñanza del Diseño, fase dos “Producción y Financiamiento”. Financiando proyectos iniciales con programas de ayuda al neo diseñador

López, Cristina Amalia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Actas de Diseño Nº21

Actas de Diseño Nº21

ISSN: 1850-2032

XI Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” VII Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Julio 2016, Buenos Aires, Argentina

Año XI, Vol. 21, Julio 2016, Buenos Aires, Argentina | 258 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Los programas públicos y sistemas de apoyo económico y financiero son una herramienta necesaria para concretar desarrollos de investigación tecnológica, innovación, prototipos, pre series, productos diseñados, sobre todo cuando se trata de los primeros proyectos de diseño, donde salir al mercado con una idea innovadora y creativa necesita de apoyos
crediticios para concretar esos proyectos de Diseño. En este sentido los lineamientos desarrollados por ALADI en lo que
respecta a la formación profesional a través del ALA y la alianza con el Foro de Ciencia y Tecnología han desarrollado el
programa “Financiando Diseño” pensado como oportunidad para el neo diseñador.

Palabras clave: Diseño - Financiamiento - Innovación - Creatividad - Enseñanza - Profesión - Oficio.

Canalizar proyectos al momento de estar recibido es una preocupación de nuestros estudiantes, cuando enfrentan el síndrome del día siguiente, cuando la pregunta es: te formaste, tenés un título y ¿ahora qué? Con quiénes se va a realizar el proyecto, cuándo, dónde y cómo, preguntas todas que emergen de la necesaria reflexión de la puesta en práctica.
Diseñar o emprender, es un conflicto en curso que se les presenta a muchos de nuestros jóvenes estudiantes luego de graduarse. Dudas que surgen al transitar el camino laboral, cuestionándose si empezar a emprender o trabajar en las ramas del diseño en las que se han formado, insertándose en una empresa o bien crear una nueva empresa, sintiéndose inseguros en la toma de decisión, cuestionándose el desarrollo del proyecto. Emprender un negocio, es una decisión para la cual hay que estar capacitado, porque supone riesgos, sortear obstáculos y tomar decisiones permanentemente basadas en una
investigación y observación de la realidad, y muchos emprendedores fracasan por no saber utilizar herramientas
de gestión y porque sencillamente no saben investigar, ya que no han adquirido herramientas necesarias para lograrlo en sus tiempo de formación.
Desde la plataforma de BOOK 21 observamos este gran dilema como una oportunidad de reflexionar y entendemos que contribuir a la formación profesional de nuevos talentos creativos, resulta en beneficio ponderable para el crecimiento y desarrollo de la región, por ello proponemos pensar en la enseñanza del diseño con praxis profesional e inserción laboral, ya que el talento de nuestros jóvenes merece la oportunidad, y sobre todo cuando se trata de financiamiento de proyectos innovadores.
Pensando al diseñador/a como la persona que aporta y se involucra en el tejido productivo aún desde lo comercial, generando beneficios a la par que potencia el bienestar humano que trascienda lo meramente económico, entendemos que no necesariamente el diseñador tiene que ser el productor sino que es vital que sea el introductor o el presentador del sistema de financiamiento al PYME y de esa forma sumar-sumar, es decir aportar la línea crediticia de desarrollo para el ganar-ganar, obteniendo resultados beneficiosos en todo el proceso productivo, involucrando el diseño desde el inicio del proyecto.
En esta dinámica planteada para acceder al financiamiento proponemos varios caminos, es decir opciones que el neo diseñador puede tomar: por ejemplo, el mismo como empresa financia su proyecto, cuando toma la alternativa de decir “produzco yo mismo” y convertirse así en su propio productor. O bien “me empleo en una empresa” brindando servicio en relación de dependencia. O completando la trilogía, “realizo mis proyectos” y como agente externo y con conocimiento de causa de las novedades de financiamiento, realizo la propuesta a la/s empresa/s para quienes trabajo. O sea que el diseñador puede desarrollar un proyecto siendo empresario o ser parte de una empresa donde trabaja en relación de dependencia o
bien donde presta servicio, y claramente presentarse en la empresa a ofrecer el servicio como estudio de diseño para acceder a los sistemas de financiamiento.
Sin embargo, nosotros desde nuestra visión como entidades del diseño, no promocionamos que el diseñador se convierta en fabricante porque entendemos que su rol está enfocado a acompañar el sistema productivo ya instalado, verificado y afiatado en el manejo de la producción y la comercialización con amplio conocimiento del mercado. Hoy se impulsa al diseñador a convertirse en emprendedor y no todas las personas tienen las condiciones para serlo.
El acto de emprender no sólo es característico del mundo de los negocios, sino que es transversal a la sociedad del tercer milenio, que demanda respuestas que necesariamente involucran el diseño; Esto implica la toma de decisiones y estrategias empresariales para un Diseño que resuelva problemas concretos de manera sustentable incorporando a la cadena de valor, el talento emprendedor pero en este paradigma no necesariamente el diseñador tiene que ser el gestor del emprendedorismo.
Por lo expuesto, para emprender se requiere no sólo una gestión inteligente del capital humano y aptitudes de liderazgo para ejecutar propuestas innovadoras, sino también contar con capacidad técnica para producir un diseño diferenciado. Ciertamente, una gestión calificada del capital humano representa una ventaja competitiva para la empresa y también una oportunidad de superación para afrontar cambios en el proceso de desarrollo de un proyecto. Los aspirantes a diseñadores tienen en esta instancia, una gran oportunidad para ser parte de ese proceso, ya que en su capacidad técnica y potencial creativo para resolver demandas, se halla el factor diferencial del producir con diseño, y es allí donde insistimos en la importancia de insertar al diseñador en la cadena productiva.
Cuando una pequeña o media empresa decide convocar a un diseñador es porque pueden haber sucedido dos cosas. Una, un buen momento económico que motiva al emprendedor a invertir parte de sus utilidades en el desarrollo de nuevos productos. La otra, un mal momento económico que conlleva a tomar decisiones de cambio incorporando diseño. Dos situaciones, dos emprendedores, una solución. Lo expuesto no excluye múltiples sucesos ni otras soluciones y claramente lo que les estamos pidiendo a todos es que “Bajemos al campo a vender diseño”.
El buen diseñador cree en lo que hace. El buen diseñador sabe lo que hace. Para crear y hacer, se necesita un territorio económico que confluya ambos componentes, para un resultado productivo y rentable, con beneficio de inserción en los mercados.
A estos objetivos debe concurrir el universo de apoyos y facilitaciones, fundamentalmente desde un sector público con capacidad de valorar el desarrollo productivo y las competencias generadoras de proyectos innovadores y tecnológicos. Aquí es donde insistimos que los programas públicos y sistemas de apoyo económico y financiero son una herramienta necesaria para concretar desarrollos de investigación tecnológica, proyectos de diseño, prototipos, pre series, especialmente indispensables en realidades en las cuales, los valores de la innovación, la industria y las profesiones, son de baja sino nula percepción, por parte de los sectores crediticios de mercado.
En las actuales circunstancias se puede vivir pensando que la realidad es demasiado desalentadora para reducir al mínimo las posibilidades de alcanzar financiamiento, sin embargo, el mundo está hecho para los que se superan a sí mismos, y buscan e intentan alternativas para el logro de su proyecto y renacen de sus errores fortalecidos.
Para que hubiere inversión en tecnología se necesita el conjunto de políticas, programas y planes que tanto el Estado como las empresas, universidades e institutos de enseñanza y los organismos y asociaciones nacionales e internacionales elaboren para el desarrollo, investigación e innovación, creando tanto escenarios intelectuales como infraestructuras científicas y tecnológicas. Está claro, de acuerdo a nuestros estudios realizados en los distintos ámbitos del diseño, que quienes innovan son esencialmente las personas en aquellas organizaciones que facilitan su tarea, que guían su proceso y comprenden
los entornos sociales y culturales que favorecen o dificultan este tipo de procesos. Por eso es preciso aprender a comunicar conceptos, a trabajar en equipo, enseñar a nuestros diseñadores a utilizar el lenguaje apropiado de la disciplina a lo largo de todo su proceso formativo, para poder pasar a la fase dos de producir con el diálogo proyectista-emprendedor, proyectista-productor, incorporando los conceptos fundamentales del oficio.
Proceder que aplicamos en nuestros programas de formación profesional del ALA (Academia Latinoamericana ALADI) con una planificación que considera la praxis profesional desde el primer día de clases, permitiendo a los alumnos percibir las posibilidades productivas y entender los escenarios socio-económicos-culturales donde desarrollar proyectos de diseño.
En este sentido la alianza de la Asociación Latinoamericana de Diseño - ALADI con el Foro de Ciencia y Tecnología para la Producción, tiene como eje central de trabajo el programa “Financiando Diseño” para favorecer justamente “los Proyectos de Diseño” que reúnan características innovadoras, investigación y desarrollo, ideas creativas para la reactivación productiva, la incorporación de valor agregado, el fortalecimiento de las capacidades productivas de los distintos agentes que participan del
proceso productivo.
Existen numerosas oportunidades para la obtención de recursos económicos a través de concursos, subsidios, fondos públicos nacionales e internacionales e incluso patrocinios, lo importante es analizar el proyecto para encontrar en el mundo del financiamiento público y privado, el acceso a estos fondos, mediante la elaboración de una sólida carpeta de proyecto que facilitará el camino hacia la obtención de recursos y la búsqueda de oportunidades acordes a cada proyecto. Hay que tener
en cuenta que los proyectos pueden pertenecer tanto a individuos como a organizaciones del ámbito público como privado.
Hemos identificado que la instancia más difícil para la presentación de proyectos, es la ventanilla; llegar con los instrumentos administrativos necesarios para solicitar financiamiento, representan en muchos casos una traba importante para las pequeñas empresas y productores, y para emprendedores, creadores, artistas, artesanos, diseñadores como también organizaciones e instituciones del arte y la cultura.
Cuando se solicita financiamiento, los datos de convencimiento son claves para la formulación, por ello hemos elaborado un instructivo guía que nos parece interesante compartir para aplicar en la enseñanza el conocimiento de estos procedimientos, a saber:

1. Demostrar la factibilidad tecnológica,
2. Demostrar la factibilidad económico-financiera,
3. Demostrar que el presupuesto es correcto,
4. Demostrar capacidad de ejecución con un cuadro idóneo de capacidad de gestión.

En este sentido es preciso la elaboración de un anteproyecto, fijar objetivos, reunir antecedentes y presentar la justificación para la solicitud de financiamiento. Para obtenerlo es necesario que se tengan en cuenta recursos formales que precisan ser observados, puntos claves para una necesaria presentación administrativa que reúna ciertos requisitos bien detallados. A continuación describimos los ítems claves:

• Una presentación con una descripción precisa que defina el proyecto: antecedentes, entorno y realidad interna.
Un informe elaborado a conciencia con una redacción clara, coherente, para ordenar los datos y aportar la información que grafique el estado de situación.
• Hacer un desarrollo lógico de cada etapa del proyecto y su fundamentación.
• Identificar ventajas y desventajas. Cronograma y resultados. Elaborar un gráfico estimado con actividades, participantes y beneficiarios.
• Descripción de objetivos generales y específicos.
• Identificar las etapas del proyecto, seguimiento y control.
• Tener en cuenta todos los factores, positivos y negativos que pueden influir en el proyecto.
• Exponer claramente la formulación del proyecto; niveles del proyecto / la idea / el esbozo / el anteproyecto y el proyecto a ejecutar.
• Hacer un diagnóstico: Necesidades y propuestas. Pertinencia, eficiencia, eficacia, impacto y viabilidad. Verificar la calidad de los objetivos. Criterios de evaluación.
Sostenibilidad.
• Considerar el recurso / valoración de presupuesto: Montos mínimos para su realización. Ingresos y fuentes de financiamiento. Cofinanciación. Aportes de otras instituciones.
• Anexar las características de la entidad, las características de la unidad ejecutora, considerar las vinculaciones. Los medios de comunicación, patrocinadores, fondos, concursos.
• Factores jurídicos: las cuestiones formales y legales.
• El análisis de mercado y anexos necesarios para ampliar el proyecto.
• Entidades, colectivos sociales, artistas, diseñadores, capital humano interviniente en el desarrollo del proceso productivo.
• Plantear claramente las metas para alcanzar los resultados esperados, para lo que se requiere optimizar la capacidad de gestión, fijando estrategias y objetivos claros, capaces de articular creatividad e innovación con profesionalismo.

Junto al Foro de Ciencia y Tecnología para la Producción y la Asociación Latinoamericana de Diseño, desde BOOK 21 brindamos asesoramiento para la adecuada formulación y presentación de carpetas de proyecto, a través de definiciones conceptuales y ejemplos prácticos.
Lo dividimos en dos áreas para que sea de más fácil comprensión.

a. Formulación de Proyecto: Armado de carpeta para subsidios / Armado de carpeta para patrocinios.
Partiendo de la base que la carpeta de proyecto encierra un plan de trabajo con una descripción de fases del proceso que requieren diseñarse, es preciso definir en primer lugar, el nombre del Proyecto y en qué consiste y las razones por las que se lo quiere hacer. Esa fundamentación del proyecto es el diagnóstico.
Tener en claro los objetivos del proyecto y considerar el espacio físico que demanda la empresa. Para esto es necesario
elaborar la lista de actividades, recursos financieros y capital humano, cantidad necesaria de materiales e insumos, materias primas, definir los responsables de las distintas actividades para concretar el proyecto. Tomar en cuenta el tiempo que se tardará en hacer el proyecto.
Evaluar el presupuesto: llámese precios de los recursos, según cantidad y tiempo de utilización para hacer un análisis de costos.
Con esto queremos decir que es importante diferenciar las etapas o ciclos del proyecto y los pasos que hay que seguir para su formulación. Por lo que tenemos que considerar 4 etapas para la realización de un proyecto: Diagnóstico, Programación, Ejecución y Evaluación.
El diagnóstico para conocer las ventajas y desventajas según los datos que hemos obtenido de nuestra reflexión inicial para entrar en la etapa de acción. En ella, la programación se corresponde con la formulación del proyecto, e incluyen conocer nuestro FODA (análisis de nuestras fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas), identificar a quienes va dirigido el proyecto (población destinataria) y aplicar el conjunto de procedimientos y técnicas que se usan para idear y ordenar las
acciones necesarias para realizarlo. Por eso, para que una idea o solución pueda llevarse a cabo, y se transforme en un proyecto, es necesario determinar los objetivos a alcanzar (identificación de objetivos a corto, mediano y largo plazo) y hacer un listado de actividades a realizar para concretar esos objetivos (detalle de acciones), aprovechando eficazmente los recursos (la disponibilidad económico-financiera, el capital humano, las vinculaciones comerciales, institucionales, oficiales y privadas y los materiales con que disponemos), poniendo las actividades en orden (cronograma), para controlar las distintas
gestiones del proyecto (planificación y gestión de procesos y gestión y desarrollo de objetivos), de acuerdo a la medición del tiempo (duración de la actividad; días, semanas, meses) y el presupuesto (la estimación de los ingresos y gastos posibles) para llevarlo adelante (ejecutar el proyecto) y finalmente evaluar cuánto nos va a costar (poner precio a todo, incluso a donaciones o mano de obra comunitaria) para saber el valor total del proyecto.
Para programar la evaluación del Proyecto es preciso considerar que ésta debe ser definida en la fase de planificación,
precisando la metodología y las herramientas (encuestas, focus groups, entrevistas, observaciones, registros, etc.) que van a ser utilizadas para recabar la información adecuada, antes y durante el proceso.
Todo Proyecto puede ser evaluado en forma continua antes, durante y con posterioridad a su ejecución, para valorar el impacto y la pertinencia del proyecto con respecto a sus objetivos, grupos destinatarios, plazos y recursos utilizados para la ejecución (presupuesto, personal y recursos materiales).
Con esto concluye la etapa de formulación del proyecto.
Pasamos ahora a la instancia de preparación del material administrativo que se necesita para la formalidad de la presentación del proyecto para la obtención de financiamiento.

b. Presentación de proyecto: La carpeta de presentación debe contener:

• La carátula con el nombre y tipo de proyecto (descripción), razón social, número de la personería jurídica, habilitación, registro público, domicilio legal, correo electrónico de contacto, nombre y número de documento de los responsables del proyecto y el presupuesto.
• Incluir una nota de presentación dirigida a la autoridad correspondiente, donde se describe en qué consiste el proyecto, se indica el monto total del presupuesto y cuánto se solicita.
• Agregar la fundamentación del proyecto.
• Incluir el Proyecto propiamente dicho: Objetivos, Actividades, Cronograma, Presupuesto y Evaluación, o sea, todo lo que hemos mencionado al momento de preparar la programación.

Tipos de proyecto y su financiamiento
Intentamos hacer una selección de la información existente para que los instrumentos sean accesible y flexibles para quien lo solicite (actualmente existen alrededor de 253 instrumentos).
Nuestro interés está dirigido al emprender joven con proyectos de innovación, creativos, diseñados.
Por ello incluimos convocatorias a concursos, premios, subsidios, fondos, becas, y otras ayudas, que se encuentran en todas las áreas de la cultura del diseño.
Podemos mencionar por ejemplo el “proyecto para micro mecenazgo” (en inglés crowdfunding), también denominado financiación masiva, financiación en masa o por suscripción, financiación colectiva y micro financiación colectiva, es la cooperación colectiva, a modo de red, para obtener recursos. En general este procedimiento se hace vía Internet para financiar esfuerzos e iniciativas de individuos u organizaciones (sea campañas políticas, financiación de deudas, ayuda a escuelas, posicionar pequeños negocios).Un empresario o creativo que busca utilizar la financiación en masa por lo general hace uso de las pequeñas donaciones que hacen los usuarios a través de la red. Actualmente, existen cinco modelos de
micro mecenazgo:

1. Basados en préstamos o créditos: Se financia en masa a cambio de un tipo de interés.
2. Basados en donaciones: Los que hacen aportes monetarios no esperan beneficios de la transacción.
3. Basados en recompensas: Los que hacen aportaciones monetarias esperan una recompensa a cambio de su contribución.
4. Basados en acciones: Se invierte en masa en una empresa y se recibe acciones o participaciones de la misma.
5. Basados en royalties: Se invierte en un proyecto o empresa y se espera una parte simbólica de los beneficios.

Tras el éxito de grandes plataformas de micro mecenazgo comenzaron a desarrollarse plataformas de ámbito especializado
como música, cine, investigación o educación.
En el año 2009 se estima que aproximadamente unos 74 millones de personas se beneficiaron de la aplicación de microcréditos, lo cual se traduce en un total de unos 38 billones de dólares.
Muhammad Yunus comenzó su lucha contra la pobreza en 1974 durante la hambruna que padeció la población de su tierra natal, Bangladés, uno de los países más pobres del planeta. Yunus, comprobó que cada pequeño préstamo producía un cambio sustancial en las posibilidades de alguien sin recursos.
El primer préstamo que dio fueron 27 dólares de su propio bolsillo para sacar de una situación desesperante a un grupo de 42 aldeanos que eran víctimas de la explotación por parte de usureros. El primer caso que impulsó a Yunus a prestar dinero a los pobres fue el de una mujer que hacía muebles de bambú, que por no disponer de un dólar y medio para comprar el bambú era víctima de los explotadores. A través de esta actividad, la mujer podía sustentarse a sí misma y a su familia. Sin embargo, los
bancos tradicionales no estaban interesados en hacer este tipo de préstamos, porque consideraban que había un alto riesgo de no conseguir la devolución del dinero prestado.
En consecuencia en 1976, Yunus fundó el Banco Grameen para hacer préstamos a los más necesitados en Bangladés lo que le valió recibir el Premio Nobel de la Paz.
El Graameen Bank informa que las tasas de éxito en la devolución de los microcréditos se sitúan entre el 95% y el 98%. Un microcrédito no se destina únicamente a apoyar el espíritu emprendedor o la necesidad de emprender como única salida o a aliviar la pobreza, sino también en muchos casos a fortalecer a la mujer, mejorando así, por extensión, a comunidades enteras
(logrando la ansiada inclusión de género que tanto ha bregado y sigue haciéndolo, la ALADI, presentándose con propuestas y proyectos de gestión de diseño, en los congresos de mujeres empresarias a nivel mundial, por citar un ejemplo).
La falta de empleo estable y demostrable de las mujeres les dificulta el cumplir con las condiciones que los prestamistas tradicionales exigen a la hora de conceder créditos, ya que gran parte de estas poblaciones son analfabetas, por tanto incapaces de cumplir con los trámites burocráticos asociados a estas gestiones.
En Argentina, la Base de Instrumentos para el Desarrollo Productivo - BIDP, reúne las políticas diseñadas que conforman el sistema de promoción del país, con la oferta de incentivos vigente, que la sistematización de la información ha permitido clarificar y de esta manera, afianzar el acceso a todos los posibles beneficios de los instrumentos de los distintos organismos de la Administración Pública Nacional y Provincial que conforman el entramado de la promoción. A partir de la Resolución 445/2011 la BIDP se formalizó en el ámbito de la Secretaría de Política Económica y Planificación del Desarrollo, poniendo de
manifiesto que el éxito del esquema de fomento depende, en buena medida, del nivel de acceso a la información y las posibilidades de articulación y coordinación de las políticas que lo conforman.
En relación a ello, el trabajo de investigación acerca de los instrumentos para el desarrollo productivo que hemos trabajado el Foro de Ciencia y Tecnología para la Producción en cooperación con la Asociación Latinoamericana de Diseño y la plataforma de BOOK 21, es el resultante de este documento que estamos compartiendo y representa el marco del programa que hemos iniciado en el 2014, y que titulamos “Financiando Diseño”, justamente para favorecer el acceso del sector productivo a
posibilidades concretas de financiamiento para proyectos que incluyan diseño.
Hemos identificado una docena de planes para financiar parcialmente proyectos que tengan como meta mejorar el desempeño ambiental de las PYMES sobre la base de un incremento en la eficiencia de los procesos y productos, enfocándose a la prevención y/o producción limpia, donde se verifique una optimización en el uso de los recursos y/o una minimización de residuos, efluentes y emisiones, el todo enmarcado en el Convenio de Producción Limpia ALADI ONU.
En lo que hace a tecnología por ejemplo, los créditos exporta están destinando financiamiento mediante una línea de créditos para la iniciación o consolidación de la actividad exportadora de empresas PYMES dedicadas a la producción de software.
Se está otorgando crédito para fomentar la asistencia técnica y consultoría vinculadas al desarrollo de nuevos productos exportables, para la capacitación específica en temas vinculados al comercio exterior. Incluso para aquellos proyectos de adecuación a estándares técnicos o de calidad, cuando éstos sean una barrera de acceso al o a los mercados de destino, desarrollando nuevos mercados de exportación. Detectamos que el programa EMPRETECNO - FFP (facilitadores de flujo de proyectos) promueve un nuevo escenario que impulsa la mejora de las condiciones para el desarrollo de nuevas empresas de
base tecnológica (EBT) que generen el crecimiento sostenido a través de la diversificación de las exportaciones y el aumento del valor agregado de la producción.
Interesante es conocer el Programa Capital Semilla (en Argentina), con el financiamiento para el arranque y etapa inicial de aquellos negocios generados a partir de proyectos incubados por alguna de las incubadoras de negocios que forman parte del Sistema Nacional de Incubación de Empresas de la Secretaría de Economía.
Este programa de desarrollo para jóvenes emprendedores ofrece financiamiento y asistencia técnica para la puesta en marcha o consolidación de proyectos que lleven adelante jóvenes emprendedores que tengan entre 18 y 35 años y posean una idea proyecto o un plan de negocios y cuenten con el aval de una institución prestigiosa y se comprometan a invertir el “Capital Semilla” en los conceptos necesarios para plasmar la “Idea Proyecto” en un plan de negocios o bien para poner en marcha o
desarrollar su “Plan de Negocio”.
Capital Semilla es un concurso de proyectos, esto significa que serán elegidos los mejores proyectos presentados hasta agotarse el presupuesto asignado al Programa en la convocatoria correspondiente. Los proyectos ganadores recibirán un “Préstamo de Honor”, es decir, un crédito a tasa 0%, y asistencia técnica por parte de instituciones con reconocida experiencia en materia empresarial y de emprendedorismo. El financiamiento de los proyectos ganadores se realizará mediante la entrega de un Préstamo de Honor; un préstamo a tasa 0% sin ningún tipo de garantía como requisito.
La devolución del Préstamo de Honor estará sujeta a la evolución de cada proyecto, y los fondos reintegrados por los emprendedores serán aplicados al financiamiento de proyectos en futuras convocatorias del Programa. Los proyectos deberán presentarse de acuerdo a las siguientes categorías:

• Categoría A: Desarrollo de un prototipo. A esta categoría pueden aplicar los jóvenes emprendedores o empresas jóvenes que requieran el Préstamo de Honor para el desarrollo de un prototipo, ya sea físico o de software. (Monto máximo de financiamiento: $30.000)
• Categoría B: Puesta en marcha de un emprendimiento. A esta categoría pueden aplicar únicamente jóvenes emprendedores que requieran el Préstamo de Honor para realizar la primera inversión y de esta forma poner en marcha su emprendimiento. (Monto máximo de financiamiento: $40.000)
• Categoría C: Consolidación de una empresa. A esta categoría pueden aplicar empresas jóvenes o jóvenes emprendedores que hayan puesto en marcha su emprendimiento, realizado inversiones y ventas, y requieran el Préstamo de Honor para consolidar su empresa en el mercado. (Monto máximo de financiamiento: $70.000)

Mediante el Programa innovación en cadenas de valor (PICV) se intenta apoyar las ideas proyecto de emprendedores,
unipersonales, cooperativas, ONG, instituciones educativas, o sociedades colectivas, comanditarias, SRL, o S.A. (personas físicas o jurídicas) que aplican creatividad e innovación vinculadas a los principales sectores productivos del país, y que deseen diversificar su matriz productiva con un proceso innovador, asegurando la generación de valor agregado y de puestos de trabajo genuino.
Por ello el diseño es el gran factor de esta cadena de valor a la que se hace mención. Los beneficios que otorga el Programa son Asistencia Técnica, Capacitación y Financiamiento. Cabe mencionar que el programa incluye asistencia técnica para la elaboración de un Estudio de Factibilidad e Impacto para las ideas proyecto que se seleccionaron; la elaboración de un Plan de Negocios; y la supervisión y capacitación de los emprendedores por parte de un equipo interdisciplinario de especialistas en administración, economía, finanzas, ingeniería, comercialización, comunicación, medio ambiente y aspectos legales. Asimismo, se prevé el otorgamiento de un Aporte No Reembolsable (ANR) para la puesta en marcha de planes de negocios con destacados indicadores de innovación, socio-económicos, ambientales y de género.
Otras modalidades ya conocidas son el leasing, contrato mediante el cual, el arrendador traspasa el derecho a usar un bien a un arrendatario, a cambio del pago de rentas de arrendamiento durante un plazo determinado, al término del cual el arrendatario tiene la opción de comprar el bien arrendado pagando un precio determinado, devolverlo o renovar el contrato. Una vez vencido el plazo de arrendamiento establecido, se puede elegir entre tres opciones: a) Adquirir el bien, pagando una última cuota de “Valor Residual” preestablecido, b) Renovar el contrato de arrendamiento, c) No ejercer la opción de compra, entregando el bien al arrendador. Es importante saber que existen subtipos de leasing a saber:

• Financiero: La sociedad de leasing se compromete a entregar el bien, pero no a su mantenimiento o reparación, y el cliente queda obligado a pagar el importe del alquiler durante toda la vida del contrato sin poder rescindirlo unilateralmente. Al final del contrato, el cliente podrá o no ejercitar la opción de compra.
• Operativo: Es el arrendamiento de un bien durante un período, que puede ser revocable por el arrendatario en cualquier momento, previo aviso. Su función principal es la de facilitar el uso del bien arrendado a base de proporcionar mantenimiento y de reponerlo a medida que surjan modelos tecnológicamente más avanzados.
• Lease-back: Operación que consiste en que el bien a arrendar es propiedad del arrendatario, que se lo vende al arrendador, para que éste de nuevo se lo ceda en arrendamiento.

Las ventajas del instrumento reflejan que con este sistema se consigue una amortización acelerada del bien a gusto de la empresa y no de la Ley del Impuesto de Sociedades.
Ello es especialmente útil para empresas muy solventes y para usuarios de bienes de fuerte progreso tecnológico, puesto que al poder adecuar el periodo de financiación a la vida económica del bien, se reduce el riesgo de obsolescencia tecnológica, pero es preciso tomar nota de los plazos de las normas vigentes. Otro ítem importante es que las cuotas son tomadas como gasto deducible y a diferencia de otras fuentes de financiación, el leasing permite la financiación del 100% del bien.
También tenemos el P2P lending, que son los préstamos de individuos o empresas a otros individuos o empresas sin la intervención de una institución financiera tradicional.
Basado en la confianza o en la apuesta por el proyecto, en este préstamo no existen garantías explícitas a los prestatarios y no es necesaria una formalización del acuerdo; ésta dependerá de las preferencias de las partes.
El modelo mercado opera de manera similar a un sitio de clasificados o de subastas. Los prestamistas compiten entre sí a través de sus tasas de interés y los montos que ofrecen, mientras que los prestatarios compiten a través del monto, sus intenciones o metas y su fiabilidad. Las ventajas del instrumento son la alta rapidez, la reducida complejidad de formalización y tiene un coste moderado y además los prestamistas no interfieren en la gestión de la empresa, lo que sí es de considerar es que pueden solicitarse garantías personales o reales en función del nivel de solvencia y características de la empresa.
A nivel mundial, el Fondo Internacional de la Diversidad Cultural FIDC (de UNESCO) apoya proyectos que tengan por objeto propiciar la creación de un sector cultural dinámico, principalmente a través de actividades que faciliten la introducción y/o la elaboración de políticas y estrategias que protejan y promuevan la diversidad de las expresiones culturales.
Actualmente, la UNESCO es un laboratorio de ideas que marca estándares para establecer acuerdos a nivel mundial
desempeñando un papel de centro de intercambio de información y conocimiento, promoviendo la cooperación internacional en materia de educación, ciencia, cultura y comunicación entre sus 192 Estados Miembros y sus seis Miembros Asociados, actuando a favor de los Objetivos de Desarrollo de las Naciones Unidas para el Milenio, al cual nos hemos sumado desde las organizaciones miembros de la ALADI para cooperar en pensar los lineamientos que debemos diagramar.
En Latinoamérica hemos identificado que, con el propósito de generar condiciones favorables para el proceso creativo de los jóvenes mexicanos y a fin de promover la realización de proyectos originales, con propuestas imaginativas y novedosas, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) otorga 200 Becas a Jóvenes Creadores en México.
Fomentar y estimular la creación artística en todas sus manifestaciones son los objetivos principales del Fondo cuya creación obedece a una de las respuestas que ofreció el Gobierno Federal a la comunidad artística, para construir instancias de apoyo basadas en la colaboración, la claridad de objetivos, el valor de la cultura para la sociedad y el aprecio de la diversidad de propuestas y quehaceres artísticos.
Desde que se creó, el 2 de marzo de 1989, al FONCA le fueron asignadas las siguientes tareas: apoyar la creación y la producción artística y cultural de calidad; promover y difundir la cultura; incrementar el acervo cultural, y preservar y conservar el patrimonio cultural de la nación.
También en México existe el Premo Sofom, crédito para capital de trabajo. Producto pensado en los dueños de PyMEs que requieren de capital de trabajo y que no cuentan con la atención necesaria de la banca comercial.
En Puerto Rico, el Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas convoca cada dos años, a los Premios Henry Klumb (máxima distinción que otorga el CAAPPR a un colegiado) y Héctor Arce Quintero, premio que reconoce el trabajo de un arquitecto/a.
En Colombia, tenemos el Concurso de diseño “Habla menos, diseña más”, donde el ganador del concurso recibe entro otras cosas una beca para estudiar en Buenos Aires.
También en este país, la Gobernación de Antioquia por medio del Instituto de Cultura y Patrimonio de este departamento, efectúa la Convocatoria para Iniciativas en Patrimonio Cultural, que pretende financiar y estimular proyectos en que los municipios incentiven la apropiación del patrimonio cultural. Asimismo, se hace la Convocatoria para participar en el Programa Nacional de Estímulos del Ministerio de Cultura (Colombia) y las áreas convocadas son: artes visuales, danza, literatura, música, teatro y circo, primera infancia, bibliotecas, comunicaciones (televisión y radio), cinematografía, patrimonio, emprendimiento cultural, fomento regional, proyectos museológicos y archivos.
En materia de concursos, Argentina, cuenta con el Premio a la ilustración latinoamericana de la UP conocido como
“Impacto latino” que convoca a los ilustradores de América Latina (profesionales y estudiantes) y la Convocatoria “La Nueva Generación del Diseño” dirigida a los protagonistas de la nueva generación del diseño: estudiantes, docentes y autoridades académicas de América Latina.
Existe concurso de Becas como las del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales CLACSO-UMET para investigadores/as de América Latina y el Caribe.
Becas ALADI en Nueva Escuela de Diseño y Comunicación.
En Ecuador se está apoya a las artes visuales se implementó el Fondo de Fomento Cinematográfico. En Chile, tenemos el Concurso para Premio Amster-Coré donde pueden postularse obras de cualquier género literario que incluya diseños y/o ilustraciones que hayan sido publicadas en ese país; al igual que el Concurso de Diseño en Acero para Estudiantes latinoamericanos de Arquitectura donde los países participantes desarrollan en los talleres de las Facultades/Escuelas de Arquitectura que se inscriban, anteproyectos con idénticas características a las Bases del Concurso, cuyo tema es una “Vivienda Social de Altura Media”. A ello hay que sumarse la convocatoria FONDART regional en Línea Apoyo Intercambio y
Difusión Cultural.
Estimulo de Bellas Artes de Ramos Mejía también proyecta acciones culturales en el corazón de una de las regiones industriales más importantes del país, con especial dedicación a la promoción de la gestión del diseño y muestras que relevan la historia de productos y de quienes los proyectan y producen.
Diseñar y ejecutar las acciones desde el rescate patrimonial de las piezas de Museo del Diseño y de la Industria Hecho en Argentina y el Museo de Arte de Piriápolis - MAP, en Uruguay, es otra oportunidad de poner en valor el sistema productivo y el desarrollo del país. Los cambios necesitan diseñarse para generar desarrollo, ser protagonistas nos compromete en la tarea de todos los días. El valor patrimonial de un objeto de diseño excede el valor de uso. No ha caso, en los últimos años han
proliferado las colecciones de diseño presentadas en múltiples museos del mundo, instalándose el concepto de museo de arte y diseño. Hacemos oportuno el tema para recordar que el Museo del Diseño y de la Industria Hecho en Argentina está activo desde 1968 y el Museo de Arte de Piriápolis MAP lo está desde 1988. Por esto decimos que Un diseñador que colecciona rinde homenaje a la profesión.

En conclusión
Todos los países requieren, en algún momento, de recursos para el financiamiento de un desarrollo sustentable.
No solo los países en desarrollo, sino también los países más ricos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo
Económicos (OCDE fuente http://www.revista humanum.org/agenda/en-que-contribuye-la-ayudainternacional-al-desarrollo/)
Lo que estamos intentando con este documento es demostrar que depende de nuestras capacidades, desarrollar espacios creativos que no pidan permiso y busquen los medios. Por eso, ALADI te invita a pensar desde distintos puntos de vista el rol del profesional de diseño.
En las actuales circunstancias se puede vivir pensando que la realidad es demasiado desalentadora para reducir al mínimo las posibilidades de insertarse a la vida profesional, sin embargo el mundo está hecho para los que se superan a sí mismos y renacen fortalecidos de sus errores.
Por eso los invitamos a pensar el diseño no como un arte o ciencia sino como un oficio, desde la disciplina científica, desde el quehacer productivo, desde la innovación aplicada a la solución, con creatividad y ética.
Pensando en la materialidad, sostenibilidad y calidad de lo que producimos.
Sin diseño no habrá gestión cultural; Sin diseño no hay industria; Sin industria no hay País.

Bibliografía
Lopez, C. A. y Bergomi, P. I. G. (2010). Conocimiento y financiación: ampliando los campos de intervención del diseño. Ponencia presentada en el Congreso Latinoamericano de Enseñanza de Diseño basado en documentos de la Asociación Latinoamericana de Diseño - ALADI con el Foro de Ciencia y Tecnología para la producción “Programa financiando diseño”. Disponible en: http://fido.palermo.edu/servicios_dyc/encuentro2010/administracion-concursos/archivos_conf_2013/1273_3643_2152con.pdf
Lopez, C. A. y Bergomi, P. I. G. (2010). Diseño Latinoamericano en Acción - Experiencias Académico-Institucionales en el Campo del Diseño. Ponencia presentada en el I Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño. Disponible en: http://www.palermo.edu/dyc/congreso-latino/Comisiones%20y%20Ateneos/Ensayos%20PDFs%20Congreso%202010/Lopez%20Cristina%20-%20Bergomi
%20Paolo.pdf
Lopez, C. A. y Bergomi, P. I. G. (2012, julio). Diseño o emprendo. El desafío del Día siguiente. Ponencia presentada en el Tercer Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño.
Lopez, C. A. y Bergomi, P. I. G. (2015). El rol del sistema educativo como articulador del diálogo proyectista - emprendedor. En Actas de Diseño Nº19 (pp. 67-71).
Lopez, C. A. Educar en valores: el rol de las instituciones en la construcción de ciudadanía. Estrategias pedagógicas y recursos didácticos para una enseñanza-aprendizaje significativos. Ponencia publicada por el VII Foro Educativo Escuela Ciudadana-Escuela Educadora. Disponible en: http://www.centrolacrujia.com.ar/foro_educativo/dvd/mesas/eje7/ddhh_2_educar.pdf
Lopez, C. A. (2012). Educación, formación y capacitación para un diseño sostenible con identidad latinoamericana. En Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº XIX (pp. 75-83). El Museo de Arte de Piriápolis, “Industria Nacional - Pasado y Utopía” del Museo de la Industria y el Diseño hecho en Argentina. Recuperado de: http://www.revistaletreros.com/pdf/76-62a63.pdf Bergomi, P. I. G. La creatividad como proyecto. Disponible en: http://www.disenola.org/index.php/articulos.html?page=shop.browse&manufacturer_id=22
Lopez, C. A. y Bergomi, P. I. G. (2014). Nuevas instancias en la formación del diseñador. Pensar más allá de la herramienta. En Actas de Diseño Nº17 (pp. 202-205).
Bergomi, P. I. G. (2008). Promoción del diseño: Los concursos como estrategia. Conferencia de Paolo Bergomi (Asociación Latinoamericana de Diseño ALADI - Argentina) en el Tercer Encuentro Latinoamericano de Diseño. Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo.
Relevamiento de datos de entrevistas a especialistas realizadas en el programa de Diseño Tecnología y Producción “Agenda BOOK 21”.

Abstract: Public programs and systems of economic and financial support are a necessary tool to achieve technological developments in research, innovation, prototypes, pre series, designed products, especially when it comes to the first design projects, where to leave the market with an innovative idea and creative needs of credit support to realize those design projects. In this sense the guidelines developed by ALADI in terms of professional training through the wing and the alliance with the Forum on Science and Technology have developed the program “Funding Design” thought as an opportunity for the neo designer.

Key words: Design - Financing - Innovation - Creativity - Teaching - Profession - Job.

Resumo: Dos programas públicos e sistemas de apoio económico e financeiro são um instrumento necessário para alcançar avanços tecnológicos na investigação, na inovação, protótipos, pré séries, produtos com design, principalmente quando se trata do primeiro projetos de design, onde deixar o mercado com uma idéia inovadora e criativa precisa de suporte de crédito para concretizar os projetos de design. Neste sentido, as diretrizes desenvolvidas pela ALADI em termos da formação profissional através da asa e a aliança com o Fórum de Ciência e Tecnologia, desenvolveu o programa “Financiamento Design” como uma oportunidade para a neo design.

Palavras chave: Design - Financiamento - Inovação - Criatividade - Educação - Carreira - Ofício.

(*) Cristina Amalia Lopez. Docente de la Universidad de Palermo. Presidente de la Confederación Panamericana de Profesionales de Alta Costura. Presidente de la Asociación Argentina de la Moda. Directora de MODELBA. Co Directora de BOOK 21. Miembro de Instituto Latinoamericano de la Calidad - LAQI. Columnista de Impulso Cultural. Investigadora en temas de Multiculturalismo.


Enseñanza del Diseño, fase dos “Producción y Financiamiento”. Financiando proyectos iniciales con programas de ayuda al neo diseñador fue publicado de la página 234 a página241 en Actas de Diseño Nº21

ver detalle e índice del libro