1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº73 >
  4. El Pop no se quiere ir (Primer premio)

El Pop no se quiere ir (Primer premio)

Argañin Pereira, Rocío Milagros; Figueroa, María Felicitas; Atilio Viva, Valentín

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº73

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº73

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Introducción a la Investigación Segundo Cuatrimestre 2015 Proyectos Ganadores Introducción a la Investigación Segundo Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 73, Junio 2016, Buenos Aires, Argentina | 52 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En la presente investigación se pretende estudiar las influencias del Pop Art en las distintas ramas del Diseño Gráfico actual argentino. Se considera relevante realizar esta pesquisa ya que los diseñadores, en especial aquellos enfocados en el diseño publicitario, utilizan recursos propios del Pop Art en sus campañas.

El arte pop es un movimiento artístico y cultural que nació en la década del 60´ en Inglaterra y Estados Unidos, el cual marcó una época artística que le dio un nuevo significado e importancia a lo trivial, manipulando objetos corrientes de la vida cotidiana y del medio ambiente. El uso de colores intensos, de gran simplicidad y tipografía de alto impacto, eran una de sus características más reconocidas.

Este movimiento en Argentina se comenzó a gestar paralelamente en la misma década que en el resto del mundo occidental. Edgardo Giménez fue uno de los pioneros y representante del movimiento en el país. En aquél momento, se evidenció un cambio cultural donde creció el consumo de productos manufacturados y esto lo tomó el Pop para manifestarse, abordando distintas áreas de la vida cotidiana, desde un simple producto de consumo diario hasta el diseño de una construcción, lo que le dio al movimiento una personal distinción.

El Pop Art nace describiendo una época y una cultura determinada, pero logra trascender en el tiempo y mantiene su postura en la actualidad, utilizando el humor como impronta personal y artística. Una de las razones para que ello ocurra tiene que ver con el vínculo que se sigue estableciendo entre el arte y el público. Hasta el día de hoy se pueden encontrar marcas de su paso por cualquier expresión del diseño.

Se puede relacionar al Pop Art con el Diseño Gráfico en la manera en que comunican sus mensajes. Ambos se desarrollan dentro de una realidad social fomentada por los valores de la sociedad de consumo. Su mensaje modifica las percepciones del espectador, influyendo sobre su imaginario social y sus valores. Estas formas de ver las cosas, los objetos y las banalidades fueron temas recurrentes de las obras Pop, que mostraban de forma crítica e irónica aquellos objetos deseables por la sociedad. Lo que hace el Diseño Gráfico entonces es tomar estos recursos para publicitar los objetos deseables, intentando desarrollar las mismas sensaciones que transmitían las obras Pop, es decir, lograr una identificación con el público a través de algo bello, deseable, impactante y llamativo.

Actualmente, se puede notar como diseñadores gráficos en distintas especialidades apelan a recursos pop para tener una mayor llegada con el consumidor.

Conclusiones de Rocío Argañin

Esta investigación explica la magnitud que alcanza un movimiento artístico, y no cualquiera, sino uno que logró conquistar la sociedad en una época determinada y luego a través de los años, del que no se necesitaba ser de una elite, ni del que se requería poseer conocimientos previos para comprenderlo.

Como llegó a cualquier clase social, se lo puede considerar un arte inclusivo. Es el único movimiento artístico que no tuvo reemplazo hasta el día de hoy; el Pop Art. Nació en la década del 60´ en Inglaterra, Estados Unidos y paralelamente en Argentina, como reacción contra el expresionismo abstracto, al que se consideraba vacío y solo para unos pocos. Desde sus inicios buscó ser inclusivo, llegar a todo el público, y no pretendió ser comprendido.

Sus estilos y cualidades le dieron una propia distinción y fueron la causa por la cual se volvió tan popular. Se caracterizó por tomar objetos de poco interés en la vida cotidiana de las personas, interviniéndolos y dándoles un nuevo significado. Es común en las expresiones de este movimiento, la combinación de los colores intensos y atractivos, como el rosa, celeste y amarillo en conjunto, y la tipografía de alto impacto, donde se ve una composición de esta índole, en objetos de consumo diario, dejando en evidencia que se trata del Pop Art.

El uso del humor y la ironía, como otro recurso de expresión en las obras, logró afianzar aún más el vínculo entre el arte y el público.