1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74 >
  4. Diseñadores de toda la cancha

Diseñadores de toda la cancha

Zichy, Gabriel

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2015 Ensayos Contemporáneos. Edición XVI Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 74, Julio 2016, Buenos Aires, Argentina | 100 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Este ensayo busca plantear una línea en común entre un gran diseñador del pasado y un gran diseñador actual: Raymond Loewy y Alberto Mantilla.

Diseñador de toda la cancha es un término informal acuñado para referirme a un diseñador capaz de ser transversal y moverse con comodidad en diferentes ramas del diseño, diseñando todo tipo de productos con igual solvencia, algo poco usual en nuestros días de especializaciones cada vez más específicas y acotadas.

Alberto Mantilla, co-fundador de Curve ID y Mint Inc, diseñador latinoamericano, es oriundo de Colombia y actualmente (desde 1994) se encuentra radicado en New York. Raymond Loewy fue un diseñador francés que encontró su fama tras radicarse en New York en 1928.

Desarrollo

Hace casi 100 años llegaba a New York, E.E.U.U, un joven francés de 26 años. Este joven revolucionaría en los siguientes veinte años al mundo del diseño y plantearía, sin saberlo, las bases para lo que actualmente es el Diseñador Industrial. Este joven francés no era ni más ni menos que Raymond Loewy. Loewy tomó al mundo del diseño por asalto al tener bajo su portfolio a marcas tan disímiles como Lucky Strike y Shell, pero sobre todo por su filosofía de trabajo. En su libro Lo feo no vende, explica cómo es que sin importar el producto o servicio, el tamaño o el enfoque de la compañía detrás del mismo, si algo es considerado feo, se encuentra en desventaja frente a la competencia. Fue así como Loewy pasó a diseñarlo todo. Para la década de 1920, el rol del diseñador distaba enormemente de la concepción contemporánea. Rubro más habitual de arquitectos, el diseño de productos e interiores no era una rama especializada sino más bien un terreno para osados. Fue así como Raymond Loewy, con un trasfondo en diseño textil, tomó un lugar en un mercado incipiente, con espacio para explorar. Su primer producto, el que lanzó su carrera como Diseñador Industrial, llegó en 1929 de la mano de Gestetner, un fabricante de máquinas duplicadoras. El entonces ignoto Loewy diseñó en tres días la carcasa que vestiría a las duplicadoras Gestetner por los siguientes cuarenta años. Para 1951, su estudio R.L.A. (Raymond Loewy Associates) llegó a ser masivamente conocido y se decía que “la persona promedio, que viva una vida normal, ya sea en la campiña, un pueblo o la gran ciudad, se cruzará a diario con por lo menos un producto o servicio en el cual R.L.A haya tenido parte en su diseño o desarrollo”.

Loewy fallece a los 92 años, tras más de 60 años de carrera. Para ese entonces, su portfolio incluyó, entre otros, muchos diseños destacados. Entre los más populares pueden citarse el rediseño de la botella de Coca-Cola, con sus máquinas expendedoras, hieleras y contenedores; el rediseño del logo de Lucky Strike, usado en la actualidad con mínimos cambios; la gráfica del fuselaje del avión presidencial de los E.E.U.U., el Air Force One (aún en uso); el fuselaje de la locomotora eléctrica PRR S1 para la Pennsylvania Railroad Co.; el rediseño de la carrocería del Studebaker Avanti, aclamado como uno de los mejores diseños automotrices del siglo; el rediseño del logo de Shell, luego rediseñado por el mismo Loewy en varias ocasiones, usado en la actualidad; el rediseño del colectivo de larga distancia Studebaker para su modelo Greyhound Scenicruiser; el laboratorio espacial Skylab para la NASA, para la estación espacial de 1973; el rediseño del Lincoln Continental; el rediseño del logo de Exxon; y el rediseño máquina de coser Lotus de la marca Elna, con más de un millón de unidades vendidas.

Como se puede ver en su extensísimo portfolio, sus diseños abarcaron desde logos, autos y máquinas de coser hasta locales de ropa para marcas como Sachs Fifth Ave y otras marcas de renombre. Un verdadero “diseñador de toda la cancha”. Desde esa época dorada del diseño, nada ha sido igual. Cada vez más, se está avanzando hacia una especialización discretizada en todos los campos del diseño, a medida que la complejidad de los mismos aumenta de la mano de las nuevas tecnologías. Hoy en día es común tener especialistas en dise- ños con ciertos materiales, o con ciertas tecnologías (sobre todo en electrónica), y que en un estudio grande se puedan encontrar diseñadores de cosas muy específicas como las interfaces de los productos, tanto analógicas como digitales. A pesar de este claro cambio de paradigma aún es necesario, más bien indispensable, tener en la dirección a un diseñador que pueda entender sobre todos los campos, que pueda conceptualizar todas las ramas y que tenga una visión general lo suficientemente amplia como para poder dirigir todos esos esfuerzos en pos de un producto bien diseñado. Diseñadores como el colombiano Alberto Mantilla.

Alberto Mantilla, nacido en Bogotá y egresado de la Universidad Javeriana en 1983, abrió en 1994 en New York su estudio Curve ID, junto con Tony Baxter. Curve ID es un estudio multifacético compuesto por diseñadores de distintas nacionalidades para lograr un enfoque mixto en cada caso que toman. Entre la cartera de clientes de Mantilla en Curve ID, se encuentran pesos pesados de la industria como Nike, John Deere y Panasonic.

La capacidad de ser transversal es algo que no puede dejarse de lado si se quiere ser un diseñador de toda la cancha. Del latín se puede derivar etimológicamente las dos partes de la palabra; trans- significa “de un lado al otro”, y el vocablo versus se traduce aproximadamente como “dado vueltas”. En diseño al hablar de transversalidad se habla de quién puede moverse cómodamente de una disciplina, alguien que comprenda bien qué se necesita para cubrir las necesidades del proyecto, sin importar de qué se trate.

Durante sus años como estudiante, Mantilla tomó clases de todo tipo para mejorar sus habilidades creativas. Aprendió a soldar y trabajar metales, se formó en carpintería y sabe utilizar cerámicos y vidrios. Según sus propias palabras, es fundamental para un diseñador estar formado en distintos oficios para poder concretar sus ideas. Cuantas más herramientas posea el diseñador a su alcance, mejores serán sus posibilidades de concretar diseños como los ha imaginado.

Actualmente, en Curve ID, Mantilla sigue prototipando a mano, ensuciándose como el último pasante de la lista, y es eso lo que lo mantiene fresco y creativo. Mantilla comanda, paralelamente a Curve ID, otro estudio en New York llamado Mint Inc, donde junto con Scott Henderson exploran un lado creativo diferente, permitiéndose ser más naif y dejar de lado la seriedad de los desarrollos que demandan las grandes compañías. Dicho por él mismo, en una entrevista:

(...) Mint es nuestra propia marca donde hacemos una colección de objetos con unos parámetros claros: son hechos con materiales nobles, no tenemos plásticos, todo es madera, cerámica, metal, vidrio. Son proyectos que tienen un mensaje, tienen semántica.

Diseños suyos gestados en Mint son hoy íconos del diseño contemporáneo, como el juego de salero y pimentero El abrazo de Camila, que hoy forma parte de la colección permanente del M.O.M.A, o la dulce Cuna de Mateo. Ambos diseños inspirados en sus dos hijos.

De la misma manera en la que Raymond Loewy formó vínculos duraderos con sus clientes –algunos de más de 20 años– dada su facilidad para ver las oportunidades que estaban disponibles para ser tomadas, Mantilla tiene un particular enfoque hacia el negocio que conduce: la frescura. Su equipo se conforma por diseñadores e ingenieros de distintas áreas, y sobre todo, de diferentes países. Esta diversidad es clave a la hora de lograr productos globales, como los que demandan las grandes marcas que tienen presencia en múltiples países y diferentes culturas.

En el desarrollo de productos del área medicinal, Curve ID focalizó sus esfuerzos en mejorar la calidad de vida de las personas en los hospitales al introducir una estética alejada del tradicional estilo anticuado y deprimente de la maquinaria médica habitual. Para el desarrollo de productos como el NexION 300, un espectrómetro de masa de la firma Perkin Elmer, se buscó una estética orgánica y suave, en contrapunto con las clásicas líneas rectas y angulosas de los aparatos tradicionales. Este tipo de enfoques son los que hacen de Mantilla un diseñador exitoso, tener una mirada crítica es parte de saber qué es lo que se necesita en cada situación. Es interesante su manera de enfocarse en un proyecto, de buscar un punto de vista diferente del habitual y de darle el valor agregado de elegir de manera selecta a los profesionales que trabajan con él. En la página oficial de Curve ID se puede ver quienes componen el staff además de Alberto mismo y su socio Anthony Baxter. Cuenta con jóvenes y multipremiados diseñadores: dos colombianos y un norteamericano, dos ingenieros mecánicos, y gente de relaciones públicas y marketing, todos con amplia experiencia. Si bien Curve Id es un estudio premiado y exitoso, el verdadero “hijo” de Mantilla es Mint Inc, donde desata su lado más humano y emocional. Como mencioné antes, algunos de sus diseños como “El abrazo de Camila” son parte de la colección fija del M.O.M.A (Museum of Modern Art) de New York, y no es por casualidad. El razonamiento de Mantilla, explicado por él mismo en una entrevista, nos muestra el porqué:

(...) Un diseñador me dice que hay un concurso de saleros y pimenteros. Con esa información empiezo a pensar y a crear leyes: tiene que ser blanco y negro, quiero unirlos porque sal y pimienta nunca se unen. Después resulta una forma y, por accidente o por ósmosis, viene con una cantidad de representaciones: yin y yan, por ejemplo.

Sus diseños tienen un desarrollo previo profundo, que alisa el terreno para que las ideas fluyan, pero que fluyan de manera lógica. En el caso de La cuna de Mateo, las manijas de la misma tienen forma de sonrisa, la cuna en su totalidad está hecha de maderas de tonos cálidos y es de forma ovalada, reminiscente al vientre materno. Mantilla buscó, de manera totalmente consciente, que su hijo al despertar viera como primera cosa del día, una sonrisa. Es este tipo de pequeñas cosas que hacen de sus diseños piezas de colección, y que van más allá de hacer la cuna más eficiente del mercado o la más práctica.

Conclusiones

En conclusión, se puede afirmar que tanto Raymond Loewy como Alberto Mantilla pertenecen a esa casta especial de diseñadores que parecen entenderlo todo de una manera diferente, muy personal y particular. En lo personal, si bien sus dos estilos son muy distintos debido a las épocas diferentes, ambos entendieron bien el zeitgeist del diseño en sus respectivos tiempos. Si para Loewy, lo feo no vende; para Mantilla, lo impersonal no vende. Cada uno deja su sello a su manera. Creo que en el mercado de hoy es fundamental ser transversal, pero también multidisciplinario. Si bien no es posible destacarse en todo, y cada uno tiene su fuerte, es necesario saber lo suficiente como para tener herramientas útiles y la amplitud mental que se requiere para abarcar y enfrentar problemas cada vez más complejos. Día a día la tecnología avanza y los productos de uso diario muchas veces no cambian en su esencia pero sí en su tesitura y en la manera en que se relacionan con los usuarios.

Si se quiere ser un diseñador de toda la cancha, es fundamental incorporar la mayor cantidad de conceptos posibles. Pero, sobre todo, la diferencia está en transgredir los límites establecidos, como lo hizo Loewy en un momento en el que el diseño no era considerado importante en la estrategia de producción; o como lo hizo Mantilla, triunfando en Estados Unidos siendo latinoamericano, en la década del 90, cuando aún existían prejuicios fuertes acerca del tema.

Bibliografía

Curve ID | Industrial Design Studio (sitio oficial). Disponible en: http:// www.curveid.com

Loewy, R. (sitio oficial). Disponible en: http://www.raymondloewy.com

Mesa Villegas, I. (2011). “Alberto Mantilla adora los problemas”, en El Colombiano. Disponible en: http://www.elcolombiano.com/historico/ alberto_mantilla_adora_los_problemas-CFEC_136136 Mint Inc (sitio oficial). Disponible en: http://www.mintnyc.com


Diseñadores de toda la cancha fue publicado de la página 17 a página18 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

ver detalle e índice del libro