1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74 >
  4. La narración posmoderna a través de la fragmentación temporal

La narración posmoderna a través de la fragmentación temporal

Amado, Franco

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2015 Ensayos Contemporáneos. Edición XVI Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 74, Julio 2016, Buenos Aires, Argentina | 100 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Este ensayo analiza la fragmentación temporal en las películas Hedwig and the Angry Inch y Stoker, haciendo hincapié en su utilización casi abusiva. Este recurso recurre a la narración a través de la fragmentación temporal, generando una dualidad en el espectador. Esta dualidad, es la que conforma a ambos filmes dentro del cine considerado como posmoderno, y en estos dos casos, es lo que le permite generar al espectador intriga respecto a los personajes en cuestión. Se busca demostrar en este trabajo cómo el recurso de la fragmentación temporal permite adentrar al espectador en la psiquis de los personajes, generando además suspense e intriga, al mismo tiempo, respecto al pasado y futuro de los personajes.

Desarrollo

El análisis del cine y de sus métodos discursivos, puede ser entendidos dentro de fenómenos como el clásico, el arte y ensayo, las vanguardias, y el posmoderno. En el marco de este trabajo, se tomaran en cuenta distintos conceptos que definen estos tipos de cine, teniendo como premisa principal, la siguiente definición que caracteriza al posmoderno de los demás:

El cine violento […] refleja, antes bien, una poética del exceso que los cineastas más contemporáneos han hecho suya, distintiva. Y esa recurrencia de los comportamientos excesivos se funde naturalmente con otro valor muy propio de la estética posmoderna: la mixtura de registros. (Molina Fox, pp. 164-165)

Tras esta afirmación, surge la pregunta sobre por qué considerarla como la regla de oro. Dos elementos surgen en este contexto, como elementos destacados del cine posmoderno: el exceso y la mixtura. El exceso puede manifestarse ya sea de forma visual o técnica. Por ejemplo, en una de las primeras escenas de Hedwig and the Angry Inch, se ve a Yitzhak uno de los miembros de la banda, en una habitación de un motel repleta de pelucas. Por otro lado, en Stoker, se ve a la protagonista en su habitación, acostada y rodeada por cajas de zapatos. Sin embargo, es erróneo pensar que este exceso visual es un simple capricho del director. Al contrario, es una decisión estética que busca contar más acerca de los personajes y sus conflictos internos. A partir de este, se puede afirmar que no se ha mostrado a Yitzhak en esa habitación repleta de pelucas por mera casualidad, sino para revelar el conflicto que mantiene con su identidad sexual. En el caso de India, los zapatos representan su niñez, y teniendo en cuenta que el film empieza en su décimo octavo cumpleaños, contando la cantidad de los mismos, comprendemos que falta un par, representando así el conflicto que mantiene a lo largo de la película respecto a convertirse en una adulta. Pero no es en el exceso visual en el que se hace foco en este ensayo, sino en el técnico empleado en montaje, como la fragmentación temporal. La película posmoderna, como producto, es una mixtura de registros. Se puede afirmar, en este sentido, que mantiene una narración que oscila entre el cine clásico y el cine de arte y ensayo. Sin embargo, si se toma este argumento para analizar las películas propuestas en este ensayo, debe descartarse la presencia de la narración clásica: ninguno de los personajes se encuentran psicológicamente definidos ni luchan por un problema o persiguen un objetivo específico. Al contrario, están en la búsqueda de su identidad, y se los ve pasar por distintas situaciones que ocurren al azar. Gracias a los flashbacks se da a conocer a los personajes y sus motivaciones. Aún así, parece que ambas historias están en una constante lucha con el modo de narración clásica. De pronto la acción que ocurre en el presente tiene mucha más relevancia. Ya no interesa cómo Hedwig se transformó en mujer, ni quién es en verdad el tío de India. Y eso es sustituido por el interés que genera el futuro de los personajes: queremos saber cómo Hedwig va a enfrentar a Tommy Gnosis y qué va a hacer India, si seguir o no apoyando a su tío. Los desenlaces de ambos filmes son, de cierta manera, clásicos. Mientras que en el cine de arte y ensayo sus personajes terminan vagando en un final inconcluso, aquí resuelven sus conflictos internos. Esta oscilación ocurre porque ni Hedwig and the Angry Inch o Stoker pertenecen al cine de arte y ensayo o al cine clásico, sino al posmoderno; y se logra gracias a la fragmentación temporal. Si por un momento el espectador imagina ambas películas narradas cronológicamente, nota que desaparece el suspenso. Por ejemplo, comenzaría a odiar el tío de India al instante o a tenerle pena, y éste dejaría de ser un personaje misterioso. Y por el lado de Hedwig, probablemente, se ignoraría el primer amor.

Este recurso de fragmentación temporal funciona dentro de la mixtura de registros que comprende ambas películas. En el mismo sentido, Bordwell aclara respecto a la narración clásica y la de arte y ensayo. “ , escribe un guionista, ”. (Borwell, 1995, p. 160) “Menos preocupado por la acción que por la reacción, el cine de arte y ensayo presenta efectos psicológicos en busca de sus causas”. (Borwell, 1995, p. 208) Tanto el film de Mitchell como de Chan-wook generan una ambivalencia al utilizar el recurso del flashback. Por un lado, su función vinculada a la narración clásica brinda al espectador la información que le falta para entender el presente; y por otro, su función de narración de arte y ensayo, que otorga explicaciones acerca de la causa del comportamiento de los personajes.

Aún así, si bien ambas películas utilizan este recurso a través de la memoria de los personajes (es decir, son ellos quienes a través de sus emociones recuerdan el hecho), cada director buscó una manera personal para llevarlo a cabo.

En Hedwig and the Angry Inch los flashbacks ocurren durante las canciones y a través de sus letras; y en otros casos, al revés: se muestran momentos de su vida, y de pronto comienza la música, hasta volver al presente.

En Stoker, se encuentra acompañada por escenas intercaladas con el presente. No se recurre a un flashback cargado de información explícita, sino a son pocos segundos cargados de simbolismo que cuentan un poco más de la historia. Un ejemplo más claro, es una de las escenas finales, en la que vemos a Charlie pronto a matar a la madre India, y de pronto ésta aparece con un arma de fuego. A partir de ese instante, las imágenes se mezclan con el recuerdo de India, estando de caza con su padre. De todos modos, para entender el simbolismo que se plantea, es preciso haber prestado atención a las palabras de la chica, escenas anteriores, cuando tiene el mismo recuerdo, pero sin llegar a su conclusión (es decir, sin la imagen donde la vemos matar el animal). Lo sonoro confecciona un plano mucho más relevante que en una película clásica. Y lo mismo ocurre con el film de Mitchell. Los recuerdos de Hedwig no tendrían la misma relevancia si no se encontraran acompañados por las canciones que reflejan los sentimientos del personaje, ni los de India, y si no hubiesen estado acompañados por las palabras de su padre “a veces tienes que hacer algo que está mal, para impedir que cometas algo peor”.

Conclusiones

Se puede afirmar que, si bien ambas películas tienen sus características propias y otros recursos del cine posmoderno, la fragmentación temporal que decidieron explotar sus directores, es lo que permite generar el factor intriga (tanto hacia el pasado, como hacia el futuro de los personajes y la historia). Por esta razón el espectador se ve empujado a permanecer frente a la pantalla para lograr saber cómo y por qué Hedwig es quien es, cuál es la verdad sobre el tío de India, y cómo ella va a lidiar con eso.

Bibliografía

Bordwell, D. (1995). La narración de arte y ensayo. Barcelona: Paidós.

Bordwell, D. (1997). La narración en el cine de ficción. El cine clásico de Hollywood: estilo cinematográfico y modo de producción hasta 1960. Barcelona: Paidós.

Chan-Wook Park (Dir.) (2013). Stoker. Londres: Scott Free Productions e Indian Paintbrush.

Cameron Mitchell, J. (2001). Hedwig and the Angry Inch. Nueva York: Killer Films.

Molina Fox, V. (1995). El cine posmoderno: un nihilismo ilustrado. Madrid: Cátedra.


La narración posmoderna a través de la fragmentación temporal fue publicado de la página 25 a página26 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

ver detalle e índice del libro