1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74 >
  4. Una forma de producción centenaria

Una forma de producción centenaria

Ramírez, Juan Felipe

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2015 Ensayos Contemporáneos. Edición XVI Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 74, Julio 2016, Buenos Aires, Argentina | 100 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El objetivo de este ensayo es analizar la relación entre el serial francés mudo Fantômas y la franquicia cinematográfica actual conocida como MCU (Universo cinematográfico de Marvel). La selección de esta temática responde al interés por analizar el modo en que se ven los rastros de los inicios de la industria del cine en la actualidad, especialmente en el género de los superhéroes.

A lo largo de este ensayo, se sostendrá la hipótesis de que la forma de producción y distribución del serial Fantômas se puede ver como el punto de partid de un sistema que llega al cine contemporáneo en la forma de producción y distribución del Universo Cinemático de Marvel (en inglés: Marvel Cinematic Universe, MCU por sus siglas en inglés).

Desarrollo

En 1908, nace en Francia una nueva forma de hacer cine. De septiembre a noviembre de ese año, Victorin-Hippolyte Jasset lanzó con la compañía Eclair seis entregas de Nick Carter, le roi des detectives, que relataban “las múltiples aventuras de un mismo héroe, Nick Carter”. (Gutiérrez Espada, 1979) Los films se basaron en las novelas americanas de Nick Carter. Cada film contaba una historia autoconclusiva y tenía una entrega aproximadamente quincenal, para generar un sentido de continuidad y asegurarse el regreso de la audiencia. Esto marco una nueva forma de producción y mercadeo cinematográfico, y da paso a lo que se conoce como un serial cinematográfico.

Luis Gutiérrez Espada (1979) plantea a este respecto que:

Los seriales cinematográficos están basados en la técnica de la novela por entregas (…), que mantenían la atención del espectador durante una serie de capítulos entregados periódicamente. El serial cinematográfico surge (…) como un modo (…) de producción (…) que consigue (…) crear una asiduidad en la asistencia del público y garantizar unos resultados económicos de otra manera imprevisibles.

Los seriales fueron creciendo en popularidad y ya no sólo se dedicaban a retratar las aventuras de héroes. Gutiérrez Espada plantea cómo otras compañías utilizaban los seriales para mostrar la vida cotidiana, como es el caso de la Vitagraph con Escenas de la vida real, y con Gaumont que sacó su propia versión de la proyección de lo cotidiano con La vida tal cual es, dirigida por Louis Feuillade. “Esta serie, cuyos filmes querían ser trozos de vida, como dice Feuillade, derivó pronto al drama popular y al folletín”. (Gutiérrez Espada, 1979)

Este director seguiría con los seriales y de 1913 a 1914 realizaría “uno de os mayores éxitos de los seriales cinematográficos con ‘Fantômas’” (Gutiérrez Espada, 1979), que se utilizará para la elaboración del presente ensayo.

En la actualidad, por lo general al pensar en un relato audiovisual con emisión episódica, lo más seguro es que se asocie ese concepto a una serie de televisión; sin embargo, la estructura de los seriales nunca dejó la pantalla grande, pues evolucionó en lo que se conoce como franquicias cinematográficas. Star Wars, Harry Potter y James Bond son ejemplos de esto. Grandes historias cinematográficas que atraen a una audiencia y se cuentan en episodios. Entonces, tal vez no hay mejor ejemplo de esto que el Universo Cinematográfico de Marvel, después de todo, según Forbes es la franquicia con mayor recaudación en la taquilla.

Entonces es posible asumir que la forma de producción y distribución del serial Fantômas se puede ver en el cine contemporáneo en la forma de producción y distribución del Universo Cinemático de Marvel.

Sin embargo, antes de comenzar con el análisis es necesario proveer información sobre el contexto del serial francés y luego se hará el de la franquicia actual.

Louis Feuillade fue un director de cine mudo francés, creador de la serie Fantômas. Nació en Lunel 1873 y de 1906 a 1924 –hasta un año antes de su muerte– dirigió más de 630 films. La carrera de Feuillade está ligada a la productora Gaumont. En 1905 comenzó a escribir guiones para la productora y un año después comenzó a dirigir. Sin embargo, como lo apunta Gutiérrez Espada en Historia de los medios audiovisuales, Feuillade se convirtió realmente en un realizador importante en 1907 cuando Alice Guy y Victorin Jasset se fueron de Gaumont y él pasó tener la dirección artística de la compañía.

Feuillade trabajó con varios géneros, pero por lo que es tal vez más reconocido, y lo que es importante para este trabajo, es su maestría con los seriales. De 1911-1912, realizó la serie La vida tal cual es “como reacción contra el ‘Film d’ Art’ y para competir con la Vitagraph y sus ‘escenas de la vida real’” (Gutiérrez Espada, 1977). Pero es en los años de 1913 a 1914 que Feuillade consigue “uno de los mayores éxitos de los seriales cinematográficos con Fantômas” (Gutiérrez Espada, 1977). Antes de abordar el serial de Feuillade, es necesario efectuar un repaso del material que le sirvió de inspiración. El personaje de Fantômas fue creado por los escritores franceses de novelas policíacas Marcel Allain y Pierre Souvestre. El personaje, que era un villano en el rol protagónico, apareció en un total de cuarenta y tres novelas en las que se enfrentaba a dos detectives, Juve y Fandor.

El serial conocido Fantômas consta de cinco episodios: Fantômas I: À l’ombre de la guillotine (1913), que se divide en tres capítulos; Fantômas II: Juve contre Fantômas (1913), dividido en cuatro capítulos; Fantômas III: Le Mort Qui Tue (1913), que se divide en seis capítulos; Fantômas IV: Fantô- mas contre Fantômas (1914), que se divide en cuatro capítulos; y Fantômas V: Le Faux Magistrat (1914), que se divide en cinco capítulos. Como se mencionó anteriormente, el éxito de los seriales se encontraba en una audiencia recurrente, y para asegurar esto la serie utilizaba el recurso de cliffhanger, una escena al final del capítulo en la que se genera intriga en el espectador pues éste no tendrá la resolución de lo planteado hasta la siguiente entrega. En Fantômas estos aparecen en los finales de los capítulos, en formas del escape de Fantômas y la intriga de la muerte de los héroes de la historia.

Pero la gran cantidad de asistencia no solo venía de la intriga planteada, Peter Schoffer (1973) apunta que las novelas ya eran muy populares, por lo que el serial ya tenía una audiencia garantizada en los aficionados del material original.

En lo que respecta al análisis del MCU, en 2008 Marvel Studios estrenó Iron Man y con este film, catapultó lo que se conoce como el Universo Cinematográfico de Mavel, o MCU. El MCU es una serie de films de superhéroes producida por Marvel Studios, que cuenta con productos transmedia como series, cortos y cómics. Para este trabajo sólo se utilizarán los largometrajes. El MCU está dividido en tres fases, cada una comprendida por seis a once películas. La primera fase está compuesta por seis films: Iron Man (2008), The Incredible Hulk (2008), Iron Man 2 (2010), Thor (2011), Captain America: The First Avenger (2011) y The Avengers (2012). La segunda fase está formada por Iron Man 3 (2013), Thor: The Dark World (2013), Captain America: The Winter Soldier (2014), Guardians of the Galaxy (2014) Avengers: Age of Ultron (2015) y Ant-Man (2015). La tercera fase, que consiste de once films, está planeada para el periodo comprendido entre 2016 y 2019, por lo que no será contemplado en el marco de este ensayo.

Lo interesante del MCU es su variedad de géneros a los que pertenecen sus historias, y si bien todas entrarían en el gé- nero de superhéroes, hay casos en los que se mezclan con otros géneros. Ant-Man es una película de robo, Guardians of the Galaxy es una ópera espacial y Captain America: The Winter Soldier es una película de espionaje. Es por esto que los estudios han empleado a distintos directores para llevar acabo los films. Esto no quiere decir que el MCU no tenga una mente maestra detrás de cámara como lo fue Feuillade para Fantômas. La cabeza de este universo compartido es Kevin Feige, que es el presidente de producción de Marvel Studios, y ha ejercido o bien como productor o coproductor en todos los films del MCU.

Una vez presentado el objeto a estudiar, se presentarán las diferencias y similitudes entre Fantômas y el MCU. Para comenzar es necesario apuntar que antes de ser éxitos con el público cinematográfico, los personajes de Fantômas y el MCU ya tenían grandes cantidades de seguidores por sus apariciones en novelas y cómics respectivamente. Este pú- blico fue el que, en cierta manera, contribuyó con el éxito de ambos casos, un público que de cierta forma ya estaba garantizado.

Como se mencionó anteriormente, en el serial francés se utilizaban cliffhangers para generar suspenso y cautivar a la audiencia. Este recurso no aparece de forma tan evidente en el MCU, el ejemplo más claro es de algo tan similar es con Captain America: The Winter Soldier, en el final del film el antagonista “escapa” y el héroe no lo puede capturar, similar a los finales de los episodios uno y tres del serial francés.

Sin embargo, el recurso de cautivar al espectador está presente en el MCU de otra forma; a diferencia de Fantômas, los films del MCU son autoconclusivos. Con excepción de The Avengers, se pueden ver los films de la primera fase en cualquier orden y sin haber visto los anteriores. Es por esto que se emplea lo que se conoce como una escena post-créditos. Estas son escenas que, como su nombre lo indica, aparecen después de los créditos del film y en el caso del MCU son utilizadas como el anzuelo para conectar los films entre sí y decirle al espectador que lo que presenció es solo una parte de una historia mucho más grande.

Las similitudes no se detienen allí, Peter Schoffer (2008) también menciona que debido a la popularidad de las novelas de Fantômas el público ya estaba familiarizado con la trama, los personajes y el resultado de la historia, por lo cual había una cantidad de espectadores que se interesaban más en el cómo de la historia más que en el qué. Esto aparece también con el MCU, que a los conocedores de los cómics les resulta aparente qué arcos e iteraciones de los personajes toman de los cómics para poner en la pantalla.

Conclusiones

Como se mencionó anteriormente, el MCU no es la única franquicia cinematográfica que viene en varias entregas, pero es la que lo logra a pesar de una gran cantidad de directores y géneros para crear una gran historia que involucra a todos sus personajes.

Lo que es innegable es que este modelo de asegurar a una audiencia funciona para ambos casos. Después de todo, el MCU es la franquicia cinematográfica con mayores ingresos de taquilla de todos los tiempos según Forbes (2015). La posibilidad de tener una audiencia asegurada implica para una productora un menor riesgo económico. La forma en que un modelo de producción que es casi tan antiguo como el cine mismo es solo un testamento de lo bien que funciona.

Es preciso reconocer que el modelo no sólo funciona por el suspenso o la intriga que implica una historia más grande, sino que también tiene que ver con una conexión con los personajes que llevan adelante la acción, elaborando una especie de vínculo sentimental con la audiencia.

Bibliografía

Gutiérrez Espada, L. (1979). La creación de una industria. En Historia de los medios audiovisuales, vol I (págs. 195-206). Madrid: Pirámide.

McCarthy, N. (13 de Abril de 2015). Forbes. Recuperado el 12 de Noviembre de 2015, de: http://www.forbes.com/sites/niallmccar thy/2015/04/13/the-most-successful-movie-franchises-in-historyinfographic/

Schofer, P. (1973). See Fantômas. The Velvet Light Trap: A Critical Journal of Film and Television, 1-4.


Una forma de producción centenaria fue publicado de la página 29 a página31 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº74

ver detalle e índice del libro