1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº76 >
  4. Arte, diseño y tecnología: aspectos y posturas a considerar

Arte, diseño y tecnología: aspectos y posturas a considerar

Amoros, Rocío

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº76

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº76

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XIX Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2016 Ensayos Contemporáneos. Edición XVII Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2016

Año XIII, Vol. 76, Noviembre 2016, Buenos Aires, Argentina | 108 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción 

En el siguiente ensayo se desarrollarán los conceptos de arte y diseño en relación a los avances tecnológicos de la sociedad moderna. Se tendrá en cuenta cómo los productos de diseño pueden ser considerados obras de arte, señalando posturas a favor y en contra. También se verá cómo es el medio para la masificación de otras obras. No se dejará de lado como las nuevas tecnologías funcionan como instrumentos para la creación de piezas artísticas. Se relacionará esta temática con cuestiones de responsabilidad social como el cuidado del medio ambiente y la inclusión de personas con capacidades diferentes. Para desarrollar dichos subtemas se tomarán como ejemplo los productos de la compañía Apple, destacada por su fuerte relación con el diseño industrial y el mundo del arte. Siendo a la vez, una de las empresas más cuestionadas en cuanto a estrategias de marketing. Se destacarán a lo largo del trabajo distintas muestras y proyectos para ejemplificar las distintas reflexiones. 

Desarrollo 

Se entiende como arte al conjunto de disciplinas que se orientan a una finalidad expresiva y estética. Y se define al diseño como una actividad creativa y técnica encaminada a idear objetos útiles y estéticos que puedan llegar a producirse en serie. Si bien estos conceptos se encuentran bien definidos, el avance de las tecnologías ha dado lugar a productos de diseño que pueden compararse en aspectos y problemáticas con el campo del arte, dejando de lado la obviedad de la producción en serie que requieren los productos de diseño. Por ejemplo, hay que tener en cuenta “que las que nosotros llamamos obras de arte no constituyen el resultado de alguna misteriosa actividad, sino que son objetos realizados por y para seres humanos” (Gombrich, 1950). Esta apreciación de Gombrich hace considerar al arte como algo más terrenal, se incluyen matices del contexto en el que fueron creadas y mensajes que se quieren transmitir dentro de estos contextos. En este sentido se acercaría a la forma en la que se crean los productos de la vida cotidiana, hechos por y para seres humanos manteniendo un lenguaje determinado según el contexto (Gombrich, 1950). Al manifestar un mensaje, también se refleja el contexto determinado en el que fue concebido una obra o producto. De esta manera las pinturas de temas religiosos se podrían comparar con el desarrollo de una tostadora o aspiradora (considerados tecnologías novedosas en sus comienzos). La concepción de una obra de tema religioso transmite como mensaje el poder de estas instituciones en periodos concretos así como estos productos son concebidos con la premisa de agradar al público femenino en el marco de la sociedad machista de los años ‘50.  De esta manera, se deduce que todas las producciones humanas transmiten los valores del espacio y tiempo en el que fueron producidas. Entonces por qué no considerar que, por ejemplo los productos de la empresa Apple pueden ser percibidos como obras de arte en sí mismas en el sentido en que transmiten los valores de conexión, comunicación, simpleza e inmediatez de la sociedad actual. 

En relación a esta concepción de que un celular y otros dispositivos tecnológicos pueden ser vistos como obras de arte del siglo XXI hay posturas encontradas. No hay duda que en relación a la relevancia que tienen en nuestra época y los cuestionamientos que disparan se pueden ser vistos de esta forma. Pero también hay una opinión generalizada de que este tipo de productos, especialmente los de la empresa Apple, solo responden a cuestiones de marketing para beneficio econó- mico y a crear distancias socio-económicas entre los que pueden o no acceder a nuevos modelos y actualizaciones.  Bajo esta última perspectiva consumista es que el artista digital Michael Tompert y el fotógrafo Paul Fairchild convirtieron estos reconocidos productos en esculturas congeladas en el tiempo a través de la fotografía tras golpearlos, dispararles y quemarlos. (Apple Destroyed Products, 2010)  En estas obras se ve claramente el desprecio hacia la sociedad de consumo tecnológico en la que estamos inmersos a través de un icono clave como es el IPhone y otros productos de la marca. 

Sin embargo, el que hayan elegido estos productos, aunque sea para oponerse, fortalece la idea de que muchas personas los ven como obras de arte en base al protagonismo que tienen en nuestra vida y como representan a la sociedad actual. Se destaca una muestra presentada en el Museum of Modern Arts de Nueva York denominada This is for everyone que reunió los diseños utilizados en la primera Macintosh, el distintivo pin utilizado por el servicio de cartografía digital Maps y el símbolo de encendido (Los iconos de Apple y de Google llegan al Museo de Arte Moderno de Nueva York, 2015).  También en relación a la manera en la que evolucionan se puede ver una semejanza clave. Estos dispositivos avanzan solucionando problemas de aquellos que los sucedieron, lo cual se observa también en las nuevas generaciones de artistas que buscan llenar los vacíos de las anteriores. Hasta que se llega un punto en el que se reconoce y retoman características de productos y movimientos de décadas y hasta siglos pasados.  Se puede fortalecer este concepto en cuanto a que la generalidad de los productos de diseño están dirigidos a la clase privilegiada, aquellos capaces de acceder a estos. Teniendo en cuenta el valor de los productos desarrollados por esta compañía se entiende que solo personas de clase media-alta pueden hacerlo. Se observa una similitud en cuanto a que las obras de artistas reconocidos también manejan valores prohibitivos para el común de las personas. 

Anteriormente se efectuó una explicación acerca de cómo un dispositivo tecnológico puede ser una obra en sí mismo. Pero esto, sumado a la característica de la producción en serie que tiene el diseño, hace que se masifiquen las obras. Pero también se masifican otras obras convencionales a través de la tecnología que permiten estos dispositivos de compartir imá- genes de pinturas, esculturas, y demás. Así estos productos llevan a una reproducción no solo de sí mismos sino de otras creaciones. Además esta posibilidad que brindan permite a artistas y a diseñadores poco difundidos darse a conocer. No sólo se rompe la concepción del arte que en el año 1780 hizo que los artistas tuvieran que salir a vender sus obras sino que también amplia el mercado de arte. Este factor en ambos campos hace que se genere competencia por lo que los creativos no solo deben estar a la altura de sus pares en su país por ejemplo sino también con otros en distintos países.  También se puede considerar la influencia de la tecnología en relación a las técnicas y materiales que los artistas pueden utilizar. Por ejemplo, la aparición de la fotografía abrió un nuevo campo de posibles experimentaciones artísticas. Además de que hizo que cambiaran los objetivos artísticos que hasta el momento eran en gran medida la copia fiel de la realidad. Al no tener que preocuparse por esas cuestiones los creativos pueden desarrollarse en otros niveles y producir obras más ricas. Así como las cámaras fotográficas dan lugar a nuevas posibilidades, también es interesante pensar cómo dispositivos como celulares y tabletas pueden dar lugar a nuevas obras. Como las computadoras, que ya fueron incorporadas como una herramienta más. En relación a estas nuevas posibilidades, la compañía Apple desarrolló Start Something que consiste en una galería virtual en su página web que tuvo la participación de varios artistas cuya consigna era desarrollar una obra utilizando productos de la marca. Gran parte del público considera que sólo buscaron incitar a sus usuarios a utilizar sus productos y softwares, estrategia de marketing gratuita. También se puede destacar que con esta nueva plataforma la empresa está ayudando a artistas a darse a conocer, a abrirles una pequeña ventana al mundo cibernético, apostando por su trabajo (Apple, el arte como medio y no como fin., s.f.) A continuación un ejemplo: Greg Barth creó Visualizando el poder de la gravedad, como un cortometraje con un iPhone 6s y un MacBook Pro. También se observa una evolución tecnológica influyente en relación a distintos materiales que se fueron desarrollando, los cuales facilitan a los artistas plasmar sus ideas. Y a la vez poder transmitir mensajes y experiencias no posibles con materiales convencionales. Por ejemplo, la aparición de los plásticos. 

En cuanto a los materiales, se abre la cuestión del cuidado ambiental. Los artistas consideran materiales y técnicas no contaminantes; y a la vez utilizan materiales de desecho para sus obras y/o toman como tema esta problemática. El arte y el diseño se vuelven medios para comunicar responsabilidad social. La tecnología en relación al diseño y al arte también permite mayor accesibilidad a ellos. Como es el caso de Unseen Art (Arte Invisible), un proyecto de creación de una plataforma en Internet que permite recrear grandes obras pictóricas impresas en 3D para que las personas ciegas puedan apreciarlas a través del tacto (Unseen art,s.f.).  También se destaca una iniciativa similar en la que el Museo del Prado exhibió obras de Velázquez, Goya, Da Vinci, El Greco, Van der Hamen y Correggio en formato apto para personas ciegas. Esto se logró creando texturas con tintas en reproducciones de los cuadros que junto a una audio guía ayudaba a estas personas a percibir las obras. Si bien es un gran avance, se destacó que no había inconvenientes con pinturas de retratos como La Gioconda pero que en obras con más elementos u obras de paisajes impresionistas es más complejo este cambio de formato (El Prado: prohibido no tocar, estas obras son para ciegos, 2015).  Otro caso relevante es el del fotógrafo Juan Torre que, ya avanzada su carrera, sufrió una enfermedad visual. Esto necesariamente desencadenó un cambió en su forma de trabajo; sus obras comenzaron a trabajar con distintos soportes y materiales como madera, el aluminio, el metacrilato y distintas tintas. De esta forma, aquellos no videntes no sólo pueden disfrutar del arte sino que también representa un valor agregado para aquellas personas videntes. De esta forma se da pie a que puedan discutir juntas sobre la obra. El objetivo de su trabajo no es solo que todos puedan percibirlos, sino que personas con capacidades distintas puedan compartir y complementar sus percepciones (Un ojo para el arte, 2016). 

El hecho de tomar elementos de la vida cotidiana para producciones artísticas se ve fuertemente ligado al movimiento del arte pop de los años ‘50 caracterizado por utilizar elementos de la vida urbana en sus obras, entre ellos productos de consumo. A su vez, se relaciona en el sentido de que en la actualidad se busca acercar el arte al común de las personas, se ve más desligado de concepciones elitistas así como lo fue el movimiento pop. También se ve reflejada la idea de experimentación en el desarrollo de obras accesibles.  Un exponente clave de la capacidad de desarrollar múltiples disciplinas fue Leonardo Da Vinci quien se destacó tanto en pintura, como en ingeniería y anatomía. Por lo tanto esta interdisciplinaridad no es un concepto nuevo, ya hay precedentes en la historia. Sólo se necesita tener la intención de resolver las problemáticas que surgen día a día.

Conclusiones 

No es para nada reciente la discusión sobre qué se puede o no considerar arte. Y, sin embargo, constantemente surgen técnicas y temas que desafían estos límites. Pero en definitiva a partir de distintas opiniones y reflexiones, se enriquece el campo. Justamente si no se cuestiona nada no se da pie a la evolución ni a la iniciativa de crear, punto que desarrolla Gombrich en La Historia del Arte.  Por este motivo, si bien no hay que tener una visión cerrada y snob al hablar de algo tan abstracto como el arte, tampoco hay que permitir que este término pase a ser un chiste. Hay involucrado un proceso creativo, una reflexión, un objetivo, un contexto, modos de lectura, una historia que lo precede y del cual será punto de partida, y principalmente personas. Sólo teniendo en cuenta todos estos aspectos es que se puede comenzar a discutir sobre arte. 

Bibliografía 

Apple Destroyed Products. (15/11/2010). Fubiz. Disponible en: http:// www.fubiz.net/2010/11/15/apple-destroyed-products/ Apple, el arte como medio y no como fin. (s.f.). En Lamono. Disponible en: http://lamonomagazine.com/apple-el-arte-como-medio-no-como-fin/ 

El Prado: prohibido no tocar, estas obras son para ciegos. (19/01/2015). En 20 Minutos. Disponible en: http://www.20minutos.es/noticia/ 2350985/0/cuadros-para-ciegos/obras-maestras/museo-prado/ 

Gombrich, E. H. (1950).La historia del arte. Londres: Phaidon Press Limited. 

Los íconos de Apple y de Google llegan al Museo de Arte Moderno de Nueva York. (11/03/2015). En La Nación. Disponible en: http://www. lanacion.com.ar/1775003-los-iconos-de-apple-y-de-google-llegan-almuseo-de-arte-moderno-de-nueva-york 

Un Ojo Para el Arte. (26/05/2016). Entrevista al fotógrafo Juan Torre. Disponible en: https://unojoparaelarte.wordpress.com/


Arte, diseño y tecnología: aspectos y posturas a considerar fue publicado de la página 31 a página33 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº76

ver detalle e índice del libro