1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX >
  4. El diseño y el subconsciente: Los mapas de ideas virtuales como articuladores del proceso creativo

El diseño y el subconsciente: Los mapas de ideas virtuales como articuladores del proceso creativo

Rolando, Fernando [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ISSN: 1668-1673

XXV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVIII, Vol. 30, Febrero 2017, Buenos Aires, Argentina | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El presente texto aborda cómo la articulación del proceso de pensamiento puede ser objetivado a través de los mapas de ideas virtuales y ser aplicados al desarrollo de la creatividad dentro del aula, analizando sus antecedentes históricos, la relación con otras formas del lenguaje, como la poesía y la influencia del inconsciente dentro de este. 

Palabras clave: Idea – Diseño – realidad – virtualidad – Subconsciente – Articulación – Lenguaje – Creatividad

Desarrollo 

El proceso creativo y la manera de transcribir este fuera de nuestro cuerpo para objetivarlo no es una idea nueva. Hace cientos de años alrededor del siglo III d. C., Porfirio de Tiro plasmó de forma gráfica conceptos descriptos por Aristóteles. Había nacido un modo de establecer una conexión entre lo mental y la forma de representarlo a nivel gráfico. Otro aspecto esencial dentro de este proceso está dado por el funcionamiento del inconsciente en la generación de las ideas y la creatividad y el rol que tienen los sueños dentro de ellos. En 1797 el poeta inglés Samuel Taylor Coleridge tuvo un sueño referido a la edificación de un palacio por Kublai Khan intuyendo una serie de imágenes visuales y palabras que se le manifestaban. Al cabo de unas horas se despertó, con la certidumbre de haber compuesto, o recibido, un poema de alrededor de trescientos versos que recordaba con singular claridad y pudo transcribir el fragmento que perdura en sus obras. En el estudio psicológico “The world of dream”, Havelock menciona que Giuseppe Tartini, soñó que ejecutaba en el violín una sonata; el soñador, al despertar, dedujo de su imperfecto recuerdo el Trillo del Diávolo. 

Otro caso sobre creatividad a partir del proceso inconsciente es el de Robert Louis Stevenson, a quien un sueño le dio en 1884, la historia del Dr. Jekyll y Mister Hyde. En relación al tema sobre el tema, Borges nos planteó su visión acerca de que un emperador mogol, en el siglo XIII, soñó un palacio y lo edificó conforme a esa visión; en el siglo XVIII, un poeta inglés como Coleridge soñó un poema sobre el palacio, diciendo: “El primer sueño agregó a la realidad un palacio; el segundo, que se produjo cinco siglos después, un poema (o un principio de poema) sugerido por el palacio; la similitud de sueños deja entrever un plan...” . Es decir, Borges deja entrever una estructura subyacente al proceso inconsciente, un “plan”, como lo llama, por el cual se rigen nuestras ideas y que de algún modo en la actualidad tratamos de objetivar a través de los mapas de pensamientos para su uso a nivel medial o postmedial. En este proceso de objetivación de la mente, la poesía ha sido una de las primeras formas que el ser humano adoptó para abstractizar el lenguaje. En algún sentido la poesía de muchos autores, como Eluard, Blake o Valery por citar algunos, han construido durante siglos otro plano que permite aflorar estos procesos mentales buscando relaciones con lo que llamamos realidad y reflexionando acerca de esta, como hace en el fondo un diseñador en su tarea diaria. Por ejemplo en su poesía “El Espejo de un Momento”, Paul Eluard nos dice:

Disipa el día,

Muestra a los hombres las imágenes desligadas de

la apariencia,

Quita a los hombres la posibilidad de distraerse,

Es duro como la piedra,

La piedra informe,

La piedra del movimiento y de la vista,

Y tiene tal resplandor que todas las armaduras y todas

las máscaras quedan falseadas.

Lo que la mano ha tomado ni siquiera se digna tomar

la forma de la mano,

Lo que ha sido comprendido ya no existe,

El pájaro se ha confundido con el viento,

El cielo con su verdad,

El hombre con su realidad.