1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78 >
  4. La hibridación genérica en Drive (Primer premio)

La hibridación genérica en Drive (Primer premio)

Valdez, Agostina Josefina

Asignatura: Discurso Audiovisual I

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016 Ensayos Contemporáneos. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016

Año XIII, Vol. 78, Julio 2017, Buenos Aires, Argentina | 262 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El ensayo demuestra la existencia de la hibridación del género cinematográfico conocido como cine negro en las producciones de films en la actualidad. Para esto se vale del análisis y comparación de dos film, El halcón maltes (1941) considerado como un film puro de cine negro y Drive (2011) que presenta ciertas características y elementos propios de dicho género.

Palabras clave: cine negro - film noir - expresionismo alemán - femme fatal - antihéroe – crimen – violencia – thriller.

Introducción  En el siguiente ensayo se plantará la hipótesis de la existencia en la actualidad del género neo cine negro, el cual se caracteriza por una tendencia hacia la hibridación de varios géneros cinematográficos, pero que presenta su mayor influencia en el cine negro clásico norteamericano. Para demostrar claramente dichas influencias se tomarán dos films, por un lado El halcón maltes (1941) de John Hutson, película inaugural del género noir y el film contemporáneo Drive (2011) de Nicolas Winding Refen, donde se analizarán y compararán las características y los elementos propios que definen al género con el fin de destacar la existencia de posibles huellas de estilo del cine negro en una producción varias décadas después de fundado el género.

Cine negro clásico

El cine negro es un género cinematográfico producido en los Estados Unidos entre la década del 30 y fines del 50. Este género refleja el estilo de vida, costumbres y cultura de la sociedad estadounidense, que es mostrada bajo una visión distorsionada por el desequilibrio de los valores y el incipiente temor al futuro inestable causado por la gran depresión de 1930 y la guerra mundial que le precedió.  Entre las décadas de 1940 y 1950 fue la época de mayor esplendor de las producciones de este género, los críticos establecieron a El halcón maltes (1941) de John Hutson como el film fundacional del cine negro. En la película, el actor Humphry Bogart encarna la piel de Sam Spade, un detective privado, quien es convocado por una mujer, la actriz Mary Astor, con la aparente intención de recuperar a su pequeña hermana quien es prisionera de su amante, un hombre vil y adultero. Toda esta maniobra es un engaño ya que lo que realmente buscan es la estatua de un halcón, reliquia de gran valor. Este relato gira entorno a una red de mentiras donde valores como la honra y la amistad son insignificantes y la codicia se apodera de los personajes.  La identidad fundamental del film noir es el carácter problemático de sus personajes, cuya psicología siempre es inestable, inmersos en una visión sumamente pesimista de la sociedad cuyo estado moral está teñido de temor, incertidumbres y engaños. Es un cine con protagonistas masculinos, antihéroes solitarios e individualistas, rehenes de su pasado turbulento y escépticos de la sociedad corrupta en la que están inmersos y con un presente lleno de incertidumbres y oscuridad. El temple dominante y distante a la vez y la actitud dura que caracterizó la interpretación de Bogart estableció un estereotipo que luego sería replicado por todos los actores que encararon el mismo rol de detective.

El cine negro acompaña siempre a sus protagonistas (gánster, policía, detective o criminal) en su deambular por el universo del delito … De ahí, su necesidad de instalarse bien en la médula o bien en la periferia del delito, del medio criminal o las aguas turbias por donde discurre la borrosa línea fronteriza entre el bien y el mal. (Heredero y Santamaria, 1996).

Diferente es el rol de los personajes femeninos, la femme fatal, quienes por lo general son cautivas de matrimonios sin pasión o violentos y el asesinato es su única salida, llevan a la perdición de sus amantes con los que conspiran en el proceso. Son ambiciosas, despiadadas y astutas, dotadas de un instinto criminal que las lleva a seducir con su belleza y falsas promesas de lujuria y pasión para ganar riquezas o poder. En el personaje interpretado por Astor, Brigid O’Shaughnessy, se la muestra como una fuente indiscutida del mal. El amor es lo único que puede salvarlas de su destino trágico, pero cuando deciden demostrarlo o es demasiado tarde o simplemente es otra de sus viles estrategias.

El cine negro presenta sus influencias en el expresionismo alemán más oscuro y tenebrista, en el film de Hutson se observan dichas influencias en las locaciones cargadas de atmósferas densas e inquietantes, los ángulos y posiciones de cámaras estratégicos, como son los planos a contraluz y los encuadres inclinados donde se destacan los picados y contra picados generalmente utilizados para distorsionar la imagen y develar así la naturaleza psicológica endeble de los personajes. Es recurrente ver el uso de contrapicados en el personaje de Bogart, esto se debe a la intención de mostrarlo como un hombre imponente capaz de hacer todo lo que se proponga. Este efecto de distorsión también fue contemplado para la realización de los decorados, el vestuario y las luces dotando todos estos elementos de una mayor artificialidad. La iluminación en clave tonal baja, blanco y negro, con sombras muy marcadas, por momentos solo permite ver apenas los rostros de los protagonistas, acción que permitía enfatizar las aparentes emociones psicológicas por los que atravesaban los personajes, ya que nunca se expresan realmente como son y se encierran en sí mismos.  Un film negro para ser catalogado como tal, además, depende del estilo de su trama hipnótica, la presencia de un narrador omnisciente quien se encarga de aclarar dicha trama, el reiterado uso de flashbacks y el fuera de campo para generar incertidumbre en el espectador sobre aquello que no se muestra, y de este modo marcar el binomio donde se define el bien y el mal.