1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78 >
  4. Lo tridimensional Tony Oursler, imponderable (Primer premio)

Lo tridimensional Tony Oursler, imponderable (Primer premio)

Geluda, Tamara Dalila

Asignatura: Taller de Reflexión Artística I

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016 Ensayos Contemporáneos. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016

Año XIII, Vol. 78, Julio 2017, Buenos Aires, Argentina | 262 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El trabajo se centra en el artista Tony Oursler, el cual se centra en las tridimensionalidades, pero de una manera distinta a lo que estamos acostumbrados a ver. Ya sea por el trabajo artesanal de crear este efecto 3D, o por el modo de exposición de las obras, toca temas de la realidad y los convierte en arte de ensueño, justamente por la fusión de lo tridimensional y la fantasía. Genera performances a la hora de mostrar sus trabajos, y esto invita al espectador a tener una visión poco común de la realidad. Debido a ello, se observa la conexión que tienen las obras tridimensionales de Oursler con el surrealismo, movimiento que surgió en el año 1924. Esta relación se debe a que ambos generan en el espectador esa idea de sueño, en donde nos muestran un mundo que en realidad no existe. Además, se enumeran los distintos artistas que utilizan esta técnica y cómo, de a poco, esta tendencia tecnológica crece cada vez más tomando nuevos espacios del mundo.

Palabras clave: artista - holografía - obra de arte - sueño - surrealismo - tridimensional.

Estamos ante una insaciable búsqueda de los efectos 3D, primero con el cine, luego los televisores (ya sea con la necesidad de anteojos o sin ellos), anteojos 3D también, visores y hologramas.  El arte va a incorporar esta tendencia y muchos artistas utilizan este efecto para sus obras. Por ejemplo la artista japonesa Hatsune Miku tiene algo diferente a las demás cantantes humanas, ya que es una cantante virtual. Su canto es realizado por un sintetizador de voz, con ayuda de la aplicación software de síntesis de voz Vocaloid, desarrollada por Yamaha Corporation, la cual es capaz de cantar proveyendo a la aplicación la letra y su melodía. Y su presencia aparece gracias a una tecnología futurista holográfica que proyecta su imagen 3D en el escenario, la cual ha sido creada por medio de gráficos CGI por la empresa Crypton Media. 

También tenemos al show del Cirque du Soleil, ONE que fusiona baile, acrobacia y representaciones visuales para rendirle homenaje a Michael Jackson.  Por otro lado tenemos la película 3D Avatar, de James Cameron, que revolucionó el rubro con la ayuda de Rob Legato, supervisor de efectos especiales, quien ideó una forma de trabajo totalmente radical e innovadora. Esta nueva técnica permitió que Cameron observara directamente en un monitor cómo los personajes generados por computadora interactuaban con el entorno virtual, en tiempo real, mientras filmaba a los actores. De esta manera, el director logró un mayor control sobre el producto final, ya que podía trabajar sobre cada toma como si realmente estuviera en ese planeta fantástico, agregando o quitando cosas según él lo creyera conveniente. El resultado es una película que refleja la visión personal de James Cameron sobre ese mundo extraterrestre, ya que muchas decisiones que hasta hace poco tomaban los animadores en la etapa de postproducción, fueron responsabilidad del director en el set de filmación.  Por otro lado, está la realidad virtual, ese futuro ecléctico con el que muchos crecieron soñando en los 90. Pero la mayoría lo concebían como algo estático, fijo, anclado. En pleno 2015, Samsung llegó para demostrar que esa realidad va a aparecer de muchas formas ¿Su apuesta? Realidad virtual vinculada a tu celular para usar en casi cualquier parte. 

El resultado del experimento son las Samsung Gear VR. Unas gafas a las que sólo se le debe que acoplar un Galaxy Note 4 (en un futuro se venderá también un modelo compatible con el nuevo Galaxy S6), colocar el aparato alrededor de la cabeza y disfrutar de manera casi instantánea de la realidad virtual. En este ensayo se plantea cómo el arte incorpora el efecto de ilusión 3D a través de la obra del artista Tony Oursler, de Nueva York especializado en instalaciones, performances multimedia y video creaciones. Es conocido por su innovadora combinación de vídeo, escultura y performance.

A finales de los años 70, Oursler comenzó a realizar sus primeros videos creaciones narrativas, en las que mostraba paisajes grotescos con personajes y elementos transgresores. La luz, en todas sus variantes, es un elemento muy presente en la obra de Oursler.  Su última obra titulada Imponderable (2015-16), que actualmente se pude ver en el MOMA, muestra una representación alternativa de la modernidad que revela la intersección de los avances tecnológicos y los fenómenos ocultos durante los dos últimos siglos. Presenta un cine 5D artesanal compuesto por pantallas transparentes inclinadas y puestas en diagonal entre sí, con proyectores perpendiculares a las mismas superponiendo así imágenes. En el fondo de toda esta estructura se encuentra una pantalla blanca que le da fondo a la escena. Todo esto genera un efecto tridimensional y holográ- fico. Pero todo lo que ve el espectador es la pantalla blanca con las proyecciones, el resto de la estructura de pantallas y proyectores esta tapado por un marco negro. Estas proyecciones que utiliza el artista son una forma contemporánea de un fantasma del siglo XIX, y una gama de efectos sensoriales (olores, vibraciones, etc.). Imponderable es un largometraje inspirado por el propio archivo de Oursler de relaciones con la magia, la fotografía de espíritus, pseudociencia, la telequinesis, y otras manifestaciones de lo paranormal. Sobre la base de estos objetos, Imponderable entreteje una historia social, espiritual y empírica de la imagen virtual que se superpone con la propia historia de la familia del artista. 

Un elenco de personajes como Sir Arthur Conan Doyle, Harry Houdini, Mina “Margery” Crandon, y los miembros de la familia de Oursler son retratados por un conjunto ecléctico de artistas, músicos, incluyendo Kim Gordon, Jim Fletcher, Keith Sanborn, y Constance DeJong. Reuniendo interés permanente de Oursler en la mística, la psicodelia, la cultura popular y la historia de los medios de comunicación, el trabajo emplea el humor macabro y el surrealismo teatral para reflexionar sobre la relación entre los sistemas de creencias irracionales y la autenticidad de las imágenes.